Análisis de Rune Factory 4 eShop (Nintendo 3DS)

Con un retraso considerable, nos llega a través de la distribución digital la notable cuarta entrega de la saga ‘Rune Factory’, un título que por calidad y planteamiento, hace honores a los juegos anteriores.
Rune Factory 4 eShop
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
8
NOTA
8
DIVERSIÓN
8.2
JUGABILIDAD
8.2
Análisis de versión Nintendo 3DS.

Los más versados reconocerán lo complicado que era disfrutar de algunos juegos en consolas -sobre todo, aquellos de corte japonés y de los géneros más extraños o de menor éxito-. Estos deseados juegos ocultos e inéditos, no traspasaban fronteras, quedando su distribución cercenada a países muy concretos, y en la mayoría de los casos, no llegaban a salir de Japón. ¡Bendita importación! En muchas ocasiones, nos veíamos obligados a tirar de tiendas de importación, de contactos y otros hilos, a fin de poder deleitarnos con un juego inédito en nuestras tierras. El mercado de los videojuegos y la consolas de importación antes era mucho más restringido y hermético, y por consiguiente, bastante más caro para el bolsillo, pero también me reconoceréis la enorme satisfacción -y el morbo que acarreaba- jugar a títulos que de otra manera habrían caído en el olvido y la completa ignorancia para el jugador occidental.

Selphia, el reino en el que pasaremos la mayor parte del tiempo, está plagado de personajes memorables.
Selphia, el reino en el que pasaremos la mayor parte del tiempo, está plagado de personajes memorables.

La era digital y el consumo masivo de los videojuegos gracias a plataformas de gran calado y repercusión -como PlayStation 2, Wii o Nintendo DS- permitió a más de una editorial y alguna que otra distribuidora, arriesgarse con videojuegos distintos en varios países y continentes. Uno de estos juegos, que parecían quedarse en las fronteras de nuestro país sin llegar a tocar el suelo patrio, era Harvest Moon. Este juego basa su jugabilidad en crear, cosechar, gestionar y cuidar nuestra propia granja y cultivos -así como a nuestros animales-, mientras veíamos pasar las estaciones.

Con el paso de los años, la saga acumuló distintas entregas en las consolas de Nintendo, contando con una propia división en la franquicia, que la adentró sobre terrenos más fantásticos, y añadió ciertos elementos de rol en la jugabilidad. De esta manera, Rune Factory gozó de cierto éxito y apoyo en consolas portátiles -como la citada Nintendo DS- y en algunas consolas de sobremesa, como Wii y PS3 gracias a conversiones y spin-of más o menos aceptables.

PUBLICIDAD

Pese a encontrarnos en un mercado de videojuegos cada vez más global, lo cierto es que seguimos encontrándonos con restricciones y decisiones comerciales discutibles. Ahora, tras un considerable retraso -y un buen lío de cancelaciones, retrasos y problemáticos giros de distribución y producción, con una desarrolladora casi en quiebra- llega la cuarta entrega oficial de Rune Factory, exclusivamente digital y en completo inglés, pero conservando la esencia de los anteriores y añadiendo pocas -aunque interesantes- novedades.

Un granjero para gobernarlos a todos

Rune Factory 4 es un juego de gestión, simulación y rol, en el que las conocidas mecánicas de la saga volverán a hacer acto de aparición, casi de manera impertérrita e inmutable. Es decir, todas las características vistas en anteriores títulos -desde la historia a la forma en la que el juego nos presenta las tareas y misiones- volverán a estar presentes en la fórmula jugable de esta cuarta entrega, sin demasiados cambios perceptibles.

Es una lástima que nos haya llegado en inglés. El argumento de ‘Rune Factory 4’ no es ninguna maravilla, pero está regado de momentos y diálogos hilarantes.
Es una lástima que nos haya llegado en inglés. El argumento de ‘Rune Factory 4’ no es ninguna maravilla, pero está regado de momentos y diálogos hilarantes.

