Vandal

Devil May Cry 5: Misión 4 - Secretos y Nidhogg

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la Misión 4 en Devil May Cry 5: trofeos/logros de la misión, ubicación de misiones secretas y gemas y consejos para derrotar al jefe final.
Devil May Cry 5: Misión 4 - Secretos y Nidhogg
·

Devil May Cry 5 es un juego de avance lineal. Al margen de las misiones secretas, no encontrarás contenidos secundarios, misiones o rutas adicionales, solamente tienes la historia para completar. El progreso en todas las misiones es el mismo, y bastante simple:

  • Tienes acceso a al tienda y la personalización de tu personaje antes de empezar cada misión.
  • Avanzas eliminando a todos los enemigos para eliminar las barreras que encuentras por el camino.
  • Recoges gemas rojas que puedes utilizar más adelante para mejorar a tu personaje y comprar habilidades.
  • Llegas al final de la misión y te enfrentas a un jefe final. Todas las misiones cuentan con un jefe final.
  • Dado que esta es la única parte complicada de cada misión, la guía se centra en mostrarte como derrotar a todos los Jefes.
  • El vídeo que acompaña estas líneas corresponde a la dificultad Hijo de Sparda (Difícil) y, obviamente, contiene spoilers, pero te muestra cómo hacer todas las misiones en Rango S.
  • Ten en cuenta que a mayor dificultad, más complicado es el juego y más enemigos aparecen.

Jefe: Nidhogg

A poca atención que hayas prestado durante tu primera misión con V, habrás visto que te hacen falta muy pocas recomendaciones para aplastar a cualquier enemigo. En general, simplemente basta con que destroces al enemigo usando a tus tres demonios.

  • Lo primero que debes saber es que tienes que matar a las tres "serpientes-tentáculo", que suponen la primera fase del combate.
  • Las tres tienen los mismos ataques: barridos laterales, echar la cabeza atrás para intentar morderte en una embestida, o escupir ácido.
  • Por lo general, como tus demonios estarán presentes en combate, suelen atacar a tus demonios y no a ti, así que mantente al margen.
  • Recuerda que luego tienes que rematarlos, después de agotar toda su barra de vida.
  • Al acabar con los tentáculos, el Nidhogg, el monstruo naranja, queda aturdido y puedes atacar un rato.
  • Éste es el momento perfecto para invocar a Nightmare, puede agotar más de la mitad de la vida del jefe de golpe.
  • Cuando se recupera, tiene dos ataques: uno de tornillo, que esquivas a un lado, y otro que comienza yendo hacia arriba y luego cayendo en picado. Si esquivas el segundo ataque se queda clavado al suelo y puedes atacar durante unos segundos.
  • A partir de este punto, puedes atacar a los tentáculos y al Nidhogg a la vez, si vuelves a destruir los tentáculos, vuelves a aturdir al Nidhogg.
  • Ten en cuenta que, después de la primera vez, si tardas demasiado en matar a los tres tentáculos, se regeneran, así que intenta bajar su vida a la vez para dejarlos KO al mismo tiempo.

Buscar en la guía

Flecha subir