Vandal

Los juegos de la década: Bayonetta

El creador de Devil May Cry, Hideki Kamiya, dirigió un título que perfeccionaba al límite el género transformando los golpes en un majestuoso y frenético baile.
·
Actualizado: 23:55 13/12/2019
Cobertura Los juegos de la década

A lo largo de esta sección hemos hablado de juegos que han revolucionado géneros, de otros que sencillamente los han inventado y de algunos que los han hecho más populares, pero lo que hizo Hideki Kamiya con el hack ‘n’ slash fue llevarlo a su máxima perfección en el primer mes de la década (2009 en Japón) cuando se publicó Bayonetta. PlatinumGames creó el que para muchos es el mejor de su género diez años después.

Los motivos para hacer esa rotunda afirmación estando presentes juegos como Metal Gear Rising: Revengeance y Devil May Cry 5 son variados, pero en este artículo nos vamos a centrar en los que, pensamos, son los tres pilares que hacen que el juego protagonizado por la Bruja de Umbra y dirigido por el creador original de Devil May Cry sea capaz de mirar al resto de compañeros de su clase por encima del hombro.

Estilo en cada uno de sus fotogramas

Cualquier captura de pantalla de Bayonetta permite reconocer el juego rápidamente. Su diseño es único: las ciudades paradisíacas tergiversan el mundo infernal en el que Kamiya se basó para la aventura de Dante; en esta ocasión no nos enfrentamos a demonios, sino a criaturas angelicales variadas en forma y tamaño que sobrepasan constantemente lo pagano, y que, de manera caricaturesca, satírica y poco profunda, nos quieren decir algo sobre la religión.

Pero es en movimiento (huid de la versión de PS3 si podéis) cuando el juego muestra su estilosa seña de identidad: una protagonista femenina inconfundible que se mueve de manera sensual y ágil por los campos de batalla; flases constantes de color aquí y allá producidos por la muerte de los ángeles, las magias o por los pétalos de rosa que suelta Bayonetta al ser golpeada; enormes extremidades que aparecen de la nada para masacrar a los enemigos que están formadas por el pelo de la bruja, quien queda medio desnuda por ello; máquinas con las que se tortura de manera cómica y visceral a los contrincantes; y unas cinemáticas dirigidas, más que con la idea de contar una historia que no es nada del otro mundo, con la intención de ser espectaculares en todo momento.

Un ritmo frenético de principio a fin

Es fácil olvidar la sensación de la primera vez que uno se enfrenta a Bayonetta cuando se ha rejugado el título una y otra vez. Pero ese primer acercamiento es (perdonad la manida expresión, pero aquí es más cierta que nunca) una montaña rusa de emociones: constantemente estamos descubriendo nuevos tipos de enemigos a los que hay que aproximarse de manera distinta, los enfrentamientos contra jefes finales son abundantes y espectaculares, cuando nos estamos acostumbrando a usar un arma nos dan otra que modifica los combos de arriba a abajo, y aun estando asombrados por el hecho de que nos podamos convertir en pantera para movernos a toda velocidad de repente nos meten transformaciones en otros animales o nos introducen fases en moto y hasta montados sobre un cohete. En Bayonetta, los momentos que parecen insuperables y casi epilépticos en las primeras horas de la historia son ensombrecidos una vez tras otra en su transcurso.

No se trata de golpear, sino de bailar

Pero toda esa espectacularidad se construye sobre los andamios del sistema de combate más profundo del género. Este no es uno de esos juegos de pasártelo y dejarlo en la estantería (aunque tampoco juzgamos a quien decida hacer eso; se lo pasará fantásticamente), sino uno que no para de disfrutarse cada vez más conforme más se juega; conforme se aprende a prestar atención a las pistas visuales y sonoras para activar el Tiempo Brujo en el momento preciso, a combinar los distintos tipos de armas (pistolas, motosierras, katanas…) en cada una de las extremidades de la protagonista, a identificar y anticipar los movimientos de los ángeles y los nuestros… En definitiva, cuando entendemos que esto va de que nuestros dedos bailen de manera automática sobre los botones del pad para que Bayonetta baile sobre la cara de sus enemigos. Nunca el aprendizaje y la mejora como jugador había sido tan satisfactoria como cuando conseguimos el Platino Puro.

Los juegos de la década

Durante todo el mes de diciembre, cada día, vamos a hablar de unos de los juegos que creemos que han marcado la última década. Por su calidad, por su influencia, porque han sido un enorme éxito de público o porque han iniciado modas o tendencias que han definido estos diez últimos años en el mundo de los videojuegos, así hasta un total de 31 títulos que hemos seleccionado:

Fran G. Matas
Colaborador
PUBLICIDAD
Imagen 1

Juegos Relacionados:

Otras noticias sobre:

juegos de la década

Síguenos

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir