Vandal

Jefes finales de Crash Bandicoot: cómo derrotarlos fácilmente.

Derrotar a los jefes finales de Crash Bandicoot puede parecer complicado, pero siempre que sepas unas pocas cosas, tendrás todas las de ganar.
Jefes finales de Crash Bandicoot: cómo derrotarlos fácilmente.
·

Como juego de plataformas que realmente es, los jefes finales de Crash Bandicoot no son una gran amenaza como en los juegos de aventuras. Todos, básicamente, consisten en comprender los patrones de ataque o saber a la perfección cuándo debes atacar.

Por eso hemos preparado esta pequeña enciclopedia de jefes finales para que sepas cómo derrotarlos a todos fácilmente.

Papu Papu

Éste es supersencillo. Simplemente esquiva sus ataques giratorios y sáltale encima cuando puedas.

PUBLICIDAD

Ripper Roo

Aquí tenemos que activar las cajas TNT para conseguir que exploten cuando Ripper Roo está cerca de ellas. La clave está en intentar activar todas las cajas posibles justo antes de que empiecen a moverse hacia la parte inferior de la pantalla.

Koala Kong

Aquí no hay mucho truco. Esquiva todo lo que Koala Kong te lanza, y cuando empieza a hacer posturitas, golpea la piedra grande que habrá lanzado. Cuidado con las vagonetas de la mina, que pueden bloquear nuestros lanzamientos.

Pinstripe

En esta batalla tendremos que escondernos y atacar cuando el jefe recarga. La silla de la parte inferior izquierda de la pantalla suele ser un lugar seguro; sólo intenta no dejar parte de Crash fuera de la cobertura para evitar que le dispare. Repite 8 veces, y listo.

Nitrus

Este jefe puede ser un poco complicado, pero sólo necesitamos paciencia y actuar rápido. Cuando nos lance las pociones verdes, éstas se convertirán en monstruos. Podemos esperar a que se estén quietos para golpearlos o hacerlo mientras nos persiguen. En cualquier caso, la clave es esquivar las pociones rosas y golpear los monstruos que salen de las verdes.

Al final, cuando se transforme en monstruo, tendremos que subirnos a los bloques de piedra y saltarle en la cabeza.

Neo Cortex

Difícil, pero no imposible. Tenemos que devolver con un ataque giratorio las bolas verdes de energía que nos lanza, y esquivar todas las demás. La clave es quedarnos en la parte central de la pantalla para ver los patrones de movimiento de las bolas que aparecen por los laterales.

Buscar en la guía

Flecha subir