Vandal

Corazón oyente en Ashen al 100%

Te contamos cómo superar la misión Corazón oyente en Ashen al 100%. Ruta para avanzar, enemigos, armas, objetos, consejos y mucho más para no dejarte nada.
Corazón oyente en Ashen al 100%
·

Ashen, después de completar Impávido, nos mandará mucho más al sur en busca de la hermana de Bataran. Antes de continuar, asegúrate de haber aceptado los viajes secundarios disponibles (deberían ser Herencia, Vitnir y Mujer sabia). Las tres se completan en la zona del objetivo.

Usa el Viaje rápido para ir hasta la zona del combate contra Goranon y ve al sur-sudeste. Ahora, como siempre, te recomendamos que completes los objetivos de las secundarias, pero no vuelvas a Descanso para entregarlas, claro. No olvides consultar cada sección, donde daremos detalles sobre objetos especiales que encontrarás de camino a los marcadores:

Ashen - Corazón oyente: zona de la misión

PUBLICIDAD
  • Empieza por Vitnir.
  • Sigue con Herencia.
  • Como ahora puedes hacer viaje rápido, puedes entregar ambas misiones antes de seguir. Además, es buena idea que guardes tu exceso de objetos en el baúl.
  • Acepta y completa la misión Vínculos de sangre, si quieres. No podrás completarla aún.
  • Ahora completa Mujer sabia, Maleante y Trocador, activa Despreciable cuando entregues la última. No podrás completarla aún.
  • Durante Trocador se activa Alijo, que no puedes completar aún.

¡Cuántas vueltas hemos dado! Y sobre todo, cuánto equipo y mejoras hemos conseguido, ¿verdad? Ahora por fin continuamos con la historia. Si has seguido nuestras indicaciones, deberías poder ir a la Piedra de Susurros. El motivo de hacerlo es que, aunque esté en las Colinas de Einarden, no podrás ir al marcador desde ahí. Tendrás que seguir esta ruta para llegar allí:

Ashen - Corazón oyente: ruta a seguir hasta el objetivo

Básicamente vas a seguir la orilla del lago hasta que puedas dirigirte al noroeste, subiendo por unos escalones de piedra hasta la parte inferior del acantilado junto a la Piedra de las Colinas. Ojo porque está plagado de enemigos, entre ellos esos tan molestos que se suicidan. Atento porque a mano izquierda, antes de esa zona, hay una Piedra Ritual de lo más práctica. Está justo después de la cascada.

Ashen - Corazón oyente: Piedra ritual junto a la cascada

Tras las escaleras llegarás al Asiento de la Matriarca: cuidado con los dos grandullones con mazas que hay cerca de la entrada. Avanza por los puentes y coge el Hacha de la privación de un esqueleto. Personalmente, la consideramos la mejor arma de una mano. Avanza por el único camino posible, acabando con los enemigos esqueleto de la siguiente sala, hasta llegar a un puente donde verás un punto con savia para recargar el Calabacino. Abre la puerta y prepárate para una pesada mazmorra.

Tendrás que cruzar un camino bastante lineal, plagado de todo tipo de enemigos. Ojito a los que son como sombras que te saltan encima: no puedes librarte de ellas si no llevas compañero, ya sea humano o IA. Si tu compañero no golpea al monstruo, estás muerto. Cuando llegues a este punto, que es después de un puente en el que hay un grandullón con maza, tienes un desvío:

Ashen - Corazón oyente: desvío dentro de la mazmorra

En la ruta opcional tienes un gritón de enemigos, Musgo sabio y algunos consumibles. Tú sabrás si te vale la pena. Por el principal darás con más enemigos y unas escaleras. Si al llegar abajo miras en la pequeña zona con agua, verás un esqueleto con un objeto, un Hacha podrida. Pasando por la puerta custodiada por otro grandullón que tienes al lado, darás con Musgo sabio a tu derecha, y una escalera por la que seguir descendiendo. Ya casi hemos terminado.

Al llegar abajo darás con más esqueletos y un grandullón. Lo más importante está a mano derecha nada más llegar al pie de las escaleras, y es que junto al acantilado hay una fuente de savia para recargar el Calabacino. Úsala por dios. Sigue por la dirección contraria al punto donde está la savia, derrotando enemigos y bajando escaleras, hasta llegar a este punto:

Ashen - Corazón oyente: último desvío antes del jefe

A la derecha hay un Musgo sabio, mientras que el puente de la izquierda te lleva hasta el siguiente jefe. Esta zona antes del jefe es extremadamente peligrosa. Está plagada de grandullones con mazas y sombras, así que... intenta atraerlos uno a uno al puente, a ver si haces que alguno se caiga. También hay un montón de enemigos parecidos al primer jefe del juego, así que tú sabrás... el camino al jefe es obvio: tó palante. Justo sobre la escalera que te ha llevado aquí hay una última fuente de savia, asegúrate de aprovecharla. Al fondo de las ruinas, después de toneladas de enemigos, encontrarás una Piedra Ritual.

Desde ahí, aún te queda un largo pasillo con unos pocos enemigos antes de una puerta, tras la que aguarda el siguiente jefe.

Amiren

Tu principal problema durante este combate es que el jefe es más duro que un Peugeot 306 apenas le harás daño. Para colmo de males, al ser tan gigantesco, casi todos sus ataques cubren mucho espacio, salvo el pisotón, que es lo que tienes que intentar provocar poniéndote a sus lados. Lo primero que debes hacer es golpear el farol que lleva. Cuando se rompa, lo tirará al suelo y tienes que alejarte todo lo que puedas antes de que lo golpee, porque generará una enorme zona de daño constante durante unos segundos. Cuando lo "rompas" un par de veces, Amiren caerá de rodillas.

A partir de este momento deja de lado cualquier precaución: tienes que terminar el combate cuanto antes. Ahora le haces mucho más daño, pero el farol va perdiendo líquido constantemente, generando área de daño donde cae. No te preocupes, no aguantará mucho... pero más vale que lleves suficientes objetos curativos.

Cuando derrotes a Amiren, habla con Silaren y acepta su oferta para regresar a Descanso del Vagabundo. Habla con Bataran y luego con Amara para terminar esta larguísima misión. Se activarán dos misiones principales: empieza por Caminos de sombras.

César Rebolledo
Redactor de guías
¿Te ha gustado el artículo?
3,7/5 (12 votos)

Buscar en la guía

Flecha subir