Tras un accidentado viaje en dirigible en Rune Factory 4, encarnaremos a un héroe -o a una heroína, si así lo queremos en el editor- amnésico, y que siguiendo las bases de anteriores aventuras, casi sin comerlo ni beberlo, se verá envuelto en la recuperación del reino de Selphia como el príncipe que fue prometido. Apadrinados por VentusWill, un dragón con ciertos complejos sociales -impagables los momentos en los que modula su voz para parecer más importante en público-, y por los diferentes gestores del reino, emprenderemos nuestros primeros pasos y comenzaremos a desvelar partes de una historia bastante interesante para los cánones del género.

Rune Factory 4 está regado -y nunca mejor dicho- de diálogos memorables, personajes cliché y situaciones estrafalarias, que brindan una nueva dimensión y profundidad a la multitud de tareas y misiones que realizaremos día tras día en el pueblo de Selphia. Los primeros instantes del juego -casi más bien, sus primeras dos horas- son un mero trámite de instrucciones constantes, encargos repetitivos y alguna que otra conversación eterna, así que armaos de paciencia. Sí, estas decisiones aportan el contexto para el más neófito y poco experimentado jugador, pero para todo aquel usuario acostumbrado a la propuesta de Rune Factory, supondrá un pequeño incordio.

En ‘Rune Factory 4’ el combate y las mazmorras ocuparán buena parte de nuestro tiempo.
En ‘Rune Factory 4’ el combate y las mazmorras ocuparán buena parte de nuestro tiempo.

Pero esta fase de aclimatación dura relativamente poco, dejándonos a nuestras anchas por Selphia instantes después de comenzar a cultivar en nuestro patio trasero de palacio. Tras unos minutos, empezaremos a sembrar nuestras propias semillas, limpiando de malas hierbas, tocones y piedras nuestra particular terreno. Una vez limpia la campiña, aprenderemos a labrar, plantar y regar, administrando con cuidado -y con un horario más o menos concreto- cada semilla que caiga en nuestras manos. Es justo en ese preciso momento cuando Rune Factory 4 comienza a florecer -si nos permitís el chiste-, vislumbrando el jugador de forma cristalina, las múltiples opciones y las casi infinitas posibilidades que tiene todo esto. Si habéis jugado a Harvest Moon o a algún título de la propia sub-saga Rune Factory, sabréis perfectamente acatar la dicotomía del juego, que vaga entre el rol, la gestión y el cuidado de huertos y habitantes.

En Rune Factory 4, principalmente, tomaremos cuidado de nuestras tierras y huerto, en el que tendremos que quitar malas hierbas, labrar, plantar semillas y regar conforme pasan las estaciones, a fin de que podamos tener distintos tipos de platas, verduras o vegetales. Pero hay más. Es el propio huerto del jugador el que lleva gran parte del peso narrativo de nuestra aventura, y el que nos dará acceso a las llamadas runas y mazmorras. La labranza en Rune Factory 4 hace gala de un sistema bien diseñado, y absolutamente recíproco: los habitantes de Selphia nos encomendarán tareas y nos invitarán a plantar distintas variedades en nuestro huerto, conseguiremos runas -el motor del juego, y el leitmotiv por el que se encauzan muchas facetas del mismo-, mejoraremos convenientemente a nuestro personaje y nos adentraremos, poco a poco, en las diferentes mazmorras y lugares que nos aguardan en el juego.

El pueblo y sus habitantes marcarán el ritmo del juego, de nuestros cultivos y de nuestro avance como jugadores. Escucharlos y atenderlos son algunas de nuestras obligaciones.
El pueblo y sus habitantes marcarán el ritmo del juego, de nuestros cultivos y de nuestro avance como jugadores. Escucharlos y atenderlos son algunas de nuestras obligaciones.

El combate y la exploración acaban soslayándose con la labranza y el cultivo, proporcionando cierto dinamismo al título en términos generales. No esperéis un sistema de combate demasiado complejo, es más bien simple, enfocado a la acción directa, y no muy novedoso con respecto a los anteriores juegos de la saga -sobre todo los de sobremesa-, pero se nos hace muy divertido a la par que accesible. En Rune Factory 4 volveremos a disfrutar del combate contra criaturas de diversa índole y condición, permitiéndonos el equipamiento de sendos objetos, armas y armaduras, y de la utilización de conjuros y elementos mágicos variados. El control de Rune Factory 4 en este aspecto se comporta bien, con atajos interesantes y un uso ideal de los gatillos y la pantalla táctil para manejar el inventario y el equipo.

La propuesta de Rune Factory 4 es amplia, sólida y entretenida. Da rienda suelta al jugador, que decide qué hacer o en qué invertir el tiempo durante sus partidas. Esto, que puede sonar abrumador al principio, se convierte en la clave y en el mayor atractivo del título. Cogiendo un ejemplo similar -pese a que no son estrictamente parecidos- podríamos decir que produce la misma sensación que Animal Crossing: llevamos el peso de la acción y el tempo narrativo como jugadores, nosotros decidimos qué hacer y de qué manera en cualquier momento. ¿Nos apetece pescar? ¿Buscar diferentes tipos de recetas culinarias? ¿Explorar una mazmorra? ¿Relacionarnos profundamente con los vecinos y habitantes de Selphia? Podemos deambular, partida a partida, por multitud de opciones y posibilidades jugables ajenas a lo que sería la línea narrativa principal del juego, repitiendo tareas para mejorar niveles o intentando perfeccionar nuestras habilidades.

No estaremos siempre en el huerto. A mayor número de puntos de runa obtenidos, mejores objetos, armas y armaduras llegaremos a portar.
No estaremos siempre en el huerto. A mayor número de puntos de runa obtenidos, mejores objetos, armas y armaduras llegaremos a portar.

Pero ¿qué ofrece Rune Factory 4 que no haya ofrecido anteriormente en cualquiera de sus encarnaciones anteriores en Nintendo DS? Pues si os somos honestos, muy poco. La cuarta entrega de Rune Factory es una secuela extremadamente conservadora con todo o casi todo, reciclando muchos elementos vistos previamente en las entregas de Nintendo DS, pero actualizando algo -no demasiado- el aspecto técnico. Dejando a un lado los gráficos, quizás la mayor novedad es la posibilidad de inmiscuirnos más profundamente en los asuntos de nuestros coetáneos, entablando relaciones entre ellos y cayendo en gracia -o desgracia- según nuestras acciones. Por doquier nos llegarán encargos a nuestro buzón de sugerencias que deberemos satisfacer como organizar festivales e incluso llegar a entablar compromisos maritales con algunos personajes y vecinos.

La semilla de ‘Rune Factory 4’ es fuerte. Invertiremos tiempo en nuestro huerto, mejorando a nuestro personaje y haciendo caso a nuestros vecinos.

Rune Factory 4 es, además, un juego visualmente llamativo. No es ningún portento, ni mucho menos, dejando la evolución gráfica como algo anecdótico, y no aprovecha la circuitería de Nintendo 3DS -una consola no especialmente potente, pero sí capaz de manejar con soltura interesantes gráficos en tres dimensiones-, propiciando una sensación constante de deja vú. Pero en cambio, su apartado artístico es muy llamativo, recargado y preciosista -más incluso para los establecidos y conocidos cánones de la saga-, pero sin llegar a explotar debidamente por un uso indebido de las dos dimensiones y el efecto 3D de la pantalla.

La banda sonora tampoco destaca en demasía, si bien es cierto que sus temas principales son muy memorables, y perdurarán en nuestra memoria y oídos varios días durante las partidas. En cualquier caso, Rune Factory 4 no es que necesite de demasiados alardes gráficos o fuegos de artificio, sus animaciones de corte anime y su poderoso apartado artístico, suplen todas las carencias técnicas que pueda acarrear. Eso sí, desgraciadamente, el juego nos llega en inglés, error imperdonable dada la enorme cantidad de texto que contiene.

Técnicamente está más cerca de Nintendo DS que de 3DS, pero lo cierto es que su apartado artístico y sus breves secuencias de video, suplen algunas carencias gráficas.
Técnicamente está más cerca de Nintendo DS que de 3DS, pero lo cierto es que su apartado artístico y sus breves secuencias de video, suplen algunas carencias gráficas.

Conclusiones finales

Rune Factory 4 no inventa nada nuevo, pero sí añade algunas mecánicas interesantes a su sistema de cultivo -como las relaciones con los habitantes, algunas mejoras en la exploración y el combate en las mazmorras- y un casi imperceptible lavado de cara a nivel gráfico. Estamos hablando de un juego de gestión, labranza y rol prácticamente infinito, con cientos de miles de posibilidades y un montón de contenido por desbloquear y mejorar. Es un título que hace honor a sus antecesores, si bien no aboga por ser demasiado innovador o rompedor.

Para nuestra desgracia, Rune Factory 4 llega un año después, y lo hace por la puerta de atrás, con una distribución digital en la eShop de Nintendo 3DS y carente de traducción al castellano. ¿Ha merecido la pena esperar todo un año para disfrutarlo en nuestras consolas portátiles? Sí, o eso creemos, sobre todo para los más acérrimos seguidores de la saga que se sentirán de nuevo atraídos por la particular y original propuesta jugable de esta serie de títulos. Es tiempo de cosecha.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Nintendo 3DS

Persona Q2: New Cinema Labyrinth - Análisis
Persona Q2: New Cinema Labyrinth - Análisis
Análisis
2019-06-04 17:53:00
Atlus vuelve a firmar otro gran spin-off de Persona con el que seguir disfrutando de la exploración de mazmorras con nuestros personajes favoritos.
Más Kirby en el reino de los hilos - Análisis
Más Kirby en el reino de los hilos - Análisis
Análisis
2019-03-04 15:28:00
La portátil de Nintendo recibe una versión con cambios sustanciales que transmiten sensaciones diferentes.
Etrian Odyssey Nexus - Análisis
Etrian Odyssey Nexus - Análisis
Análisis
2019-02-13 10:24:00
Etrian Odyssey regresa con una nueva entrega que busca convertirse en el homenaje definitivo a la saga y a sus fans.
Mario & Luigi: Viaje al centro de Bowser + Las peripecias de Bowsy - Análisis
Mario & Luigi: Viaje al centro de Bowser + Las peripecias de Bowsy - Análisis
Análisis
2019-01-21 10:22:00
Una nueva remasterización de un título clásico muy querido de DS llega a Nintendo 3DS.
Yo-Kai Watch 3 - Análisis
Yo-Kai Watch 3 - Análisis
Análisis
2018-12-05 17:10:00
Las criaturas de Level-5 se muestran más variadas que nunca en un juego en el que nunca para la acción ni la variedad.
Luigi's Mansion - Análisis
Luigi's Mansion - Análisis
Análisis
2018-10-19 17:30:00
Nintendo recupera uno de sus títulos más clásicos de GameCube y lo traslada de manera notable a su veterana portátil de doble pantalla.
Género/s: Granjas / Simulación
PEGI +12
Plataformas:
Nintendo 3DS

Ficha técnica de la versión Nintendo 3DS

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 11/12/2014
  • Desarrollo: Marvelous
  • Producción: Marvelous
  • Distribución: eShop
  • Precio: 29,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Tarjeta
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: No
COMUNIDAD
8.65

PUNTÚA
Rune Factory 4 eShop para Nintendo 3DS

11 votos
Flecha subir