Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. ¿Nos vuelve 'locos' el ruido? El aumento de decibelios nos impide pensar, según estudio

¿Nos vuelve 'locos' el ruido? El aumento de decibelios nos impide pensar, según estudio

La Universidad de Chicago ha realizado un estudio que demuestra que, un simple aumento de diez decibelios en nuestro entorno de trabajo nos impide pensar correctamente y reduce nuestra productividad.
¿Nos vuelve 'locos' el ruido? El aumento de decibelios nos impide pensar, según estudio
·

Síguenos

Sí, lo sabemos: hay estudios para todo. Desde informes que alertan sobre la búsqueda de extraterrestres a la valoración de celebridades influyentes o incluso sobre la dificultad de elegir películas o series en Netflix. Pero este podría interesarnos especialmente: el ruido es perjudicial para nuestra salud aunque no lo creamos.

Aunque no es algo nuevo, sí es cierto que el exceso de ruido es cada vez más habitual en nuestro día a día. Sin embargo, es algo a lo que no se presta demasiada atención, ya que es muy difícil de cuantificar en comparación a otras formas de contaminación urbana. Pero sí nos afecta, nos hace daño y nos impide trabajar, relacionarnos o incluso pensar. Es más: un aumento de los decibelios puede hacernos rendir mucho menos en nuestras rutinas.

PUBLICIDAD

Menor capacidad de concentración, peor salud y más 'desorden' mental

El trabajo publicado por la Universidad de Chicago ha comprobado que un aumento de 10 decibelios en el ruido ambiental reduce nuestra productividad hasta un 5%. Esto, en números brutos, quizás no parezca mucho, pero el experimento realizado de forma aleatoria con trabajadores de Kenia ha estado analizando de forma pormenorizada el impacto de la contaminación acústica en nuestro rendimiento, y ha conseguido demostrar que el ruido es capaz de pulverizar la concentración e impedirnos pensar correctamente. No es algo evidente para el afectado, al menos de primeras, pero sí es una suerte afección sutil que está minándonos poco a poco, generando un malestar durmiente y latente del que no somos conscientes. ¿Consecuencias? Depresión, alteración del sueño, cambios de humor e incluso desórdenes alimenticios.

Obra ruido

Como explican en Magnet, la investigación compara el impacto que el ruido tiene en nuestra función cognitiva con otras externalidades negativas, como las temperaturas extremas o la contaminación del aire. Es decir, aunque éstas también afecta a nuestro rendimiento o productividad, el ser humano sí es capaz de percibir el calor asfixiante y lo considera un problema para trabajar, al igual que un exceso de polución. Pero el ruido no tiene el mismo valor para empleados o empresarios, y mucho menos para el ciudadano que simplemente está paseando y decide sentarse en una terraza al lado de una obra.

La investigación compara el impacto que el ruido tiene en nuestra función cognitiva con otras externalidades negativas

El ruido nos vuelve locos, nos impide pensar con claridad más allá de dificultar nuestra conversaciones y comunicaciones con otros interlocutores. El estudio de la Universidad de Chicago afirma que la pérdida de la función cognitiva es evidente, y que a la larga, un exceso de ruido mina nuestra salud y bienestar. "La ciencia ha demostrado cómo una función cognitiva fuerte está relacionada con mejores resultados en el mercado laboral, mejor salud física y un mayor éxito en la escuela", comentan en el informe. Pero no se está haciendo nada para impedirlo. Nos importa poco, y los trabajadores o empresarios no se preocupan por reducir o mitigar las fuentes de ruido. "El ruido es un problema importante que difícilmente será solucionado por la adaptación de los individuos", concluye el autor del estudio, por lo que se necesitarán grandes soluciones estructurales, ya que no afecta a todos los humanos por igual.

Hay más ruido en Delhi o Ciudad de México que en Nueva York o Madrid, y las diferencias entre ciudadanos es evidente, aunque hay un factor que no se puede obviar: a mayor ruido, mayor rendimiento económico y mayor nivel de prosperidad o avance general. Es una contradicción, pero muchos gobiernos no están dispuestos a sacrificar un nivel de vida más alto por reducir la contaminación acústica.

ciencia
ruido
tecnología
PUBLICIDAD

Más sobre Tecnología

Comentarios: 0
RANDOM
Flecha subir