Vandal

Consejos para sobrevivir - Guía definitiva Bloodborne - Trucos, consejos y secretos

Consejos para sobrevivir en el mundo de Bloodborne.
·

La mejor defensa es un buen ataque

En Bloodborne los combates son mucho más rápidos y frenéticos que en otros juegos de la saga Souls, por lo que los enemigos cuentan con comportamientos y patrones de ataque bastante más agresivos de lo habitual. ¿Qué significa esto? Significa que si nos mantenemos a la defensiva esperando aperturas en los movimientos de nuestros enemigos, lo más probable será que acabemos siendo superados y machacados.

PUBLICIDAD

Esto no significa que tengáis que ir a la ofensiva a lo loco machacando el botón de ataque, ya que esa técnica es un suicidio, pero sí que intentéis llevar siempre la iniciativa y no temáis contraatacar para curaros con el nuevo sistema de regeneración de vida siempre que tengáis una oportunidad en vez de echaros para atrás al primer golpe que recibáis. De hecho, no son pocas las veces que hacer esto último os llevará a recibir otro ataque.

Aprende a esquivar

Nuestro principal mecanismo de defensa en este juego será la esquiva, por lo que aprender a dominar esta técnica cuanto antes nos será fundamental. Este movimiento casi no gasta nuestra barra de brío y mientras dura la animación seremos invulnerables a la mayoría de los ataques, lo que hace que sea posible evitar golpes que de otro modo recibiríamos con casi toda probabilidad.

Por ello, no es que sea precisamente la mejor opción aporrear el botón de esquiva cuando vemos que nos vamos a llevar un gran golpe del que no nos han dado tiempo para alejarnos. En vez de eso, mantened la cabeza fría e intentad esquivar justo en el momento que vayáis a recibir el ataque. Si lo hacéis bien, probablemente habréis conseguido evitar la muerte y daros unos segundos vitales para curaros o atacar al enemigo.

Abusa todo lo que puedas de los Ataques viscerales

Si no queremos esquivar en las situaciones que hemos descrito en el párrafo anterior, otra opción muy buena la encontramos en los Ataques viscerales (aunque estos no son siempre posibles ni igual de rápidos que una esquiva). Aturdir a los enemigos y especialmente a los jefes finales es algo tremendamente útil, por lo que no subestiméis esta técnica y aprended lo antes posible a utilizar vuestras armas de fuego.

No solo os darán unos valiosos segundos de respiro, sino que además le quitaréis un buen trozo de vida a vuestros enemigos. Os recomendamos practicar esta técnica con los dos primeros jefes del juego (Bestia Clérigo y Padre Gascoigne), ya que son especialmente vulnerables a los Ataques viscerales.

Intenta asegurar todos los ecos de sangre que puedas

La muerte acecha en cada esquina, y perder los ecos de sangre que hayamos recolectado será lo último que queramos, por lo que os recomendamos que los invirtáis en subir de nivel o comprar viales y balas siempre que tengáis ocasión para asegurarlos. Si os topáis con un jefe por primera vez y lleváis demasiados ecos encima, lo mejor que podréis hacer será usar el objeto "Marca del Cazador Intrépido" para regresar a la última lámpara que tocasteis y así poder acceder al Sueño del Cazador. Una vez los gastéis, solo os quedará regresar al jefe a través de algún atajo que hayáis desbloqueado y comenzar los intentos de derrotarle con la seguridad de que no perderéis gran cosa si os mata.

No te olvides de reparar

Nuestras armas se irán desgastando con el uso, aunque podremos repararlas siempre que queramos por una cantidad irrisoria de ecos de sangre en el taller del Sueño del Cazador, por lo que no os olvidéis de repararlas siempre que paséis por allí. Cuando les queda poca durabilidad nos aparecerá el mensaje de que el arma está a punto de romperse, momento en el que su poder de ataque disminuirá drásticamente, algo que puede ser fatal si nos ocurre contra un jefe. Este disgusto os lo podréis ahorrar si reparáis frecuentemente, así que no se diga que no estáis avisados.

No desesperes y hazte más fuerte

Si un jefe o una zona concreta os resulta demasiado difícil, lo mejor que podréis hacer será farmear ecos de sangre para subir de nivel, mejorar vuestras armas y comprar nuevos objetos con el fin de fortaleceros. Otra opción es explorar otros caminos que os sean más asequibles, lo que os permitirá avanzar por otro lado al mismo tiempo que os hacéis más fuertes. Algunas de las mejores zonas que hemos encontrado para recolectar ecos de sangre son el primer piso del Edificio Lectivo, el Cruce de Hemwick y el área final de la Pesadilla de Mensis.

A unas malas, también podréis intentar invocar a algún jugador para que os ayude, algo que facilita muchísimo los combates, ya que el jefe no estará siempre atacándonos a nosotros y si lo hace nuestro compañero o compañeros podrán aprovechar para pegarle por la espalda mientras nos ocupamos de evitar sus golpes y mantenerle distraído.

¡Explora!

Bloodborne es un juego repleto de secretos y desafíos opcionales que merecen mucho la pena. No solo alargan considerablemente la duración de la aventura, sino que también nos permitirán acceder a recompensas muy jugosas que nos serán realmente útiles durante nuestra noche de cacería, por lo que no dudes en investigar cada rincón y posible desvío que encontréis. Os aseguramos que el esfuerzo merecerá la pena.

Presta atención a los pequeños detalles

Durante la aventura nos encontraremos con muchos personajes y situaciones con los que no tendremos muy claro cómo debemos de actuar. Leed las descripciones de los objetos que hayáis encontrado, prestad mucha atención a todo lo que os digan e intentad pensar "lateralmente" para dar con la solución.

En ocasiones bastará con hablar repetidas veces con un mismo personaje o volver más tarde tras derrotar a algún jefe final concreto, otras nos pedirán que usemos un objeto concreto o que incluso nos pongamos un atuendo determinado, etcétera. Oh, y un consejo, no os fiéis de todo el mundo.

Escribe muchas notas y consejos

Escribid todas las notas que podáis para que tengáis más posibilidades de que otros jugadores la vean y la califiquen como "grata". Cada vez que sea valorada con un positivo vuestra recomendación y estéis jugando, os curarán toda la vida, algo que sin duda agradeceréis en más de una ocasión.

Busca espectros ante los mensajes sospechosos de otros jugadores

Uno de los mayores entretenimientos que tienen algunos jugadores de la saga Souls es el de escribir mensajes falsos para provocar que los usuarios que los lean se suiciden. Estos suelen estar frente a un acantilado y nos invitan a que nos tiremos al vacío, asegurando que hay un camino secreto que no vemos desde esa posición.

Para comprobar si esto es cierto o no, tampoco nos podemos fiar mucho de los positivos y negativos que ha recibido el mensaje, ya que muchos jugadores suelen votar positivo para continuar la "gracia", así que la mejor forma de asegurarnos de si hay peligro o no es buscar algún espectro cercano, ya que muchas veces nos mostrarán cómo un jugador murió haciendo caso a dicho mensaje y tirándose por el precipicio en cuestión. Si no veis ninguno, quizás sea cierto... O quizás os convirtáis en la primera víctima de esa recomendación.

Correr no es de cobardes, es de sabios

Combatir no tiene que ser siempre la mejor de nuestras opciones y si vemos que un enemigo nos puede aplastar la cabeza fácilmente y no estamos muy seguros de nuestras posibilidades frente a él, o simplemente estamos buscando desesperadamente un atajo o una lámpara para no perder una gran cantidad de ecos de sangre, correr puede que sea nuestro mejor curso de acción.

De hecho, os recomendamos que cuando estéis intentando matar a un jefe y este os derrote, os aprendáis bien la ruta para ir desde la lámpara hasta él, ya que ahorraréis mucho tiempo si la hacéis corriendo y pasando de los enemigos, así no "enfriáis" el combate y podréis centraros únicamente en darle su merecido.

Combate a tus enemigos de uno en uno

Un enemigo puede ser letal, un grupo de ellos puede convertirse en un auténtico infierno. Lo mejor para lidiar con vuestros rivales cuando vayan en grupo será atraerlos a zonas estrechas por las que solo puedan pasar de uno en uno o de dos en dos, por lo que intentad aprovecharos del entorno para darle la vuelta a la situación y usarlo en vuestro beneficio.

Otra forma de atraerlos será usando Guijarros. De esta manera, el enemigo al que golpeemos se separará del grupo y se vendrá él solo a por nosotros, permitiéndonos que lo despachemos con total tranquilidad. Si tanto la estrategia de los Guijarros como la de usar el entorno fallan, siempre os quedará la opción del consejo anterior: correr.

Buscar en la guía

Juegos relacionados

Trucos relacionados

Flecha subir