Vandal

El gran hueco en Dark Souls Remastered al 100%

Te contamos todo sobre El gran hueco: cómo superar la zona para avanzar en el juego, conseguir todos los objetos y derrotar a los jefes finales que te encontrarás en este lugar.
El gran hueco en Dark Souls Remastered al 100%
·

El Gran Hueco es una ubicación a la que se llega desde la Ciudad infestada, yendo al otro extremo del pantano que nos lleva a los Dominios de Quelaag.

Si estás siguiendo nuestra guía, comenzaremos esta parte después de completar La tumba de los gigantes.

Empieza por ir a la Parroquia de los no muertos. Si hiciste la parte de Reah, la encontrarás en la iglesia donde están los caballeros, en el altar. Habla con ella para aprender el gesto Rezar.

PUBLICIDAD

Habla con André para entregarle el Ascua div. gr. que recogimos en la Tumba de los Gigantes, repara/mejora tu equipo y compra flechas, nos vendrán bien pronto. Compra también musgo morado del Mercader no muerto (mujer) y pon rumbo a la Ciudad infestada (la hoguera Hija del Caos de los Dominios de Quelaag es tu mejor opción).

Tu objetivo es llegar al otro extremo del pantano, así que plantéate tirar de arco y flechas y equipar tu mejor armadura contra veneno, porque aquí el enemigo es él y no los monstruos. Cuando llegues al final, verás una rama de árbol que sirve como rampa y, a la derecha de las raíces, si has seguido su quest, a Siegmeyer.

Dark Souls Remastered, Gran hueco

Si tienes musgo morado podrás dárselo y seguir su quest. Avanza hacia el fondo y, entre montones de babosas, podrás conseguir una Titanita grande y la Servidor.

Ahora vuelve a la rama-rampa y sube por ella. La zona del Gran Hueco está dentro del árbol, en realidad. Nada más entrar verás, imposible de pasar por alto, el Escudo de tablas. Ahora tienes que golpear la pared a su izquierda para revelar un camino oculto. Abre el cofre y golpea la pared de detrás del cofre también, para encontrar otro camino más. Encontrarás una hoguera cerca.

Desde aquí hay muchas rutas y maneras de bajar, simplemente escoge la que veas más segura o por la que te atrevas a ir. En algunas ramas hay titanita de colores, pero los saltos son en muchos casos extremadamente complicados y peligrosos. Mantén el arco a mano por si ves un basilisco, no dejes que se acerque o te maldecirá.

Al llegar a lo que parece la base del árbol, con un suelo que parece paja y dos basiliscos, verás que hay agujeros en el suelo que indican que la zona es más profunda. Busca una escalera en uno de los agujeros y podrás seguir descendiendo. Hay hasta nueve lagartos brillantes que dejan caer titanita en esta zona pero, por desgracia, aparecen de forma y en lugares aleatorios, tendrás que permanecer atento.

Dark Souls Remastered, Gran hueco

Después de matar cuatro basiliscos, en un lateral verás una rama-rampa con un Gran alma guerrero anónimo por la que seguir bajando. Ten mucho cuidado con las setas gigantes, recuerda que son peligrosas.

Cuando llegues al pie del árbol encontrarás un camino que te lleva al Lago de ceniza.

Flecha subir