Vandal

La Tierra-Media de los videojuegos

Repasamos, anillo en mano, todos los títulos que han llevado la mitología, los personajes y los escritos de J.R.R Tolkien al mundo de los videojuegos. Acompáñanos.
La Tierra-Media de los videojuegos

Batalla por la Tierra Media II contaba que, tras la partida de Frodo, Aragorn y los otros integrantes de la Compañía del Anillo, un grupo de orcos atacaba Rivendell, propiciando una guerra sin cuartel en la región más norteña de la Tierra Media- De esta forma, veíamos como Elrond y Glorfindel conjugaban defensas contra la amenaza oscura que se cernía sobre el Valle Oculto y los poblados colindantes, mientras mantenían sus ojos puestos en la guerra que se libraba al sur de nuestra posición. Si escogíamos encarnar al mal en sí mismo, podíamos ver el viaje emprendido por Boca de Sauron, emisario y voz del mismísimo Señor del Anillo, que encabezaba una campaña junto a varios de los Nazgûl en pos de la conquista de varias posiciones cercanas a Angmar, y al sitio del bosque de Lórien -hogar de Galadriel- más al sur. El argumento así cogía y adaptaba de manera libre, partes narradas en los Apéndices de El Señor de los Anillos, regalándonos una de las campañas más entretenidas del género y la licencia.

La Tierra-Media de los videojuegos

Batalla por la Tierra Media II introducía -aparte de las batallas navales- nuevas razas y mejoraba las ya existentes, buscando así un equilibrio más propicio y variado entre ejércitos y bandos. Ahora los reinos de Rohan y Gondor se fusionaban en uno solo -Hombres del Oeste-, y los Enanos y Elfos gozaban de unidades y ejércitos únicos y propios para sus razas. El enemigo también estrenaba una nueva facción, los Orcos de Moria, además de las ya habituales huestes de Saruman y Sauron. Los héroes y sus poderes especiales también se ampliaban, con momentos álgidos como la invocación del Balrog, los Nazgûl o los espirituales ejércitos de muertos, volviendo a ser determinantes en algunas batallas y niveles -era bastante curioso ver como un Balrog rompía impunemente una muralla de Minas Tirith, simulando, a su manera, el épico sitio de Gondolin narrado en El Silmarillion-.

PUBLICIDAD

Pero la principal novedad era el modo Guerra del Anillo, que era una especie de Risk virtual e interactivo -algo parecido al citado juego de 1988-, donde conquistábamos territorios y librábamos batallas por turnos a lo largo y ancho de un enorme mapa en tres dimensiones de la Tierra Media. Teníamos la posibilidad de levantar asentamientos, defender posiciones y mejorar nuestras unidades, mientras veíamos como el enemigo avanzaba e intentaba arrebatarnos determinadas zonas. Era un modo muy longevo y rejugable, tremendamente adictivo, que nos proporcionaba horas y horas de juego, y que a día de hoy, sigue siendo todo un lujo para el jugador aficionado al género -sobre todo teniendo en cuenta que los servidores online cerraron hace algún tiempo-. EA lanzó una completa expansión, centrada en el reino de Angmar y El Rey Brujo, que añadía niveles en una campaña nueva y varias facciones mejoradas.

La Tierra-Media de los videojuegos 1

PUBLICIDAD

Tras Batalla por la Tierra Media II, EA buscó espaciar más los títulos de la franquicia de El Señor de los Anillos, a fin de no gastar una saga que ya empezaba a mostrar preocupantes signos de agotamiento tras varios años de incesantes juegos. Mientras Xbox 360 y PlayStation 3 comenzaban a ganar presencia en los hogares de medio planeta, la firma estadounidense preparaba lo que podría haber sido el juego más ambicioso y grande lanzado hasta el momento: El Concilio Blanco.

El Concilio Blanco estaba destinado a ser el primer juego de El Señor de los Anillos que llegase a consolas como PlayStation 3 y Xbox 360, aprovechando todo el potencial de estas, y preparando el terreno para una eventual saga de juegos de misma temática y género. El título, que estaría a cargo de los mismos creadores de El Retorno del Rey, EA Redwood Shores, iba a aglutinar elementos de rol y exploración, acercando el universo de Tolkien a la propuesta jugable de Elder Scrolls -Oblivion era por aquella época el referente a seguir-. El Concilio Blanco utilizaría un sistema de simulación de inteligencia artificial más propio de Los Sims 2 que de un juego del género, con cientos de realistas NPC -o personajes no jugables- con los que entablar conversación allá donde fuéramos.

Alberto González
Colaborador en Vandal desde hace más de una década, Alberto se cayó nada más nacer en una insondable marmita de cultura pop. Amante del cine, los dinosaurios y Star Wars, venera a Hideo Kojima y considera a Taylor Swift como el faro de Occidente.
En forosComentar en nuestros foros

ELNINTENDERO · 09/02/2014 13:51
Una de las mejores del cine.

Mowei · 08/02/2014 00:57
[respuesta:34]No se ha mencionado en el reportaje porque, además de ser un mod de terceros para un juego que no guarda relación con la Tierra Media en sí misma en su concepción original, tampoco cuenta con la licencia oficial de las películas, ni con el beneplácito del Tolkien State. En definitiva: desgraciadamente, no entra dentro del marco del presente especial -lo cual no quita que sea muy bueno y absolutamente recomendable-. Tal vez en un especial mods... ;)[/respuesta]

ni0g0s · 07/02/2014 15:33
[respuesta:34]Y quizas lo mejor que ha salido relacionado con LOTR, que es una marca plagada de fracasos.

Basta con ver que muchos ponen como los mejores a los 2 de PS2 basados en las peliculas, que eran juegos bastante normalitos en todos sus apartados (eso si que era machacabotones y no god of war o bayonetta lol), pero con la musica y marco de LOTR[/respuesta]

Ansark · 07/02/2014 15:27
Extraño que ni se mencione el magnífico mod Third age para el Medieval II Total war, segurametne el más épico de todos los que se han hecho en la saga total war.

Ace18 · 03/02/2014 20:47
[respuesta:32]Ese es el de GameCube ¿no? El que era combates por turnos. Ese solo está en esa plataforma ¿no?[/respuesta]

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir