Vandal

Huérfano de Kos en Bloodborne (DLC) - Cómo matarlo y recompensas

El auténtico origen de la Pesadilla del Cazador. Atrapado por la masacre de la aldea de pescadores, el Huérfano ha creado su propio mundo de dolor, que nosotros hemos venido a terminar.
Huérfano de Kos en Bloodborne (DLC) - Cómo matarlo y recompensas
·

Información general y lore

Localización: Aldea de Pescadores

Cuando Kos llegó a la aldea de los pescadores, sus habitantes terminaron cayendo bajo la infección de la sangre. Esto fue lo que llevó a Gehrman, Ludwig, Lady María y el resto de los Antiguos Cazadores a caer sobre la aldea exterminando todo aquello que viviera. Esto incluye al Grande que quedó varado en la orilla y que dejó atrás un hijo que, buscando vengan, creó la Pesadilla del Cazador.

PUBLICIDAD

Cómo derrotar al Huérfano de Kos - Tips y consejos

  • Estrategia: intenta no morirte, que ya será bastante esfuerzo.
  • Debilidad: parry, ataques fuertes que lo desequilibren.
  • Fortaleza: ninguna.
  • NPC aliado: ninguno.

Cómo matarlo fácilmente

Cuando te acerques a él en la orilla no te atacará, pero en cuanto te pongas agresivo, él se pondrá aún más agresivo. "Fácil" es lo último que se puede decir de este combate, porque el Huérfano es extremadamente rápido, agresivo, brutal y con unos ataques que cubren bastante espacio, además de tener varias fases por lo que cuando creas que un golpe no te ha alcanzado... lo hará.

El combate, como con muchos otros jefes, se divide en dos fases. Durante la primera será una mala bestia brutal y agresiva. No mantengas las distancias, porque si estás lejos hace unos ataques en salto muy rápidos y potencialmente letales. Aunque no vaya a dejar de golpear, lo mejor es que te coloques a su izquierda para hacerle todo el daño que puedas.

La parte positiva es que durante todo el combate va a ser vulnerable a los parry y el consiguiente ataque visceral, así que si quieres, puedes dedicar unos segundos a identificar algún ataque en particular que te veas capaz de de interrumpir con un tiro. Ten mucho cuidado cuando arrastre el montón de carne que usa como arma, porque no sólo cubre mucho espacio, sino que todo movimiento que haga puede hacerte daño, incluso cuando va despacio para volver a su posición original.

Al hacerle suficiente daño, verás cómo pasa claramente a la segunda fase: se cabrea, grita con fuerza y le sale una "capa". En ese momento no hay nada posible que explicar: el monstruo salta, ataca, despedaza, machaca el suelo con ataques de área y puede hacer aparecer rayos que te caen encima.

Aquí hay una manera relativamente segura de luchar: al mantenerte a media distancia, hará un ataque en salto en línea recta que, aunque parezca que no, es su ataque más fácil de esquivar. Entonces podrás darle un par de golpes para retirarte y repetir. Recuerda que aún puedes hacer un parry. Peligroso, pero efectivo. Los rayos se pueden esquivar si te vas hacia la cueva, aunque ten en cuenta que el bicho va a seguir persiguiéndote.

Si estás muy cerca y ves que salta, va a lanzar una onda de vacío contra ti. Ten en cuenta que la dirección del ataque se fija en el aire, y tienes tiempo más que suficiente para rodar primero a un lado y luego al otro. Esto hará que falle siempre que no te quedes paralizado pensando qué demonios está pasando.

La mejor manera de atacarle, durante las dos fases, es recurrir a los ataques fuerte de un arma pesada, que pueden desequilibrarlo con relativa facilidad y te permitirán golpear y apartarte antes de que te meta un guantazo que te mande de vuelta a la Edad de Piedra.

Para completar del todo el combate y terminar la Pesadilla, una vez hayas acabado con toda su vida tendrás que golpear la silueta sombría que está en la orilla.

Recompensas por derrotarlo

Buscar en la guía

Juegos relacionados

Trucos relacionados

Flecha subir