Vandal
Género/s: Lucha 2D / Lucha
PEGI +12
PS4 Xbox One PC Switch
Ficha técnica de la versión PS4
ANÁLISIS
Desarrollo: Arc System Works
Producción: Bandai Namco
Distribución: Bandai Namco
Precio: 69,99 €
Jugadores: 1-2
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Inglés/Japonés
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA
Dragon Ball FighterZ para PlayStation 4

Ficha técnica de la versión Xbox One
ANÁLISIS
Desarrollo: Arc System Works
Producción: Bandai Namco
Distribución: Bandai Namco
Precio: 69,99 €
Jugadores: 1-2
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Inglés/Japonés
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA
Dragon Ball FighterZ para Xbox One

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Ficha técnica de la versión PC
ANÁLISIS
Desarrollo: Arc System Works
Producción: Bandai Namco
Distribución: Steam
Precio: 59,99 €
Jugadores: 1-2
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: Inglés/Japonés
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA
Dragon Ball FighterZ para Ordenador

#524 en el ranking de Ordenador.
#2770 en el ranking global.
Ficha técnica de la versión Switch
ANÁLISIS
Desarrollo: Arc System Works
Producción: Bandai Namco
Distribución: Bandai Namco
Precio: 59,99 €
Jugadores: 1-6
Formato: Tarjeta
Textos: Español
Voces: Inglés/Japonés
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA
Dragon Ball FighterZ para Nintendo Switch

Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Análisis de Dragon Ball FighterZ (PS4, Xbox One, PC)

Carlos Leiva ·
Goku regresa por fin con el juego de lucha de Dragon Ball con el que tantos años llevamos soñando los fans. Accesible, profundo, frenético, divertidísimo, con muchos contenidos y espectacular como pocos.
Análisis de versiones PS4, Xbox One, PC. También disponible en Nintendo Switch.
Otros análisis: Switch

Para aprender a dominar el juego y conocer todos sus secretos, consulta nuestra guía: Guía Dragon Ball FighterZ, trucos y consejos

Han tenido que pasar muchos años, pero tal y como se veía venir, con la llegada de Dragon Ball FighterZ por fin volvemos a tener un juego que no solo se encarga de estar a la altura de lo que esta legendaria serie se merece para contentar a los fans de Goku y compañía, sino que además se posiciona como uno de los mejores títulos de lucha de los últimos tiempos y como uno de los grandes lanzamientos de este 2018 que acaba de empezar.

Era necesario empezar este texto así, ya que, por lo general, los juegos basados en licencias (especialmente si son de anime o manga) suelen considerarse como productos menores que solo buscan aprovecharse del tirón de la serie en la que se basan o en contentar únicamente a su base de aficionados, un caso muy diferente al que nos presenta Arc System Works (Guilty Gear, BlazBlue) con su nueva creación, estudio que ya ha demostrado su ambición y maestría en el género incontables veces. Pero vayamos por partes.

PUBLICIDAD

Lucha con múltiples capas de profundidad

Lo primero que hay que decir es que estamos ante un juego de lucha 2D por equipos de tres contra tres al más puro estilo Marvel vs. Capcom 3, por lo que disfrutaremos de unas batallas rapidísimas, frenéticas y muy espectaculares, donde el uso de grandes técnicas y especiales está a la orden del día.

Aunque no sepamos mucho de juegos de lucha, no tardaremos en empezar a realizar todo tipo de técnicas y combos espectaculares.

Algo que sorprende mucho en un primer contacto es lo accesible que resulta en cuanto a controles, con unos comandos realmente sencillos para las técnicas (todo son cuartos de luna más uno o dos botones) y una gran cantidad de combos que se realizan de forma automática simplemente presionando un botón tras otro y sin tener que preocuparnos de mucho más.

Gracias a esto, cualquiera pueda coger el juego y empezar a disfrutar de su propuesta, por lo que si eres fan de Dragon Ball pero no de este género, podrás gozar igualmente de sus combates y emular las batallas de la serie desde un primer momento.

Sin embargo, el título esconde múltiples capas de profundidad y a poco que nos pongamos a investigar en el Modo Entrenamiento empezaremos a descubrir que podemos crear multitud de combos que se salen del automatismo inicial con el que el juego nos recibe, dando rienda suelta a nuestra imaginación y creatividad para buscar la forma de enlazar y alargar nuestras cadenas de golpes de formas muy originales e imaginativas.

Además, independientemente de los combos que podemos llegar a realizar, cuenta con muchas mecánicas diferentes que hay que aprender a dominar si queremos llegar a ser los mejores y que marcan la diferencia entre un jugador y otro, especialmente si tenemos en cuenta que las peleas tienen lugar a tal velocidad que tendremos que tener los reflejos muy afinados y estar muy despiertos para saber qué hacer en cada momento.

Gran parte de las batallas tendrán lugar en el aire.

Podemos realizar rápidas persecuciones para volar en un instante hacia la posición del rival y castigarle con un combo, defendernos, hacer parries, teletransportarnos a la espalda del enemigo y golpearle duramente tanto para esquivar como para alargar un combo, invocar a los personajes que tengamos en la reserva para que ejecuten un ataque y desaparezcan, recargar manualmente nuestro Ki, forzar a nuestro enemigo para que cambie a su personaje activo, utilizar el Sparking (solo se puede una vez por combate y sus efectos son mayores cuantos menos personajes vivos tengamos) para potenciarnos enormemente temporalmente y activar la regeneración de vida aunque no estemos en el banquillo, etcétera.

Como hemos dicho antes, el hecho de que se trate de un juego de tres contra tres no es algo meramente circunstancial, ya que se nota que toda su estructura jugable gira en torno a esto. Por ejemplo, los personajes que estén en la reserva regenerarán la porción azul de su barra de vida, por lo que cambiar a nuestro personaje activo de forma frecuente a poco que reciba algo de daño es importantísimo si no queremos que nos lo maten antes de que tengamos tiempo de pestañear.

La estrategia de equipo es vital y tenemos que pensar la forma de crear un grupo equilibrado y con buenas sinergias que nos permita afrontar cualquier situación y alargar combos. Además, evidentemente esto significa que tendremos que aprender a jugar, como mínimo, con tres combatientes, lo que añade otra capa extra de profundidad al sistema al tener que acostumbrarnos a las múltiples peculiaridades de cada uno y cambiar rápidamente el chip durante la batalla cuando pasamos de uno a otro.

En general, combatir en Dragon Ball FighterZ es una experiencia divertidísima y que se deja disfrutar por todo tipo de público, independientemente de su nivel de experiencia con el género, algo que habla muy bien de lo que ha conseguido Arc System Works a nivel jugable. También ayuda a esto el constante espectáculo que vemos en pantalla y el frenetismo con el que sucede todo, emulando y captando perfectamente la esencia de la serie y transmitiéndonos la sensación de estar viendo realmente una de las míticas peleas del anime.

Sí, no llega al nivel de profundidad y exigencia de otros títulos de la desarrolladora, como sus dos sagas insignia (Guilty Gear y BlazBlue), pero eso no quita que siga siendo un juego de lucha técnico y con muchas posibilidades para que los fans más dedicados y competitivos puedan sacarle mucho partido y dedicarle multitud de horas aprendiendo nuevas combinaciones y puliendo su estilo para alzarse con la victoria y subir puestos en los marcadores en línea.

De hecho, se nota que es un juego que quiere convertirse en uno de los principales referentes de los eSports, ya que incluye todo tipo de opciones para personalizar partidas, una opción para que la pausa no se active con solo una pulsación accidental (hay que dejar presionado el botón unos segundos), modo espectador, Modo Torneo (al menos de forma local)... Por no hablar de lo gratificante que es también tanto para el espectador como para el jugador.

La plantilla

Uno de los aspectos que más suelen llamar la atención de los juegos de Dragon Ball suele ser su plantilla de personajes. Se trata de una serie tan larga y con tal cantidad de luchadores carismáticos que, como fans, siempre queremos tener el máximo posible para escoger a nuestros favoritos y poder recrear cualquier batalla que se nos ocurra, motivo por el cual hemos llegado a tener juegos como las diferentes entregas de la saga Budokai Tenkaichi donde la cifra de combatientes jugables ha llegado a pasar de la centena.

Pero este no es el enfoque de Dragon Ball FighterZ, más bien todo lo contrario. Aquí se ha buscado crear un juego de lucha puro y equilibrado, donde cada uno de sus personajes esté perfectamente diferenciado y ofrezca detalles y estilos de combate únicos, por lo que apenas contamos con 24 guerreros en su plantilla base que se ampliarán con ocho más gracias a su Pase de Temporada.

Eso sí, aunque resulta inevitable echar de menos a alguno que otro (Bardock, Vegetto o Broly, por citar algunos de los más demandados y queridos por los fans), la selección nos ha parecido realmente buena y están prácticamente todos los que tenían que estar, desde los imprescindibles como Goku y Vegeta hasta otros más recientes e interesantes como Beerus, Black o Hit.

Esta es la plantilla completa de personajes.

Hay personajes para todos los gustos y todos ellos tienen algo que ofrecer y que los diferencia por completo del resto, y aunque todavía sea muy pronto para afirmar esto, no nos ha parecido que haya grandes desequilibrios. Aquí vamos a tener opciones de victoria hasta con Yamcha, así que no dudéis en escoger a vuestros héroes favoritos y que mejor se adapten a vuestra forma de jugar, por muy débiles que se hayan mostrado en la serie.

Aunque la cifra pueda no parecer muy alta para lo que estamos acostumbrados en los juegos basados en este legendario manga, desde luego Arc System Works ha demostrado que menos es más, especialmente cuando todos los luchadores están tan cuidados y trabajados.

Una nueva historia

Entrando ya en lo que son sus modos de juego, la modalidad principal para un jugador la tenemos en su Modo Historia. A diferencia de otros muchos títulos de la serie, esta vez no nos vuelven a narrar los mismos hechos del manga, sino que se ha desarrollado una historia completamente original y creada en exclusiva para la ocasión, la cual se sitúa cronológicamente poco después del torneo contra el Universo 6 que tiene lugar en Dragon Ball Super.

Los vídeos y las conversaciones están realizados con el propio motor gráfico del juego.

Para no dar muchos detalles sobre su argumento, simplemente os contaremos que los personajes pierden sus poderes y que para sacar partido de ellos tienen que dejar que un alma (nosotros) los posea para hacer frente a una nueva amenaza que asola al mundo en forma de clones malvados y villanos clásicos resucitados.

La historia está dividida en tres rutas bien diferenciadas y cada una de ellas nos plantea la misma trama pero en supuestos distintos, mostrándonos los que ocurriría si nos hubiésemos vinculado con los héroes, con los villanos o con los androides. Estas rutas se van desbloqueando de forma progresiva, por lo que no podremos escoger entre ellas nada más empecemos a jugar.

Esto se debe a que la narrativa juega mucho con estos puntos de vista para plantear ciertos misterios que no se resuelven hasta que jugamos la ruta final (la de los androides), por lo que sabe exponer con mucho acierto sus cartas sobre la mesa como para que queramos continuar jugando y descubrir más.

La historia rompe de forma muy inteligente la cuarta pared para hacernos partícipes de lo que está ocurriendo.

No os esperéis una gran historia, ya que no está muy lejos de lo que podríamos esperar de un arco de relleno del anime, aunque el nuevo personaje que se ha creado en exclusiva para el juego, A21, nos ha gustado bastante y se nota que todo su trasfondo es algo que se ha trabajado mucho para que encaje dentro del complejo universo de Dragon Ball, por lo que al final su desarrollo se acaba haciendo muy ameno y entretenido.

De hecho, algo que nos ha encantado es que se han molestado hasta en justificar a nivel argumental la propia jugabilidad del título, dando razón de ser al hecho de que luchen por equipos y que personajes poco poderosos puedan hacer frente a los más fuertes, o que estos últimos no puedan alcanzar sus transformaciones más avanzadas. Este nivel de detalle también se tiene en cuenta a la hora de enlazar con el anime y encontraremos multitud de referencias para que todo nos cuadre (las conversaciones que tienen los personajes entre sí son puro fan service y nos sacarán multitud de sonrisas nostálgicas).

En lo jugable, el título nos reta a superar una serie de mapas divididos en casillas donde nos esperan multitud de combates. A lo largo de la aventura tendremos que reclutar nuevos guerreros para que se sumen a nuestra causa, obtener objetos para equiparnos y potenciar nuestras capacidades, subir de nivel para hacernos más poderosos y gestionar nuestro grupo para poder recuperar nuestra salud tras cada batalla, ya que los combatientes que no usemos recuperarán más salud que los que sí, aunque claro, estos no recibirán experiencia, de modo que si los dejamos de lado se quedarán atrás y no nos serán muy útiles.

Tendremos un número de turnos limitado para completar cada mapa. Cada casilla que nos movamos consumirá un turno.

Todo esto, sobre el papel, suena muy bien y nos parece una idea muy acertada, ya que no se trata de una simple sucesión de combates sin más y añade un toque de gestión, estrategia y rol que le sienta muy bien. Sin embargo, el problema está en que la dificultad de la primera vuelta es prácticamente nula, por lo que no se le saca partido a ninguna de sus mecánicas únicas y tendremos la constante sensación de estar enfrentándonos a sacos de boxeo. En la tercera ruta sube el nivel ligeramente, pero nada que llegue a plantearnos problemas o un reto.

A21, un personaje original del modo historia de Dragon Ball FighterZ.

Completar la historia por primera vez nos llevará unas 15 horas, las cuales pueden llegar a hacerse realmente aburridas y tediosas en lo jugable ante la falta de desafío, aunque por suerte la trama nos animará a seguir. La buena noticia la tenemos en que al finalizarla desbloquearemos el Modo Difícil, donde las cosas se vuelven mucho más interesantes, ya que la mayoría de nuestros personajes llegarán a él con poco nivel y la IA se vuelve mucho más agresiva, obligándonos a cambiar a los integrantes de nuestro grupo y a escoger nuestros objetos equipados con cuidado para poder progresar con garantías.

Entendemos que siendo un juego que también está destinado al fan de Dragon Ball se hayan querido poner las cosas fáciles de primeras para que todo el mundo pueda disfrutar de su nueva historia, aunque no habría estado de más poner algún selector de dificultad para la IA para quienes quisieran algo más de reto desde el primer momento y no meros muñecos de sparring.

Otros modos para un jugador

Además del Modo Historia, el resto de horas que echemos jugando en solitario probablemente nos la pasaremos en el Modo Arcade, el cual se ha dividido en tres circuitos diferentes de tres, cinco y siete combates. Lo interesante de este modo es que dependiendo de lo bien o mal que lo hagamos en cada combate recibiremos una clasificación que determinará la ruta que seguiremos a lo largo de la modalidad. Si sacamos una buena puntuación, iremos por los caminos superiores, donde las batallas son más duras, pero si no lo hacemos demasiado bien, nos llevarán por los caminos intermedios e inferiores, por lo que la dificultad se va ajustando a nuestro nivel de habilidad.

Completar todos los circuitos del Modo Arcade con rango S es probablemente el mayor desafío de todo el juego. Solo para expertos.

Lo único malo es que al terminarlo la única recompensa que recibiremos será nuestra puntuación y clasificación final, por lo que no hay ningún tipo de extra en forma de finales para cada personaje que nos invite a completarlo con diferentes equipos numerosas veces. Se trata de un modo pensado para que intentemos superarnos a nosotros mismos, ni más ni menos, y gracias a sus múltiples rutas, lo cierto es que se hace muy rejugable y entretenido.

Aquí hay que destacar que al completar cada circuito desbloquearemos su versión difícil y estos suponen un desafío gigantesco que nos pondrá las cosas realmente complicadas para sacar la codiciada S en todos ellos, por lo que hay horas de juego para rato.

Por supuesto, tampoco faltan a la cita un Modo Entrenamiento tremendamente completo y extenso con multitud de información y opciones de configuración, Desafíos donde tenemos que realizar los combos que nos indiquen (hay diez por personaje y no son especialmente difíciles a poco que se tenga algo de experiencia en el género), un completo Tutorial que nos enseña todas sus mecánicas, combates locales y el imprescindible Modo Torneo para jugar de forma local con nuestros amigos o contra la IA.

Si cumplimos una serie de requisitos concretos, podremos ver unas secuencias especiales tanto al comienzo como al final de un combate que recrean algunos de los mejores momentos de la serie.

Quizá hemos echado en falta algún modo adicional al que dedicarle horas como alternativa a lo ya existente, pero entre Historia y Arcade tenemos mucho para disfrutar en solitario y practicar antes de dar el salto al competitivo online.

La competición online

Como no podía ser de otra forma a estas alturas, Dragon Ball FighterZ incluye un completo modo online repleto de opciones y posibilidades para jugar contra usuarios de todo el mundo y demostrar que somos los mejores, ya sea compitiendo en los marcadores online o simplemente luchando por placer y sin presiones en modalidades más informales.

Podréis poner a prueba todo lo que aprendáis contra otros jugadores gracias a su completo modo online.

Lo primero que nos ha llamado la atención es lo bien que funciona el código de red, al menos en la versión de PS4 que es a la que hemos tenido acceso, con un sistema de emparejamientos que no tarda demasiado en encontrarnos partidas y con unos combates con un lag prácticamente inapreciable, lo que se traduce en batallas constantes y fluidas, algo imprescindible en un juego de lucha tan rápido y frenético como este.

A la hora de combatir tenemos varias opciones. Por un lado, están las clásicas Partidas Igualadas e Informales. Las primeras nos sumarán o restarán puntos según las victorias y derrotas que consigamos, y con ellos podremos ascender de rango y subir puestos en los rankings mundiales.

Para que no se hagan ciertas "trampas" y la competición sea más justa, estas partidas pueden ser al mejor de tres combates, por lo que podremos jugar contra el mismo usuario hasta que alguno de los dos consiga dos victorias. Todas estas peleas puntúan y si conseguimos vencer dos veces obtendremos muchos más puntos de lo normal por haber aceptado una revancha, un sistema muy interesante que evita que ciertos jugadores se ceben contra gente inferior a ellos y que al mismo tiempo permite que demostremos que realmente somos mejores que nuestro contrincante, incentivando la aceptación de revanchas y confirmar resultados.

Si no queréis acabar en los marcadores online como Cell, jugad limpio y no os desconectéis.

Evidentemente, aquí las desconexiones se castigan muy duramente, tanto por lo manchado que quedará nuestro perfil como por la enorme cantidad de puntos que nos quitarán, así que procurad jugar limpio y asumir vuestras derrotas. Es más, si tiramos del cable, el otro jugador recibirá muchos más puntos de lo normal en compensación, así que no sirve de nada practicar estas artimañas tan poco deportivas.

En cambio, si preferimos jugar de una forma más relajada, ya sea por mero disfrute o para probar y experimentar con personajes que no terminamos de dominar, encontraremos un abanico de opciones realmente amplio. Por una parte, podemos buscar rivales con el sistema de emparejamientos habitual, donde se usarán las mismas reglas que en las Partidas Igualadas, con revanchas incluidas, aunque estas no contarán en nuestro historial ni modificarán nuestro rango.

Por la otra, dentro de la sala online en la que nos encontremos (las cuales admiten hasta 64 jugadores), podremos luchar de forma informal contra los jugadores que busquen pelea en la arena central del lobby (simplemente basta con apuntarse en el encargado de dicha modalidad).

En ese ring que se encuentra en el centro del lobby podréis enfrentaros a otros jugadores de vuestra misma sala que también busquen pelea.

Finalmente, tendremos la opción de crear pequeñas salas para ocho jugadores, llamadas "rings". Aquí podremos modificar las reglas totalmente a nuestro gusto entre una cantidad de opciones realmente extensa y abrumadora, pudiendo incluso ponerles contraseñas para hacer de estas partidas algo privado para jugar con amigos o dar acceso a todo el mundo.

A estos rings solo pueden entrar aquellos jugadores que se encuentren en nuestra misma sala online, por lo que intentad colocaros en un punto por donde suela pasar la gente para que os vean y comprueben si les interesan vuestras reglas o no.

Probablemente lo más interesante de los rings es que dan la opción de disputar combates por equipos de tres jugadores contra tres jugadores. Es decir, cada uno de los usuarios de la partida controla a un único combatiente, por lo que la colaboración y coordinación entre los miembros de un mismo grupo para ejecutar los relevos resulta imprescindible. Es un modo divertidísimo para jugar con amigos (algo caótico a veces, eso sí) y que os va a dar muy buenos momentos.

Conseguir rematar un combate online con un Final Espectacular es una experiencia gratificante como pocas, aunque el pobre de Yamcha no piense lo mismo.

Para rematar todo esto, contamos también con un Modo Espectador, un canal de repeticiones completísimo, y marcadores online de todo tipo. Además, se ha añadido un sistema muy bien pensado para que podamos "seguir" a nuestros jugadores favoritos y así estar al tanto de sus combates, progresos, repeticiones, etcétera, lo que deja claro que se trata de un título que va a apostar muy fuerte por los eSports y por su comunidad.

Superando al anime

A nivel gráfico no hay mucho que decir, ya que las capturas y los vídeos del juego hablan por sí solos, ofreciéndonos un espectáculo al que pocos juegos pueden aspirar a igualar. El modelado de los personajes es una auténtica pasada, luciendo exactamente igual que el manga y superando incluso a lo visto en el propio anime, la recreación de las técnicas especiales y la cantidad de efectos que ponen en pantalla es una auténtica gozada y las animaciones son bastante buenas, emulando con mucho acierto cada uno de los golpes y poses que hemos visto en las viñetas y captando como nunca se había hecho antes la esencia de la serie.

A nivel visual el juego es impecable.

La peor parte se la llevarían los escenarios, ya que el acabado de algunos de sus elementos no es especialmente brillante, aunque en conjunto lucen bastante bien y cuentan con detalles tan interesantes como que desviemos una onda de Ki y esta vaya a parar al fondo y destruya algo.

Finalmente, tenemos una banda sonora muy cañera que ambienta muy bien cada combate, aunque la calidad de sus temas nos ha parecido algo irregular, mezclando composiciones muy pegadizas con otras repletas de guitarreos un tanto genéricos. Los efectos están extraídos directamente del anime, así que son de calidad y completamente reconocibles por el fan, y el doblaje nos deja escoger entre las geniales voces japonesas y las inglesas.

Conclusiones

Dragon Ball FighterZ es ese juego con el que los fans llevamos tantos años soñando. Un título que no se conforma con ser extremadamente fiel a la licencia y contentar a los fans, sino que busca ir más allá y convertirse en uno de los nuevos referentes de su género gracias a una jugabilidad divertidísima, frenética, equilibrada, muy pulida y con múltiples capas de profundidad para que pueda ser disfrutada por todo tipo de jugadores. Un homenaje tanto a Dragon Ball como a los juegos de lucha que desde ya se convierte en uno de los primeros imprescindibles de este prometedor 2018. ¡Gracias Shenron por concedernos nuestro largamente esperado deseo!

Hemos realizado este análisis gracias a una copia final para PS4 que nos ha facilitado Bandai Namco.

NOTA

9
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Jugabilidad accesible pero profunda, y siempre divertida.
La plantilla de personajes está muy bien seleccionada y diferenciada.
A nivel visual es un espectáculo continuo.

Puntos negativos

La dificultad del Modo Historia en la primera vuelta no ofrece desafío alguno.

En resumen

El juego de lucha de Dragon Ball con el que tantos años llevamos soñando. Tan accesible como profundo, y divertido y espectacular como pocos. Sin duda, uno de los nuevos referentes del género.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

illmatic · 12/02/2018 07:30
Yo me lo acabo de comprar y es una jodida droga (hasta soñe hoy con el jaja) pero hay mucho nivel en el online,subi  a nivel namekiano y ya ahi gano muy muy pocos combates,hay algun goku por aqui q me entrene como a gohan en la sala del tiempo? XD

SEBA_ING · 07/02/2018 16:16
lo tengo desde el día uno, jugando en una PS4 PRO y pantalla 4K y la verdad que me tiene impresionado en pantalla se ve simplemente espectacular a nivel gráfico!, es rápido, muy tecnico, y en cada partida online me sorprendo mas como ya en tan poco tiempo los jugadores han desarrollado maneras de jugar muy impresionante, lo disfruto cada vez que lo juego y mucho por hacer y desbloquear, sin duda era un grande del 2018 y paso a ser uno de mis juegos de pelea favorito y eso que había actualizado hace poco SFV! que también quedo perfecto :P ..saludos

Rexpyra · 02/02/2018 23:39
[respuesta:316]Bueno solo confirmar que sí hay choques de kames, aúnque no son interactivos. Acabo de tener uno con vegeta contra krilin[/respuesta]

Pancho_sxe · 30/01/2018 15:21
[respuesta:327]No aun no se anuncia ningún personaje, pero, hay una lista de un dataminer que indica que los personajes que saldrán por DLC serán Broly, Bardock, Janemba, Topo, Jiren, Kefla, Kid Goku (no se sabe si el de Dragon Ball o GT) y Fuu (Personaje de Xenoverse 2)[/respuesta]

Vorian_Atreides · 30/01/2018 11:45
Juego absolutamente increíble.  Un claro candidato al GOTY también. Eso sí, está muy enfocado al e-sport, tanto como SFV.  Hay muchos modos de juego, pero me queda la sensación de que todo es preparativo para la competición online.

Y ahí sólo se puede acceder si eres un hacha de los juegos de lucha porque a poco que seas algo manco como un servidor te revientan en cero coma.   De 6 combates he ganado solo uno.

Pero ver una triple kamehameha con Goku y familia, aunque sea en mi puta cara... es muy fuerte.

Juegazísimo.

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4, Xbox One y PC

Análisis
2018-12-15 13:22:00
Nos sumergimos en la versión para consolas de uno de los mejores juegos de supervivencia del año.
Análisis
2018-12-13 16:03:00
Una preciosa aventura que es mucho más que un juego bonito.
Análisis
2018-12-12 18:01:00
Una experiencia de conducción sobre dos ruedas con defectos, pero también divertida, exigente y repleta de contenido.
Análisis
2018-12-12 10:58:00
Una adaptación sólida para la consola de Sony que nos permitirá disfrutar de toda la diversión de uno de los Battle Royale más exigentes aunque tenga algunas cosas por pulir.
Análisis
2018-12-11 16:08:00
El retorno de una saga emblemática de la estrategia que por desgracia falla a la hora de ejecutar algunas buenas ideas, quedándose en un juego sólo apto para los fans acérrimos de la saga.
Flecha subir