Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z Super Butōden 3

Dragon Ball Z Super Butōden 3. Seguimos repasando los juegos basados en la obra de Akira Toriyama.
·
Actualizado: 3:50 4/10/2020
Verano de Dragon Ball

Dragon Ball FighterZ fue uno de los grandes anuncios del pasado E3, y tras su calurosa acogida en Vandal queremos celebrarlo con el Verano de Dragon Ball, un repasado de los juegos más importantes basado en el manga de Akira Toriyama, que realizaremos del 1 de julio al 31 de agosto.

Hoy os hablamos de un nuevo juego, y estos son los títulos de los que os hemos hablado hasta el momento:

Dragon Ball Z: Super Butōden 3 (1994)

Tras el éxito tanto de crítica como de público que tuvieron las dos primeras entregas de Dragon Ball Z: Super Butoden para SNES, Bandai sabía que tenía que seguir explotando esta saga como fuese, motivo por el que apenas nueve meses después del estreno de su segunda parte llegó al mercado Dragon Ball Z: Super Butoden 3.

Que no pasara ni un solo año de desarrollo entre ambos juegos ya era un alarmante indicativo de que se trataba de un producto hecho con prisas y con el único objetivo de seguir aprovechando el tirón de la serie para continuar vendiendo juegos sin parar, una sospecha que se terminaba de confirmar en el mismo momento en el que introducíamos el cartucho en nuestra consola.

De entrada nos encontrábamos con que, por algún inexplicable e injustificable motivo, se decidió prescindir del Modo Historia, uno de los puntos más fuertes y atractivos de Super Butoden 2, dejándonos tan solo con la posibilidad de jugar combates Versus ya sea contra la IA o contra un amigo, y organizar nuestros propios torneos. Un auténtico despropósito incluso para una época donde los juegos de lucha no necesitaban demasiadas florituras y con un Modo Arcade ya solíamos darnos por contentos.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z Super Butōden 3 Imagen 2

Otro gran error radicaba en la propia plantilla de personajes, ya que se apostó únicamente por introducir luchadores del comienzo del arco argumental de Bu (además de Trunks del Futuro a quien podíamos desbloquear con un truco), el cual apenas estaba empezando, dejándonos con una selección muy irregular y muy poco satisfactoria, cuando lo ideal hubiese sido recuperar a guerreros de los dos primeros juegos para abarcar algo más y tener un plantel más completo y variado.

De esta forma, nos tuvimos que contentar con poder controlar únicamente a Goku en Super Saiyan, Goten en Super Saiyan, Majin Buu (la versión gorda), Trunks pequeño en Super Saiyan, Majin Vegeta, Gohan adolescente en Super Saiyan, Kaio Shin, Dabra, A18 y el mencionado Trunks del Futuro.

Considerando que entre ellos había personajes que ni siquiera habían llegado a pelear en la serie, como Kaio Shin y cuya relevancia a lo largo del arco argumental quedó muy en segundo plano, como Dabra, al final la plantilla difícilmente contentó a nadie.

A nivel jugable también nos encontramos con otra pequeña decepción, ya que no hubo evolución alguna. El sistema de juego seguía siendo exactamente el mismo que el de los dos primeros juegos, recuperando la pantalla partida para movernos por escenarios de gran amplitud, la posibilidad de volar y la ejecución de espectaculares técnicas definitivas que podían ser devueltas para provocar un choque de poderes (evidentemente también podían ser bloqueadas o esquivadas).

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z Super Butōden 3 Imagen 3

Esto, por un lado, aseguraba unos buenos combates y cierta profundidad, ya que la saga había demostrado que su jugabilidad funcionaba de sobra y tenía personalidad, pero al no haber casi ninguna mecánica nueva al final la única novedad real radicaba en la presencia de los nuevos personajes y sus combos y movimientos únicos, así como en una mayor velocidad de recarga de nuestra barra de Ki que agilizaba las peleas.

Eso sí, donde no fallaba era en su apartado audiovisual, el cual lucía muy parecido a lo visto en Super Butoden 2, lo que se traducía en buenas animaciones, efectos espectaculares, escenarios detalladísimos y en unos sprites geniales y muy reconocibles para cada uno de los combatientes.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z Super Butōden 3 Imagen 4

La banda sonora también volvía a ser de lo mejor de todo el título y nos dejó con una genial selección de melodías inolvidables que ambientaban cada batalla a la perfección.

En definitiva, tristemente Dragon Ball Z: Super Butoden 3 ha pasado a la historia como la oveja negra de la saga y como un juego sin apenas contenidos y novedades, convirtiéndose en una de las mayores decepciones que sufrimos en su época y en un producto muy inferior a sus antecesores. Todo un ejemplo de ese mal que aqueja a la industria desde siempre en el que parece que todo vale a la hora de aprovechar una licencia y sacar tajada.

Carlos Leiva
Redactor

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir