Enrique Gil, la mano que tira videojuegos al mantel

Los vídeos de Reseñas Cortas hablando de videojuegos le han cambiado la vida en el último año.
·

La de Enrique Gil es la mano más famosa de los videojuegos en España. Sus vídeos comienzan con un primer plano de un mantel y una mano izquierda que tira sobre él un juego (o cualquier otro objeto, desde una chistorra a unos cuchillos) y en un volumen alto dice: "Hoy, en Reseñas Cortas…". Sus comentarios directos sobre algún aspecto del juego contado con mucho humor, a veces bastante ácido, y los subtítulos que pasan muy rápido siguiendo el ritmo de Gil y en los que hay algunas frases que aparecen casi de forma subliminal han triunfado hasta el punto de que han permitido al responsable de Reseñas Cortas cambiar su manera de ganarse la vida a principios de 2022.

Gil es el más pequeño de cuatro hermanos en un hogar en el que los videojuegos eran parte habitual del ocio: "mis padres estaban muy enganchados a Alex Kidd y la Master System también se vivió mucho en mi casa, yo me la llevaba al campo a casa de mis abuelos. Lo he mamado desde chico, pero el evento gordo fue la PlayStation 1, la demo del Tekken 3 tenía 3 personajes y nos los repartíamos entre los hermanos", nos explica en una videollamada. Con PlayStation 2 se planteó que los videojuegos podían desempeñar en su vida un papel relevante más allá del entretenimiento. Concretamente, explica, "con Shadow of the Colossus, aunque sea muy cliché es cuando vi que los videojuegos podían ser más que videojuegos. Soy muy cagado, nunca he jugado a Silent Hill, pero entraba en las Wiki a ver qué era cada cosa, y las de Kingdom Hearts, de Devil May Cry, la inspiración en La Divina Comedia… y empecé a hablar con mis colegas, empecé a construir lo que después sería el blog", nos dice.

Curiosidad por saber cómo se creaban los mundos de juego

Le interesaba ver cómo se habían creado los universos de cada videojuego, "mis colegas se reían porque yo pegaba el personaje cara a la pared para ver sus rasgos, me gustaban mucho los detalles. Me sirvió mucho con Shadow of the Colossus porque el personaje iba cambiando. Me gustaban mucho los detalles, saber de dónde venían ciertas cosas, lo de Silent Hill con la sexualidad de los personajes, que era como su propio infierno, me flipaba y me sigue flipando, pero ahora tengo menos tiempo para curiosear. En aquella época no sabía lo que era el game feel pero me gustaba saber por qué se creaban ciertas cosas o en qué se habían inspirado", afirma Gil.

Gil en Madrid Games Week.
Gil en Madrid Games Week.

Cuenta que juega a Shadow of the Colossus periódicamente y, al señalarle la mala conciencia que supone matar a los monstruos del juego, responde que cuando su hermano le recriminaba que iba por el campo matando a bichos tranquilos él decía que tenía que salvar a la pareja del protagonista "pero con el tiempo he ido entendiendo que lo de Shadow of the Colossus es de ser un cabrón. Que el protagonista es un egoísta que va matando colosos que no hacen nada por salvar a una mujer muerta. Con la cara de buenos que tienen los colosos y vas tú y los apuñalas y la mayoría ni te ataca hasta que no les das la primera puñalada", reconoce, y añade que le ha sucedido con otros juegos que conforme iba creciendo iba entendiendo el mensaje que subyacía en ellos.

Pese a ese interés por la creación de mundos de juego, Gil sostiene que nunca se ha planteado trabajar creándolos: "soy una persona a la que le gusta más hablar sobre videojuegos que hacerlos. Sé que es el sueño de muchas personas pero no… Tampoco lo era hablar sobre videojuegos. Mis primeros artículos eran con mis colegas comiendo pipas en la puerta de mi casa. Si alguna se ha planteado entre mis amigos yo siempre decía que me ocupaba del argumento, que yo no hacía mecánicas. Con el tiempo me he ido enterando de cómo es el desarrollo pero siempre me he quedado con la parte narrativa. Por ejemplo en What Remains of Edith Finch, cómo aplican lo de cortar el salmón de forma mecánica y que te vayas distrayendo con la imagen… eso es lo que me interesa".

Gil probando 'Blasphemous' en 2018 en Gamepolis.
Gil probando 'Blasphemous' en 2018 en Gamepolis.

