Vandal

Misión principal 'Balada de los elegidos' de Zelda: Breath of the Wild

Cómo superar la misión de la historia de La balada de los elegidos, para lo cual tendremos que haber superado las cuatro bestias divinas.
·

Para poder jugar la historia de este DLC hay un requisito indispensable: haber superado las cuatro bestias divinas de la historia principal, ya que sino no podremos jugar la misión 'Balada de los elegidos'.

Si ya hicimos esto, al instalar el DLC La balada de los elegidos y cargar una partida, nos aparecerán en el Diario de viaje la misión principal 'Balada de los elegidos', que nos dice que nos dirijamos al santuario de la vida, el punto exacto donde comenzamos el juego, en la Meseta de los albores.

Al llegar al santuario de la vida tendremos que introducir la piedra sheikah en el mismo lugar donde la cogimos por primera vez, y se activará la prueba de control de bestias divinas. A nuestro lado aparecerá una extraña arma, el Aniquilador divino, y al cogerla comenzará el desafío.

PUBLICIDAD
Aniquilador divino Zelda: Breath of the Wild la balada de los elegidos

La gran peculiaridad del Aniquilador divino es que mata de un solo golpe a los enemigos, pero al tenerlo equipado también matan a Link de un solo golpe, lo que hace que sea muy difícil este tramo inicial de Balada de los elegidos.

Además solo se puede utilizar dos veces seguidas el Aniquilador divino, y después tenemos que esperar unos segundos a que se cargue para que recupere su poder y vuelva a matar de un solo golpe.

Una vez tengamos el Aniquilador divino en nuestro poder, que no podemos desequipar, aparecerán marcadas cuatro localizaciones en el mapa, que podéis ver en la imagen:

cuatro localizaciones en el mapa Zelda: Breath of the Wild la balada de los elegidos

Ahora, en el orden que queramos, tenemos que acudir a estos lugares y acabar con todos los enemigos. El desafío está en que te matan de un solo golpe, por lo que hay que tener mucho cuidado. Os matarán muchas veces, pero por suerte reinicias justo al lado del lugar donde están los enemigos. El mejor consejo que os podemos dar es que uséis el arco todo lo que podáis, y así evitéis en la medida de lo posible el combate cuerpo a cuerpo.

Cuando en una de estas zonas hayas eliminado a todos los enemigos, aparecerá un santuario, que tendrás que superar. Estos santuarios no son especialmente difíciles o más complejos de lo normal, y lo que les añade dificultad es que a Link le matan de un toque, por lo que hay que armarse de paciencia.

Una vez que hayas limpiado las cuatro zonas de enemigos, y superado los cuatro santuarios correspondientes, al salir al exterior el Aniquilador divino se romperá, y de él saldrán cuatro bolas de energía de color, que se dirigirán a las cuatro regiones principales del mundo. Estos lugares quedarán perfectamente marcados en el mapa, como os mostramos en la imagen.

cuatro regiones en el mapa Zelda: Breath of the Wild la balada de los elegidos

Ahora, en el orden que queramos, tendremos que dirigirnos a uno de estos cuatro lugares, y al llegar a cada uno de ellos nos encontraremos una extraña estructura de piedra formada por tres monolitos, y al lado de ella el pájaro Nyel, quien nos hablará de una balada inacabada, y nos dará tres pistas, que quedarán registradas en el Diario de viaje, dentro de una nueva misión principal.

En cada uno de los tres monolitos de piedra hay una imagen, que nos indica el lugar donde superar uno de los tres desafíos. Para saber qué tenemos que hacer exactamente en esos lugares, tendremos que interpretar las pistas que nos ha dado Nyel.

tres desafíos Zelda: Breath of the Wild la balada de los elegidos

Por tanto, primero hay que encontrar el lugar, y luego superar el desafío. Estos desafíos son totalmente variados, y van desde derrotar a un monstruo hasta pasar por unos puntos de control antes de que se termine el tiempo. Cuando completemos un desafío, aparecerá un santuario, que tendremos que superar. Estos santuarios son completamente nuevos y ya no tienen ningún hándicap como los primeros, en los que moríamos de un golpe al tener equipado el Aniquilador divino.

Cuando hayamos superado uno de estos santuarios, obtendremos un Símbolo de Medoh. Cuando hayamos superado los tres santuarios de la región, tendremos tres símbolos de Medoh, y tendremos que acudir a la Bestia divina de la región.

Al hacer esto se activará una secuencia, y nos veremos transportados a un lugar especial, el Mundo ilusorio, donde nos tendremos que enfrentar contra un jefe final. En este combate nos quitan nuestro habitual inventario, y nos dejan con unas pocas armas, aunque no es un combate especialmente difícil.

Mundo ilusorio Zelda: Breath of the Wild la balada de los elegidos

Al derrotar a este enemigo veremos una nueva secuencia de vídeo que nos muestra un acontecimiento del pasado, y mejoraremos el poder que obtuvimos en esa región al superar a la Bestia divina (Plegaria de Mipha, Escudo de Daruk, Ira de Urbosa o Furia de Rivali), ya que tardará menos en recargarse a partir de ahora.

Tras dar todos estos pasos ya habremos superado la región, y hay que realizar este proceso cuatro veces: llegar hasta el monumento de piedra con los tres monolitos, localizar los tres lugares, superar los tres desafíos, superar los tres santuarios, y finalmente enfrentarte al jefe final en el lugar donde se encuentra la bestia divina. En total habrás superado doce santuarios (sin contar los cuatro de la zona inicial cuando llevábamos equipado el Aniquilador divino) y derrotado a cuatro jefes.

Una vez hayamos superado las cuatro regiones nos pedirán que volvamos al santuario de la vida, y nos pedirán que volvamos a situar la piedra sheikah donde la cogimos por primera vez. Al hacer esto activaremos un ascensor, que nos llevará a una nueva mazmorra, igual de grande y compleja que las mazmorras de las bestias divinas, en la que hay que mirar el mapa para activar ciertos mecanismos.

Al final de esta mazmorra nos espera un gran jefe final, y al derrotarlo habremos superado la 'Balada de los elegidos'. Veremos una bonita escena, y conseguiremos como recompensa la Moto Hyliana Alfa.

Buscar en la guía

Flecha subir