Vandal

Consejos generales para The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition

Algunos conceptos básicos explicados para que no te pierdas en el mundo de Skyrim.
·

The Elder Scrolls V: Skyrim nos traslada hasta el inmenso reino de Skyrim. Un vasto mundo abierto con cientos de lugares para explorar y una infinidad de misiones para completar.

CONTROLES

L3/LS: Agacharte
L2/LT: Arma o hechizo secundario / Bloquear
R3/RS: Cambiar vista Primera / Tercera persona
R2/RT: Arma o hechizo principal
Triangulo/Y: Saltar
Cuadrado/X: Enfundar / desenfundar arma
Circulo/B: Menú principal / Cancelar
Equis/A: Aceptar / Botón de acción
Arriba: Acceso rápido a equipamiento favorito
Abajo: Acceso rápido a equipamiento favorito
Joystick izquierdo: Mover personaje
Joystick derecho: Mover cámara
Start: Menú de misiones / Guardado
Select: Menú de tiempo (Para avanzar horas a nuestro gusto)

Muchos son los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de jugar al juego y por eso os hemos preparado algunos consejos generales que hay que tener en cuenta.

PUBLICIDAD

Creación del personaje y elección de raza

Al poco de comenzar a jugar a The Elder Scrolls V: Skyrim habrá que crear a nuestro personaje a nuestro gusto y también elegir cuál será su raza. El aspecto de nuestro personaje no influirá en nada durante el juego, pero si la raza aunque realmente apenas importa.

Dependiendo de si queremos ser un guerrero, un ladrón, un asesino, un arquero o un mago habrá que coger a alguna de las siguientes razas:

  • Guerrero: Nórdico – Orco – Imperiales – Guardia roja
  • Ladrón: Argoniano – Khajiita – Elfo oscuro
  • Asesino / Arquero: Khajiita – Elfos del bosque
  • Mago: Altos elfos – Bretones – Elfo oscuro

Cada una de las razas del juego comienza con una bonificación extra en las artes / habilidades que más le caracterizan. Por ejemplo un Nórdico hará más daño con las armas al comienzo que un Alto elfo, mientras que esté será mejor con las magias.

Hay que tener en cuenta que según vayamos avanzando en el juego esta diferencia será casi imperceptible debido a que podremos repartir los puntos de habilidad de igual forma sin importar la raza que elegimos al comienzo del juego.

No habrá ningún problema en elegir un Elfo del bosque y usarlo como el mejor espadachín de las tierras de Skyrim.

Elección de habilidades

Cada vez que aumentemos de nivel en The Elder Scrolls V: Skyrim conseguiremos un punto de habilidad de podremos gastar en la habilidad que queramos en la rama de habilidades.

Hay que tener en cuenta que para aprender ciertas habilidades de la rama de armas o de armaduras por ejemplo primero habrá que haber alcanzado cierto nivel de "uso" de las mismas. Por ejemplo, algunas habilidades que nos mejora el daño de cierta arma requerirán que hayamos usado ese tipo de arma para atacar a ciertos enemigos.

Antes de comenzar a repartir puntos a lo loco es muy importante tener en cuenta el tipo de personaje que vamos a crear. Si vamos a querer jugar con un personaje que lleve espada y escudo y armadura pesada de poco servirá aprender habilidades que nos aumenten el daño con otro tipo de armas o haga que nuestras armaduras ligeras sean mejores.

Es muy importante tener esto claro desde el principio del juego porque no existe forma de volver a repartir los puntos ya asignados, por lo que si queremos tener un personaje adecuado a nuestro gusto habrá que estudiar todas las posibilidades.

Decisiones importantes en la historia

A lo largo de la historia de The Elder Scrolls V: Skyrim llegaremos a ciertos puntos en los que habrá que tomar ciertas decisiones importantes como por ejemplo unirse a otro bando, atacar una ciudad u otra, unirnos a cierta hermandad o incluso elegir qué tipo de personaje queremos ser.

Para llegar a conseguir el 100% hay que tener en cuentas ciertas decisiones del juego. Algunas de ellas te obligan a unirte a un bando u otro y cada uno de ellos tiene sus propios logros / trofeos por lo que habrá que crear un backup para conseguir cada uno de ellos o comenzar una nueva partida desde cero.

