Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z L'Appel du Destin

Dragon Ball Z L'Appel du Destin: Seguimos repasando los juegos basados en la obra de Akira Toriyama.
·
Actualizado: 3:50 11/10/2020
Verano de Dragon Ball

Dragon Ball FighterZ fue uno de los grandes anuncios del pasado E3, y tras su calurosa acogida en Vandal queremos celebrarlo con el Verano de Dragon Ball, un repasado de los juegos más importantes basado en el manga de Akira Toriyama, que realizaremos del 1 de julio al 31 de agosto.

Hoy os hablamos de un nuevo juego, y estos son los títulos de los que os hemos hablado hasta el momento:

Dragon Ball Z: Budokai (2002)

Dragon Ball Z: Ultimate Battle 22 (1995)
Dragon Ball Z: Super Butoden (1993)
Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi (2005)
Dragon Ball: Dragon Daihikyō (1986)
Dragon Ball GT: Final Bout (1997)
Dragon Ball Z: Sagas (2005)
Dragon Ball: Raging Blast (2009)

Dragon Ball Z: L'Appel du Destin (1993)

Después de haber conquistado a los jugadores de Super Nintendo con dos juegazos como Dragon Ball Z: Super Butoden y con su espectacular secuela, de la cual hablaremos en próximas entregas de este Verano de Dragon Ball, Goku y compañía se preparaban para hacer lo propio en Mega Drive con el que fue el único juego de la serie que llegó a lanzarse para esta consola: Dragon Ball Z: L'Appel du Destin.

Dado el éxito de los Super Butoden, Bandai Namco decidió realizar un título que siguiera su misma fórmula jugable, aunque creando para ello una versión que fuese totalmente exclusiva para los usuarios de Sega y, por tanto, que utilizara otro nombre para no provocar confusiones.

De este modo volvemos a tener entre nuestras manos un juego de lucha en el que podíamos batallar tanto en tierra como en aire y que dividía la pantalla en dos cuando ambos combatientes se alejaban, favoreciendo un estilo de combate más estratégico y táctico en el que las distancias lo eran todo y cambiaban nuestra forma de plantear los enfrentamientos respecto al resto de exponentes del género de por aquel entonces.

Como siempre, podíamos teníamos una barra de Ki que teníamos que aprender a gestionar para realizar nuestros ataques especiales y, además de nuestros combos y golpes cuerpo a cuerpo, también contábamos en nuestro arsenal con un buen número de movimientos a distancia.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z L'Appel du Destin Imagen 2

Al igual que en los Super Butoden, al ejecutar un ataque definitivo activábamos una pequeña secuencia automática durante la cual nuestro rival podía decidir cómo actuar, pudiendo de este modo contraatacar con otra técnica para provocar un choque de poderes, realizar una parada perfecta, un bloqueo normal o simplemente esquivarlo desvaneciéndose.

A nivel jugable funcionaba perfectamente, ofreciendo una buena respuesta a los mandos y una velocidad bastante alta, algo que propiciaba unas luchas muy dinámicas y ágiles. Además, todos los luchadores contaban con un buen número de ataques y golpes, por lo que hacía gala de una profundidad de juego muy respetable para los estándares de la época.

En lo que respecta a la plantilla de personajes, solo teníamos a once posibles luchadores entre los que escoger, entre los que destacaban la presencia de Krilin, Recoome y Ginyu, quienes debutaron por primera vez en un juego de lucha de la serie con este título. Puede que no tuviese muchos luchadores, pero todos eran distintos (es decir, no había varias versiones de un mismo personaje) y la cifra estaba a la par de lo visto en las entregas de la consola rival, por lo que al final nos acabó dejando satisfechos, ya que los más importantes tenían su representación.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z L'Appel du Destin Imagen 3

Dragon Ball Z: L'Appel du Destin solo cubría los arcos argumentales de Namek y Cell, por lo que todos los luchadores provenían de ambas sagas, algo que también se tradujo en el desarrollo del Modo Historia, el cual en realidad era más bien un Arcade en el que se trataban eventos alternativos a los del manga y el anime a modo de "Y si...", regalándonos al final de la historia de cada personaje una conclusión propia con unas buenas ilustraciones.

Más allá de esto no había mucho más para escoger que el clásico Versus tanto contra la IA como contra otro jugador, por lo que se encontraba bastante limitado en cuanto a modos de juegos, aunque cumplía de sobra al darnos la oportunidad de disfrutar de un entretenidísimo título de lucha basado en nuestra serie favorita junto a nuestros amigos.

Quizá su mayor pero fue el hecho de que gráficamente se encontraba muy por debajo de los Super Butoden, aunque no eran nada malos y ofrecían unos personajes bien realizados, animados y muy reconocibles. Por último no podemos cerrar nuestro repaso al juego sin mencionar su fantástica banda sonora, capaz de quedarse grabada a fuego en nuestra memoria tras echarnos un par de partidas y de animar cada batalla tal y cómo se merecen.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z L'Appel du Destin Imagen 4

Lo mejor de todo es que aunque fue el único título de Dragon Ball para Mega Drive, este sí llegó a nuestro país, por lo que no nos lo perdimos y los usuarios de Sega también pudimos disfrutar lanzando Kame Hame Has de calidad para revivir nuestros momentos favoritos de la serie.

Carlos Leiva
Redactor

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir