Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z Arcade

Dragon Ball Z Arcade: Seguimos repasando los juegos basados en la obra de Akira Toriyama.
·
Actualizado: 3:49 5/10/2020
Verano de Dragon Ball

Dragon Ball FighterZ fue uno de los grandes anuncios del pasado E3, y tras su calurosa acogida en Vandal queremos celebrarlo con el Verano de Dragon Ball, un repasado de los juegos más importantes basado en el manga de Akira Toriyama, que realizaremos del 1 de julio al 31 de agosto.

Hoy os hablamos de un nuevo juego, y estos son los títulos de los que os hemos hablado hasta el momento:

Dragon Ball Z: Budokai (2002)
Dragon Ball Z: Ultimate Battle 22 (1995)
Dragon Ball Z: Super Butoden (1993)
Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi (2005)
Dragon Ball: Dragon Daihikyō (1986)
Dragon Ball GT: Final Bout (1997)
Dragon Ball Z: Sagas (2005)
Dragon Ball: Raging Blast (2009)
Dragon Ball Z: L'Appel du Destin (1993)
Dragon Ball: Shenlong no Nazo/Dragon Ball: Le Secret du Dragon (1986)

Dragon Ball Z (1993)

Hasta ahora todos los juegos que hemos repasado en este Verano de Dragon Ball fueron desarrollados para consolas, aunque hoy nos vamos a centrar en un lanzamiento que tuvo lugar en exclusiva para recreativas:
Dragon Ball Z.

El título en cuestión fue responsabilidad de Banpresto, quienes se encargaron de adaptar las aventuras de Goku y compañía a través de un juego de lucha, uno de los géneros de moda de principios de los 90 gracias al enorme éxito que tuvo Street Fighter II tanto en los salones recreativos como en consolas domésticas.

No en vano, basta con jugar unos minutos a este Dragon Ball Z para darse cuenta de lo mucho que bebía del juego estrella de Capcom, ya que nos proponía una serie de combates con unos comandos más o menos simples con los que podíamos realizar diferentes ataques y movimientos especiales.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z Arcade Imagen 2

Sin embargo, este título contaba con una característica única que lo diferenciaba de la mayoría de sus competidores: la posibilidad de volar. Y no nos referimos solo a que el combate podía tener lugar en tierra y aire como si estos fuesen dos planos de combate separados (tal y como ocurría en los Super Butoden), sino a que podíamos controlar el vuelo para movernos con total libertad por todo el escenario.

De hecho, un detalle muy llamativo lo tenemos en que existen numerosos movimientos y técnicas que solo podemos ejecutarlos cuando volamos, por lo que el aire se convertía en el gran protagonista de las batallas, propiciando numerosas persecuciones aéreas e intercambios de golpes que reproducían con cierta fidelidad lo que estábamos acostumbrados a ver en la serie.

El problema es que la jugabilidad no terminaba de dar la talla, ya que el movimiento de los personajes era algo rígido y no especialmente fluido, y su profundidad de juego tampoco permitía realizar demasiadas florituras y mucho menos combos tal y como los entendemos hoy en día. Eso sí, al menos los controles respondían muy bien y, al final, conseguía entretener y cumplir su función de ofrecer un buen rato controlando a algunos de nuestros personajes favoritos.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z Arcade Imagen 3

Hablando de luchadores, la lista no era demasiado extensa (apenas unos ocho) y estos solo cubrían la saga de Namek, quedando la plantilla de la siguiente manera: Goku (cuya transformación en Super Saiyan era un desbloqueable secreto), Vegeta, Gohan, Piccolo, Freezer, Ginyu, Recoome y Burter. Es decir, cuatro villanos y cuatro héroes.

Gráficamente contaba con unos escenarios muy detallados y bien diseñados que incluso se permitían el lujo de sufrir destrucciones parciales según lo que ocurriese durante la batalla. Los personajes también disfrutaban de unos sprites grandes y cuidados (aunque artísticamente tenían mucho margen de mejora), aunque sus animaciones y los efectos de las técnicas especiales podían dar para más, ya que algo tan clásico como un Kame Hame Ha se representaba con solo una bola de Ki algo más grande de lo normal, restándole de esta manera algo de encanto a las luchas.

Por último y a modo de curiosidad comentar que el mueble de esta recreativa tenía forma de robot, por lo que no se fabricaron demasiados y el título acabó pasando algo desapercibido a pesar de la inmensa popularidad de la que disfrutaba Dragon Ball por aquel entonces.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z Arcade Imagen 4

Curiosamente, su secuela, de la cual hablaremos dentro de poco, tomó un rumbo muy diferente y rehizo todo su sistema de juego para ofrecernos un título de lucha más cercano a lo visto en los Super Butoden, convirtiéndose de esta manera en un producto muy superior en todos los sentidos.

Carlos Leiva
Redactor

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir