Vandal

Capítulo 8 - Guía definitiva Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón - Trucos y consejos

Baja la ladera peinando el lado izquierdo, de manera que enseguida te toparás con un tesoro: jarra de barro y plata.
·

Baja la ladera peinando el lado izquierdo, de manera que enseguida te toparás con un tesoro: jarra de barro y plata.

Un poco más adelante, en el lado que da al acantilado, hallarás otro tesoro: jabalí de bronce.

PUBLICIDAD

Sigue descendiendo hasta que tengas que lanzarte por una pendiente, salta al margen derecho y baja un poco más para enganchar la cuerda a un tronco roto, gracias al que podrás llegar abajo. Ocúpate de los enemigos y avanza hasta las antiguas viviendas de los monjes.

Resigue el lado derecho hasta ver un contenedor de lona azul solitario. En esta esquina hay un tesoro: kashkul de madera labrada.

Muy cerca, Sam encontrará una caja con dinamita. Examínala y estrénate reventando el portón de madera de delante. Vuelve a coger dinamita y ve a las ruinas de arriba para romper también el otro portón similar. Coge el carro de Shoreline y empújalo hasta la nieve, llévalo al edificio de antes y úsalo para alcanzar el agujero del techo; de camino tendrás que lidiar con algunos enemigos.

Ya arriba, fíjate en que hay una pequeña cueva con unas cajas que la bloquean. Lanza dinamita para hacerlas estallar y recoge el tesoro: botella de nuez labrada.

Usa la cuerda para ir trepando hasta arriba entre salientes y ramas. Espera a que llegue Sam y ayúdalo a alcanzar la escalera. Desplázate a la izquierda y sitúate debajo de él, de manera que puedas cogerle la mano.

Fija la vista en el edificio del fondo. Deslízate por la pendiente y repite en la siguiente, donde tendrás que saltar al final. Muévete hacia la izquierda y lanza una dinamita al grupito que viene por abajo. Llega al último saliente para dejarte caer con seguridad.

Elimina a todos los enemigos antes de proseguir para cruzar las ruinas. Rodea el muro escalando por los salientes y engancha la cuerda para trepar el muro de la izquierda. Fija la vista en las paredes de la lejanía.

Deslízate por la pendiente, acaba con los enemigos y sube donde estaba el tercero de ellos. Desde aquí, salta a los restos de columna, déjate caer a la pendiente y dirige para poder cogerte a la columna que está a los pies. Desde encima, salta en diagonal a la siguiente, que te permitirá trepar encima de lo que antaño fueron arcos. Ahora lánzate de nuevo y procura llegar al muro de delante que tiene la cruz.

Repite procedimiento en la siguiente, trepa por la columna, salta al muro y usa el poste para balancearte y sortear el barranco. Descuélgate en este lugar para hacerte con un tesoro: tintero de viaje con sello.

Desde el terreno plano que se mete en la pendiente, deslízate para llegar a los salientes del muro del lado opuesto. Trepa arriba y repite en la pendiente contigua para subir a la columna y, de ahí, al arco. Avanza hasta que no puedas más, asómate por el lateral exterior y salta por los postes para rodear la muralla y llegar más arriba. Lánzate por la pendiente y tira la cuerda, de manera que el poste te permitirá alcanzar el edificio.

Antes de entrar, trepa por el lado izquierdo y encontrarás un tesoro: vanitas de marfil labrado.

Regresa abajo y abre el portón. Sigue a Sam y fija la vista en la tumba. Salta el margen de tu izquierda para registrar una entrada de diario.

Ahora verás que hay muchas lápidas que puedes inspeccionar, pero solo buscas una: la que está en yendo recto desde tu posición inicial, en la última línea antes del acantilado. Examínala y baja a las catacumbas.

En la primera sala podrás recoger una nota de diario.

Avanza para descender un poco más y tuerce a la izquierda cuando llegues a una gran estancia. Aquí tienes un tesoro: medio penique escocés.

En esta sala, inspecciona las tres estatuas para registrar otra entrada de diario.

Inmediatamente después, habla con Sam para tener una conversación opcional.

Ve detrás, donde una gran puerta permanece cerrada. Examina la parte trasera de las tres estatuas. Ahora tendrás que ir a las estatuas y, en cada una de ellas, mover el mecanismo para hacer que las dos luces encajen teniendo en cuenta la distancia que hay entre ellas. Una vez esté todo iluminado, ve junto a la puerta y activa la conversación opcional con Sam.

Sal de las catacumbras. En el exterior, fija la vista en el grupo de Rafe, que ha llegado para pegarse algunos tiros contigo. Despeja la zona y prosigue por la puerta que abrieron. Avanza por el único camino posible hasta ver el mar. Fija la vista en la cueva, a lo lejos.

Justo después de la comunicación con Sully, tendrás que emplear la cuerda para sortear el precipicio y luego eliminar a unos pocos enemigos. En el túnel de la izquierda hay una cueva por la que se entra agachado que contiene un tesoro: cuchillo plegable.

Trepa por donde estaban los enemigos, impulsa a Sam para que suba por la escalera rota y, mientras este va preparándote la forma de subir, salta al saliente de la derecha y entra en la cueva. Dentro está el tesoro: caja con ave cantora de peltre.

Fuera, engancha la cuerda al tronco que ha colocado tu hermano y asciende. Arriba, usa el mismo enganche para sujetarte y descender por el lado contrario, de manera que puedas acercarte a los salientes del risco y desplazarte hacia la izquierda. Tendrás que dejarte caer al poste, balancearte y luego deslizarte pendiente abajo. Al final, lanza la cuerda para llegar al siguiente muro.

Desplázate a la izquierda, lanza la cuerda y asciende por ella para poder saltar por el hueco entre las rocas. Salta al final y ve en dirección a la derecha hasta alcanzar una escalera en lo alto. Se romperá, así que tendrás que emplear la cuerda en el poste que queda libre cuando Sam pasa y rompe el puente. Llega hasta los maderos y sigue subiendo para que Sam te eche una mano arriba de todo.

¿Has visto por dónde llegó él? Baja por allí con cuidado y encontrarás un tesoro: cajita de rapé de caparazón.

Regresa arriba y fija la vista en la cueva, a tu derecha. Da la vuelta por el interior de la roca, desplázate hacia la derecha y déjate caer a suelo firme. Elimina a todos los enemigos y avanza por la pequeña abertura de la roca. Levanta el madero, sigue avanzando y deslízate por la pendiente. A continuación, lanza la cuerda al poste y desciende con cuidado por las vigas.

Bajo el segundo tramo de escaleras se esconde un tesoro: tijeras de sastre persas.

Trepa por los salientes y unos pasos más allá ya llegarás a la ansiada cueva. Dentro, busca un paso estrecho por el que colarte. Más adelante, junto a una puerta, examina el mecanismo.

Buscar en la guía

Flecha subir