Vandal

Guía de Mazmorras Cáliz - Guía definitiva Bloodborne - Trucos, consejos y secretos

Cómo acceder a las Mazmorras Cáliz de Bloodborne.
·

Una de las grandes novedades de Bloodborne son las Mazmorras Cáliz, una serie de mazmorras opcionales con diseños de niveles aleatorios. Para acceder a ellas necesitaremos el Cáliz del tipo de Mazmorra que queramos crear y los materiales que nos indiquen para hacer el ritual en cuestión.

Existen diferentes cálices y tres de ellos los obtendremos de ciertos jefes opcionales. Nuestro objetivo en ellas es bien simple: bajar pisos derrotando jefes hasta llegar al final. Eso sí, para acceder al enemigo final de cada piso tendremos primero que encontrar una palanca que nos permita llegar hasta él. Una vez lo derrotemos, podremos pasar al siguiente nivel.

PUBLICIDAD

Estas mazmorras tienen diferentes niveles de profundidad. Mientras mayor sea, más poderosos serán los enemigos de su interior, aunque también serán mejores las recompensas que podremos encontrar en ellas. Las de profundidad 1 y 2 son relativamente fáciles, las de 3 suponen un reto aceptable, y las de 4 y 5 os harán sufrir de verdad, ya que ofrecen los desafíos más duros de todo el juego.

Además, a cada ritual le podemos añadir ofrendas extras para dotar a la mazmorra de propiedades especiales que la harán todavía más difícil, pero claro, los beneficios que obtendremos en ellas también serán muy superiores. Los cuatro rituales adicionales son los siguientes:

- Ofrendas fétidas: Los enemigos hacen mucho más daño.

- Ofrendas podridas: La mazmorra tendrá muchos más enemigos de lo normal y se incrementará la probabilidad de encontrarnos con trampas.

- Ofrendas malditas: Reduce nuestra vida máxima a la mitad y hace que todas las gemas que encontremos sean del tipo "maldita".

- Campana siniestra: habilita las invasiones en la mazmorra.

Otro detalle que hay que tener en cuenta es que solo los cálices que lleven en su nombre la palabra "raíz" nos permitirán crear mazmorras con diseños aleatorios. En cambio, si no llevan este término tendrán un diseño predeterminado que será el mismo para todos los jugadores. Estos se suelen conseguir derrotando a los jefes de las Mazmorras Cáliz predefinidas. De hecho, de esta misma forma también obtendréis la mayoría de los cálices que os llevarán a las mazmorras de mayor profundidad.

Un detalle a tener en cuenta es que las Mazmorras Cáliz se pueden compartir con otros jugadores para que las descarguen y las jueguen, lo que también permite el juego tanto cooperativo como competitivo y que se llenen de manchas de sangre y de mensajes de ayuda. Eso sí, solo podremos descargarnos las mazmorras que sean del mismo tipo que hayamos creado nosotros por lo menos una vez. De este modo, si, por ejemplo, todavía no habéis realizado el ritual del Cáliz Pthumeru Inferior, no podréis descargar las mazmorras que otros jugadores hayan creado utilizando este cáliz.

Finalmente, mencionar que la dificultad de estas mazmorras no está condicionada por las variantes de Nuevo Juego+, solo por su profundidad y tipo, de modo que una Mazmorra Cáliz tendrá la misma dificultad tanto en la primera partida como en la segunda vuelta.

Jefes de las Mazmorras de Cáliz

Aunque las Mazmorras Raíz ofrecen jefes que pueden ser diferentes para cada usuario, existen una serie de jefes fijos para los Cálices "normales". A la inmensa mayoría de ellos ya los conocemos, pero existen unas cuantas variaciones que hay que tener en cuenta. Hay algún que otro monstruo que te puede dar problemas y ahora te detallaremos a todos los que debes ir derrotando hasta llegar al jefe final secreto del juego, Yharnam.

Recuerda que la dificultad de los jefes es la misma en cualquier partida, independientemente de que estés en NG, NG+ o cualquiera posterior.

Alma poseída por una bestia: Un monstruo peludo y con pinta de lobo que se interpondrá en tu camino al poco de bajar por las Mazmorras. Cuidado, porque sus bolas de fuego son bastante peligrosas.
Descendiente pthumerio: Entre los pthumerios hay algún que otro superviviente que da vueltas buscando nuevas presas. No te conviertas en una más de las víctimas de este antiguo habitante de la ciudad.
Chupacerebros: Cuando algo te acecha en la oscuridad de los túneles bajo Yharnam, debes prestar atención. Quién sabe si uno de estos monstruos no intentará robarte tu Lucidez.
Loco olvidado: Cuando pases mucho tiempo dando vueltas por las Mazmorras, posiblemente tú también pierdas la cabeza. Este Cazador pasó por ese punto hace mucho tiempo y ahora va a por ti.
Gigante no muerto: Una mole enorme de músculos que lleva armas con las que barrerte completamente del escenario. Tendrás que tener cuidado de no encajar ningún impacto de esta mala bestia.
Bestia oscura de Loran: Yharnam tiene la mala costumbre de coger a algunos de sus monstruos más peligrosos y transformarlos en algo que tiene el potencial de ser bastante más letal.
Bestia plateada de Loran: Las criaturas que hay poblando el laberinto bajo Yharnam no son demasiado diferentes de las que están en los lugares más altos. Esta es la prueba viviente de ello.
Perro Guardián de los Antiguos Señores: Una de las peores criaturas que existen en el juego y que te espera en los Cálices más complicados. Un muro contra el que te romperás los dientes en varias ocasiones.
Guardián implacable: A veces no hay que enfrentarse a los enemigos de uno en uno. En ocasiones, no queda más remedio que derrotarlos en grupo si pretendemos salir con vida del combate.
Anciano pthumerio: Incluso entre los supervivientes de una raza milenaria, que alguno llegue a viejo es tremendamente sorprendente. Y para ti, además, es tremendamente letal.
Bestia abominable: Pocas cosas hay en las Mazmorras de Cáliz que sean completamente originales. Entre ellas, figura esta monstruosidad llamativa y con muchas ganas de despedazarte.
Jabalí antropófago: Cuando estás bajo el influjo de la Luna Roja y las maldiciones de la Antigua Sangre, puede pasar cualquier cosa. Un inocente animal puede acabar convertido en un devorador de hombres.
Bestia de sangría: Hasta la criatura menos conocida tiene sus problemas en esta suerte de inframundo. Por ejemplo, cuando te pones enfermo, a veces te salen gusanos gigantes de la cabeza.
Protector de los Antiguos Señores: Una Cazadora con una extraña armadura que vaga por las profundidades de las Mazmorras de Cáliz. No está claro a quiénes protegía, pero debía ser gente bastante importante.

Buscar en la guía

Juegos relacionados

Trucos relacionados

Flecha subir