Análisis de Driver Parallel Lines (Wii)

Disfruta de frenéticas persecuciones por las calles de Nueva York en esta buena adaptación de la notable cuarta entrega de Driver en Wii.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
8
NOTA
7.5
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
7
Análisis de versión Wii.
Otros análisis: PS2 y Xbox

Tras su paso por Xbox y PlayStation 2, la cuarta entrega de la popular saga de velocidad Driver llega a Wii con un sistema de control adaptado por completo a las características del mando de la consola de Nintendo, pero manteniendo las mismas virtudes y defectos que no satisficieron por completo a los seguidores de esta saga. Y es que Reflections, el estudio creador de la serie, decidió dotar de nuevos aires jugables al tercer capítulo de su popular franquicia, Driv3er, combinando las frenéticas y clásicas persecuciones por las atestadas calles de una gran ciudad, con misiones a pie que fueron duramente criticadas por un amplio sector de público. En este sentido, el juego se quedó a medio camino entre lo que los aficionados esperaban de un nuevo Driver, y los que esperaban una versión mejorada de un título estilo GTA. Sin embargo, con esta cuarta entrega, los desarrolladores han optado por seguir acercando todavía más su saga a lo que cualquier aficionado esperaría de un nuevo juego del estilo de Grand Theft Auto, pese a seguir predominando las persecuciones y carreras por una gran urbe: Nuevo York.

Los años lo cambian todo
En Driver: Parallel Lines nos encontraremos principalmente con un juego de velocidad en el que deberemos realizar carreras en circuitos cerrados, sobrevivir a frenéticas persecuciones policíacas, o realizar una gran variedad de encargos a bordo de todo tipo de vehículos. La novedad, como ya explicábamos antes, radica en la posibilidad de poder pasear por la gran urbe de Nueva York a pie como si de un GTA se tratara pudiendo robar en cualquier momento uno de los vehículos con los que nos encontraremos, o abatir a nuestros rivales con una gran variedad de armas de fuego. En este sentido, se ha refinado el sistema de juego con respecto a lo visto en el citado Driv3r, lo que en líneas generales ofrece un resultado más notable que en el capítulo anterior; pero aún así este tipo de misiones o eventos continúan siendo el punto flaco de esta cuarta entrega de Driver.

Como decíamos, el juego tiene lugar en la ciudad de Nueva York, aunque ambientada en dos épocas totalmente distintas. Por un lado viviremos los inicios del joven TK dentro del crimen organizado a finales de la década de los 70, y terminaremos nuestra aventura, también como TK, en el año 2006. En ambos casos, pese al notable cambio a nivel estético, todo funcionará como en la citada serie GTA. Nuestro personaje se encontrará en un punto concreto del gran entorno y, tras una llamada telefónica, se activarán una serie de misiones principales, y también secundarias, que podremos resolver una vez nos hayamos situado sobre el punto marcado con un haz de luz. En algunas ocasiones, como es habitual en el género, podremos resolver este tipo de objetivos en el orden que queramos, aunque por norma se respetará un hilo narrativo de lo más interesante que nos mantendrá en vilo hasta el final. También, indistintamente, todas estas misiones nos permitirán aumentar nuestro poder adquisitivo, lo que a la larga nos permitirá solventar determinadas misiones que requerirán de una suma de dinero, o realizar mejoras en los coches que llevemos a los distintos garajes que habrá en la ciudad, pudiendo personalizar notablemente nuestro vehículo no sólo a nivel estético, sino también en todo lo referente a su potencia, maniobrabilidad, etc.

El tipo de misiones, como explicábamos con anterioridad, serán una mezcla entre lo visto en los primeros capítulos de la saga, es decir, carreras a toda velocidad por las calles de la ciudad mientras esquivamos a un tráfico bastante denso; y otras basadas en los disparos que nos obligarán a hacer frente a todo tipo de peligros. En el primero de los casos, nos encontraremos con una notable variedad de objetivos aunque a la larga siempre estaremos realizando el mismo tipo de acciones: desde carreras en circuitos cerrados a transportar objetos de un lado a otro de la ciudad con el crono en nuestra contra. Sin embargo, no podemos dejar de lado otro tipo de misiones más elaboradas que harán que la experiencia de juego, al menos cuando estemos conduciendo un coche, sea de lo más gratificante.

