Análisis de Sleeping Dogs (PS3, Xbox 360, PC)

Acción, persecuciones y violencia en la sorprendente Hong Kong de Sleeping Dogs.
Sleeping Dogs
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
NOTA
9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versiones PS3, Xbox 360 y PC.

Algo nos dice que el próximo género de moda en los videojuegos serán aquellos que se basen en los llamados mundos abiertos, y que muchas sagas actuales o pasadas se adaptarán a grandes entornos a explorar, con sus misiones principales y secundarias, exploración y centenares de personajes con los que dialogar. La potencia de las plataformas de próxima generación probablemente también facilitará el sorprender en estos entornos sin apenas pérdida de calidad frente a los juegos más lineales –ahí está Watch Dogs para mostrar la tecnología punta que se aproxima-. GTA, Assassin´s Creed, Skyrim, Saints Row o Batman Arkham City, por citar sólo unos buenos ejemplos, no hacen más que confirmar la buena salud de esta libertad entre los jugadores, ya sean enfocados a la acción o al rol.

Sleeping Dogs es uno de estos juegos "sandbox". Ambientación actual, barrios bajos y un agente doble infiltrado entre las temibles tríadas. En principio podría parecer un clon de segunda fila bajo la alargada sombra del juego emblema de Rockstar. Craso error. Activision dejó escapar True Crime: Hong Kong y estuvo, injustamente, al borde de quedar olvidado en algún disco duro de las oficinas de United Front Games. No sería la primera vez que un juego que prometía mucho nunca llega a ver la luz por algún motivo, principalmente equivocadas previsiones de ventas. Por suerte, y como sabemos desde hace meses, la historia de True Crime tuvo un final feliz bajo el paraguas de Square Enix.

Detrás de Sleeping Dogs se esconde la historia de un agente doble, Wei Shen, que debe dar caza a un criminal muy buscado entrando en el corazón de Hong Kong –una versión libre de la ciudad real, pero con todo el ambiente asiático-. El punto de partida y muchas situaciones del argumento son a ratos lo menos brillante de esta violenta aventura simplemente por el hecho de recordar a muchas películas y otros tantos juegos del estilo, es inevitable sacar referencias o predecir algunos giros del guión –hay uno de ellos que lo esperas una hora antes de verlo en pantalla-. A cambio, la vida a los dos lados de la ley tiene efectos beneficiosos en la jugabilidad y la trama que no se darían desde una única perspectiva. Dentro de la tríada tendremos que ganarnos el respeto y confianza de los criminales colaborando en sus trapos sucios, pues inicialmente tienen reticencias a nuestro sospechoso regreso desde Estados Unidos tras muchos años fuera de las calles de Hong Kong. Nos enfrentaremos a bandas rivales y a la propia policía local –sólo nuestros superiores conocen nuestra identidad secreta-, mientras que como agente al lado de la ley habrá casos que resolver para ir acabando con las bandas desde dentro gracias a la información privilegiada que recabamos como espías.

PUBLICIDAD

Los diálogos están llenos de amenazas, insultos y bravuconadas en lo que es un gran trabajo de los actores que prestan su voz, en inglés con grandes dosis de cantonés para ambientar a la perfección el estilo –está todo subtitulado al castellano-. Nuestra única queja en este sentido es que hay situaciones en las que se dialoga mientras conducimos, y se hace complicado conducir bien y leer textos. Pillar el inglés de oídas a veces no es fácil por el acento utilizado y las abundantes palabras intercaladas en chino. Respecto a las cinemáticas, están bien dirigidas y la captura de movimientos es aceptable, aunque los personajes son demasiado inexpresivos en sus caras, sufren del síndrome Steven Seagal. Podría deberse a la naturaleza del elenco de tipos duros con los que nos vamos a cruzar, pero nos tememos que es algo generalizado, afectando también a las mujeres y al propio Shen, cuya expresividad es de encefalograma plano. Cuesta querer a los personajes y eso significa que en los momentos supuestamente dramáticos no se consigue la intención deseada –no te has encariñado con ellos-.

Lo que sí ha hecho bien el equipo desarrollador es dar personalidad a Shen –aunque no la muestre con gestos faciales-, un protagonista con muchos matices que no teme actuar como un auténtico gamberro cuando está entre las tríadas, por lo que será fácil meterse en líos por el dominio de los barrios o al marcar territorios. A la vez que realizamos misiones para nuestra banda o la policía veremos secundarias de gente de a pie por la ciudad como esos inocentes ciudadanos que pedirán, por ejemplo, que destrocemos a golpes un coche de un enemigo personal, que colaboremos en alguna fechoría como piloto en la huida, que intervengamos en una redada policial o apartemos a un borracho de un altercado -sin lesionarlo-. Ejemplos así hay cientos. Superar las misiones principales o secundarias tiene recompensas en forma de experiencia, y dependiendo del tipo de tarea –si es legal o ilegal- o la forma en cumplirla –en una huida de la policía destrozar farolas y demás no será muy positivo para el lado "bueno"- evolucionaremos nuestras habilidades de manera diferente, como hablaremos más adelante.

El sistema de juego en Sleeping Dogs sigue los cánones marcados en la mayoría de juegos "sandbox": cumplir misiones desplazándonos por un extenso mapa a bordo de vehículos –dada la gran extensión de las calles- para cumplir las pruebas, las cuales son sobresalientemente variadas, lo que es una excelente noticia, pues este es uno de los puntos débiles de muchos títulos de la competencia. El primer tipo de misiones, y de las más básicas, consiste en "dialogar" al estilo Bruce Lee, léase, recibiendo golpes de nariz en nuestro delicado puño. Las luchas están claramente inspiradas, como os comentamos en anteriores impresiones, en la jugabilidad de los Batman de Rocksteady –el primero tuvo colaboración de Square Enix London-, algo que nos parece estupendo. Poco a poco se va imponiendo como estándar en los juegos que cuentan con enfrentamientos cuerpo a cuerpo, y si ya Uncharted 3 se sumó a ello, Sleeping Dogs no lo es menos. La premisa es la misma que en los citados casos: control cómodo a partir de un botón para puñetazos que da lugar a combos y que varía a patadas si lo mantenemos pulsado o estamos saltando –la famosa patada del dragón que todo aspirante a chuleta de barrio quiere practicar-.

 1

Con puñetazos sencillos –iremos ampliando la lista de movimientos según ganamos experiencia- bastaría para liquidar a un matón aislado, pero las tríadas no nos lo pondrán tan fácil, al contrario, normalmente hay un puñado de enemigos que nos supera en número. Aquí entra en juego el botón de contraataque, el cual debe ser pulsado en el momento preciso –la silueta del enemigo se vuelve roja, dándote un segundo de reacción- para realizar una llave, un desvío o cualquier técnica que no sólo nos libre de un golpe dañino, también para dar una lección a quien se quería pasar de listillo. Gracias a esto, acabar rodeado por tres o más luchadores no supondrá una excesiva desventaja, aunque cuidado, no es un juego que permita muchos errores, y menos cuando entren en escenas las armas blancas como los cuchillos jamoneros. Lo bueno es que podrás hacerte con ellos si su dueño ha sido derrotado, cambiando las tornas. Hay determinados rivales más fuertes que el resto, con ellos deberemos tener mucha atención pues realizan inmovilizaciones, se defienden constantemente y son fuertes; con ellos lo mejor es comenzar realizando contras y luego descargar nuestra ira cuando bajan la guardia.

Existe otro botón mágico, el de agarre. Cuando sujetas a un enemigo, que por ejemplo no deja de defenderse de tus golpes, puedes levantarlo y darle de lo lindo con tu mano, o lanzarlo de un empujón. Pero quizás lo que prefieras es hacer uno de los movimientos finales y liquidarlo de inmediato. ¿Cómo? Una vez sujetas a un rival, presta atención al escenario que te rodea ya que muchas veces hay objetos que se iluminan de color rojo, y eso es porque activan un "fatality" o secuencia brutal automática que machaca a tu inocente víctima. Hay varios tipos de objetos para interactuar así que no sentirás repetición al ver esos golpes, y difícilmente encuentres más de uno o dos en cada zona de combate. No dudes en aprovecharlos en cuanto tengas opción, sólo tienen un uso.

En las primeras horas los combates se hacen duros. Usar el contraataque a destiempo te deja vendido, y la entrada de un matón con cuchillo ya es motivo de alarma. Como sistema de recuperación de vida, durante el combate existe un indicador de "respeto" que aumenta según jugamos bien e impresionamos a los rivales. Conectar combos, no ser dañado y realizar los "fatality" son buenas maneras de infundir temor a los rivales más débiles –que visiblemente darán un paso atrás, acobardándose-, recuperamos vitalidad y nuestros golpes serán más potentes. Este indicador funciona también con los disparos, aunque en este caso se valoran más los disparos a la cabeza.

 2

La conducción tiene un papel importante. Ya sea por desplazarse entre misiones, perseguir o huir, subiremos a bordo de varios vehículos –no todos terrestres- con un control arcade pero personalizados con velocidad y manejo propio. Un deportivo o utilitario son bastante más rápidos que un autobús y un camión de transporte de gallinas, mientras que las motos se cuelan entre el tráfico con facilidad. Al principio cuesta un poco acostumbrarse a su control y al sentido de la circulación, no olvidemos que Hong Kong es una ex-colonia británica. Además hay un pequeño problema con la cámara que se vuelve loca si das marcha atrás y la giras un poco. Pero reiteramos que son variadas dentro de lo que cabe, y bien integradas en otro tipo de jugabilidad –entre luchas, por ejemplo-. La mayor expresión de velocidad la encontraremos en un minijuego de carreras ilegales que propone exactamente eso, competir contra otros locos al volante siguiendo un trazado entre autovías y callejones. En las misiones más tensas deberemos seguir de cerca a un determinado personaje y para ello se nos pedirá seguir las normas de tráfico sin levantar sospechas, a una distancia prudencial.

En muchos momentos será útil embestir con la fuerza bruta del coche. No es el KERS de Fernando Alonso, sirve para dar un golpetazo según la dirección que pulses en ese momento para desestabilizando al rival. Con un par de ellos suele valer para quitar de en medio a la policía o a las tríadas rivales, que acaban con el coche destrozado e impactando contra edificios. Otra opción aún más espectacular es el salto en marcha que te permitirá entrar a la fuerza en otro vehículo durante las persecuciones; es un sencillo QTE –eventos de pulsación de botones- que aparece cuando te encuentras cerca del objetivo a asaltar. Sin rodeos, posiblemente los mejores momentos de Sleeping Dogs los vivamos sobre ruedas en persecuciones dignas del mejor John Woo. La experiencia del estudio tras desarrollar los Modnation Racers para Sony se nota.

 3

United Front Games ha entendido a la perfección que los detractores de los "sandbox" lo son principalmente porque consideran los desplazamientos una pérdida de tiempo o un relleno innecesario. ¿Solución? La extensión del mapa es Hong Kong es grande pero no descomunal, y los viajes se hacen muy llevaderos, eso incluso suponiendo que no te desvíes para cumplir alguna tarea secundaria para mejorar tu fama. Además hay muchos retos conectados a puntuaciones online, tipo aguantar un tiempo determinado sin colisionar y otros muchos de otra índole relacionados con los combates. El ritmo de Sleeping Dogs es uno de los mayores aciertos del título, por algo el resultado en su valoración es mayor que la suma de los apartados que componen la jugabilidad.

Por supuesto, un juego de mafiosos sin tiroteos quedaría irreal, pero sorprendentemente éstos no son la chispa de la jugabilidad. Tardan en aparecer –horas-, y con razón: hay muchos juegos centrados en los disparos y coberturas más pulidos. Sencillamente aquí no son el foco de atención. Se usan las convenciones del género de disparos en tercera persona, con coberturas y disparos a ciegas. La sensación de shooter light viene porque no despliegas un amplio menú de tus armas, sólo usas las que recoges del escenario, son de usar y tirar. La inteligencia artificial no parece muy trabajada en estos enemigos –sólo se ocultan y algunos ni eso- y el único giro relativamente novedoso –Max Payne arquea la ceja- está en la inclusión del tiempo bala, unos segundos a cámara lenta para apuntar de manera precisa. Con esto no decimos que los disparos sean aburridos, nada más lejos de la realidad: son simples y efectivos, y más fáciles que el combate.

Tarde o temprano llegará el momento de disparar desde vehículos en marcha. Gracias al "bullet time" es más fácil de lo que podíamos esperar, tú decides cuándo salir por la ventanilla y apuntar con tranquilidad a las ruedas o el depósito de gasolina de tus enemigos. Hay misiones en las que debes conducir y disparar, y otras en las que eres el copiloto y únicamente debes derrochar plomo. También hay secciones en las que deberás usar escudos humanos o ayudar a personajes malheridos, añaden tensión y nos harán caminar con mil ojos para abatir a los tiradores lo antes posible, pues la vitalidad de los personajes clave es tan importante como la nuestra.

En parte es cierto que el tipo de misiones policiales o criminales no presenta grandes diferencias a simple vista, pues en ambas realizaremos tareas que contienen principalmente lucha o conducción. Se podría creer que salvo por el aspecto moral –zurrar a maleantes o detener a criminales- no hay grandes cambios entre unas y otras, pero no es la completa verdad. La parte de investigación policial suele ser menos ruidosa, ya que Shen tampoco quiere levantar sospechas en público. En uno de los primeros casos como agente encontraremos un curioso minijuego de hackeo para tomar control de una cámara de seguridad y así localizar a un traficante. La prueba consiste en encontrar una clave de cuatro números mediante las pistas que se te dan –has puesto bien un número pero no en su casilla correspondiente, ese número no aparece, etc.- y además cambia de manera aleatoria en cada partida.

Ese es sólo uno de los ejemplos de las tareas de investigación. Fotografías incriminatorias de trapicheo de drogas, colocación de micrófonos ocultos, uso de disfraces para entrar en localizaciones vetadas sin armar mucho revuelo o minijuegos de ganzúas para abrir puertas silenciosamente, por citar algunas de estas misiones. En general podemos decir que nos han sorprendido muy positivamente, rompen con el desarrollo de las misiones de tríada y en muchas de ellas ni hará falta desenfundar la pistola o pelear, son más encargos de agente secreto que de policía uniformada. Intercala estas misiones entre las de acción y evitarás que la monotonía aparezca.

 4

Estas misiones de agente descubren nuevos detalles del argumento y sirven para que Shen no llegue a perder el Norte y el sentido real de su infiltración en las bandas, pero su mayor utilidad práctica es evolucionar las habilidades de diferentes maneras. Si cumples muchas misiones policiales conseguirás experiencia en esta categoría, y si cuando te toca realizar misiones dentro de la banda no te dedicas a romper gratuitamente mobiliario urbano y atropellar transeúntes, conseguirás experiencia doble –en este caso principalmente de tríada pero también de policía-. ¿Qué podemos conseguir con estas mejoras? Al subir de nivel en cada uno de los perfiles desbloquearemos habilidades policiales como desarmar más rápidamente, utilizar ganzúas –el robo de coches no dispara alarmas-, mejoras en la cámara lenta y similares, la mayoría orientadas a las armas de fuego. Las ventajas de las tríadas se centran más en el cuerpo a cuerpo, más daño o defensa en peleas y nuevos movimientos.

Hay más aspectos a mejorar en el juego realizando misiones opcionales permanentes, entre las que se encuentra la búsqueda cajas esparcidas por todo el mapa y unos santuarios. Encontrar y rezar en estos pequeños templos irá mejorando la salud del héroe, por lo que siempre que veas un destello luminoso sabrás que tienes un nuevo santuario pendiente. Otra tarea, tras conocer a un viejo amigo, será recuperar una serie de estatuillas robadas a cambio de aprender más golpes de artes marciales.

 5

Aún quedaría por hablar de la personalización del protagonista con diversa ropa, con alguna de la cual va ligada al nivel de prestigio que tenemos y los consejos de moda, el entretenimiento para desconectar del trabajo como el karaoke –un minijuego en el que debes ajustar tu tono a la línea marcada-, las citas, clubs de lucha o las peleas de gallos. Hay decenas de cosas que hacer apartándose de la historia principal. Y la jugabiliad tiene otro elemento que no habíamos mencionado, las secciones de carreras a pie. Shen está muy bien animado y cuenta con movimientos de parkour realistas: esto no es Assassin´s Creed y no escalamos cualquier fachada cual Spider-Man. Pero nuestro protagonista corre, aparta a la gente a su paso, salta y pasa por encima de los obstáculos, se desliza sobre barandillas, en definitiva, al estilo de las películas de acción coreanas, el ritmo del juego es de infarto y lleno de posibilidades: tiroteos, artes marciales y carreras muy vistosas.

Nada de lo explicado anteriormente es rompedor. Si Sleeping Dogs es una de las sorpresas del año es porque se trata de un cóctel explosivo que te mantendrá más inquieto que Don Quijote en un parque eólico. Gustará a los detractores de los mundos libres porque apenas se aburrirán entre los desplazamientos y barre de un plumazo cualquier atisbo de bucle en las misiones presentes en otros juegos. Y con una ambientación genial de un lugar ya de por sí fascinante como es Hong Kong y sus diferentes barrios, tanto los más pobres pero reconocibles –esos carteles luminosos, callejones estrechos- como la parte lujosa y occidental de rascacielos repleta de zonas verdes. Su duración ronda las 15 horas, una cifra muy variable que puede aumentar bastante explorando la ciudad a conciencia y cumpliendo todas las misiones opcionales.

