Reggie Fils-Aimé, expresidente de Nintendo of America, duda de los planes del E3 2021

Fils-Aimé cree que el formato online está bien pero ESA debe encontrar una manera de ofrecer demostraciones a los jugadores, o alguien podría reemplazar al clásico E3.
·
Actualizado: 10:40 17/2/2021

La pandemia del coronavirus arrasó con los eventos presenciales de la industria del videojuego y llevó a la transformación de ferias o, en casos como el E3 2020, a su cancelación. El COVID-19 seguirá siendo una amenaza en junio y Entertainment Software Association (ESA) ya se está moviendo para que tener algún tipo de evento virtual que mantenga parte del espíritu de anteriores ediciones, unos planes que se anunciaron hace unos días y que pasarían por un modelo similar al de Gamescom o la gala anual de The Game Awards: anuncios, charlas con desarrolladores, entrega de premios, eventos exclusivos para prensa... Una idea que a Reggie Fils-Aimé, expresidente de Nintendo of America, no le resulta del todo convincente.

"Creo que el E3 es un momento y evento en el que se muestra y celebra el nuevo contenido, es mágico para la industria del videojuego", ha dicho Fils-Aimé en Gamertag Radio. Sin embargo, un E3 digital "no suena tan convincente": cree que el formato digital es la manera correcta de continuar con el evento pero se debería encontrar una manera de ofrecer pruebas a los consumidores de los próximos lanzamientos. "Si pudiera decidir por un día, te diré lo que haría. La parte digital está bien y la razón es que hay más de 60.000 personas que asistirían a un E3 -con presencia física-. Hay millones más interesados en ver lo que sucede y hacerlo digital es la manera de realizarlo, eso es correcto".

"Dicho esto, los fabricantes necesitan encontrar una manera digital de conectar con sus fans, los jugadores, y experimentar el contenido porque esa es la clave del E3, la posibilidad de estar jugando The Last of Us Parte 3 por primera vez o al próximo Breath of the Wild, o el próximo gran juego de la nueva Xbox Studios. La magia está en jugar por primera vez y los fabricantes -de consolas- necesitan encontrar una manera de dar esa experiencia a sus fans durante una experiencia tipo E3. Creo que eso sería enorme".

Escéptico con los planes actuales de ESA

Fils-Aimé cree que la clave para un E3 que recupere el éxito está en esos elementos: los grandes anuncios, las demostraciones y un periodo bien definido para estas presentaciones. Y si ESA no lo hace, otros organizadores se encargarán de ello: "Geoff Keighley hizo algo muy provocativo el año pasado con su evento Summer of Games. Volverá a hacer algo parecido este año, así que si ESA no encuentra una manera de hacerlo bien, alguien más lo hará".

El E3 ya se enfrentaba a varios retos antes de la pandemia. Progresivamente perdía la presencia de editoras -incluyendo Sony- y Keighley, colaborador habitual de la feria, rompió con los organizadores por desacuerdos con su dirección. En 2021 habrá un nuevo Summer Game Fest con un formato más reducido en el tiempo, menos de un mes, en el que se concentrarán los anuncios de las desarrolladoras. De esta manera se corregirá una de las principales críticas al primer Summer Game Fest: anuncios a lo largo de cuatro meses, sin planificación conocida de antemano hasta poco antes de las presentaciones.

Ramón Varela

Imágenes:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir