Análisis de StarCraft II: Heart of the Swarm (PC)

La Reina de Espadas ha regresado, y con ella, una genial expansión que contentará tanto a expertos como novatos.
StarCraft II: Heart of the Swarm
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8
NOTA
9
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
10
Análisis de versión PC.

Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? Sin duda alguna, esta es la máxima por la que Blizzard ha apostado a la hora de desarrollar la secuela de StarCraft, a diferencia de lo ocurrido con Warcraft y Diablo (uno convertido en MMORPG y otro con una tercera entrega repleta de cambios desde sus mismas bases jugables). Al igual que Wings of Liberty, Heart of the Swarm no busca revolucionar la saga, sino perfeccionarla y pulirla más aún si cabe. Conseguir esto en un juego donde el más mínimo cambio puede trastocarlo todo y provocar la ira de los fans no es fácil, pero podemos decir con total seguridad que Blizzard lo ha vuelto a lograr.

Liderando al enjambre

Tal y como viene siendo costumbre en la saga, esta expansión deja muy clara la separación de su modo campaña de su multijugador, haciendo que se sientan prácticamente como juegos independientes. Empezaremos centrándonos en su campaña, cuya historia nos sitúa tres semanas después de los hechos ocurridos en Wings of Liberty. Tras una ardua guerra, los Terran por fin han conseguido derrotar Sarah Kerrigan, la Reina de Espadas, y devolverle su humanidad, aunque Arcturus Mengsk, líder del Dominio, no está dispuesto a permitir que siga con vida. Un sentimiento mutuo, ya que Kerrigan tampoco tiene demasiado interés en que siga respirando aquel que la traicionó y abandonó a su suerte.

Contar más a partir de aquí sería destriparos su argumento, algo que no vamos a hacer a pesar de lo decepcionante que nos ha parecido. Sin duda alguna se trata probablemente del apartado más flojo del juego, y con mucha diferencia. Los diálogos son terribles, los personajes resultan demasiado planos y poco atractivos, todo lo que ocurre es predecible hasta decir basta y no queda ni un solo resquicio de la épica de Wings of Liberty. Básicamente es una historia de venganza que sirve como puente y deja el tablero preparado para Legacy of the Void, la entrega final de esta trilogía y la última expansión que recibirá StarCraft II. Hay algunas revelaciones y se atan varios cabos sueltos, pero no encontraremos nada que nos sorprenda, a lo que hay que sumarle que algunas explicaciones se sienten muy forzadas, como si a los guionistas se les hubieran ocurrido durante la marcha.

PUBLICIDAD

A nivel jugable ya es otro cantar y podemos aseguraros que se trata de una campaña divertidísima y muy variada que solo peca de corta y fácil. Su desarrollo es bastante familiar y básicamente nos propone ir cumpliendo una misión detrás de otra hasta llegar al final. Lo bueno es que no hay dos que sean iguales o parecidas y todas ellas nos ofrecen un reto distinto, aportando una variedad que difícilmente encontraréis en otro RTS. Desde objetivos tan clásicos como aguantar oleadas de enemigos durante una cantidad de tiempo determinada, hasta otros más originales como participar en una batalla de naves espaciales o enfrentarnos a jefes finales al más puro estilo Diablo III sin que tengamos que preocuparnos de gestionar nuestra base.

El hecho de que ahora controlemos al enjambre Zerg también es bastante notable, ya que esta facción no tiene nada que ver con los Terran, protagonistas de Wings of Liberty. Su funcionamiento es bien distinto y su principal fortaleza radica en las estrategias ofensivas, en crear multitud de unidades lo más rápido que podamos y agobiar constantemente al rival. Este cambio de enfoque aporta otro plus de variedad que evita que nos sintamos como que estamos jugando a más de lo mismo. Si nunca os adentrasteis en el multijugador de StarCraft II o jugasteis a la entrega original no pasa nada, ya que el título nos irá enseñando a manejar el enjambre poco a poco. De hecho, casi todo el juego se siente como un gigantesco tutorial muy bien camuflado.

Por otro lado, la campaña también incluye más novedades que le dan sabor propio. La más destacable es la propia Kerrigan, una unidad héroe poderosísima y gran culpable de lo fácil que puede llegar a ser superar las misiones. A medida que superemos pantallas y cumplamos objetivos secundarios, la Reina de Espadas irá ganando niveles, lo que le permitirá aumentar sus estadísticas y aprender nuevas habilidades que nos facilitarán enormemente la vida. Sus habilidades se dividen por niveles. Al 10, 20, 35, 50 y 60 desbloquearemos tres nuevas (al principio solo dos, pero se añade una tercera columna posteriormente), aunque solo podremos escoger una de ellas por cada rango de nivel. Eso sí, en cualquier momento nos permitirán cambiar nuestra selección, lo que nos invitará a que experimentemos.

Para aumentar todavía más nuestras opciones de personalización, en la Fosa de Evolución podremos escoger entre tres mejoras diferentes para cada una de nuestras unidades. Al igual que con las habilidades de Kerrigan, el juego nos permitirá alternar entre una y otra siempre que queramos. Otro tema distinto son las cepas evolutivas. A medida que avancemos en la historia iremos desbloqueando unas misiones opcionales gracias a las cuales tendremos la posibilidad de potenciar a nuestras unidades con una mejora permanente.

El problema es que siempre habrá dos posibles cepas, por lo que nos tocará descartar una y quedarnos con la otra. Para facilitarnos esta decisión, en las misiones de evolución manejaremos ambas variantes a modo de tutorial, por lo que siempre nos dejarán probarlas antes. Apenas se tarda cinco minutos en completarlas y algunas de ellas merecen mucho la pena por las ventajas que ofrecen, aunque otras tienen una utilidad algo cuestionable.

 1

Como ya hemos mencionado, la campaña de Heart of the Swarm resulta mucho más corta que la de Wings of Liberty y se puede completar perfectamente en apenas diez horas. En total tenemos 27 misiones, 20 pertenecientes a la historia principal y 7 de evolución, aunque estas últimas se superan en un suspiro y apenas aportan más de media hora de juego. En cuanto a la dificultad, hemos notado un sensible bajón de la misma, por lo que a los más veteranos os recomendamos pasar directamente a la dificultad Brutal para no aburriros ante la total falta de reto, mientras que el resto haría bien en empezar al menos en Difícil, incluso aunque seáis nuevos en el género.

Multijugador para todos

A primera vista, muchos pensarán que apenas hay novedades en el apartado multijugador, un pensamiento del que probablemente se reirían quienes lleven años batallando incansablemente en este universo. Mencionar que todas las facciones han recibido nuevas unidades (y en algunos casos también se han eliminado otras), algo que de por sí supone un cambio radical en las batallas online.

 2

StarCraft y StarCraft II son juegos en los que todo está estudiado al milímetro. No hay nada dejado al azar y la presencia de una sola unidad nueva o la eliminación de otra hace que cambien todas sus estrategias y formas de afrontar el juego, obligando a los jugadores a adaptarse a estos cambios y a que tengan que volver a redescubrir las facciones prácticamente desde cero. Si antes teníamos una estrategia infalible, usarla ahora puede que sea de todo menos recomendable.

Por suerte, este asunto ha sido muy bien llevado a cabo, demostrando que Blizzard no ha perdido el tiempo en el largo proceso de desarrollo que ha sufrido esta expansión, el cual ha durado mucho más de lo que los fans hubiesen deseado. Por lo visto hasta ahora, las facciones se sienten más equilibradas que nunca. Los Terran ahora son enormemente flexibles (más todavía si cabe), los Zergs apenas han sufrido cambios en su estilo de juego, y las unidades aéreas de los Protoss son ahora incluso más importantes que antes. Sigue habiendo alguna que otra cosilla ligerísimamente descompensada, como los Terran, que se sienten algo más poderosos que el resto, pero en líneas generales StarCraft II nunca había estado tan bien equilibrado. Como siempre, será el paso de las semanas y los propios jugadores quienes demuestren hasta qué punto Blizzard ha conseguido su objetivo.

 3

Con todo esto, la compañía deja bien clara su intención de llevar el título a lo más alto de los eSports, dentro de los cuales ya es un referente. Gracias a ello, podremos seguir gozando de un modo multijugador tremendamente exigente y competitivo con jugadores de un altísimo nivel que no dudarán en aplastarnos sin piedad alguna a la mínima que nos despistemos. Esto siempre ha sido una de sus grandes virtudes, pero también uno de sus mayores problemas, ya que los nuevos jugadores tienden a sentirse intimidados ante esta feroz competencia.

La campaña no prepara ni por asomo para lo que nos vamos a encontrar online (de hecho, podemos asegurar que no sirve para nada), y hasta ahora el mejor método para aprender a jugar era por medio de partidas personalizadas con amigos y contra la IA, pasando también por un duro proceso de derrotas en partidas reales de las cuales aprender, así como por la consulta de foros, guías y estudio de los vídeos de los torneos profesionales para hacernos una idea de cómo defendernos y así no sentirnos como una hormiga entre gigantes.

 4

Blizzard es bien consciente de esto y con el fin de hacerlo más accesible ha incluido dos novedades que serán muy bien recibidas por los más nuevos y por quienes solo quieran jugar por diversión. La primera de ellas es el Modo Entrenamiento. Gracias a él, podremos participar en una serie de desafíos guiados en los que nos enseñarán a jugar con cada una de las razas, de forma que podamos mantener una economía saludable, aprendamos a construir bases bien diseñadas y con cabeza, organizar ataques, etcétera. Se trata de un añadido que nos ha parecido genial y que nos da una base sólida sobre la cual empezar a desarrollar nuestro estilo de juego.

Junto a esto, se ha añadido la posibilidad de jugar partidas no clasificadas, perfectas para pillar experiencia y probar estrategias sin que nuestras estadísticas y puntuaciones se vean castigadas. Además, al tener un carácter mucho menos competitivo suponen una buena puerta de entrada al apartado online del juego, de forma que nadie se sienta intimidado a la hora de dar el salto.

 5

Entre otras novedades tenemos que mencionar un nuevo sistema mediante el cual ganaremos experiencia con la facción con la que juguemos. A medida que subamos niveles con cada una de ellas iremos desbloqueando retratos para usar en nuestro perfil. A su vez, se ha añadido una buen cantidad de nuevos mapas oficiales que tendremos que estudiar cuidadosamente para sacarles el mayor partido posible y que consiguen revitalizar la experiencia online junto al resto de cambios. Finalmente, no queremos terminar este apartado sin mencionar las notables mejoras que han recibido el modo Arcade y el Editor de Mapas (las cuales se incluyeron en un parche previo al lanzamiento de esta expansión), con las que Blizzard vuelve a darle un nuevo empujón a los contenidos creados por los usuarios.

Una interfaz mejorada

Gráficamente no hay mucho más que mencionar que lo que ya os contamos en su momento en el análisis de Wings of Liberty. Se trata de una expansión, así que era de esperar que no se produjera ningún cambio destacable en este sentido, aunque el título apenas ha envejecido y sigue viéndose perfectamente, con un genial acabado artístico y unos diseños de unidades y estructuras muy sólidos, detallados y reconocibles. Además tiene momentos realmente resultones y otros sencillamente espectaculares. Ver a 400 zerg destrozándolo todo sin que el juego sufra ni una sola ralentización a la vez que se producen todo tipo de efectos gráficos provocados por las explosiones y habilidades de cada unidad es una auténtica gozada para la vista. Además, las escenas cinemáticas ahora gozan de mayor calidad.

 6

A todo esto hay que sumarle una buena optimización con múltiples opciones de configuración gráfica que lo hace bastante funcional en una amplia gama de equipos, por lo que no hará falta que tengáis un PC de último modelo para disfrutarlo. De hecho cuenta con unos requisitos mínimos y recomendados bastante asequibles.

Donde sí que encontraremos una mejora notable es en su interfaz, la cual ha recibido un completo lavado de cara que la hace mucho más intuitiva y visual, facilitando notablemente el desarrollo de nuestras acciones y estrategias. Esto también se aplica a los menús principales, mucho más claros y por los que ahora resulta más sencillo moverse.

 7

Finalmente, en lo que respecta al sonido, tenemos que decir que la banda sonora nos ha parecido algo menos inspirada que la de Wings of Liberty. Encaja bien con la temática Zerg y hay algunas composiciones orquestales para ciertos vídeos que son realmente espectaculares, pero en partida no hemos encontrado ningún tema que nos haya parecido especialmente memorable. Por otra parte, los efectos de sonido cumplen con sobresaliente y son tremendamente variados.

Aunque, sin duda, lo que menos nos ha gustado en este sentido ha sido el doblaje español. Ojo, no queremos decir que sea malo, y el hecho de que llegue con voces en nuestro idioma es algo que agradecemos muchísimo, pero la selección de voces (se mantienen los mismos actores de doblaje de Wings of Liberty) y su interpretación no nos ha terminado de gustar, ya que se sienten forzadas y desganadas en la mayoría de los casos. Esto resulta especialmente sangrante con Kerrigan, personaje que pierde toda su fuerza en nuestra lengua.

 8

Conclusiones

StarCraft II: Heart of the Swarm supone una gran expansión que sabe ofrecernos una campaña muy divertida y variada, y potenciar su multijugador de cara al sector más competitivo, a la vez que lo hace más accesible para nuevos jugadores. Y todo ello usando la misma fórmula mágica de siempre con la que Blizzard ha llevado a esta saga a donde está a día de hoy. Por desgracia, el guion deja mucho que desear y la campaña se hace corta a todas luces, además de no ser especialmente desafiante, algo que esperamos que cambie en Legacy of the Void para ofrecernos un desenlace a la altura del nombre que lleva. Mientras tanto, solo nos queda seguir disfrutando durante horas, semanas y meses de todo lo que el regreso de la Reina de Espadas tiene que ofrecernos.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
PEGI +16
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
COMUNIDAD
9.02

PUNTÚA
StarCraft II: Heart of the Swarm para Ordenador

79 votos
Flecha subir