U-tad incorpora a su método lo aprendido en la pandemia

Los alumnos de los másteres en videojuegos están desarrollando este año Ronin-Hood Sisters y Steelbound.
·

En el último año y medio ha cambiado la vida de todo el mundo, los métodos de trabajo, la manera de relacionarse y hasta la educación. La universidad también tuvo que adaptarse organizando clases a distancia y exámenes online. El Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital (U-tad) preparó en tres días la infraestructura necesaria para continuar con las clases de manera virtual de manera que apenas se perdieron horas lectivas y cada día se impartían más de cien clases diarias online, desde las nueve de la mañana a las nueve de la noche y en ocasiones hasta con 500 alumnos recibiendo formación de manera simultánea, entre ellos los alumnos de los másteres en Programación, Game Design y Arte y Diseño Visual de Videojuegos quienes siguieron trabajando en sus proyectos siguiendo el método U-tad, que agrupa a alumnos de los tres másteres para crear equipos multidisciplinares que trabajan en un videojuego como si se tratase de un proyecto comercial.

U-tad incorpora a su método lo aprendido en la pandemia Imagen 2

Más canales de comunicación y revisiones online

Pasó lo peor de la pandemia y comenzó otro curso, con requisitos sanitarios diferentes, y la universidad de adaptó a las nuevas condiciones. En enero los alumnos de los másteres de este curso comenzaron a trabajar en Ronin-Hood Sisters y Steelbound, que en octubre deberán tener una demo jugable. La experiencia de estos meses pasados de combinar la formación presencial y el trabajo online ha dejado algunas enseñanzas para U-tad. "Hemos ajustado e introducido algunas mejoras que aprendimos, aunque parezca extraño, gracias a tener que trabajar remotamente el año pasado. Ahora tenemos más canales de comunicación y muchas revisiones ‘on demand’ las integramos de manera no presencial", explica Francisco Javier Maki Soler, director de Proyectos de Videojuegos de U-tad y CEO del estudio Fakto.

U-tad incorpora a su método lo aprendido en la pandemia Imagen 3

Los equipos formados por alumnos de los másteres debe in cumpliendo los hitos establecidos por la universidad para los proyectos en los que trabajan; son los alumnos quienes toman las decisiones referentes a las características del juego, aunque cuentan con el apoyo de los profesores, según explica Soler, los profesores "solo recomendamos, no imponemos. Salvo en contadas ocasiones, normalmente los alumnos deciden el 99% de las propiedades de sus juegos. Nosotros solo nos aseguramos de que son decisiones validas y que pueden llevarlas a cabo en el tiempo y recursos disponibles".

El método U-tad es la plasmación de un modelo educativo basado en preparar a los estudiantes para un mundo laboral real, de ahí que se divida a los alumnos en pocos equipos de entre 15 y 20 personas que deben organizarse para que el trabajo salga adelante. No se crean grupos más pequeños porque, dice Maki, "replicar las condiciones de un estudio requiere de varios departamentos y estructuras piramidales (no en todos los casos). Disponer de esas condiciones con equipos de 4 o 5 personas sería muy difícil. La realidad es que, en la mayoría de los casos, es lo que se encontraran cuando ejerzan el oficio profesionalmente".

U-tad incorpora a su método lo aprendido en la pandemia Imagen 4

Adaptarse a un estilo gráfico es importante

Las condiciones sanitarias no son todavía las de un curso normal, pero los alumnos han podido recibir la formación gracias a esa adaptación de U-tad a cada momento de la pandemia. Los alumnos de los másteres están desarrollando dos juegos. Frozenham Studios trabaja en Ronin-Hood Sisters, un roguelite de rol estratégico por turnos con un aspecto de anime y ambientado en un Japón ficticio. El juego recuerda mucho a las referencias visuales que sus creadores han elegido, pero Soler considera que no es un problema, "una de las condiciones fundamentales de un artista profesional es ajustarse y adaptarse al estilo del juego que está desarrollando. Puedes encontrarte con estilos totalmente enfrentados y salvo para los que acaben dedicándose a la Dirección de Arte, será lo habitual. Siempre intentamos que lo hagan ‘suyo’ pero no siempre pueden desarrollar un estilo grafico innovador y eficiente en el tiempo que tenemos, apoyarse en un estilo ya consolidado siempre es una buena opción".

Si en el aspecto artístico más importante que innovar es mantenerse fiel al estilo elegido, en la jugabilidad sí podemos esperar que sea una experiencia con personalidad; según Soler, lo más prometedor de Ronin-Hood Sisters es la combinación de elementos que el estudio ha elegido: " Al igual que en un plato de cocina, no pretendemos inventar "nuevos ingredientes" simplemente combinarlos de manera original y eficiente para dar una experiencia nueva al jugador cooperativo basada en términos y conceptos que ya conoce", afirma.

U-tad incorpora a su método lo aprendido en la pandemia Imagen 5

Una propuesta interesante que debe ser atractiva también

Ishtar Studios está creando Steelbound, un juego cooperativo en vista isométrica que parte de una premisa prometedora pero compleja: dos personajes muy diferentes deben compartir una misma espada intercambiando sus papeles, de manera que el que lleva el arma ataca y el otro le apoya con magias. Esto requiere que los dos jugadores se coordinen; ya que el personaje que la blande va perdiendo la vida poco a poco pero no puede traspasarla al otro hasta que este la reclame, lo que garantiza partidas intensas. Esta fórmula es exigente ya que solo se podrá jugar en multijugador, "la propuesta debe ser suficientemente interesante y atractiva como para asumir ese coste", acepta Maki, quien también apunta a que ese valor del estudio a la hora de arriesgar es uno de sus principales valores con la mecánica principal, "que sí es más innovadora y arriesgada de lo habitual", dice Soler aunque añade: "una vez más, creo que el conjunto es lo que prima".

La universidad se ha ido adaptando a las condiciones sanitarias de cada momento, pero ¿y los alumnos?, ¿son los de este año como los de cursos anteriores? Soler sostiene que el cambio que se ha percibido en los alumnos no es fruto de la pandemia, sino de que quienes acuden a U-tad tienen más claros sus objetivos: "Cada año los alumnos vienen más preparados de base. Son más conscientes de a que se van a enfrentar y tienen un conocimiento del medio más evolucionado. Por lo demás siguen igual de apasionados y entregados que en ediciones anteriores", dice al preguntarle al respecto.

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir