Análisis de The 3rd Birthday (PSP)

Más acción, menos rol. Así es el regreso de Aya Brea a los videojuegos.
The 3rd Birthday
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9.5
NOTA
8.7
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión PSP.

Escuchar las primeras notas del tema principal de Yoko Shimomura para la serie Parasite Eve más de 10 años después del original –inédito en Europa- trae muchos recuerdos a los poseedores de estos juegos tan conocidos en la era 32 bits de PSOne. Aunque nunca llegaron a gozar de la misma popularidad que el "survival horror" por antonomasia de la consola, Square Enix creó unos juegos muy particulares que consiguieron diferenciarse de la saga de Capcom, Resident Evil, gracias a la inclusión de elementos fantásticos, como poderes o magias, personalización mucho más profunda, y una historia más trabajada.

Brevemente podemos resumir que el primer Parasite Eve (1998) era un juego de terror y supervivencia es de rol ambientado en Nueva York, que reflejaba lugares emblemáticos de la ciudad como Central Park, Chinatown, museos, calles… La evolución –y revolución- de las mitocondrias son el motivo de un peligro que Aya Brea, una novata del cuerpo de policía, consigue dominar en su beneficio a modo de poderes especiales.

Poco después se lanzaría Parasite Eve 2 (1999), que en esta ocasión sí llegó a todos los continentes, mucho más cercano a Resident Evil en el uso de cámaras, aunque conservando elementos roleros –conseguir puntos de experiencia al derrotar monstruos- y personalización que aún mantenían el sello de Square. La acción se trasladaría a tres escenarios, brevemente a un edificio de Los Angeles, a un pueblo abandonado con aire al viejo Oeste y a un gran laboratorio de experimentación. Especialmente Dryfield, el segundo de ellos, sorprendió por su buena ambientación, lejos de callejuelas o enclaves de ciencia ficción.

PUBLICIDAD

Con The 3rd Birthday para PSP, Square Enix salda una deuda con muchos jugadores al continuar con este universo y de paso, dar a conocer a una nueva generación las virtudes de esta saga, aunque posiblemente, el regreso de Aya Brea no sea tal como esperaban los veteranos. Y es que con el juego, del cual se han caído las palabras Parasite Eve, vuelve a primera línea con algunas novedades adaptadas también a la situación actual y la popularidad de los juegos de acción. Estaba claro que muchos de los elementos como los fondos estáticos prerenderizados y especialmente el control de los dos primeros juegos serían eliminados, pero los cambios han ido un paso más allá; muchos positivos, y otros quizás, nos hagan plantear si realmente estamos ante una secuela, una noticia no mala de por sí.

El juego comienza con un nuevo día de Nueva York, un 24 de diciembre de 2012. Como es tradición ya en la saga, está nevando en la ciudad, y un nuevo peligro asola a la población, en este caso, de consecuencias mucho más desastrosas que el incidente en la ópera que inicia el original Parasite Eve. Una serie de monstruos y una especie de torre compuesta por tentáculos asciende del interior de la tierra en pocos minutos, rediseñando el perfil de la isla. Un año más tarde del desastre, Aya Brea y el resto de fuerzas especiales CTI (Counter Twisted Investigation) intentarán hacer frente a este peligro conocido como Twisted de una forma un tanto especial. Además, la historia mezclará sueños y visiones misteriosas para dar al juego un argumento bastante interesante que desarrolla la personalidad de la heroína tanto o más que anteriores juegos.

Esta vez, Aya no se lanza a recorrer las calles en solitario empuñando un arma y derrotando a dos o tres inocentes mutantes simiescos como era tradicional. De una manera similar a algunas historias de ciencia ficción como Ghost in the Shell o incluso al juego de la propia Square Enix Mindjack, Aya se encontrará de manera física en una máquina mientras controla el cuerpo de un agente estándar, apropiándose también de sus armas. Como en Matrix, morir en el campo de batalla supone también a efectos prácticos la muerte real de Aya, por lo que tampoco hay barra libre para temeridades. El argumento juega también con la dimensión del tiempo, porque Aya es la única capaz de viajar a los recuerdos del pasado para intervenir en esta misión. Es un título que comienza casi de manera independiente respecto a los dos anteriores Parasite Eve, no requiere conocer los anteriores ni el tema de las mitocondrias, aunque presenta algunos cameos de personajes secundarios de los originales.

 1

El primer capítulo es un pequeño tutorial que sirve de toma de contacto a este juego de acción y descubrir la novedad más importante de The 3rd Birthday: el "overdive". Se ha reducido mucho el aspecto de supervivencia y soledad, las balas ya no escasean como en anteriores juegos, ni hay ese terror ante un simple enemigo de movimiento lento. Eso no quiere decir que el juego haya perdido parte de su temática, y por ejemplo, es un juego sangriento, bastante explícito para el nivel al que nos tiene acostumbrados Square Enix. El "overdrive" funciona en la práctica como una teletransportación, además rápida y tan fácil de ejecutar como pulsando un botón si estamos apuntando a un soldado como objetivo. Por supuesto, esto echa por tierra el ambiente de "survival horror", pero tras unos cuantos minutos de partida, ya tenemos asumido el nuevo género en el que se encuentra Aya.

La idea detrás de la teletransportación abre un gran abanico de posibilidades a la estrategia del combate y de la exploración. En la parte del combate, supone pensar desde varios puntos del mapa, pues en un instante puedes encarar a un jefe desde la otra esquina del escenario, huir de un ataque inminente, o evitar una emboscada numerosa. Para la exploración también es útil, pues ahorra mucho tiempo caminando, exponiéndose a peligros, e incluso para alcanzar lugares inaccesibles de otro modo –por ejemplo, si un soldado se encuentra en una gran altura-. Hay que tener en cuenta que cada soldado tiene su propia vitalidad y armas, por lo tanto, se respeta esa sensación de controlar a otros personajes, aunque de manera externa se muestre Aya, y no a un armado militar que se mueve a la velocidad de la luz. El "overdrive" también se puede utilizar como arma, si tras dañar a un Twisted y debilitarlo aparece una señal del botón triángulo, podemos "entrar" en él y realizar un golpe muy potente, aunque tras este movimiento quedaremos algo debilitados durante unos segundos.

 2

Otra habilidad que Aya ha ganado es la de entrar en un estado de liberación cuando se rellena una barra al disparar a los Twisted, un estado más poderoso del habitual que podemos desatar pulsando dos botones y que nos permite esquivar fácilmente disparos enemigos, haciendo que casi seamos invulnerables un breve periodo de tiempo. Nuestro poder de ataque aumenta –Aya empuña dos pistolas-, así como la técnica "overdrive" sobre los enemigos es más fuerte. Se tarda en rellenar la barra, así que es una habilidad que hay que no se puede desaprovechar en cualquier situación: los jefes finales disponen de varias barras de vida y piden a gritos el uso de este as en la manga.

Es evidente que gran parte del encanto añejo al terror de derrochar balas o superar puzles consistentes en buscar una llave para abrir una puerta ha desaparecido. Pero, una vez superado, estamos ante un excelente juego de acción. Incluso nos atreveríamos a decir que es uno de los más cómodos y divertidos de PSP. Resulta sorprendente la facilidad con la que Square Enix ha solucionado muchos de los problemas que han restado puntos a otros juegos que han intentado hacer un título de disparos en portátil -también es cierto que el uso de autoapuntado lima muchas asperezas en el tema de control de cámara-.

 3

Con la configuración estándar, el gatillo R sirve para disparar, mientras que L apunta a un objetivo y centra la vista en él. Manteniendo el gatillo izquierdo pulsado durante unos segundos además hace que todos los soldados de la zona centren sus disparos a nuestro enemigo, es una forma de acabar rápido con el monstruo que más nos molesta. El botón analógico responde bien y Aya se desplaza con velocidad, y podemos usar las tan habituales coberturas para ocultarse y asomarse –muchas de estas coberturas se pueden romper, no obstante-.

La selección de armas es otro punto a favor. El menú es en tiempo real, no hay esa pesada carga de menú de opciones que pausa el juego, uno de los lastres de muchos del terror clásico. La solución de Square Enix es muy similar a la impuesta por juegos de acción en tercera persona, al pulsar cuadrado se muestran las diferentes armas y elegimos la que nos interesa, por potencia o munición disponible. En este sentido, la pistola básica cuenta con munición infinita, aunque su daño es muy limitado y sólo recomendable para situaciones desesperadas o cuando hay tierra de por medio. La salud se recarga también de manera temporal, aunque de manera bastante lenta, no conviene recibir muchos daños, aunque siempre podemos tener en cuenta el "overdrive" para mejorar la salud, utilizando un nuevo huésped.

Aunque a simple vista parece que es un juego de acción en tercera persona tan "similar" a los primeros Parasite Eve como lo era Resident Evil 4 respecto a los primeros de su saga, el juego tiene algunas peculiaridades que lo diferencian de la competencia. Por un lado, como hemos dicho, las coberturas se destruyen, así que no es buena idea mantenerse oculto para asomarse brevemente. Estas zonas "seguras" se utilizan preferentemente para tareas como recargar el arma, y generalmente la estrategia más válida es moverse constantemente, esquivando enemigos y sus disparos. Y aunque con casi todas las armas hay apuntado automático, las armas con mira, tipo rifle francotirador, respetan el control manual. Resumiendo, se respetan algunas características de Parasite Eve II agilizando el control, algo que gustarán a los más roleros, pero puede ser considerado un sacrilegio si lo que se busca es un shooter puro.

 4

El diseño de los enemigos en Parasite Eve quizás no ha sido el punto fuerte de la serie, aunque en el pasado sí destacaron por la variedad y originalidad. En los dos primeros abundaban las mutaciones de animales, algunas tan extravagantes como el caballo con cara humana de Parasite Eve II. En The 3rd Birthday con el cambio de argumento aparecen los Twisted, unos enemigos mucho más amorfos y con menos encanto aún. Los hay bípedos, tipo zombi pero más grandes y de largas extremidades, otros flotantes… no son especialmente atractivos y poseen una inteligencia limitada. La cosa cambia cuando hablamos de los jefes, mucho más grandes y con patrones de ataque más trabajados, que pondrán a prueba nuestros reflejos e inteligencia. No todos se derrotan de una manera sencilla ni exponen los puntos débiles, puede que necesitemos subir a puntos elevados del escenario o controlar bien nuestra posición con el "overdrive". A algunos enemigos poderosos ni siquiera podremos ganarlos, siendo la huida la única opción.

Para hacer frente a los peligros, existen diversas armas divididas en clases, cada una con unas características que la hacen idónea según la situación. Hemos dicho que Aya tiene una pistola básica con ella, y también es capaz de poseer el arma del soldado que se controla y granadas, pero también se pueden añadir dos armas propias más, adquiridas en una tienda mediante los puntos conseguidos por derrotar a los Twisted. También podemos mejorar las armas. En general, el arsenal es mucho más potente que en los juegos originales, pues lo más habitual será la compañía de un fusil con el cargador de cientos de balas lleno.

 5

Sin embargo, el aspecto más rolero, realmente el único, proviene de la personalización de Aya, que en este caso se hace mejorando el ADN. Cuando usamos el "overdrive" en enemigos y humanos, recolectamos porciones de este material genético, que se coloca en un tablero de tres por tres. Este ADN tiene características como mejorar salud, defensa y otras una vez las colocamos en la rejilla, pero hay que tener en cuenta que una vez colocadas, se quedan ahí. Lo curioso del asunto es que se pueden poner más porciones de ADN sobre las casillas, aunque ya estén ocupadas por una anterior; eso sí, el resultado de unir dos esferas puede alterar el resultado, como mejorar la habilidad, empeorarla, o mutar en una nueva. Entra también en juego la proximidad entre dos mejoras del mismo tipo, que suman sus valores; por ejemplo, quizás en lugar de nueve potenciadores diferentes, decidamos gastar algunas casillas para mejorar un aspecto concreto. Por lo tanto, los puntos que definen a la protagonista pueden ser muy diferentes entre dos jugadores al final de la partida, tras decenas de cambios en esta configuración.

Otro elemento de personalización, muy promocionado con el juego, es el de la ropa a modo de moderna armadura. A más vestimenta y resistencia, más protección. A ropa más ligera, se muestra más piel de Aya pero somos más vulnerables. La tela se rasga a medida que recibimos daños, pierde su efectividad y se degrada en jirones. Es un efecto curioso y hasta realista para mostrar el impacto de los enemigos, hasta ahora en los juegos los personajes podían cambiar su animación por otra más titubeante o mostrar sangre, pero no este grado de destrozo físico. En los terminales de guardado esparcidos por los niveles, que actúan como tiendas para armas, podemos restaurar esta ropa para recuperar sus propiedades utilizando los puntos ganados en combate.

 6

Globalmente, ante The 3rd Birthday se pueden tener dos perspectivas. La del seguidor de Parasite Eve es que no se tratará de una secuela, es sólo un juego con la misma heroína, algunas similitudes –temática de monstruos- y un argumento interesante, pero que ha eliminado ambientación y el encanto de recoger un objeto en una sala, volver a una zona pasada del mapa, abrir una puerta y resolver algún minijuego o puzle. Por otro lado, es un juego con sobrada calidad, que merece atención por méritos propios. No llega a ser un juego de acción como podría ser Uncharted o Gears of War porque existe apuntado automático, el ritmo es algo más lento y cuenta con elementos de personalización poco habituales en este género. A medio camino entre rol y acción, no gustará a puristas que busquen exclusivamente uno de los dos extremos, pero sí al público interesado en una de las últimas superproducciones de PSP que se adapta bien al control de portátil.

Un aspecto a mencionar es el terror. En The 3rd Birthday ha desaparecido por completo, aunque también es cierto que ninguno de los dos anteriores Parasite Eve llegaron a ser juegos comparables a Silent Hill. Lo que sí tiene es tensión, con Twisted que aparecen "de la nada", en ocasiones por la espalda, y unos jefes temibles con golpes mortales que hacen tiritar nuestra vitalidad. Se puede dar el caso de un enemigo que elimine a todos nuestros compañeros soldados; en ese momento, y hasta que lleguen refuerzos, nos encontraremos solos y en una delicada situación, sin poder utilizar el "overdrive", a un paso del temido "game over". En definitiva, un juego sangriento, con tensión, en algunas situaciones difícil, pero muy lejos de un "survival horror" con todo lo que implica –sustos, poquísima munición, enemigos lentos-.

 7

El juego llega completamente en inglés, sin subtítulos traducidos al castellano. El lenguaje usado no es excesivamente complicado aunque algunos diálogos durante la partida dan instrucciones que hay que entender de oído –también aparece el texto, pero en tiempo real-. Dominar o al menos conocer el idioma no es imprescindible para terminar la aventura, sí para conocer mejor la historia, pero no para superar los objetivos, más que nada porque el radar indica nuestro objetivo, el camino es muy lineal y en The 3rd Birthday los peligros se solventan con munición.

A nivel gráfico, el juego tiene algunas características curiosas como la degradación de la ropa de Aya. Más allá de esta novedad, encontramos buenas animaciones, un juego fluido y unos jefes enormes –también esto ha sido marca de la saga-, pero poco más nos sorprenderá en una máquina que ya ha tocado su techo técnico. Los interiores tienen un buen detalle teniendo en cuenta que aparecen varios monstruos y soldados simultáneamente en pantalla, y es de destacar que las cargas son rápidas entre zonas, casi instantáneas, y eso incluso sin utilizar la instalación opcional. Mención especial para las secuencias de vídeo, tanto las generadas por ordenador como las pregrabadas con modelados del juego. En la parte negativa, el juego es algo monótono en escenarios y no hay la belleza de localizaciones de los dos juegos anteriores.

En la banda sonora, Yoko Shimomura y otros colaboradores han rescatado melodías clásicas y han compuesto otras muchas nuevas, generalmente ambientales pero también con unos cuantos temas más acelerados. Pianos, guitarras y un órgano forman unas melodías muy variadas y con buenos cambios de ritmo. The 3rd Birthday cuenta con unas músicas sobresalientes. En cuanto a los sonidos, es el primer Parasite Eve con voces, y en el tema de efectos, los típicos tiros inundan los altavoces de la consola.

 8

Conclusiones

Si algún fan de Aya Brea tenía esperanzas de ver una secuela de Parasite Eve en estos tiempos, quizás se lleve una pequeña desilusión. Square Enix ha hecho bien cambiando el título para no prometer lo que no es. Se han perdido puzles y momentos pausados, y eso hace el juego algo más lineal y repetitivo, enfocado únicamente al combate. Pero tampoco desmerece como juego de acción ligera, al contrario, ofrece un grado muy alto de personalización en habilidades y un buen control pensado para la portátil.

Quizás nuestra mayor pega sea que el rumbo tomado por Square Enix lleve a la protagonista a un género bastante explotado –quizás no tanto en PSP, pero sí en otros sistemas- en lugar de mantener la frescura de los originales, que ahora más que nunca habría resaltado en el catálogo. Pero es una cuestión sencilla: evolucionar o morir. Y The 3rd Birthday es notable, ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos sacrificando algunos aspectos pero sin olvidar completamente sus raíces. No decepciona una vez conoces la nueva mutación de la saga.

Ramón Varela
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Horror Tales: The Wine - Análisis
Horror Tales: The Wine - Análisis
Análisis
2021-08-05 12:13:00
La antología de juegos indies de terror se inicia con ideas interesantes pero dejando un sabor agridulce.
The Forgotten City - Análisis
The Forgotten City - Análisis
Análisis
2021-08-03 17:01:00
The Forgotten City nos lleva a investigar una misteriosa ciudad romana sumida en un bucle temporal. Analizamos este curioso e interesante juego que nació como mod para The Elder Scrolls V: Skyrim.
Microsoft Flight Simulator - Análisis
Microsoft Flight Simulator - Análisis
Análisis
2021-08-03 10:39:00
El simulador de vuelo, tradicionalmente de PC, llega ahora a la nueva generación de consolas Xbox con un resultado increíble.
The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
PEGI +18
Plataformas:
PSP

Ficha técnica de la versión PSP

ANÁLISIS
8.7
  • Fecha de lanzamiento: 1/4/2011
  • Desarrollo: Square Enix
  • Producción: Square Enix
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 39,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 UMD
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: No
COMUNIDAD
7.46

PUNTÚA
The 3rd Birthday para PSP

43 votos
#48 en el ranking de PSP.
Flecha subir