Vandal

Regueros de sangre en The Witcher 3: Wild Hunt - Blood & Wine (DLC)

Es la hora de conocer a uno de los males que asolan Beauclair. Y de hacerle frente, aunque es posible que no estemos a la altura del enemigo que tenemos delante.
Regueros de sangre en The Witcher 3: Wild Hunt - Blood & Wine (DLC)
·

La misión comenzará automáticamente al terminar La bestia de Toussaint.

Derrota a la Bestia de Beauclair

Se trata de una misión extremadamente corta. Al completar la misión La bestia de Toussaint, nos dejarán automáticamente al principio de un combate contra la Bestia de Beauclair, que es el jefe de la misión anterior. Simplemente se decidió que se dedicaría un objetivo concreto para ello.

  • No ruedes, esquiva: las fintas son mucho mejores contra este enemigo, ya que sus ataques te irán siguiendo su te echas al suelo. Al esquivar de esta manera quedarás muchas veces a su espalda.
  • No uses ataques fuertes: los ligeros serán mucho más efectivos y te permitirán retirarte rápidamente en caso de que veas que se revuelve.
  • Usa la Señal de Quen: ¡gracias, Capitán Obvio!
  • Usa la Señal de Igni: se trata de una criatura de características vampíricas. Esto significa que el fuego es bastante dañino contra él.
  • No intentes cubrirte: ya estarás acostumbrado, pero recuerda que bloquear nunca es una buena opción. La criatura es además bastante fuerte y no deberías intentar contraatacar, sino esquivar y atacar.

Una vez le hayas hecho el suficiente daño, verás una breve secuencia y la misión terminará automáticamente, reencontrándote con un viejo amigo y comenzando Pasar el trance.

PUBLICIDAD

Buscar en la guía

Flecha subir