 6

A nivel de valores de superproducción, es donde más se notan los problemas por los que ha pasado el proyecto. Gráficos buenos, pero no despuntan comparados con los máximos exponentes –hablando de la versión de consolas, la de PC cuenta con sus propias características-. Falta depurar la tecnología que se esconde detrás de Sleeping Dogs, que en algunos momentos sufre más de la cuenta durante los combates –en los escenarios abiertos aguanta mejor, curiosamente- y hay una ligera carga visible de objetos en la lejanía. De todas formas, las buenas animaciones, la genial ambientación de día y de noche –o bajo la lluvia, que es cuando más destaca- y la vida que desprende por el tráfico y la población no defraudará.

En el apartado sonoro, el protagonismo se lo llevan las voces y el trabajo de localización para dar un realismo al idioma. La mayor parte del juego se habla en inglés, pero nunca llegamos a olvidar que el juego transcurre en Hong Kong y no en el barrio chino de Nueva York. En cambio la música pasa más desapercibida, pues se reserva principalmente para las radios de los vehículos, donde encontramos estilos variados como rock, rap y melódica de estilo oriental. Tienen una ventaja sobre música licenciada de otros juegos: a los jugadores occidentales nos suenan completamente nuevas. Un acompañamiento de temas exclusivos para realzar mejor las cinemáticas o momentos clave habría sido bienvenido. A cambio, podemos oír el sonido ambiente de la ciudad y a los ciudadanos hablando de sus temas según nos acercamos a ellos.

Conclusiones

Un juego muy notable para el género, al que le fallan un par de aspectos. Uno de ellos es la falta de personalidad propia, algo que por ejemplo Red Dead Redemption tiene con la sola presencia de John Marston cabalgando por un desfiladero. No es tan alocado como el último Saints Row, no te maravilla en cada centímetro de escenario como un Assassin´s Creed ni se convertirá en un referente a batir a lo Grand Theft Auto. Una crisis de identidad no sólo presente en el argumento, también en las piezas que componen la jugabilidad, pero por suerte todas –si acaso salvo los tiroteos- comparables a los mejores títulos del género. A partir de aquí, cada uno puede valorar la importancia de la innovación en mayor o menor medida.

 7

Lo que está claro es que si quieres diversión sin complicaciones, Sleeping Dogs la tiene en cantidades industriales. Hay juegos que aun siendo buenos defraudan porque se esperaba más de ellos, y otros que te impactan porque aparecen "de la nada" con una calidad envidiable. Lo nuevo de United Front Games pertenece a este último grupo.

Ramón Varela
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Pupperazzi - Análisis
Pupperazzi - Análisis
Análisis
2022-01-20 15:54:00
Pupperazzi nos lleva a un adorable mundo habitado por perros para que les saquemos fotos mientras hacen monerías. Una irresistible premisa que aprovecha sus limitaciones con inteligencia.
Windjammers 2 - Análisis
Windjammers 2 - Análisis
Análisis
2022-01-20 10:07:00
25 años después, el clásico de recreativas vuelve con una gran secuela que mantiene su esencia intacta.
Nobody Saves the World - Análisis
Nobody Saves the World - Análisis
Análisis
2022-01-19 09:27:00
DrinkBox Studios nos trae un RPG de acción al estilo clásico con transformación en diferentes personajes y un interesante cooperativo.
God of War - Análisis
God of War - Análisis
Análisis
2022-01-12 17:00:00
Kratos debuta en PC con una buena adaptación a ordenadores permitiéndonos disfrutar de la mejor calidad gráfica a más de 60 fps y sin fallos destacables en su rendimiento.
Monster Hunter Rise - Análisis
Monster Hunter Rise - Análisis
Análisis
2022-01-10 17:05:07
Una de las mejores entregas de la aclamada saga de caza de monstruos de Capcom se estrena en PC con una gran conversión a la altura de las expectativas.
Sonic Colours: Ultimate - Análisis
Sonic Colours: Ultimate - Análisis
Análisis
2021-12-21 16:31:00
Volvemos a completar la remasterización de Sonic Colours en Switch tras el lanzamiento de su versión 3.0, una actualización que hace que el juego por fin sea completamente disfrutable en la híbrida de Nintendo.
Género/s: Mundo abierto / Tipo GTA
PEGI +18
Plataformas:
PS3 Xbox 360 PC

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 17/8/2012
  • Desarrollo: United Front Games
  • Producción: Square Enix
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 59,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
8.4

PUNTÚA
Sleeping Dogs para PlayStation 3

107 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
9
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.45

PUNTÚA
Sleeping Dogs para Xbox 360

51 votos

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 17/8/2012
  • Desarrollo: United Front Games
  • Producción: Square Enix
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 49,59 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.61

PUNTÚA
Sleeping Dogs para Ordenador

38 votos
Flecha subir