PUBLICIDAD

Y es que no podemos obviar esas carreras en las que tendremos que hacer de todo para lograr que gane un coche en concreto, o esas persecuciones que nos obligarán a abrir fuego contra nuestros rivales para intentar que revienten nuestro coche a balazos. Del mismo modo, las clásicas persecuciones a las que nos someterán los vehículos policiales, con sus controles y barreras, nos harán vivir momentos realmente memorables. Además, en cualquier momento podemos fastidiar a los policías cargándonos los puestos de donuts que habrán repartidos por el escenario, teniendo que escapar de los iracundos policías a toda velocidad. También, toda Nueva York estará plagada de una serie de estrellas que podremos recoger siempre y cuando realicemos distintos tipos de acrobacias que nos permitan alcanzar su posición., lo que asegura bastantes horas de juego si optamos por hacernos con todo este tipo de extras.

Por otro lado, como ya resaltábamos, tendremos que hacer frente a otro tipo de misiones en las que no primará tanto la velocidad, sino nuestra pericia a la hora de abatir a los enemigos y esquivar sus balas. En este sentido, el sistema de control adoptado por los desarrolladores en esta versión resulta muy eficaz en lo que se refiere a apuntar y disparar a los enemigos (con el puntero), pero algo más problemático a la hora de mover la cámara. En estos casos, deberemos situar el puntero sobre los extremos de la pantalla para que la cámara comience a girar hacia el lado indicado, lo que en medio de un tiroteo puede resultar de lo más incómodo.

Salvo este detalle, el resto de aspectos relacionados con el control en este tipo de situaciones resultan de lo más intuitivos: sacaremos el arma pulsando simplemente el botón A, y dispararemos con B. Con el stick del nunchaku moveremos a nuestro protagonista, y con el botón C nos agacharemos. La cruceta del control remoto servirá para entrar y salir de los vehículos (usando la dirección hacia abajo), o cambiar de armas (con la dirección hacia los lados), lo que lógicamente deberemos hacer constantemente para adaptarnos a las distintas situaciones en las que nos veremos envueltos. Sin embargo, sin duda, resulta mucho más interesante la forma de jugar a bordo de los distintos vehículos que podremos llegar a pilotar, ya que el equipo de Ubisoft encargado de esta adaptación ha desechado la que hasta el momento se había convertido en la fórmula más usual a la hora de controlar los juegos de velocidad.

Hablamos, claro está, de posicionar el control remoto de forma horizontal controlando el vehículo mediante los movimientos del mando. En Parallel Lines, por el contrario, se combinará el control remoto y el nunchaku para realizar los clásicos derrapes tan característicos en la saga. En concreto, con el botón Z del nunchaku aceleraremos mientras que C nos permitirá frenar o avanzar marcha atrás. El stick se usará para controlar los giros del vehículo, y con el botón A del control remoto haremos que el protagonista se asome por su ventanilla con el arma lista para abrir fuego de la misma forma que en las misiones a pie. En estos casos, al principio puede resultar algo complejo controlar el vehículo y los disparos, pero a la larga, con la práctica, estaremos ante una forma muy efectiva de abatir a los enemigos sin perder en ningún momento el control del vehículo.

Sin embargo, a todo esto debemos añadir el uso que se le ha dado al nunchaku, ya que además de controlar el movimiento del vehículo con el stick como ya comentábamos, también podremos usar el freno de mano inclinando hacia atrás el mando en cuestión, o realizar derrapes inclinándolo hacia los lados. De nuevo, al principio puede resultar algo complejo controlar el freno de mano y los derrapes para realizar trompos, pero con la práctica, salvo en determinadas ocasiones que el sistema no responde de una forma tan efectiva como cabría esperar, el manejo de los vehículos será bastante intuitivo. Eso sí, habrá que cuidar mucho los movimientos que hagamos con el nunchaku porque un ladeo brusco puede provocar que nuestro coche se salga de la pista.

