Vandal

Conceptos básicos - Guía definitiva Bloodborne - Trucos, consejos y secretos

Los principios generales del mundo de Bloodborne.
·

Ecos de sangre

Los ecos de sangre serán tanto nuestra moneda para comprar objetos en la tienda que encontraremos en El Sueño del Cazador como nuestra experiencia para subir de nivel. Los conseguiremos eliminando enemigos y con unos objetos especiales llamados "Sangre fría" que nos darán una determinada cantidad de ecos según su calidad cuando los usemos.

Lucidez

PUBLICIDAD

La Lucidez es una interesante estadística que subiremos de nivel usando los objetos "Conocimiento del loco", encontrándonos con jefes finales y derrotándolos, descubriendo ciertas zonas o hablando con algunos personajes. El máximo de lucidez que podemos tener es 99 y podremos utilizarla para invocar a otros jugadores y que nos ayuden o bien para comprar objetos en una tienda especial que se encuentra en El Sueño del Cazador.

Eso sí, sus "usos" no terminan aquí, ya que a medida que subamos nuestro nivel de Lucidez podremos ver "cosas" que de otra forma no serían posibles. Por ejemplo, la tienda que acabamos de mencionar nos requerirá un mínimo de 10 de Lucidez, aunque esto no siempre tiene efectos positivos, ya que los enemigos más poderosos (sin incluir jefes) obtendrán nuevos y poderosos ataques que pueden hacer de nuestra travesía un infierno mucho mayor.

Brío

Además de la habitual barra de vida, en este juego tendremos una barra de brío (determinada por nuestra estadística de Aguante) que determinará los movimientos que podremos realizar. Esta la gastaremos corriendo, esquivando y atacando, aunque en el momento que no hagamos ninguna de estas acciones se regenerará a toda velocidad.

El Sueño del Cazador

Este lugar será nuestra base principal. Aquí nos encontraremos con una muñeca a la que le podemos dar ecos de sangre para que nos suba de nivel, un taller donde reparar y mejorar nuestras armas, un tocón con el que personalizar la apariencia de nuestros mensajeros, un almacén de objetos, una tienda de ecos de sangre, otra de Lucidez, teletransportes a las distintas lámparas que hayamos desbloqueado y el acceso a las Mazmorras Cáliz.

Lámparas

A lo largo y ancho de Yharnam nos encontraremos con una especie de faroles que podremos activar simplemente acercándonos a ellos y pulsando el botón X. Estas lámparas funcionan como puntos de control, de modo que si nos matan reapareceremos en el último que hayamos tocado. También podremos viajar rápidamente por el mundo teletransportándonos a cualquier lámpara que hayamos activado desde las lápidas del Sueño del Cazador.

Armas transformables

Una de las características más destacadas de Bloodborne la encontramos en el hecho de que las armas tengan dos modos de combate bien distintos. Para alternar entre uno y otro nos bastará con pulsar el botón L1, lo que provocará que el arma se transforme y cambie de forma. Cada una de ellas tiene unas características totalmente distintas, por lo que nuestro rango de ataque, velocidad, movimientos y consumo de energía serán muy diferentes. A efectos prácticos es casi como llevar dos armas en una y podremos tener equipadas hasta dos de ellas a la vez.

Armas secundarias

Además de las armas principales transformables, también contaremos con otras secundarias y de apoyo. Estas solo las podremos utilizar cuando las primarias estén en una forma que pueda ser empuñada con una sola mano y por lo general son armas de fuego que nos pedirán balas de mercurio para poderlas usar. Eso sí, dentro de esta categoría también entran cosas como unos lanzallamas, escudos y hasta gigantescos cañones.

Herramientas de cazador

A medida que avancemos en el juego encontraremos una serie de artefactos que podremos utilizar de forma ilimitada a cambio de un número de balas concreto por cada uso. Estos son el equivalente a los hechizos del juego y se utilizan como si fuera un objeto consumible más. Entre sus efectos nos permitirán encantar nuestras armas en poder arcano, realizar un poderoso rugido que haga retroceder a los enemigos que estén a nuestro alrededor o atacar con unos tentáculos que salen desde nuestras manos, por mencionar solo unos pocos.

Ataques viscerales

En el juego podremos realizar unos devastadores golpes llamados "Ataques viscerales" cuando consigamos desequilibrar y aturdir a nuestros enemigos. La forma más básica para conseguir que los rivales entren en este estado es dispararles un balazo con un arma de fuego en el momento justo en el que nos van a golpear. Si lo hacemos correctamente, veremos cómo el enemigo se queda brevemente aturdido, momento que podremos aprovechar para acercarnos a ellos y pulsar el botón de ataque (R1) para que nuestro personaje ejecute una animación especial que bajará la vida del contrario considerablemente.

Esto es aplicable también para los jefes finales, aunque algunos de ellos también pueden ser aturdidos atacando a sus puntos débiles con golpes potentes en el momento justo, aunque eso ya os tocará descubrirlo por vosotros mismos.

Sistema de regeneración de vida

En Bloodborne se ha introducido una mecánica que nos permitirá recuperar parte de nuestra vida a base de contraataques. Ahora, cuando un enemigo nos haga daño, una porción de nuestra barra de vida se quedará en color naranja durante unos breves segundos. Si mientras esté así conseguimos golpear a un rival, recuperaremos parte de nuestra vitalidad, siendo el máximo recuperable lo que marque la parte naranja. Aunque ojo con esto, ya que si recibís otro ataque antes de poder curaros perderéis esta oportunidad.

Viales de sangre

Los viales de sangre son el equivalente a las pociones de cualquier juego. Si curarnos a base de contragolpes lo vemos demasiado arriesgado, siempre tendremos la posibilidad de utilizar un vial para mitigar nuestros daños. Podremos llevar hasta 20 encima (esto se puede ampliar), aunque todos los extras que obtengamos irán a parar al baúl del Sueño del Cazador, por lo que no se perderán.

Se pueden obtener matando a ciertos enemigos, encontrándolas por el escenario o comprándolas en la tienda de ecos de sangre. Cuando nos maten, si tenemos varias en el almacén estas pasarán directamente a nuestro inventario hasta alcanzar nuestro límite sin necesidad de ir al baúl para recogerlas, algo que también ocurre con las balas de mercurio.

La muerte

Tal y como era de esperar, en Bloodborne la muerte no será algo raro. De hecho, tendremos que morir al principio del juego una vez para poder empezar a activar las lámparas, acceder al Sueño del Cazador y recibir nuestras primeras armas. Al caer en combate o víctimas de los peligros del escenario perderemos todos los ecos de sangre que hubiésemos reunidos, aunque tendremos una oportunidad de recuperarlos.

Estos estarán en el mismo sitio donde nos hayan matado, de modo que si conseguimos llegar hasta ese punto y tocar nuestro charco de sangre, los recuperaremos todos. Para complicar las cosas, a veces nuestros ecos serán robados por un enemigo cercano que podremos reconocer por el brillo que aparecerá en sus ojos. Si esto ocurre, tendremos que derrotarle primero para poder reclamar nuestro premio.

Finalmente, si tenemos la mala suerte de ser asesinados antes de poder recuperar los ecos, estos se perderán para siempre y se generará un nuevo charco de sangre con los que tuviéramos encima en dicho momento.

Buscar en la guía

Juegos relacionados

Trucos relacionados

Flecha subir