Análisis de Metal Gear Solid V: Ground Zeroes (PS4, PS3, Xbox 360, Xbox One)

Metal Gear Solid evoluciona con cambios radicales, nuevas ideas y más libertad en un prólogo que deja una gran sensación pero dura muy poco.
Metal Gear Solid V: Ground Zeroes
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
NOTA
8
DIVERSIÓN
6
JUGABILIDAD
9
Análisis de versiones PS4, PS3, Xbox 360 y Xbox One.
Otros análisis: PC

Metal Gear Solid V Ground Zeroes llega con la difícil misión de revitalizar la saga Metal Gear, poner un pie en la nueva generación de consolas y revolucionar su jugabilidad. También con la de contentar a los millones de fans de la serie, tan ansiosos por que llegue la quinta parte como decepcionados por este prólogo que ejerce de aperitivo y demostración del juego final. El resultado certifica que Metal Gear Solid V será un gran juego pero deja una sensación agridulce, con un precio elevado, una duración que no satisfará a casi nadie y porque sabe tan bien que se acentúa que sabe a poco.

Ground Zeroes es un prólogo de que lo que finalmente será Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, la quinta parte completa de la obra de Kojima, que todavía no tiene fecha, pero que se espera para algún momento de 2015. Esta primera parte intenta ejercer de embajadora o de demostración de cómo es el salto de Metal Gear Solid a un diseño de mundo abierto, pero muchos jugadores se han sentido decepcionados por su lanzamiento, calificándolo de simple "demo de pago", y eso antes de que se supiese que la historia principal puede completarse en apenas dos horas.

PUBLICIDAD

Una evolución sobresaliente

Tras haberlo jugador de cabo a rabo, en nuestra opinión la evolución de la forma de jugar en Metal Gear Solid V es sobresaliente, con los mayores cambios en la saga desde la primera entrega poligonal de PlayStation. Manteniendo fiel su esencia, el equipo de Hideo Kojima ha sabido adaptar el juego a los nuevos tiempos, integrar todas esas innovaciones de los últimos años, muchas de ellas de títulos que a su vez habían bebido de Metal Gear, y atreverse a descartar facetas del juego que parecían inseparables. Una radical puesta al día en todos los aspectos que puede que no guste a todos los seguidores de la saga, pero que funciona muy bien, y que quizás la abra a un nuevo público que la haya descubierto con la cuarta parte y le pueda haber resultado algo arcaica, y que probablemente no haya tocado la última entrega de PSP, canónica pero un tanto desapercibida.

La duración del juego, el otro campo de batalla de Ground Zeroes, es insuficiente aunque negociable. La historia principal puede completarse en unas dos horas y tenemos varias misiones opcionales que hacer que la alargan un par de horas más. Quienes no sean unos entusiasmados de la saga se quedarán perplejos por lo corto que es el juego y probablemente decepcionados por ello. En cambio, aquellos de sus seguidores que acepten sus radicales cambios pasarán horas y horas experimentando con las nuevas posibilidades que ofrece el mundo abierto, encantados con su evolución, encontrando sus secretos y mejorando sus puntuaciones, pero maldiciendo por lo bajo a Konami, Hideo Kojima y compañía por las ganas de más que deja.

A nivel técnico el título sale para dos generaciones de consolas y eso se nota mucho en el resultado next-gen. Las versiones para PS3 y Xbox 360 lucen bien en su liga y las de PS4 y Xbox One dan un salto gráfico, pero ambas por debajo de las expectativas que todos tenemos de ellas y en el caso de la segunda por debajo de la resolución 1080p. En una sensación que preocupantemente se está convirtiendo en costumbre, el aspecto en la nueva generación es vistoso pero no impactante, sólido desde el punto de vista técnico y sobre todo desde el artístico, pero todavía lejos de lo que esperamos que hagan las nuevas máquinas, probablemente lastradas por la obligación de que el juego tenga las mismas posibilidades en las consolas anteriores. Será interesante, cuando salga The Phantom Pain, la versión completa del juego, ver cómo contrastará con el acabado de los juegos de su momento si finalmente también cuenta con versiones para Xbox 360 y PS3.

Llenando los huecos de la historia

Metal Gear Solid 5 es una continuación directa de Peace Walker, la última versión para PSP, que a su vez lo era de Metal Gear Solid 3. Nos lleva a los años 70 y nos cuenta la historia de Big Boss, padre/molde de Solid Snake, contándonos más de la ajetreada vida de este soldado, ahora militar sin fronteras. De esta forma se va llenando el vacío que hay entre lo sucesos de Metal Gear Solid 3, en el que comienza a forjar su leyenda, y los del primer Metal Gear de todos, en el que controlamos a su novato clon Solid Snake, héroe desde entonces.

Como decíamos antes, en Konami son conscientes de que muchos jugadores no han jugado a Peace Walker al no tener ni la popularidad ni el caché del resto de entregas y por ello nos ilustran con una completa cinemática de introducción al juego que nos pone en antecedentes: Quién es Big Boss, qué ha hecho, quiénes son algunos personajes principales y por qué estamos ahí. Nuestra misión es infiltrarnos en una base americana en territorio cubano y rescatar a Paz y a Chico, dos personajes importantes del anterior juego, mientras la ONU investiga la base de Militaires Sans Frontières, el ejército hipster de Big Boss.

 1

Una revolución jugable que lo pone en la vanguardia

Metal Gear Solid V descarta las conversaciones con códec, el radar y las cuentas atrás cuando nos descubren, toda una declaración de intenciones por parte de Kojima Productions. Estos elementos tan asociados a la saga, que la habían caracterizado, pasan a mejor vida para presentarnos un mundo abierto, dinámico y, sobre todo, directo. Las conversaciones por radio dejan de tener una pantalla aparte que corta el ritmo del juego y se integran en él, algo que ha ocurrido en todos los juegos en los últimos años, y la forma de detectar a los enemigos y de ser detectado cambia por completo, exigiéndonos estar más atentos al escenario y cambiando las dinámicas de escape.

El título comienza con la célebre demo de septiembre de 2012, presentándonos al misterioso Skull Face interrogando a Chico en una lluviosa base cubana y abandonándola en helicóptero de forma misteriosa, para luego ponernos en el papel de Big Boss y dejarnos libertad para infiltrarnos. A partir de ahí, con unas indicaciones por radio de introducción, la misión es cosa nuestra. Contamos con un mensaje de auxilio de Chico, un mapa de la base que podemos consultar en cualquier momento -sin que se pause el juego-, y las habilidades por las que Naked Snake se convirtió en leyenda.

 2

Un diseño verdaderamente abierto

Lo curioso de este salto de Metal Gear Solid al mundo abierto es que, al igual que ocurría con la primera parte del barco en Metal Gear Solid 2 o la primera incursión de Metal Gear Solid 3, Ground Zeroes es una especie de tutorial (más largo, claro) de las nuevas posibilidades de la futura quinta parte. El título está pensado para llevar a los jugadores de la mano desde la progresión lineal habitual hasta las posibilidades del mundo abierto, y eso se nota desde los primeros instantes.

Nada más escalar el precipicio y estar frente a la base, hay un camino obvio y sigiloso que seguir, acompañado de indicaciones por radio, que nos llevará de forma relativamente cómoda hasta el paradero de Chico. Sin embargo, nosotros en nuestra primera partida decidimos experimentar el mundo abierto por las bravas, infiltrándonos en la base por la puerta difícil, dando un paseo imprudente corriendo sin propósito, siendo descubiertos constantemente y metiéndonos en escandalosos tiroteos. Mientras nos comportábamos fatal, como un elefante en una cacharrería o en el mismo Guantánamo, de repente nos encontramos algo en un rincón de un edificio. Habíamos pasado de mirar el mapa, de las cintas, de todo, y allí estaba, de casualidad. Ahora Metal Gear es abierto y no lineal, así que eso estaba allí, donde lo íbamos a encontrar de haber seguido el "plan lineal" de los diseñadores del juego, que requería discurrir e investigar bastante más. Es mejor no decir cuánto nos duró esa primera partida que rompimos.

El juego final cambiará esta base de extensión limitada por un escenario de juego mucho mayor, que hasta se ha dicho que será 200 veces éste. No sabemos cómo será el terreno hostil en la versión final, pero la base de Ground Zeroes, el "enemigo", parece estar más viva que nunca. Cada pequeña acción que hacemos sin la discreción adecuada es detectada, haciendo que la base se comunique por radio con sus soldados y cambie su nivel de alerta. Desde un disparo al aire que no saben dónde ha sido pero alguien ha oído, hasta una cámara que deja de funcionar, todo tiene una reacción en los guardias. También nos ha llamado la atención que la alteramos de forma permanente. El guardia al que dormimos nada más entrar seguirá dormido al cabo de una hora, a no ser que hayamos liquidado a tantos que se hayan visto obligado a llamar refuerzos, o que por casualidad alguien lo haya encontrado y lo haya despertado.

 3

La modernización de Metal Gear

Aunque el nuevo diseño del juego se nota a la hora de jugar, lo más llamativo de todo resulta cómo ha cambiado el sistema de infiltración y se han mejorado los tiroteos y las coberturas. Ya no hay radar, ahora lo que Snake tiene es una noción de lo que le rodea, sabiendo dónde están los enemigos cercanos si los ha señalado antes, y con un indicador blanquecino, como el de recibir disparos en los juegos de acción, que nos dice en qué dirección está ese soldado que ha notado algo raro. Es más complicado pasar desapercibido, pero el escenario es mucho más amplio y hay más posibilidades de esconderse. Contamos además con los prismáticos para identificar enemigos, zonas del escenario por las que podemos escurrirnos, y pedir información adicional por radio. El iDroid, una especie de holograma rudimentario, nos da información adicional de la misión y nos muestra el mapa, pero sin que el juego se pause.

El sistema de tiroteos y coberturas se ha puesto el día y modernizado, algo que le sienta muy bien. Las coberturas son dinámicas, al aproximarnos a parapetos nos agacharemos y cubriremos, y el sistema de disparo es similar al de los juegos en tercera persona actuales, ya sea asomándonos desde la cobertura o haciendo blanco pulsando el gatillo izquierdo para apuntar con el analógico y disparar con el gatillo derecho.

Uniendo el sigilo y los disparos hay un nuevo sistema que puede que no guste a muchos jugadores pero que a nosotros nos ha encantado, es el "mini tiempo bala" que ocurre cuando, en efecto, el enemigo nos descubre. Contamos con unos segundos a cámara lenta para hacer algo, ya sea buscar un lugar seguro hacia el que correr, o simplemente apuntar rápidamente al enemigo y matarlo para tener algo de ventaja. Hay algo muy reconfortante, satisfaciente o simplemente guay, que es lograr, durante estos segundos de asueto, acertar al enemigo en la cabeza con la pistola tranquilizante o un arma silenciada, evitando que dé la alarma.

 4

Los tiroteos por las bravas son mucho más fluidos que en anteriores entregas y el sistema de disparos funciona muy bien. Sobre todo es divertido que ante la indefensión de Snake, al estar en una base llena de enemigos e incluso tanques, nuestro viejo héroe se comporte como una máquina de matar. Unos cuantos disparos acabarán con nosotros, pero mientras eso no ocurre Big Boss es exageradamente superior al resto de enemigos, certero y letal, con una vida que se regenera poco a poco. En este sentido el título es muy permisivo, no sabemos si por tratarse de esta primera parte de introducción. Ser descubiertos nos traerá problemas, se penaliza, pero nada que no podamos solucionar matando a tres o cuatro soldados y escondiéndonos en un rincón con muchos arbustos. Al cabo de unos segundos, la base pasará del estado de alerta a una calma inocente, incluso confiada.

La sensación es una ruptura, evolución y revolución a partes iguales. Metal Gear Solid abandona rasgos que lo definieron, pero sustituyéndolos por otros que le sientan igual de bien. Toma elementos de aquí y de allá, de juegos que en su día se inspiraron en Metal Gear, y los hace suyos, logrando mantener su personalidad y resultar fresco. Habrá algún seguidor de la saga al que no le guste, pero como renovación de la fórmula funciona a la perfección, y resulta eso mismo, algo nuevo.

Demasiado lastrado por la duración

Jugar es muy divertido, probar cosas nuevas y ver lo que pasa también, así como ir cogiendo nuevas armas, subirse al tanque y montar un espectáculo en la base. Pero como ya comentábamos la corta duración del juego se hace patente, y las cuatro o cinco horas que nos puede dar si lo exprimimos (nuevas partidas aparte) se antojan escasas para un juego de treinta euros, 20 en las consolas Xbox 360 y PS3. Quizás este precio sería el más apropiado para todas las versiones, o al menos en las contrapartidas descargables, ya que resulta un poco abusivo para un título con una historia principal tan escasa y que lógicamente se queda a medias.

Cuando la terminamos, el juego nos evalúa, vemos una impresionante y larga secuencia cinemática que ejerce de puente hacia el futuro Phantom Pain, y llega el momento de las misiones secundarias. El juego nos indica que solo hemos completado el 10%, y el 90% restante son estas cinco misiones, más la posibilidad de volver a jugar la misión principal en un nuevo nivel de dificultad, y con los ítems (lanzacohetes, otras armas...) que hayamos conseguido en anteriores partidas.

 5

La vieja generación limita a la nueva

Visualmente, como ya decíamos, el título luce bien en la nueva generación pero hay elementos que se nota que no son mejores por el hecho de contar con versiones para PS3 y Xbox 360. Al principio, por la noche, el título luce mucho mejor, gracias a lo llamativo de los efectos de iluminación, particularmente las linternas, focos y demás elementos móviles del escenario, que crean efectos más vistosos. En cambio, con la luz del día este maquillaje desaparece y se le ven algunas carencias. Las cinemáticas son espectaculares, y a nivel visual el juego sigue siendo notable, pero esos tiempos en los que Metal Gear ponía un listón a superar en una consola han pasado, o al menos hasta la reválida de Phantom Pain.

A nivel sonoro el título cuenta con un buen doblaje en inglés, con alguna sobreactuación y el notable estreno de Kiefer Sutherland en el papel de Snake. El actor de 24 sucede a David Hayter, voz desde los tiempos de PlayStation. La batalla del doblaje al castellano parece perdida, y a este contratiempo se le suma ahora el tener que leer los subtítulos integrados en el juego, un problema ya visto en GTA V. La banda sonora, con Harry Gregson-Williams de nuevo al cargo, tiene el impacto al que estamos acostumbrados, aunque se hace notar mucho más en las escenas cinemáticas que en la acción del juego. Ahora bien, la música cambia sutilmente dependiendo de lo cerca que estemos de ser detectados, algo que funciona a la perfección para darle atmósfera al juego.

Un gran avance pero excesivamente breve

Metal Gear Solid V: Ground Zeroes logra que tengamos unas grandes expectativas para la versión final, The Phantom Pain, y demuestra las buenas decisiones de Kojima Productions ha tomado para renovar su saga, pero el problema es que no es una beta abierta o una demo, sino un juego comercial que, pese a lo divertido y fresco que resulta, acaba siendo demasiado corto, y eso decepciona. Es una compra muy recomendada para aquellos fans de la saga que tengan ganas de probar la evolución del juego, porque es tan divertido que lo jugarán una y otra vez. El resto de jugadores quizás quieran tener paciencia hasta la versión final, desde ya uno de los juegos que más esperamos de 2015.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4, PS3, Xbox 360 y Xbox One

Vampire: The Masquerade - Swansong - Análisis
Vampire: The Masquerade - Swansong - Análisis
Análisis
2022-05-21 16:36:00
Vampire the Masquerade se adapta a un RPG con mucha narrativa repleto de misterio e intrigas en el 'Mundo de Tinieblas'.
They Always Run - Análisis
They Always Run - Análisis
Análisis
2022-05-20 12:46:00
Aidan es un cazarrecompensas de tres brazos y el protagonista de They Always Run, una aventura de acción en dos dimensiones que pone todo el foco en su trama de ciencia ficción.
Dolmen - Análisis
Dolmen - Análisis
Análisis
2022-05-19 17:35:00
Rol de acción con la fórmula clásica de los Souls que recibe algunas novedades por su temática de ciencia ficción.
Evil Dead: The Game - Análisis
Evil Dead: The Game - Análisis
Análisis
2022-05-17 17:19:00
Saber Interactive ha firmado una obra de multijugador asimétrico que respira amor por Evil Dead. Con mil y una referencias por bandera, analizamos el nuevo juego de terror de la temporada.
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
Análisis
2022-05-13 13:37:00
Asesinatos, misterio y una historia con sabor nipón contada mediante vídeo de imagen real.
Salt and Sacrifice - Análisis
Salt and Sacrifice - Análisis
Análisis
2022-05-11 18:37:00
La esperada secuela de Salt and Sanctuary nos ofrece una aventura menos redonda y con más problemas que se queda un par de peldaños por debajo de la entrega original.
PEGI +18
Plataformas:
PS4 PS3 Xbox 360
Xbox One PC

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
7.03

PUNTÚA
Metal Gear Solid V: Ground Zeroes para PlayStation 4

154 votos

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
7.4

PUNTÚA
Metal Gear Solid V: Ground Zeroes para PlayStation 3

48 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
8
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.32

PUNTÚA
Metal Gear Solid V: Ground Zeroes para Xbox 360

20 votos

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
8
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
6.79

PUNTÚA
Metal Gear Solid V: Ground Zeroes para Xbox One

27 votos
#141 en el ranking de Xbox One.
#204 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 18/12/2014
  • Desarrollo: Kojima Productions
  • Producción: Konami
  • Distribución: Steam
  • Precio: 19,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: Marcadores
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.21

PUNTÚA
Metal Gear Solid V: Ground Zeroes para Ordenador

34 votos
#125 en el ranking de Ordenador.
#143 en el ranking global.
Flecha subir