Análisis de Final Fantasy XII: Revenant Wings (NDS)

Los protagonistas de Final Fantasy XII viven una nueva aventura, esta vez en la portátil de Nintendo.
Final Fantasy XII: Revenant Wings
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
8.5
NOTA
8.8
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión NDS.

Fue en febrero del año pasado cuando, finalmente, Final Fantasy XII para PS2 llegó a Europa, un título que introdujo importantes novedades jugables en la concepción de la saga. Ahora, un año más tarde, nos llega finalmente su secuela, en Nintendo DS, y en forma de rol estratégico: Final Fantasy XII: Revenant Wings.

Desde luego, este título entra en la relativamente reciente tendencia de la compañía de realizar secuelas directas de sus títulos, tanto en forma de juegos que cuentan historias paralelas, que continúan los hechos, o bien los antecedentes del primigenio, y aunque en cierto modo va contra esa filosofía que se ha mantenido durante tantísimos años, esa misma que decía que cada Final Fantasy era único e independiente (con unos pocos puntos donde confluyen esos universos) la verdad es que a nosotros lo que nos importa es si el juego es bueno o malo.

Así, en Final Fantasy XII. Revenant Wings vamos a vivir nuevas aventuras con Vaan y amigos, como secuela del original de PS2, por lo que nos encontraremos con algunos personajes conocidos. Pero el giro que se ha planteado a nivel jugable va a otorgarle un ambiente fresco de manera inequívoca: se le ha inyectado a este título una combinación de estrategia en tiempo real con rol, por lo que la historia y su desarrollo van a ser elementos de gran importancia al tiempo que los elementos más clásicos de Final Fantasy se dan la mano con los planteamientos de los clásicos de la estrategia militar en tiempo real, que tanto hemos disfrutado en PC.

PUBLICIDAD

Visto lo visto podemos ir dando unas advertencias: si buscas un Final Fantasy canónico, éste no es tu juego y lo más posible es que te defraude en todos sus aspectos. Pero si buscan un buen título, con calidad, y una apuesta interesante además para el catálogo de la portátil de Nintendo, entonces es éste un juego a tener muy en cuenta. Pero, eso sí, siempre desde la perspectiva de que es una apuesta diferente, ni mejor ni peor, que lo que ha ofrecido la saga numerada, más o menos como el importante cambio que significó Final Fantasy XI, o, en menor medida, las innovaciones de Final Fantasy XII.

La historia del juego nos sitúa un año después del desenlace de la entrega para PS2, y Vaan se ha convertido en todo un pirata, recorriendo libre los cielos acompañado de Penelo. En ese momento, junto a Fran y Balthier, acabarán descubriendo un continente aéreo perdido que está siendo sometido, justamente, al acoso del Juez de las Alas. Será nuestra misión proteger a los habitantes de este continente arcano en una aventura que nos llevará a un gran viaje en el que volveremos a encontrarnos con viejos amigos y enemigos... pero sobre todo, nuevos.

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención es que, pese a que la premisa inicial es, desde luego, bastante tradicional e incluso superflua, lo cierto es que el juego va desgranando ante el jugador según progresa una serie de temas que van dotándole de profundidad. Aunque el guión no llega a ser complejo en sí mismo (en la medida en que sus giros y tramas son bastante estándar), lo cierto es que tiene secciones interesantes gracias a la mirada y perspectiva que se aporta en determinados momentos de la historia.

De hecho, la narración se ve apoyada por las escenas que se nos presentan de vez en cuando, antes de las misiones, y también por los diálogos que hay ya dentro de las partidas. Todo ello a través del esqueleto principal del juego, que se divide también en unas cuantas misiones secundarias que nos ayudan a alargar la duración del juego, contextualizar más algunos elementos y, claro, progresar en nuestro avance consiguiendo mejores objetos.

Y es que a la línea general se ve reforzada por un colectivo de misiones secundarias que nos recuerdan a las del propio Final Fantasy XII, teniendo que ir, por ejemplo, a luchar contra algunos bichos salvajes, o enfrentarnos a otros piratas. Todo ello para conseguir mejores armas (a través de los materiales especiales que podemos ir recogiendo durante las luchas), y reforzar nuestro sistema de alianzas con las criaturas que invocamos, los espers. Por supuesto, los protagonistas serán parte activa de las luchas, pero estos seres invocados en los combates van a ser quienes en realidad lleven el peso de las luchas, todo ello gracias a los pactos que estableceremos con ellas mediante los cristales que vamos consiguiendo durante la partida, siendo un factor de estrategia esencial diversificar nuestras alianzas para tener espers diferentes, cuantos más y más diferentes, mejor, para potenciar nuestro pequeño ejército.

Este sistema de juego funciona francamente bien, y parte de la asignación directa de órdenes a nuestra unidades para moverse por el escenario y atacar a los enemigos, teniendo en cuenta siempre que no es un juego por turnos y que, por tanto, los enemigos no van a darnos tregua: hay que pensar y desarrollar la estrategia rápido. Todo ello a través de un sistema de misiiones del que hablaremos más adelante, y que permite un buen nivel de variación en el objetivo que se nos da (desde llegar a un lugar determinado, hasta eliminar todos los enemigos, claro).

Está claro que el sistema se ve muy beneficiado por las funcionalidades táctiles de Nintendo DS, y no va a suponernos un problema ir descubriendo sus posibilidades, que son bastantes, gracias a las acertadas opciones de tutorial que se incluyen, y, también, por las diferentes opciones de control. Así, sin ir más lejos, para controlar a los personajes tendremos que pulsar sobre ellos o bien dibujar un rectángulo que los englobe. De esta manera, decidimos eficientemente si queremos asignar una orden a un miembro del equipo o a todo un grupo, lo que puede ser un factor importante en determinados momentos. Sí, es algo calcado por completo de los representantes del género de la estrategia en tiempo real en ordenador, pero está claro que gracias a la pantalla táctil este sistema tan eficaz se ha trasladado sin problemas a la consola. La verdad es que, si lo queremos, podemos usar los botones de la consola con funciones asignadas a la modo de atajos, lo que también puede sernos muy útil en ocasiones. Con el botón X se marcarán todas nuestras unidades, y con Y se irán marcando por grupos, lo que son también buenas opciones a la hora de plantear estrategias determinadas y hacerlo, además, de manera ágil y eficiente.

Como decíamos, al principio de cada misión se nos da un objetivo concreto. Es cierto que la mayoría de las veces nos vamos a encontrar con propuestas recurrentes, como eliminar a todos los enemigos, aunque se nos puede solicitar que nos desplacemos hasta una localización concreta, dándonos espacio para plantear cómo, o bien hacer algo parecido pero pasando desapercibidos. Antes de empezar será siempre recomendable ver qué clase de enemigos hay por delante, para preparar nuestro grupo teniendo en cuenta sus cualidades. Así, tanto personajes como criaturas se clasificarán en función de sus debilidades y virtudes, teniendo presente la relación que se establece entre los tres grupos de personajes generales.

La relación es, evidentemente, triangular, y establece el vínculo de fuerza entre ellos, de una manera similar a la relación entre armas que se ha visto en los juegos de la saga Fire Emblem, de Nintendo, o buscando un referente mucho más popular y tradicional, como en el juego de piedra, papel y tijeras. Sobra decir que no será el único factor a tener en cuenta, pues en la ecuación entran en juego también sus fuerzas y debilidades vinculadas a elementos. Todo ello sabiendo que sólo podremos tener en pantalla cinco personajes y cinco criaturas como máximo.

Al hacer eso, hay que tener en cuenta que nuestros personajes serán los líderes, por lo que tendrán la posibilidad de gestionar el uso de las criaturas. Este es un detalle a tener en cuenta, ya que el juego prescinde de gestión de recursos al centrar su foco de atención en este elemento. Y es que los líderes enemigos pueden ir invocando a diferentes criaturas, lo que hace que tengamos que ir adaptando nuestra estrategia sobre la marcha, controlando también los puntos de acceso de las criaturas para inclinar la balanza a nuestro lado. Todo ello a una velocidad de juego elevada que hace que tengamos que estar atentos a lo que sucede para no perder el hilo, manteniendo un ritmo muy intenso y dinámico.

Es importante estar atentos a las criaturas que invoca el enemigo porque cada una de ellas tiene habilidades especiales, que nosotros tendremos que contrarrestar con las de nuestras criaturas. Estas habilidades van mejorando según progresa el juego y acumulan experiencia, y lo mismo en realidad se aplica a los personajes mediante un sistema de quickenings, unas habilidades definitivas que realmente le pueden dar la vuelta a la tortilla si sabemos usarlas de la manera apropiada. Será importante, por tanto, ver cuándo las habilidades están disponibles para ser apropiadas y saber administrarlas como parte esencial de nuestra estrategia de juego, y una variable esencial a poco que avancemos y lleguemos a retos más complejos.

La verdad es que todo el sistema de juego está orientado para simplificar su accesibilidad casi al máximo. Como juego de estrategia, las variables de gestión de recursos y unidades son sencillas, y como juego de rol, sucede lo mismo en cuanto a los elementos propios del género. Esto tiene, como consecuencia, que Final Fantasy XII: Revenant Wings resulte muy directo en su acción, lo que nos parece acertado para una consola portátil, pero quizás en algunos momentos se hubiese agradecido tener que desarrollar estrategias de gestión, planteamiento y evolución de personajes más elaboradas o complejas. Desde luego, tiene la virtud de resultar divertido e intenso, y esto es más un rasgo definitorio que una carencia, pero un poco más de complejidad general le podría haber sentado bien.

A nivel técnico, el juego muestra gráficos de un buen nivel, sobre todo en sus entornos, con buenas ilustraciones y unos sprites bidimensionales para los personajes impresos sobre fondos mucho más elaborados. El resultado es bueno, aunque con cierto toque retro en ocasiones, todo sea dicho. La verdad es que las secuencias prerrenderizadas son todo un golpe de efecto, y marca de la casa, mejorando en mucho la presentación general del título. En cuanto a lo que vemos habitualmente en pantalla, la perspectiva de la cámara está fijada en un ángulo isométrico que permite buena visión y se adapta más que bien al género. En muy pocas ocasiones habrá obstáculos que impidan ver a los enemigos, y el juego está liberado casi por completo de ralentizaciones y otros defectos.

La música, por su parte, nace en Final Fantasy XII y se prolonga en Revenant Wings en estilo y, en ocasiones, composiciones, dotando a ambos títulos de un ambiente bastante homogéneo en este sentido. Si la música en FF XII era de una gran calidad, la verdad es que salvando las distancias que marca el soporte de Nintendo DS podemos decir lo mismo en esta ocasión.

Conclusiones
Final Fantasy XII: Revenant Wings es una muy interesante continuación del juego de PS2 que logra algo muy importante: reinventa el título, lo cambia de género, consola y le da un giro radical... y pese a eso conserva toda la esencia. Su combate es intenso, nos obliga a pensar rápido, y aunque las primeras misiones pueden parecer cortas, si nos metemos a hacer también las secundarias nos vamos a encontrar con un juego de una duración considerable que, una vez terminado, todavía tendrá rejugabilidad por ofrecernos, en forma de trofeos coleccionables, o conseguir todas las criaturas del juego. Se convierte, en definitiva, en una de las apuestas más interesantes del catálogo de la consola y en uno de los juegos más destacables para unos primeros meses del año que se ven muy prometedores.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Análisis
2021-11-24 15:47:00
Final Fantasy V regresa con una cuidada remasterización que se convierte automáticamente en la opción ideal para descubrir o revivir este clásico de la veterana saga de Square Enix.
Lamentum - Análisis
Lamentum - Análisis
Análisis
2021-11-23 11:42:00
Si echáis de menos el survival horror clásico y os gusta la estética pixel art, no os perdáis este interesante juego español.
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Análisis
2021-11-22 09:28:00
Los creadores de Battle Chasers: Nightwar adaptan personajes e historias de League of Legends a un divertido juego de RPG que busca expandir la licencia.
Pokémon Diamante Brillante / Perla Reluciente - Análisis
Pokémon Diamante Brillante / Perla Reluciente - Análisis
Análisis
2021-11-17 15:00:00
Los remakes de las entregas de cuarta generación que llegan a Switch replican los juegos de Nintendo DS ofreciendo un JRPG accesible y cargado de contenido.
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
Análisis
2021-11-17 11:20:00
Volvemos a Skyrim diez años después con una Anniversary Edition que se presenta como la mejor versión de la magnífica obra de rol de Bethesda, destacando por su nuevo contenido y mejoras gráficas.
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-11-16 12:03:00
Rockstar nos trae de vuelta la revolucionaria trilogía de 128 bits de GTA con una remasterización repleta de problemas e indigna de su importante legado.
Género/s: JRPG / Rol
Plataformas:
NDS

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
8.8
  • Fecha de lanzamiento: 15/2/2008
  • Desarrollo: Square Enix
  • Producción: Square Enix
  • Distribución: Proein
  • Precio: 39.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Tarjeta de juego
  • Textos: Español
  • Online: Sí
COMUNIDAD
7.76

PUNTÚA
Final Fantasy XII: Revenant Wings para Nintendo DS

67 votos
Flecha subir