Vandal

Consejos para empezar a jugar en Dark Souls Remastered

¿Nuevo aventurero en Lordran? No te preocupes, aquí te damos los mejores consejos para sobrevivir a todos los peligros que te aguardan en Dark Souls Remastered
Consejos para empezar a jugar en Dark Souls Remastered
·

  • Si eres nuevo en Dark Souls, la clase que más te recomendamos para empezar a jugar es la de hechicero. De este modo, comenzarás el juego con la posibilidad de atacar a distancia y si desarrollas a tu personaje subiendo su inteligencia, podrás tener acceso a hechizos poderosísimos con los que los jefes no se te resistirán.
  • El mejor objeto inicial que podéis escoger es la Llave Maestra. Gracias a ella podréis abrir un buen número de puertas sin necesidad de encontrar su llave, algo que os permitirá atajar antes por determinados lugares y acceder antes de tiempo a ciertos sitios. Eso sí, mucho cuidado con esto, ya que podéis acabar llegando por accidente a zonas para las que no estaréis preparados todavía.
  • La clave para sobrevivir en Lordran se resume en una palabra: Paciencia. Si atacas a lo loco, probablemente mueras multitud de veces de forma irremediable. Sé paciente, observa los movimientos de tus enemigos, aprende a esquivar sus ataques (o bloquearlos) y no pases a la ofensiva hasta que encuentres un hueco en el que no te va a poder contraatacar. Si haces esto, evitarás muchas derrotas. Evidentemente, lo mismo se aplica a la hora de curarnos utilizando el Estus.
  • PUBLICIDAD

  • Todos los jefes pueden ser derrotados con pura habilidad, por muy mal equipados y de nivel que vayamos, pero siempre puedes acabar por sentirte sobrepasado por ellos. Si alguno de ellos te frustra demasiado, recuerda que siempre puedes utilizar el modo multijugador para invocar a otros usuarios y que te echen una mano, algo que facilita muchísimo estos enfrentamientos, ya que podremos atacar y curarnos sin problemas cuando el enemigo fije su atención en nuestros aliados.
  • Cuando derrotes al jefe final de la aventura, el juego terminará, hará un guardado automático y comenzará de forma inmediata una nueva partida en Nuevo Juego+, es decir, desde el principio, pero con enemigos mucho más fuertes y manteniendo todo nuestro equipo y nivel. Por ello, os recomendamos que antes de ir a la batalla final hagáis todas las cosas que se os hayan quedado en el tintero y que uséis las almas de los jefes para forjar sus armas especiales.
  • La expansión del juego original, Artorias of the Abyss, tiene un nivel recomendado de entre 70 y 80 en la primera partida, ya que cuenta con algunos de los jefes más duros de toda la aventura. Por ello, os recomendamos que no os adentréis en ella hasta que os hayáis fortalecido bastante.
  • Si quieres descubrir la fantástica historia que esconde el juego, deberás hablar múltiples veces con cada personaje, leer todas las descripciones de los objetos y fijarte bien en el propio entorno. Con todo eso, ya solo será cuestión de hilar datos y consultar con otros usuarios para recabar la información que nos pueda faltar y terminar de entenderlo todo.
  • Recuerda que cuando estés en forma humana serás susceptible de sufrir invasiones, por lo que si quieres jugar sin que nadie te moleste, simplemente te bastará con mantenerte en forma de Hueco tras morir. Eso sí, haciendo esto tampoco podréis invocar para que otros jugadores os ayuden.
  • Si exploras todas las rutas que hay en el Santuario del Enlace de Fuego, probablemente acabes llegando a Nuevo Londo mucho antes de que realmente tengas que ir a dicha zona. Allí encontrarás fantasmas, un tipo de enemigo que, en un principio, es inmune a tus ataques. Si quieres dañarlos, necesitarás sufrir una maldición, utilizar un arma maldita o usar el objeto Maldición Pasajera.
  • Lordran está repleta de secretos, pero uno de los más comunes suelen ser las paredes ilusorias. Si encuentras una y la golpeas con tu arma, esta desaparecerá, dejando entrever una nueva ruta o una sala oculta. La localización de estas paredes suele ser más o menos evidente si nos fijamos un poco en el entorno, ya que suelen desentonar o estar en sitios sospechosos, aunque si juegas en multijugador probablemente encontrarás mensajes de otros usuarios avisándote de ello.
  • Golpea siempre un cofre antes de abrirlo. En este mundo existen los Mímicos, unos poderosos monstruos que adoptan la forma de un cofre para zamparse a los aventureros incautos que los abren sin tomar precauciones. La única forma que tendremos de saber si los cofres son mímicos o no y evitar que nos atrapen será dando un golpe primero. Si el tesoro resulta ser un monstruo, este empezará a dolerse antes de pasar a la ofensiva, momento que podemos aprovechar para bajarle una buena porción de vida. Destacar que todos ellos ocultan tesoros y que no reaparecerán una vez eliminados.
  • Mantener el escudo siempre levantado para protegernos de golpes es algo muy tentador, pero recuerda que esto ralentizará nuestra regeneración de energía, así que intenta "bajar la guardia" en los instantes en los que veas que no vayas a sufrir un envite para así terminar de regenerar tu preciado aguante.
  • Sé curioso y explora todo lo que puedas. Hay multitud de secretos y atajos aguardándote que te permitirán moverte con mucha más libertad por el mundo del juego, ahorrándote mucho tiempo en los desplazamientos.
  • Flecha subir