Final Fantasy: Los orígenes más raros de sus invocaciones

Estos son los orígenes reales de algunas de las invocaciones más curiosas de la saga Final Fantasy ¿Sabías que Bahamut en realidad no era un dragón?
·
Actualizado: 12:28 5/8/2022

La saga Final Fantasy cuenta, desde su tercera entrega, con la presencia de las invocaciones. Algunas incluso aparecieron antes, pero aún no eran los poderosos espíritus que hoy conocemos. A lo largo de las quince entregas numeradas y los incontables spin-offs, secuelas y remakes han recibido todo tipo de nombres: espers, guardianes de la fuerza, eidolones... y en Final Fantasy XVI, donde jugarán un papel fundamental en la historia, recibirán el nombre de eikons.

Algunas de estas invocaciones han sido creadas expresamente para cada entrega. Sin embargo, otras cuentan con orígenes muy diferentes de lo que sugiere su aspecto. Si bien tenemos varios como Odín, Eolo, Cerbero o Leviatán, fácilmente asociables con sus contrapartes de distintos panteones, otros se basan en personajes bíblicos bastante oscuros, o en personajes de entregas anteriores de la saga... ¡o incluso a otros juegos! Aquí os mostraremos algunas de las invocaciones con los orígenes más desconocidos:

Bahamut, el pez

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Bahamut en su forma de Final Fantasy Origins Stranger of Paradise

Empezamos fuerte, con una de las invocaciones más conocidas y poderosas de toda la saga. Bahamut, el rey de los dragones, lleva presente desde la primera entrega de la saga, donde permitía evolucionar las clases de nuestros personajes. Bahamut ha llegado a ser muy relevante en varias entregas como FFV, FFIX, FFXIV o FFXV. Volviendo a FFXVI, sabiendo de la popularidad del dragón, nos parece imposible que no vaya a tener presencia e importancia. Pero debéis saber que Bahamut, originalmente, era un pez.

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Bahamut sosteniendo a Kujata y el ángel que sostiene el mundo según la mitología árabe

La historia Bahamut se remonta a la mitología árabe. En ella, Bahamut era un gigantesco pez o ballena que sostenía un buey, que a su vez, sostenía un ángel. El ángel cargaba con seis infiernos, siete paraísos y el mundo en el que vivimos. De acuerdo a la leyenda, hay 500 años de viaje entre cada ser, una manera de aludir a la inimaginable inmensidad de los mismos. Por cierto, hablaremos del buey algo más adelante...

Hay otra origen que si lo define como un dragón, y Jorge Luis Borges afirmó en su obra El libro de los seres imaginarios que su nombre y concepto derivaban de Behemoth (que a su vez es otro monstruo de la saga, Bégimo en español), que aparece en ciertas referencias bíblicas. En ese caso, suele asociarse con bestias de gran tamaño, llegando incluso a especularse con la posibilidad de que hicieran referencia a hipopótamos o rinocerontes.

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Bahamut en una de sus interpretaciones para Dungeons & Dragons

Pero sin duda, la principal influencia de Bahamut como dragón está en Dungeons & Dragons. El personaje, conocido en Greyhawk (1975) simplemente como "Rey Dragón" o "Dragón de platino", recibe el nombre de Bahamut en 1977, en la primera edición del Manual de monstruos de Advanced Dungeons & Dragons. Seguramente no estemos muy desencaminados si afirmamos que el concepto de Bahamut como dragón en videojuegos y series es responsabilidad directa de D&D, aunque su nombre tenga un origen tan distinto.

Kjata, el buey

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Artwork de Kujata en Mobius Final Fantasy

Kjata es una invocación que podemos encontrar en Final Fantasy VII. Se trata de un enorme buey que, en el juego, lanza un ataque trielemental devastador, antes de hacer temblar el suelo con su propio peso. Más adelante lo veremos en otras entregas, tanto como enemigo especial como en forma de invocación. Un enorme buey, ¿dónde hemos visto esto antes? Sí, Kjata es el buey que está sobre Bahamut en la leyenda árabe que acabamos de mencionar.

El buey aparece mencionado, como es lógico, en el Libro de los seres imaginarios de Borges como parte de la leyenda de Bahamut como uno de los pilares del universo. En esta leyenda, Kjata o Kujata tiene 4.000 ojos, bocas, lenguas, narices y pies. Estos detalles pueden apreciarse hasta cierto punto en la invocación, en la que vemos varias líneas de ojos sobre el hocico.

Ifrit, el djinn

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Ifrit en Final Fantasy XVI

Cualquier jugador de Final Fantasy sabe que Ifrit es una criatura de fuego y, por norma general, una de las primeras invocaciones a las que tenemos acceso. Aunque en FFXV su apariencia cambia enormemente, por norma general se le representa como una figura demoníaca y con cuernos: melena, pecho peludo, cuernos, pezuñas hendidas... lo que viene a ser un demoño de los infernus. Sin embargo y, como sucede con los dos anteriores, su nombre proviene de la cultura árabe.

En este caso, estamos ante Efreet, Afreet, que hace referencia a un tipo de djinn (palabra de la que deriva nuestro "genio". También se puede ver como yinn o jinn), espíritus invisibles que habitan una dimensión paralelas. Más delante, los musulmanes adaptarían los djinn a su mitología, siendo creados por Alá del fuego y, al nacer directamente del aliento divino, sin concepto del bien y del mal. El más poderoso de todos sería Iblís, más tarde conocido como Shaitan.

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Imagen de Ifrit en una representación de la mitología musulmana

¿Os suena de algo el nombre? Este djinn se negaría más adelante a postrarse ante los humanos, al considerarlos inferiores e impuros por haber nacido del barro. Esto llevará a su destierro por parte de Alá, lo que a su vez se traduce en que los ifrits sienten un odio extremo a los humanos. Sí, es exactamente la misma historia que la de la caída de Lucifer en la tradición cristiana. Los djinns pasarían a partir de ese momento a ser lo que nosotros consideraríamos los demonios clásicos, incluyendo la sangre, el fuego y los cuernos.

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Ifrit en su representación de Final Fantasy XV

Así es, Ifrit no sólo es en su concepto un demonio sino que, ahondando, vemos que es análogo de Lucifer. ¿A que ahora su aspecto y papel en Final Fantasy XV tienen otro significado? Por supuesto, falta ver más de él en Final Fantasy XVI, donde tiene un papel central en la trama, al ser el eikon de Clive, protagonista del juego.

Alejandro, el protector

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Alejandro en su representación de Final Fantasy XIV

No son muchos los juegos donde la magia de elemento Sacro haga aparición, menos aún invocaciones del mismo. Sin embargo Alejandro ha aparecido en varias entregas, teniendo en algunas como Final Fantasy IX o Type-0 una relevancia argumental bastante alta. Su aspecto de castillo y fácil asociación con los reyes llevan a pensar en Alejandro Magno como inspiración de la invocación. Sin embargo, algunos detalles de la invocación hacen más fácil asociarlo con las Puertas de Alejandro.

De acuerdo a la leyenda, Alejandro construyó esta barrera entre dos montañas para mantener lejos a los bárbaros. Aunque hay varios emplazamientos que se han asociado a la mítica construcción, casi todos los lugares posibles son curiosamente posteriores al conquistador macedonio. Además, los historiadores suelen indicar que el conquistador nunca viajó tan al norte. Pese a todo, la tradición sigue atribuyéndolas a Alejandro.

Es fácil ver el paralelismo de muralla protectora con varias interpretaciones de la invocación: en FFIX la única aparición de Alejandro es para proteger Alexandria del ataque de Bahamut y el Invencible, mientras que en Type-0 se invoca como última línea de defensa. En todas sus representaciones (salvo FFXIII), la invocación suele tener el aspecto de un inmenso castillo mecánico. Esto incluye estructuras con forma de almenas, torres... lo que hace aún más sencillo asociarlo con una muralla gigantesca.

Ramuh, el multicultural

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Ramuh en su representación de Final Fantasy XV

Ramuh o Lamú, en función del juego y la traducción, es conocido por la mayoría de jugadores de la saga como el dios del trueno. Sin ninguna duda, su aparición más imponente tiene lugar en FFXV, pero suele cumplir una función de figura venerable, sabia y que ayuda a los héroes de alguna manera. Su aspecto aparentemente pacífico contrastan fuertemente con la violencia de sus ataques. En este caso, lo curioso es que la inspiración de Ramuh se asocia a varias culturas distintas, y todas encajan con el personaje.

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Indra en una representación mitológica hindú

Por un lado tenemos a Indra (que es el nombre que recibe la invocación en la versión de SNES de FFIV). Es el dios de los dioses hindú, y a sus poderes se asocian el cielo y el rayo. Imposible no hacer la asociación, ¿no? Pero la cosa no se queda ahí. En hebreo, tenemos la palabra rá'am (רעם), que significa trueno. Si atendemos únicamente a su nombre y algunos atributos, también podemos ver cierto parecido con Lahmu, de la mitología de Mesopotamia. En este caso se trata de un anciano vestido con una túnica, dedicado a proteger edificios y con poderes relacionados con el agua, momento en el que se pierde bastante de la posible relación con la invocación.

Cait Sith, el celta

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Cait Sith en su apariencia de Final Fantasy VII Remake

Aunque a más de uno se la haya pasado por alto, Cait Sith no es realmente un personaje original de FFVII. El gato blanco y negro al que todos recordamos apareció por primera vez como invocación en FFVI bajo el nombre de Stray. No confundir con el juego del gatete de Annapurna, en este caso la palabra "stray" hace referencia a su significado literal, un gato callejero. Y es, posiblemente, una de las invocaciones que más fácil es seguir hasta su origen, en este caso, la mitología celta.

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Caith Sidhe en la mitología celta

Su nombre, Cait Sith o Cait Sidhe (traducido en ambos casos como "gato hada") en función de si usamos el gaélico escocés o el irlandés, hace referencia a un gato completamente negro salvo una mancha blanca en el vientre. No hace falta hacer volar mucho la imaginación para ver la referencia. Como invocación en FFVI, no guarda mayor relevancia en la trama. Sin embargo, al aparecer como personaje e FFVII hay otro posible paralelismo: la leyenda dice que estos gatos eran en realidad brujas que podían convertirse en gatos hasta un máximo de nueve veces. La novena transformación las dejaba para siempre atrapadas en la forma de gato, pero es interesante compararlo con cómo Reeve "se transforma" en Cait Sith para controlarlo a distancia.

Adrammelech, el odiado

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Adrammelech en Final Fantasy XII

Final Fantasy XII cuenta con una serie de invocaciones... digamos especiales. Las invocaciones clásicas aparecen en esta entrega como barcos voladores, estando las invocaciones basadas mucho más directamente en criaturas mitológicas reales. Desde Sehmhazai, basada en Semyazza, hasta Cuchulaiinn, inspirado en Cú Chulainn, un héroe celta, hay muchas referencias. Pero una bastante curiosa es la de Adramelech, que en un primer vistazo podría parecer un dragón que sirve de sustituto a Bahamut. Nada más lejos, porque se trata de un dios convertido en demonio y en realidad tiene más de cabra que de dragón.

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Adrammelech representado en la mitología fenicia y de cartago

El origen de Adrammelech está en la antigua Fenicia y Cartago. Aunque en principio servía como dios del sol, algunas creencias lo asocian (en teoría, erróneamente) con Moloch, pero se cree que esto se debe a un error de pronunciación. Por norma general era representado con cuerpo de hombre y partes de mula y pavo real. Pero con la expansión de la religión judeocristiana, como tantos otros, fue convertido en demonio. Incluso aparee clasificado como presidente del senado de los demonios en obras sobre demonología, nada menos; además de como ayuda de cámara del mismísimo Lucifer. Todo muy siniestro y acorde con otras de las deidades representadas en FFXII.

Terrato, la serpiente del mundo

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Terrato en Final Fantasy Dimensions

Final Fantasy VI es el Final Fantasy numerado con más invocaciones disponibles. Es por ello que muchas de ellas, como pasaba con Cait Sith, pasan bastante desapercibidas. Entre ellas figura Terrato, una serpiente gigante de elemento Tierra. Seguramente no caigas en cuál es su identidad real, pero has escuchado su nombre en alguna ocasión y, además, es bastante posible que aparezca en la próxima aventura de cierto vikingo.

Final Fantasy: los orígenes más raros de las invocaciones - Jormungandr en God of War (2018)

Quizás sea más fácil que lo adivinéis si nos referimos a su nombre original: Midgarsorm. ¿Tampoco? ¿Y qué os dice Midgar Zolom, la serpiente gigante de FFVII? Una pista más: la criatura, en Final Fantasy LEGEND, aparecía como Jorgandr, una contracción de Jormungander, la serpiente del mundo destinada a dar muerte a Thor por su veneno. Esta no os la esperabais. No está claro por qué en las traducciones se decidió llamar a la invocación Terrato, pero es posible que fuera para que resultara más sencillo relacionar su nombre con su elemento.

Como decíamos, hay muchos ejemplos más de invocaciones con orígenes de lo más dispares, muchos de ellos de sobra conocidos: Gilgamesh era un rey de mesopotamia, Quetzal se inspira en Quetzalcoatl, Leviatán es una serpiente marina legendaria... pero aquí hemos querido reunir algunos de los que tienen orígenes más desconocidos. ¿Qué otras invocaciones de Final Fantasy recordáis que estén inspiradas, con mayor o menor discreción, en la mitología?

César Rebolledo
Redactor de guías

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir