Vandal

Conceptos generales en Ni No Kuni 2: El renacer de un reino

Qué es el Ecualizador, cómo funcionan los combates, el procedimiento a seguir para avanzar en el juego... todas las cosas básicas que deberías conocer antes de ponerte a salvar el reino.
Conceptos generales en Ni No Kuni 2: El renacer de un reino
·

Desarrollo general

El progreso se hace cumpliendo las misiones de historia. Resolver estas misiones desbloquearán nuevas zonas, habilidades o medios de transporte. Sin embargo, es bueno tomar un descanso y buscar a las personas que necesitan de nuestra ayuda.

Hay dos tipos de misiones. Algunas recompensan simplemente con objetos y dinero, pero otras añadirán a ese personaje a nuestro reino. Estas son las más interesantes, sobre todo si quieres potenciar la gestión de tus dominios, así que no dudes en cumplir con los encargos. Cada personaje tiene unas habilidades únicas que lo orientarán mejor para una tarea u otra.

PUBLICIDAD

Información básica

Guardado: puedes guardar en cualquier lugar seguro, como las ciudades, y en el mapamundi cuando no estás luchando. En las mazmorras –zonas con enemigos- necesitarás localizar una piedra con brillo azul que recupera tu salud y preguntará por la opción de guardar tu progreso. Además, contra los jefes hay un punto de control que permite repetir el combate si mueres.

Subir de nivel: Al derrotar enemigos y completar misiones conseguirás experiencia. Cuando rellenas la barra de cada personaje, subirás los parámetros básicos para que sea un poco más poderoso, tenga más resistencia y salud. Además, cada subida de nivel proporciona un punto de batalla que puedes canjear en el ecualizador.

Equipamiento: no olvides repasar el equipo que vas consiguiendo en cofres o tiendas para colocar las mejores armas, protecciones y accesorios en cada personaje. Puedes elegir hasta tres armas por personaje, más una de fuego, para cambiar en tiempo real durante los combates.

Ecualizador: es un panel que permite aumentar nuestras fortalezas durante el combate. Gastas puntos para ajustar unos deslizadores, y algunas de estas opciones son excluyentes: si potencias tu ataque contra criaturas metálicas no podrás hacerlo con los enemigos líquidos. Estos deslizadores se pueden cambiar en cualquier momento fuera de la batalla, así que prepárate según el tipo de zona, jefe o mazmorra.

Puntos de teletransporte: en las ciudades y mazmorras encontrarás unos puntos luminosos que sirven para teletransportarse. Actívalos y podrás volver a ellos cuando quieras desde la visión del mapa. Son muy útiles para volver a zonas ya vistas, algo necesario cuando quieras cumplir misiones o la historia te lleve de nuevo a una ciudad conocida.

Magias fuera de batalla: muchas mazmorras tienen lugares inaccesibles en tu primera partida porque requieren algún tipo de magia que abre el camino. Algunas son obligatorias por cuestiones de historia y otras se aprenden en la investigación mágica del reino. Desbloquear estas zonas lleva a nuevas rutas, atajos o tesoros.

Fofis: además de tus compañeros en batalla, te ayudarán unas criaturas llamadas fofis. Son unos espíritus coleccionables –y que puedes mejorar o crear en tu reino- que atacan automáticamente a los enemigos o lanzan algunos orbes curativos. Lo más interesante aparece cuando se juntan varios en grupo: podrás interactuar con ellos para que realicen algún tipo de habilidad especial. Según los fofis, podrán ser ataques, defensas o zonas de curación.

Buscar en la guía

Flecha subir