Con todo esto, como decíamos, deberemos cumplir una gran variedad de misiones que se irán complicando cada vez más hasta combinar a la perfección las fantásticas persecuciones con los tiroteos. En este tipo de situaciones, en ocasiones puede que usemos el botón 2 para realizar acciones especiales como por ejemplo colocar y detonar explosivos, o hacer que una grúa suelte su carga (podemos llevarnos vehículos a la hora de cumplir algunas misiones). Por desgracia, como ya indicábamos con anterioridad, las misiones a pie son sin duda el mayor lastre del juego, no ya sólo porque el control puede resultar bastante complicado, sobre todo cuando estamos rodeados por enemigos, sino también porque están carentes de emoción: se limitarán únicamente a plantearnos un entorno plagado de enemigos con una inteligencia artificial no demasiado brillante que irán saliendo poco a poco para que los matemos sin excesivos problemas.

Todo lo contrario a las persecuciones en las que además tendremos que disparar, que sin duda son una de las partes del juego que mejor responden a la adaptación de Parallel Lines a Wii. Y es que no tiene precio el ir tras un vehículo a toda velocidad por las calles de Nueva York mientras sacamos el brazo por la ventanilla y reventamos a balazos los neumáticos de nuestro contrario para ver inmediatamente como desencadena un accidente en cadena que nosotros, por supuesto, esquivaremos con gran pericia.

A todo esto, tampoco podemos olvidar el sistema de búsqueda que los desarrolladores han implementado, ya que la policía puede buscarnos a nosotros como individuo, o perseguir a un vehículo en concreto. Esta distinción, unido a que cada vez que suframos accidentes nuestra salud se reducirá, dota al juego de un interesante componente de realismo que sin duda agradará a los seguidores de la serie. Y es que lógicamente, si la policía nos ve robando un coche o moto, o asesinando a alguien, irán en nuestra búsqueda, por muchas veces que cambiemos de vehículo; pero si lo que ven es a un vehículo cometer una infracción, si cambiamos de coche y no nos ven hacerlo, ellos seguirán buscando a un vehículo distinto al que hayamos adquirido con posterioridad. Por lo tanto, es una opción que da mucho juego.

Con ligeras mejoras
A nivel técnico, esta versión del a cuarta entrega de Driver mejora levemente lo visto en PlayStation 2 y Xbox, aún quedándose lejos de lo que cabría esperar en una consola como Wii. Como decíamos, el juego tiene lugar en Nueva York, y la gran manzana está representada con un buen nivel de detalles, encontrándonos con tres zonas divididas por los clásicos puentes: la zona "central", que incluye Manhattan y el sur del Bronx, la zona occidental, donde está Nueva Jersey, y la oriental, donde se encuentran Brooklyn y Queens.

Por supuesto, pese a que el juego está estructurado en base a misiones, podremos recorrer desde el principio todo el entorno con total libertad, lo que nos permitirá disfrutar de las ya citadas misiones secundarias o simplemente, molestar a la policía causando estragos entre los ciudadanos. Éstos, que mostrarán también un buen nivel de detalles, aunque no muy destacable, no serán tan activos como los peatones de GTA, sobre todo porque únicamente reaccionarán a nuestros actos de forma limitada: si ven que sacamos el arma correrán, como también lo harán si ven que vamos a atropellarlos. Pero lo que no veremos es a peatones interactuando entre sí, ni tampoco molestarse en exceso por robarles el coche, o ni tan siquiera defenderse de nuestros ataques.

En cuanto a los vehículos, verdaderos protagonistas del juego, se mostrarán con un modelado notable y un nivel de destrozos bastante importante. Lo mismo ocurrirá con los distintos elementos del entorno que podremos destrozar casi en su totalidad con total impunidad, disfrutando de persecuciones por estrechos callejones en los que volarán centenares de objetos a nuestro paso. Además, como el juego se ambienta en dos épocas totalmente distintas, disfrutaremos de una gran variedad de automóviles que además reaccionarán de forma totalmente distinta: pasaremos de pilotar vehículos que llegarán a los 100 kilómetros por hora con dificultades, a otros que los rebasarán sin excesivos problemas. Del mismo modo, las armas de fuego y todo el ambiente cambiarán con este salto temporal, lo que sin duda resulta una de las grandes virtudes del juego. También, entre los aspectos más destacables, nos encontramos con el denso tráfico con el que llegaremos a toparnos, y determinados efectos gráficos como el humo o la iluminación que se han visto mejorados con respecto a las anteriores versiones del juego.

Lo mismo ha ocurrido con el llamado popping que hace que los elementos aparezcan de repente ante nuestros ojos. En esta versión, este defecto se ha visto corregido notablemente, aunque en determinados puntos seguiremos viendo como todo el entorno y los objetos se van dibujando conforme nos acercamos a los mismos. Por último, el juego contará con un sencillo interfaz, bastante claro, que nos permitirá saber en todo momento dónde se encuentran los pisos francos, talleres, o las misiones principales y secundarias. Además, por supuesto, contaremos con un mapa de la amplia región que podremos recorrer en el que aparecerán marcados nuestros objetivos. Y por supuesto, las secuencias cinemáticas, una de las grandes señas de identidad de la serie, seguirán intactas ofreciendo un acabado francamente sobresaliente, sobre todo por mantener ese toque tan peliculero que tanto gusta a los seguidores de la serie.

En lo referente al sonido, el juego cuenta con un importante repertorio de temas musicales basados en melodías reales tanto de los años 70 como de la actualidad. Como en otros títulos del género, disfrutaremos de estas melodías cada vez que montemos sobre un vehículo, pudiendo en todo momento pasar de temas pulsando únicamente el botón + del control remoto. También destaca el gran trabajo llevado a cabo en cuanto al doblaje del juego, que cuenta con los textos y voces al castellano; algo muy de agradecer dado el elevado componente cinematográfico que posee el juego. Por último, los efectos sonoros para representar el rugir de los vehículos así como los disparos son bastante buenos.

En definitiva, estamos ante un gran juego de conducción y acción que tiene como principal defecto el poseer unas misiones a pie no demasiado inspiradas, lo que unido a un sistema de control que falla precisamente en ese tipo de situaciones, lo alejan de los grandes del género. Sin embargo, teniendo en cuenta que de momento este tipo de títulos no abundan en la consola de Nintendo, y que estamos como decimos ante un muy buen juego, los seguidores de este género no deberían dejar escapar la oportunidad de disfrutar de Parallel Lines.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
PEGI +18
Plataformas:
Wii PS2 Xbox PC

Ficha técnica de la versión Wii

ANÁLISIS
7.5
  • Fecha de lanzamiento: 28/6/2007
  • Desarrollo: Ubisoft
  • Producción: Ubisoft
  • Distribución: Ubisoft
  • Precio: 59,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: No
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
6.02

PUNTÚA
Driver Parallel Lines para Wii

10 votos
#169 en el ranking de Wii.

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
7.1
  • Fecha de lanzamiento: 17/3/2006
  • Desarrollo: Reflections
  • Producción: Atari
  • Distribución: Atari
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
6.78

PUNTÚA
Driver Parallel Lines para PlayStation 2

16 votos

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
7.1
  • Fecha de lanzamiento: 17/3/2006
  • Desarrollo: Reflections
  • Producción: Atari
  • Distribución: Atari
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Driver Parallel Lines para Xbox

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
  • Fecha de lanzamiento: 26/6/2007
  • Desarrollo: Ubisoft Reflections
  • Producción: Ubisoft
  • Distribución: Steam
  • Precio: 4,99 €
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Driver Parallel Lines para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir