Verano de Dragon Ball: Dragon Ball 3: Gokuden (1989)

Dragon Ball 3: Gokuden: Continuamos nuestro repaso de los juegos basados en la obra de Akira Toriyama.
·
Actualizado: 3:50 10/10/2020
Verano de Dragon Ball

Dragon Ball FighterZ fue uno de los grandes anuncios del pasado E3, y tras su calurosa acogida en Vandal queremos celebrarlo con el Verano de Dragon Ball, un repasado de los juegos más importantes basado en el manga de Akira Toriyama, que realizaremos del 1 de julio al 31 de agosto.

Hoy os hablamos de un nuevo juego, y estos son los títulos de los que os hemos hablado hasta el momento:

Dragon Ball 3: Gokuden (1989)

Tras el exitoso Dragon Ball: Daimao Fukkatsu para Famicom, estaba claro que Bandai no perdería la oportunidad de seguir explotando su nueva gallina de los huevos de oro, motivo por el que apenas un año más tarde los japoneses recibieron su secuela para la misma consola: Dragon Ball 3: Gokuden.
Lo más interesante y destacable de esta entrega fue, sin duda, el hecho de que abarcara toda la etapa de Dragon Ball antes de Z, incluyendo toda la infancia de Goku y el Torneo de las Artes Marciales contra Piccolo, con nuestro protagonista ya crecido, permitiéndonos de este modo revivir todo lo que llevábamos de serie hasta aquel entonces. Eso sí, al igual que ocurrió con su predecesor, la historia se seguía únicamente a grandes rasgos, ya que el desarrollo de las diferentes sagas era completamente diferente al del manga y el anime, por lo que gran parte de la aventura era inventada, alterando así muchos de nuestros momentos favoritos. Un secreto bastante interesante que tenía este juego es que escondía un par de batallas opcionales contra Raditz y contra Arale Norimaki. El primero de estos combates tenía muchísimo atractivo porque Raditz acababa de hacer acto de presencia en la serie cuando el juego se puso a la venta, mientras que Arale era ya un personaje muy querido por el público japonés tras haberles deleitado con sus desternillantes aventuras en Dr. Slump y su genial cameo en Dragon Ball durante la saga de la Red Ribbon.
Verano de Dragon Ball: Dragon Ball 3: Gokuden (1989) Imagen 2
En lo que respecta a su jugabilidad, TOSE, su desarrolladora, apostó por mantener la fórmula de Daimao Fukkatsu prácticamente inalterada, por lo que volvíamos a estar ante un juego de rol con combates por turnos basados en cartas. Como en dicho título, nos movíamos por el mundo a través de un tablero (aunque esta vez era mucho más grande), dirigiéndonos hacia los lugares que nos indicasen en cada momento para así poder avanzar en la trama principal. Las batallas volvían a resolverse con el uso de cartas en vez de comandos, por lo que teníamos que procurar utilizar naipes con un número mayor que el de nuestro enemigo para que así nuestras ofensivas se produjeran con éxito, algo que muchas veces nos dejaba en manos de la suerte para que nos saliesen las cartas que necesitáramos en el momento justo. El avance por el mapa tampoco había sufrido grandes cambios, de modo que dependiendo de la casilla en la que cayéramos podían ocurrir diversos eventos, como que tuviésemos que pelear o que apareciese alguien para ofrecernos información, mientras que en los lugares importantes podíamos investigar los entornos de forma bastante limitada.
Verano de Dragon Ball: Dragon Ball 3: Gokuden (1989) Imagen 3
Otra de las grandes mejoras de este juego radicaba en lo mucho que se había potenciado su apartado gráfico, con unos sprites mucho más definidos y reconocibles, así como unos escenarios más elaborados y detallados. Como curiosidad, en un par de momentos muy concretos de la aventura se nos daba la posibilidad de controlar a Yamcha y Krilin, pudiendo controlar por primera vez en un videojuego a alguien que no fuese Goku, aunque, por desgracia, sus batallas teníamos que perderlas obligatoriamente.
Verano de Dragon Ball: Dragon Ball 3: Gokuden (1989) Imagen 4
En general, Gokuden fue un juego que a pesar de no introducir casi novedades (repetía tanto los errores como los aciertos de su predecesor) sí que supo ampliar y expandir lo visto en Daimao Fukkatsu para ofrecernos una aventura mucho más grande, amplia, duradera y ambiciosa. Por último, no podemos cerrar el artículo de hoy sin mencionar que el título recibió en 2003 un remake con gráficos enormemente mejorados para WonderSwan Color.
Carlos Leiva
Redactor

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir