El santuario de la víbora en Nioh 2 al 100%

Te contamos cómo superar la misión "El santuario de la víbora" en Nioh 2 al 100%: ruta a seguir, advertencias de amenazas, Kodamas y Aguas termales, consejos para los jefes...
El santuario de la víbora en Nioh 2 al 100%
·

Avanzamos con nuestra historia de Nioh 2, después de haber completado La bestia nacida del humo y las llamas y haber liberado la forja. Antes de seguir, te recomendamos que completes las misiones secundarias La senda del discípulo del guerrero, Una voz en el ocaso y Oscuros presagios. Carga la misión de historia cuando estés listo.

Nioh 2 - El santuario de la víbora

El santuario de la víbora

Bueno, nada más empezar, al pasar el altar, fíjate en que hay una zona fortificada y una esquina con una antorcha. Métete por la abertura de esa esquina, con cuidado del enemigo con lanza que hay al girar a la derecha y el guerrero con el hacha escaleras arriba. Si nada más cruzar por el punto de la antorcha vas a la derecha y rompes las cajas, verás al primer Kodama del nivel.

PUBLICIDAD

Nioh 2 - El santuario de la víbora: ubicacion del primer Kodama

Ahora sube por la colina con cuidado, gira la cámara para anticiparte a dos enemigos que estarán esperándote. Al acabar con ellos te encontrarás entre un par de edificios medio derruidos, ve avanzando entre ellos. Si subes por la escalera de mano del edificio de la izquierda, cuidado. Entrarás en un reino oscuro (lo de las flores), y al llegar arriba, mira al techo o te caerá un Gaki encima. Acaba con los dos Gakis de aquí pero no bajes las escaleras.

En lugar de eso, como nos enseñó Obi Wan, vamos a aprovechar que la ventaja nos da altura. Saca el arco y acaba con el Gaki que hay abajo y colócate junto al borde de la plataforma destrozada junto al cofre sellado. Desde aquí podrás ver pasar a un Yoki, patrullando. Puedes caer sobre él y golpear para hacer daño crítico y que sea más fácil de eliminar. Aún tendrás que eliminar un par de Yokai menores más para disipar la maldición y abrir los cofres.

Nioh 2 - El santuario de la víbora: punto desde el que saltar sobre el Yoki

El camino que baja lleva al principio del nivel. Subir por aquí nos ha permitido contar con la ventaja estratégica de la altura, pero ahora tienes que dar la vuelta y continuar subiendo por el sendero. Ojo al bandido de las hachuelas junto al montón de cadáveres ardiendo. Precisamente es en este punto donde, en lugar de entrar en la casa, debes seguir recto hasta el borde del acantilado. Si miras hacia la izquierda, verás que en el pequeño camino junto a la entrada de la casa está el segundo Kodama.

Nioh 2 - El santuario de la víbora: ubicación del segundo Kodama

Entra en el edificio y mira a tu izquierda. Tras los paneles más cercanos a la puerta hay un Gaki, y justo enfrente, un Soldado hereje (los samurái monstruosos) que debes eliminar para disipar la maldición. Cruza la casa (habrá otro Soldado hereje un poco más adelante) y baja por una cueva hasta llegar al segundo altar de la misión. Desde aquí, baja siempre pegado al lado izquierdo. Terminarás por llegar hasta un Yokai serpiente junto a una especie de árbol.

Pues bien, aquí debes girar a la derecha, sabrás que vas bien porque verás una plataforma (a la que no puedes llegar) con un cadáver y un objeto. Sigue recto, gira a la izquierda en el segundo desvío, a la derecha en el siguiente y de nuevo a la izquierda, a una zona con luces verdes, donde darás con el tercer Kodama.

Nioh 2 - El santuario de la víbora: desvío al tercer Kodama

Sal de la pequeña cueva y ve recto, hacia abajo, eliminado un Gaki, un Soldado hereje oculto tras unas cajas y un Enki. Continúa descendiendo y baja hasta llegar a la zona que te mostramos, fácilmente identificable por esa especie de árbol petrificado o raíces de la pared. Pues bien, lo que debes hacer es ir por el pasillo que indicamos, para así encontrar las aguas termales de este nivel.

Nioh 2 - El santuario de la víbora: ubicación de las aguas termales

Ahora sigue hacia abajo, y llegarás a un punto donde puedes descender a un puente de madera, o subir. Si subes, darás con un par de enemigos humanos normales y corrientes y una puerta que puedes abrir, para crear el atajo al altar. Retrocede y, esta vez, baja hasta el puente de madera que acabas de ver. Darás con una neblina de la que saldrá otro Yokai serpiente. Bien, como ves, estás en una zona con varios puentes rotos.

Acaba con dos Gaki y un Soldado hereje y ponte mirando a los puentes rotos desde el árbol en el centro de la zona. No tendrás ningún problema en ver al cuarto Kodama de la zona. Ojo porque el agua es venenosa.

Nioh 2 - El santuario de la víbora: cuarto Kodama junto al puente roto

Cruza el siguiente puente sobre la charca venenosa y cuidado porque te atacan desde todas partes: del agua saldrá una gelatina bastante peligrosa, sobre la estatua de la serpiente hay un Gaki tirando proyectiles y a tu izquierda, desde donde ha venido la gelatina, un Soldado hereje dispara su brazo. Acaba con todos y rompe la estatua de la serpiente que mencionamos, inmediatamente frente al puente. Eso hará desaparecer el veneno.

Continúa el trazado de los puentes rotos, hasta que veas esta cueva a tu derecha. Nada más entrar verás que es un cruce, gira a la derecha y ve al fondo, es un callejon sin salida donde encontrarás al quinto Kodama.

Nioh 2 - El santuario de la víbora: cueva al quinto Kodama

Si exploras el resto de esta pequeña cueva, habrás visto un Yokai serpiente de espaldas al que puedes sorprender. Si vas por el otro túnel, te caerá otra culebra del techo, cuidado. Regresa a la zona inundada, es posible que OTRO Yokai serpiente te ataque desde la charca, acaba con ella. Deberías ver un Enki sobre un puente por aquí, ve en esa dirección acabando con él, un Gaki y un Ippon-Datara que saldrá de la niebla del fondo.

Puedes echar abajo la escalera en este lado del puente, que abre un atajo a la zona inicial de esta parte inundada. A tu derecha hay un muro de neblina oscura, pero no la cruces aún. En vez de eso, sigue por el pasillo hasta el fondo y verás, a la derecha, un muro falso. Recuerda, sólo tienes que usar un color de gesto al azar y, si no funciona, probar con otro color. Si tienes mala suerte tendrás que derrotar al Nurikabe.

Nioh 2 - El santuario de la víbora: ruta al falso muro

En cuanto el falso muro desaparezca, podrás disparar a un Soldado hereje que está dentro de la niebla. También podrás pegarle un tiro a una de esas malditas serpientes y al Yoki que la acompaña, ya que estás en una posición elevada que te da ventaja, que no tendrías de haber ido por el camino normal. Lo ideal es que te dejes caer por el punto donde estaba el Soldado hereje: darás con otra estatua de serpiente que destruir, lo que liberará toda la zona del veneno y romperá la maldición.

Ahora equipa antídotos en tus accesos rápidos y retrocede a los puentes rotos, en concreto hasta la cueva donde estaba el quinto Kodama. Mira hacia la charca y verás una serpiente y al fondo, un enemigo gelatina. Acaba con la serpiente y dispara a la gelatina para atraerla y eliminarla. Detrás de ella está el sexto Kodama. El veneno te hará efecto rápidamente, de ahí la necesidad de los antídotos. Por suerte, tienes el altar que acabamos de activar al lado.

Nioh 2 - El santuario de la víbora: ubicación del sexto kodama

Pues ya hemos terminado todo lo que teníamos que hacer por aquí. Recarga las pilas en el altar y, en la zona de los puentes rotos, en donde está el Enki, verás una apuerta tori con un edificio al fondo. Acaba con el último (o no) enemigo serpiente, cruza la puerta y derrota al jefe Yatsu-no-kami.

Tras el combate, completa la misión y conseguirás al espíritu guardián Shirohami. Podrás pasar a la siguiente región, pero antes te recomendamos que completes las secundarias La búsqueda, La senda del discípulo del ninja, La senda del discípulo del mago, Un favor al herrero y El cazador codicioso.

César Rebolledo
Redactor de guías
¿Te ha gustado el artículo?
3,7/5 (12 votos)

Buscar en la guía

Juegos relacionados

Flecha subir