Vandal

Cómo interrumpir a los Behemoth en Dauntless

La mecánica de interrumpir nos permite hacer que los Behemoths de Dauntless se detengan en seco y puedas golpear a placer durante unos cuantos segundos. Te contamos cómo hacerlo.
Cómo interrumpir a los Behemoth en Dauntless
·

Dauntless nos pone siempre frente a frente a un único enemigo en cada partida que juguemos. No obstante, esto no significa que lo vayamos a tener fácil. Dado el tamaño de las bestias, en muchas ocasiones veremos cómo es casi imposible esquivar el ataque. En otras, el bicho no dejará de moverse y será complicado acertar con tus ataques.

Para "facilitar" relativamente los combates, contra la mayoría de Behemoths tenemos la mecánica de interrumpir. En sí misma el funcionamiento de esta maniobra es bastante básico: simplemente tienes que golpear al Behemoth en cuestión en un momento exacto. No hay que confundir interrumpir con aturdir. Aunque el resultado es básicamente el mismo (enemigo inmovilizado unos segundos), Aturdir requiere acumular un medidor invisible de aturdimiento, mientras que interrumpir requiere únicamente un golpe en el momento preciso.

Cómo interrumpir a todos los Behemoth

Dauntless - Momento para interrumpir

PUBLICIDAD
  • Identificas el movimiento en el que se puede interrumpir. Sabrás cuál es porque aparecen unas marcas rojas como un "halo" rodeando la cabeza del Behemoth, como puedes ver en la imagen sobre estas líneas.
  • Usas un golpe no especial para golpear al Behemoth (no vale por ejemplo el ataque giratorio de la espada, usa el ataque ligero o el pesado).
  • El Behemoth cae al suelo y puedes golpear durante unos segundos.
  • No hay tiempo de recuperación para repetir la interrupción. Es decir, si hacer morder el polvo a un Embermane al golpearle durante una carga, se levanta y vuelve a cargar, puedes interrumpirle de inmediato si consigues golpear de nuevo.

El momento cambia en función de cada criatura. Te recomendamos consultar nuestra entrada con todos los Behemoth y consultes la información individual de cada uno de ellos. Si es posible interrumpirles, hemos indicado la información.

Ten presente que en algunos casos, interrumpir es mucho más peligroso que intentar esquivar el ataque. Por ejemplo, es muy fácil identificar el ataque del Skarn en el que es posible interrumpir al monstruo, pero es extremadamente arriesgado hacerlo porque el ataque en el que es posible es potencialmente letal incluso con niveles de defensa muy altos. En otros casos, la ventana de acción es extremadamente pequeña y puede resultar complicado de hacer.

Pero hay casos en los que no te quedará más remedio que aprender a Interrumpir para poder hacer daño, como precisamente sucede con el Embermane, que no se queda quieto casi nunca. Y, obviamente, cono

Buscar en la guía

Flecha subir