Crea y encanta tu equipo

Las mejores armas y armaduras del juego se consiguen a base de construirlas en la forja y encantarla con las habilidades / características que más nos gusten.

Para esto primero hay que aprender toda la rama de herrería y encantamiento. Al subir estas ramas de habilidades conseguiremos nuevas recetas de creación y podremos añadir habilidades mucho más poderosas a nuestro equipo.

¿Humano, vampiro o lobo?

Una vez de las decisiones más importantes que habrá que tomar en The Elder Scrolls V: Skyrim es elegir si queremos ser un humano, un vampiro o un lobo.

Cada una de estas especies tiene sus ventajas y desventajas obviamente. De igual forma cada una tiene su propia cadenas de misiones y logros / trofeos por desbloquear por lo tanto habrá que acabar cada una de ellas y valorar cual nos gusta más para saber qué decisión tomar.

En cualquiera de los casos podremos quitarnos la "enfermedad" de vampirismo o licantropía siempre que queramos por si acaso nos cansamos de ese modo de juego.

En los apartados de Vampirismo y Licantropía de esta guía encontrarás toda la información que necesitas.

Forzar cerraduras

Durante todo el juego encontrarás cofres y puertas cerrados. Siempre que tengas alguna ganzúa en tu inventario podrás forzar la cerradura para poder recoger los tesoros que hay en su interior o acceder a zonas secretas.

Nuestro consejo es que antes de forzar la cerradura siempre guardes la partida. Al hacerlo podrás probar a abrir la cerradura todas las veces que quieras hasta averiguar cuál es la posición exacta que debe tener la ganzúa.

Una vez que sepas cual es la posición carga la partida y abre la cerradura. De esta manera podrás mantener las ganzúas siempre en tu inventario y no dejarás nada sin abrir.

De igual forma existe una habilidad que te permite abrir las cerraduras con mayor facilidad. Si no quieres usar este pequeño truco sería conveniente asignar algún punto a esta habilidad para abrir fácilmente incluso las cerraduras más complicadas.

Menhires de poder

Repartidos por todo el mapa de The Elder Scrolls V: Skyrim encontrarás repartidos un total de 13 menhires. Cada uno de ellos te otorgará un poder, habilidad o característica diferente. Solo puedes llevar activado un solo poder a la vez por lo tanto tendrás que elegir cual es el que más te conviene según tu modo de juego.

Misiones secundarias

A lo largo de todo Skyrim encontrarás NPC de forma random que te ofrecen pequeñas misiones a cambio de alguna recompensa. Estas misiones te llevarán a lugares secundarios a los que tú mismo podrías ir por tu cuenta pero gracias a estas misiones podrás incluso acceder a zonas secretas en las que encontrarás increíbles tesoros.

Explora cada zona al máximo

Cada vez que exploras cualquier zona de Skyrim (mazmorras, cuevas, templos…) podrás abrir el mapamundi para señalar esa zona y ver si aparece la etiqueta "Completado" junto al nombre de la zona. Esto significa que has acabado con todos los enemigos, que completaste la misión principal o que ya encontraste el mayor de los tesoros que se esconde en su interior. Si no aparece esta etiqueta es que falta algo por explorar.

Cambia la dificultad

Al comenzar el juego podrás elegir la dificultad que quieras. Segú avances en el juego te irás haciendo más fuerte gracias al aumento de niveles y al equipo que irás consiguiendo por lo tanto si quieres tener un reto mayor en el juego siempre podrás aumentar la dificultad. De igual forma también podrás disminuir la dificultad siempre que quieras y en cualquiera de los casos conseguirás todos los logros / trofeos del juego.

Guarda la partida con frecuencia

Pese a que el propio juego guarda la partida cada poco tiempo nuestra recomendación es que guardes la partida con frecuencia para evitar problemas. Guarda siempre antes de tomar alguna decisión, cuando vayas a robar… apenas tardas unos segundos en guardar la partida y esto puede ahorrarte horas de tener que volver a repetir una parte del juego.

Flecha subir