Vandal

Contratos de brujo en The Witcher 3: Wild Hunt - Cómo completarlos

Geralt y sus compañeros se ganan la vida cazando monstruos. Descubre qué debes hacer para completar correctamente estas misiones.
Contratos de brujo en The Witcher 3: Wild Hunt - Cómo completarlos
·

Dentro de las misiones secundarias de The Witcher 3: Wild Hunt existe un tipo de encargo muy especial, los llamados Contratos de brujo. Se trata de objetivo especiales, pedidos en los que se nos exige eliminar a una criatura que está poniendo en peligro a tal o cuál aldeano.

The Witcher 3: Wild Hunt, Geralt, Contrato, Dragón

Aunque siempre hay varias maneras de terminar cada uno de estos contratos, no todos los finales cuentan como contrato completado, lo que supone recompensas peores y, si tu objetivo es el Trofeo/Logro relacionado con completarlos todos, perderlo.

PUBLICIDAD

Con nuestra guía te explicaremos dónde, cuándo y cómo debes completar cada uno de los Contratos de Brujo para poder llevarlos todos hasta un final satisfactorio.

Listado completo de Contratos de brujo

El Diablo del pozo: Cuando una persona muere, a veces le resulta imposible seguir hasta el otro lado.
La bestia del bosque: Algo está atacando a los transportes de Radovid. Una misteriosa criatura que no deja testigos, que no toma rehenes, y que tampoco deja los suministros que tanto dinero cuestan...
La patrulla desaparecida: Los nilfgaardianos han perdido una patrulla, y sospechan que es por causas muy poco naturales. Ve a averiguar qué es lo que los ha atacado y acaba con lo que sea que acecha al ejército.
Monstruo chillón: En la Percha del Cuervo se ha posado algo que no es un ave. Vuela, pero desde luego eso es lo único que tiene de pájaro. Acaba con la bestia para que no haga daño a nadie más.
La viuda alegre: Los cementerios no son lugares de descanso eterno. A la que te despistas, se llenan de espantajos a los que sólo un profesional puede hacer frente como es debido.
Jenny de los bosques: A veces, el amor no hace que estés con quien quieres más allá de la muerte. No. En ocasiones, lo único que se consigue es un espíritu vengativo, que asola el lugar donde vivió.
La cosa del pantano: Nadie espera que un pantano sea un sitio sin monstruos. Pero si ya tienen la poca vergüenza de meterse en la vida de la gente, es necesario quitarlos de en medio.
Un ladrón esquivo: Hay cosas que nunca cambian. Y hay algunos monstruos que sienten especial afecto por determinados lugares... y a fin de cuentas, Dudu y Chapelle llegaron antes.
El fantasma apicultor: La miel requiere de paciencia y mucho mimo. Pero cuando se te cuela lo que parece ser un peligroso espíritu, la miel se transforma rápidamente en amarga hiel.
Placeres mortales: La lujuria, uno de los pecados capitales, lleva a mucha gente precisamente a la muerte. Y cuando en este pecado ponemos además algún monstruo, la cosa es bastante más letal.
La Dama Blanca: Parece ser que los campos están plagados de espíritus vengativos. Resulta que ha aparecido otro cerca de los campos de Novigrado y Geralt tiene que ganarse el pan.
Huellas misteriosas: Cuando ni siquiera un cazador experimentado sabe qué demonios es lo que está acechando en la espesura, es que la cosa es peligrosa. Pero no tanto para un brujo.
El misterio de los asesinatos de Senderos: Un pueblo entero, masacrado por algún motivo desconocido. Esto sólo puede ser obra de un monstruo, pero tiene que ser temible para hacer hecho todo esto.
Puertas cerrándose a portazos: Cuando quieres comprar una casa, debes asegurarte de que no haya sorpresas: una grieta en una pared, un armario que no cierra, un monstruo gigantesco en el sótano...
El señor del bosque: En el bosque hay espíritus que intentan proteger la espesura de la civilización. Otros, sin embargo, disfrutan despedazando a cualquier desgraciado que intente ganarse la vida honradamente.
El fantasma de la ruta comercial: Doblecolas, cometas, wyvernos... siempre que no sean dragones propiamente dichos, Geralt está dispuesto a dar caza a cualquier tipo de lagartija sobrealimentada.
El borracho de Oxenfurt: Si bebes, no conduzcas. Pero nadie dijo nada de beber y cazar monstruos. Es más, hay un monstruo suelto por Oxenfurt que tiene debilidad por las víctimas borrachas.
En el corazón del bosque: Las tradiciones son algo que debe respetarse siempre. Sin embargo, hay ocasiones en las que puede ser conveniente decidir seguir adelante con el progreso.
Una extraña bestia: Algo está atacando a los que viajan por el camino. Nadie lo ha visto claramente, pero desde luego es algo bastante mortífero y debe ser exterminado para siempre.
Aquí llega el novio: Un joven a punto de casarse ha desaparecido. Hay quienes piensan que ha tomado las de villadiego, pero otros creen que en realidad, es obra de algún monstruo.
El fantasma de Eldberg: Si vivir en un faro ya es algo solitario y algo deprimente, imagina hacerlo con un espíritu que no hace más que molestar a diario. Pero esto lo solucionará cualquier brujo.
Muire d'yaeblen: Unos sumergidos están sembrando el caos en Kaer Trolde. Matan gente constantemente, pero... ¿y si no fueran sumergidos? ¿Qué mas se oculta en la bahía?
Dragón: Geralt no caza dragones. No son criaturas del caos. Entonces, ¿en qué contrato se ha metido? Bueno, hay subespecies de dragón que sí que son un incordio.
Hijo desaparecido: Con tanta gente desapareciendo en medio de la guerra, es raro que alguien quiera saber qué ha pasado realmente con su hijo. Pero a fin de cuentas, un contrato es un contrato.

Buscar en la guía

Flecha subir