Vandal

Cuenca tenebrosa en Dark Souls Remastered al 100%

Te contamos todo sobre la Cuenca tenebrosa: cómo superar la zona para avanzar en el juego, conseguir todos los objetos y derrotar a los jefes finales que te encontrarás en este lugar.
Cuenca tenebrosa en Dark Souls Remastered al 100%
·

Siguiendo el orden de nuestra guía, iremos a la Cuenca Tenebrosa después de completar el Jardín tenebroso. Hay varias maneras de acceder a esta zona.

En nuestro caso, te enseñaremos cómo llegar allí desde la entrada del Jardín, bajando desde la herrería de André, que es donde concluía nuestro apartado anterior. Simplemente avanza hacia el Jardín y en el charco, donde el primer monstruo árbol, sube por la cuesta a la derecha y desciende despacio para evitar descalabrarte.

Dark Souls Remastered, Cuenca tenebrosa, Cuesta a la cuenca

PUBLICIDAD

Mientras bajas, terminarás por ver abajo del todo un brillo azul, imposible de pasar por alto, que señala que puedes dejarte caer para seguir con tu descenso. Es el Set de cuero (Armadura, Guantes y Botas de cuero), además de Flecha pluma x16 y un Arco largo.

Ahora déjate caer (déjate caer, no ruedes que te matas) al camino inferior y, en lugar de dirigirte hacia los árboles, da la vuelta. Hay un sendero justo debajo del camino por el que has venido, que baja aún más, hasta un Caballero negro con una alabarda, mátalo para conseguir una Titanita azul y, con suerte, su arma.

Si después de eliminarlo bajas por el sendero por el que ha subido encontrarás un cadáver con el Escudo emblema hierba y una cueva que te lleva a una hoguera. Sigue un poco por la cueva para activar una palanca que hará bajar un ascensor. Esto es un atajo al Valle de los dragones, pero no lo vamos a usar: desanda el camino y dirígete a los árboles.

Dark Souls Remastered, Cuenca tenebrosa, Debes ir hacia allí

Cuando llegues a la arboleda es importante que te muevas rápido: mata a todos los golems que puedas: hay "algo" gigantesco disparándote bolas de agua desde la otra punta de la zona, puedes usarlas para que golpeen a los enemigos y matarlos. Tienes que quitarlos a todos de en medio antes de que "eso" te alcance. Si te quedas en el lado izquierdo de la zona, puedes usar el arco para matarlos y ellos no podrán llegar hasta ti.

Ahora, tendrás que matar a la Hidra. No te preocupes, es más fácil de lo que parece: simplemente acércate al agua hasta que te cueste caminar, levanta un escudo con 100% de reducción de daño físico, bloquea, golpea y repite.

Con el bicho muerto, mueve la cámara desde la orilla: verás un objeto en el agua, a tu derecha, se trata del Set de caballero (Yelmo, Armadura, Guanteletes y Polainas de caballero). Hay más que hacer aquí, pero antes tenemos que reiniciar la zona, date la vuelta y, mientras regresas a la hoguera, verás una Gran Alma guerrero anónimo en un cadáver junto a un árbol. Ahora siéntate en la hoguera un par de veces, para asegurarnos de que se ha reiniciado bien la zona, y vuelve a la orilla, donde estaba la Hidra.

Sigue el borde izquierdo de la orilla, pegado a la catarata, hasta dar con un giro. Verás una escalera que te llevaría de vuelta al Jardín tenebroso, pero pasa de largo y continúa pegado a la pared.

Dark Souls Remastered, Cuenca Tenebrosa, Avanza pegado a la pared

Terminarás por llegar a una cueva donde hay un golem dorado, es una versión algo más fuerte que los de cristal. Al matarlo aparecerá Anochecer de Oolacile, una vendedora que, más adelante, nos permitirá acceder al DLC Artorias del Abismo. Por ahora no lo hará, eso sí. Recuerda su ubicación para más tarde.

Asegúrate de responder que sí a su pregunta o desaparecerá para siempre durante esta partida. La próxima vez que quieras hablar con ella, tendrás que usar su señal de invocación, que estará en la orilla donde luchaste con la hidra.

Dark Souls Remastered, Cuenca tenebrosa, Señal de invocación de Oolacile

Hazla aparecer y selecciona Aprender gesto para conseguir el Gesto Hacer reverencia. También puedes comprarle hechizos, si quieres. Por el momento aquí, si has seguido la guía, no queda nada que hacer. Puedes subir la colina que hay en dirección a la ladera por la que bajaste la primera vez, como si quisieras ir debajo del puente, para llegar a la Torre de vigilancia. Si no lo hiciste antes, Havel estará detrás de la puerta, esperándote. Con esto además habrás abierto un atajo al Burgo de los no muertos.

Por el momento, hemos terminado en esta zona: vuelve a la hoguera de la cueva y ve hasta el fondo, para usar el ascensor e ir al Valle de los dragones

Flecha subir