Del blog personal Savepoint a la web Navigames

Descartada la parte más técnica, era el momento de plantearse otra forma de entrar a trabajar con los videojuegos, "Estuve muchísimo tiempo diciéndole a mi pareja que quería hacer un blog. Para mí hacer análisis era algo idílico a lo que no podía aspirar a llegar a ninguna web, porque no sabía cómo funcionaban", explica. Abrió su propio blog, Savepoint, y escribía artículos según iba terminando juegos y hasta hacía unboxing. "Un artículo que gustó mucho fue sobre cómo Overwatch ayudaba a los jugadores que no eran muy experimentados en shooters a jugar, que era un juego muy amable. No escribía análisis muy técnicos, a mí me gustaba más hablar de los motivos por los que algo funcionaba bien o mal", informa Gil. Un día le llamó Cristian Fernández, de Navigames , para que colaborase con la página escribiendo noticias. Estuvo a punto de decir que no porque no se veía a la altura de escribir en una web. Según afirma Gil, "para mí todo el que escribe de videojuegos es profesional. Estaba jugando a Ovewatch con los amigos, me llegó el mensaje al móvil y les dije que esperasen un momento que iba a decir que no". Al final le convencieron los amigos para que aceptase "y con el tiempo me di cuenta de que eran todos igual de novatos que yo, solo que ellos habían creado una web y yo un Wordpress", apunta.

Vídeo resumen reseñas:

Recuerda Gil: "Yo tenía Graduado Escolar y formación de Microinformática, no tenía un Grado Medio, no tenía ni idea de periodismo ni de nada, no tenía herramientas, era megatímido… pero yo pensé que había entrado ahí y tenía que responder. Me leí toda la web para ver cómo funcionaba, qué ponían en cursiva, en negrita… ver cómo trabajaba el resto". En Navigames descubrió que como medio de comunicación se podía pedir códigos para analizar los juegos pero la web solo contactaban con pequeñas distribuidoras porque no tenían contactos de empresas más grandes. Gil tomó cartas en el asunto, contactó por redes sociales con las productoras importantes. El primer juego que llegó fue Horizon: Zero Down. "Descubrieron que tenía talento para convencer a gente de que confiase en el proyecto, que era muy chiquitito, y me dijeron que me metiera como redactor jefe. Yo el primer juego que había analizado era Dishonored, que había pagado yo, y nos empezaron a mandar muchos más códigos y ahí empecé a añadir a lo que hacía antes temas de PR [relaciones públicas] y de coordinar", explica. Todo ello sin cobrar y manteniéndose con su trabajo a media jornada en el bar de su pareja.

Gil se volcó con el trabajo en la web durante algo más de dos años: "yo llegaba al ordenador y me abría el Twitter de Navigames , la web, el trabajo interno… Llegó un momento en que me obsesioné porque seguía sin sentir que podía estar ahí. Para mí el resto era mucho más profesional que yo. Me fui de vacaciones a Disney y cuando llegaba a la habitación gestionaba la web. Llegó un momento en que me fui de Navigames porque no podía escribir, gestionar y demás y era incapaz de jugar videojuegos por placer, jugaba porque tenía que preparar algo. Fue una experiencia guay y todo lo que aprendí ahí lo uso a día de hoy, sé cómo contactar con un PR, pero no lo supe gestionar. Ellos me decían que no me volcara tanto y descansara, pero no podía", afirma.

Gil durante una charla en Gamepolis en 2020 con el director de la revista Manual Nacho Requena.
Gil durante una charla en Gamepolis en 2020 con el director de la revista Manual Nacho Requena.

Un primer canal de Youtube dedicado a los videojuegos

En su última etapa en Navigames, Gil abrió un canal de Youtube llamado Eurekakarateka, ahora casi sin vídeos. "Una vez que un artículo está finiquitado yo ya no lo leo, pero me leí un artículo mío y pensé que era un pedante, que era un coñazo. Me hizo gracia, con mis amigos siempre he sido el pedante de los videojuegos, hablando de cualquier detalle, sobre todo con Dark Souls, ese juego ha sido para mí el redescubrimiento de los videojuegos. Yo no soy tan serio y se me ocurrió hacer una parodia de mí mismo y cogí elementos de Dayo, que en ese momento estaba muy fuerte, y decidí coger esos vídeos artísticos suyos y hacer lo contrario, si Dayo era el mejor, yo iba a ser lo peor, si la dicción de Bukkuki es la mejor, pues… empecé a coger elementos de otros youtubers y a llevarlos al mínimo y empecé Reseñas Cortas, en 2018-2019, para burlarme de mí mismo porque era un pedante escribiendo. Cuando dejé Navigames me dediqué a hacer análisis o ensayos de juegos sobre, por ejemplo, como Death Stranding aplicaba el tema de la comunidad usando cosas que usaran otros… me volqué en eso".

"Si Dayo era el mejor, yo iba a ser lo peor, si la dicción de Bukkuki es la mejor, pues… Empecé a coger elementos de otros youtubers y a llevarlos al mínimo y empecé Reseñas Cortas, en 2018-2019, para burlarme de mí mismo porque era un pedante escribiendo"

Pero ese tampoco era el camino que siguió al final Gil. Durante un tiempo estuvo en distintas páginas como Comunidad Xbox, hiperhype o Pixelcritic. Unos amigos que se dedicaban a marketing de videojuegos le hablaron de él a los responsables de la página Devuego, centrada en el desarrollo español y el entrevistado colaboró con esta web. En esos menesteres estaba cuando estalló el fenómeno Reseñas Cortas que fue absorbiendo cada vez más su tiempo y le abrió la puerta a colaboraciones como las revistas en papel GTM, Break o algún número de Manual y dejó Devuego.

Vídeos de 2’20" porque es la duración de los vídeos en Twitter

Casi al final del confinamiento Gil se terminó The Last of Us: Parte 2 cuando todavía se hablaba bastante en las redes sociales del juego y, según cuenta, "un día estaba muy enfadado en el bar y pensé que iba a revivir Reseñas Cortas. Estaba desencantado porque los vídeos que más me curraba no tenían demasiadas visitas y yo me obsesiono muy rápidamente con el tema de las estadísticas. Decidí hacerme un Twitter como un alter ego para estos vídeos cortitos de 2’ 20" y, como Twitter reproduce automáticamente, decidí ponerles unos subtítulos. Eran elementos que yo había ido incorporando desde 2018 porque le gustaban a la gente (el mantel, el acento y demás) y lo hice así para los tres colegas que me seguían. Lo hice la noche del 10 de julio el Twitter de Reseñas Cortas, una foto que me hice aquí en la pared. Al día siguiente había tenido bastante éxito pero no repercutió mucho en seguidores y demás, sí conseguí pero lo normal en una cuenta que empieza. Después hice el de Persona 5 y , todos seguidos, en el transcurso de una semana, el de Animal Crossing y al final de la semana tenía 18 000 seguidores. Veía mi móvil explotar a notificaciones. Lo compartía gente como Dayo, Alexelcapo, Pazos, muchas gente me empezó a seguir masivamente. Yo no había tenido éxito en mi vida en nada. Me llamaron hasta de Radio Aragón. Me empezaron a surgir colaboraciones y tuve que gestionarme como buenamente podía".

La cuestión de los subtítulos es uno de los elementos más característicos de Reseñas Cortas,Gil habla muy rápido en los vídeos y los textos van a una velocidad endiablada de manera que los subtítulos nacieron con la función de ayudar al espectador, pero el miedo a los silencios le llevó a añadir subtítulos adicionales a lo que dice y que permanecen en pantalla el tiempo justo de que el ojo lo perciba pero no el suficiente para que lo pueda leer, de forma que, para saber qué dicen hay que avanzar fotograma a fotograma el vídeo y pararlo en el momento exacto en que aparecen, y el tamaño o la forma de moverse de los textos acompañan a la voz y los gestos de la mano. Los subtítulos han llegado a convertirse en protagonistas de alguna reseña como la de Oki Doki, "como tiene mucho tema de que se buguea el juego, en los subtítulos fui metiendo cosas como si el personaje principal estuviese rompiendo la reseña y a medida que va avanzando lo hace más y más. Es el vídeo que más me he currado y quizás sea el juego que menos me ha gustado -dice Gil-. Yo sigo haciendo los subtítulos por la gente porque la reseña, si se me atasca mucho, puedo tardar 40 minutos grabando el vídeo, pero subtitular me lleva horas porque no son subtítulos largos en los que pueda coger 10 segundos sino que por cada golpe de sonido voy poniendo cosas, llega un momento que acabo con dolor de cabeza de escucharme a mí mismo".

PUBLICIDAD

La reinvención de las reseñas cortas

La primera etapa de Reseñas Cortas no tenía mantel, Gil ocultaba su acento andaluz (nació en Punta Umbría, en Huelva, aunque vive en Málaga) y, reconoce, impostaba la voz. "Luego ya me fui relajando. Un día hice lo de poner el mantel, como vistiendo la mesa, y a la gente le gustó mucho. Era en parte ironía porque a lo mejor duraba el vídeo 5 o 6 minutos y era rajando del juego por todos lados. Era mucho más tosca la reseña. Ahora están un poquito más refinadas, había ideas que se fueron quedando poquito a poco. A lo mejor las últimas ya eran más parecidas a ahora, pero la duración de 20’20" es de cuando lo puse en Twitter porque Twitter solo te deja como máximo ese tiempo. Me dije que tenía que ser más rápido porque ver a un tío 4 minutos dando palmadas es de estar muy aburrido", explica.

Ahora que los vídeos están en Youtube duran un poco más pero la idea es que no superen los tres minutos. Esto va en contra de cualquier intento de conseguir dinero en esa plataforma. Indica Gil que para poder colocar los anuncios en un vídeo de Youtube debe tener una duración mínima de 8 minutos. Así, por los vídeos de Reseñas Cortas consigue algo más de 10 euros.

Gil se mostraba reticente a comenzar un canal en Twitch, que es la tendencia mayoritaria actualmente, porque se considera tímido y emitir en directo no le convencía pero abrió un canal a las pocas semanas del éxito de Reseñas Cortas porque, dice, "al final tienes que pasar por Twitch si quieres ganar dinero en condiciones. Empecé por probar y al final me acabó gustando porque la gente se volcaba muchísimo. Hay gente que vive con más pasión Reseñas Cortas que yo, que no se perdían los vídeos, que venían a Twitch, que ponía los subtítulos ocultos que pongo en la caja de comentarios".

"Twitch es un trabajo de fondo, tienes que ir afianzando público poquito a poco", explica, "aunque en una semana había gente que me adoraba y gente que consideraba que era gilipollas"

Aquel primer año de las nuevas Reseñas Cortas iba creciendo la popularidad, pero esto no se plasmaba en ingresos económicos aparte de las colaboraciones de prensa, pero poco a poco el canal de Twitch comenzó a crecer gracias a las emisiones diarias, "Twitch es un trabajo de fondo, tienes que ir afianzando público poquito a poco", explica, "aunque en una semana había gente que me adoraba y gente que consideraba que era gilipollas". Fueron subiendo las suscripciones de pago y las colaboraciones con otros streamers y empresas. Gil también comenzó a participar en el podcast Full HP, que trata la actualidad de los videojuegos con humor. "En 2021 descubrí lo que era cobrar por hablar de videojuegos. Siempre he pensado que lo haría hasta gratis porque esto me gusta mucho, pero vi la posibilidad de salir de mi trabajo para dedicarme a hablar sobre videojuegos", explica. Youtube le dio el impulso inicial pero Twitch ha sido el que le ha permitido tener continuidad y dar el paso de dedicarse a los vídeos y los streamings. Actualmente mantiene la presencia en las dos plataformas y en Twitter que, apunta, "me sirve mucho para mover gente a otros sitios, porque Twitch es muy malo a la hora de difundir a creadores y Youtube más de lo mismo, Twitter es mi epicentro para ir moviendo gente a las cosas que yo hago".

El momento de dar el salto

Llegó un punto, informa Gil, en que los ingresos fueron suficientes para sobrevivir y así se atrevió a dar el salto, abrir un Patreon, dejar la hostelería y dedicarse a los videojuegos, desde enero de este año. De momento, está contento con los resultados y lo peor ha sido tener que darse de alta como trabajador autónomo, aunque reconoce, que sigue con el miedo a la exposición que supone hacerse conocido en Twitch y redes sociales, "pero estoy en la mejor época profesional que he tenido. Nunca me han agradecido en mi jornada y yo echaba más horas y me esforzaba más y me decían que era mi trabajo, ahora viene gente y me dice que qué gran vídeo, o voy a un sitio y me dicen que buen programa… Estoy pletórico aunque con mucho miedo porque es un cambio muy grande pero no me pasa como con Navigames, que me sentía más fuera de mi entorno".

La mano de Reseñas Cortas en el evento de la segunda temporada de la serie 'The Witcher'.
La mano de Reseñas Cortas en el evento de la segunda temporada de la serie 'The Witcher'.

Aunque esté satisfecho, todavía no se ha habituado a su nuevo modo de vida y pone un ejemplo: "Me invitaron a la premier de la segunda temporada de The Witcher y nos ponían una pulserita y me preguntaron el nombre y no estaba y ya dije ‘Reseñas Cortas’, porque yo soy Enrique y ya. Y me acerqué a la muchacha que ponía la pulsera y me preguntó: ‘¿Influencer o prensa?’ y me quedé parado como 10 segundos porque ni era prensa ni influencer, me quedé en un vacío existencial pensando qué era yo y al final le dije que me pusiera influencer pero era como ‘ponme cuarto y mitad de choped’", cuenta Gil, quien añade que se quedó en su silla "y le dije a mi pareja que era la vez en mi vida que más me había sentido fuera de mi entorno. Tenía a Mr.Jagger delante. Kysu, que es amiga mía de hace muchísimos años, fue a por Borja para que lo saludara y me dio un abrazo, y yo me estaba preguntando qué hacía allí, pero luego me sentí arropadísimo y muy cómodo, me sentí así por el síndrome del impostor y por cosas mías. Yo veía que se conocían todos".

Gil está en estos momentos en el proceso de crear unos hábitos para generar contenido. Reconoce que, al trabajar en casa, le cuesta trabajo separar trabajo de ocio, "con los Streamings porque tengo mis horas, pero el problema es cuando me toca escribir un guion o hacer un texto… soy muy desastroso, para hacer un texto, si en GTM me dan hasta el 20 de febrero, lo tengo el 19 de febrero. Soy megadistraído, me pongo a escribir y a lo mejor estoy escuchando música de un vídeo en Youtube y ya me pongo a ver mierdas. Si es verdad que después cojo cosas que me aportan pero claro, podía hacerlo antes y no esperar al día 19".

Los vídeos de Reseñas Cortas son improvisados, informa Gil, sin guion alguno: "Lo que hago es jugar al juego, sintetizarlo mucho o ver cosas por internet y cuando lo sintetizo bien es cuando puedo hacer la reseña, por eso no las hago tan rápido. Además, yo no me centro en lo obvio, cuando hice Resident Evil 4 yo no me centraba en el acento. Yo construí que Leon entró en ese pueblo del centro de España pegando tiros y que la gente lo que intentaba era echarlo. Desarrollo esa idea con escenas del juego como cuando Leon se mete en la casa, la bloquea y todos intentan entrar. Necesito tiempo para acordarme de detallitos y es lo que yo uso. Es muy andaluz el exagerar cualquier mierda, ja ja ja. Lo que hago es por tomas, pero de Sifu, que lo que hago es escribir en el papel, eso es en el momento, o Kena, que hice un pou, cogí un cojín, le até una camiseta negra y con desmaquillador le puse los ojos y un sombrero que tenía de Disney, se me ocurrió en el momento. La mayoría de las veces no sé lo que voy a hacer, me la juego, pero por ahora me han funcionado bien".

Para saber qué dicen los subtítulos "lo más fácil es esperar a que venga el que lo escribe en los comentarios, pero también se puede usar en el ordenador el punto y la coma para retroceder y avanzar un fotograma", dice Gil.

Un estilo propio al hablar de videojuegos

Junto al mantel, la mano y los subtítulos, Reseñas Cortas se caracteriza por un tono de voz que parece casi siempre enfadado. "En esta época en la que parece que si dices algo malo de un juego no te gusta, es mi manera de decir que puedo reventar un juego sin que me tiemble la mano y seguir gustándome. De Shadow of the Colossus digo que va de un necrófilo que va con su caballo, que tiene que aguantarle o que va a tocarle los huevos a los colosos que están ahí tranquilamente. Yo no miento en las reseñas, lo que pasa es que reduzco al ridículo todo lo que hace el juego. Por ejemplo el diseño por sustracción de Shadow of the Colossus, que es la palabra más bonita que se han inventado para alguien que no tenía ganas de trabajar. Un día no me van a mandar más juegos porque me la estoy jugando. Me acuerdo que el Demon’s Soul me lo mandaron y hay un pantallazo de Shuhei Yoshida y digo ‘ahora sí gusta el juego, no cuando dijisteis que era una basura’ o cuando me metí con Josef Fares por decir que It Takes Two era indie y tenía a Electronic Arts detrás. No me pueden decir que estoy mintiendo, lo que digo es verdad, lo que pasa es que le quito toda la profundidad y, muchas veces, toda la paja que le damos a nivel artístico a veces para decir que tampoco es para tanto, y a mí me sirve para encajar mejor las críticas. Cuando me dice alguien que Shadow of the Colossus le parece una mierda, ya le he metido tanta caña digo pues vale, me parece estupendo. De hecho, la reseña se entiende mejor cuando ya has jugado al juego, eso es lo gracioso", afirma Gil.

Los integrantes de Tertulia Fullhp, de izquierda a derecha y de arriba abajo: 'ggMickkael', 'DonPedro', 'GalletasFGC' y Enrique Gil.
Los integrantes de Tertulia Fullhp, de izquierda a derecha y de arriba abajo: 'ggMickkael', 'DonPedro', 'GalletasFGC' y Enrique Gil.

Lo que sí garantiza el creador de Reseñas Cortas es que se ha jugado todos los juegos de los que habla "para que cuando veas el vídeo sepas que me lo he pasado, me puede parecer mejor o peor, pero lo he jugado", apunta, aunque hay una excepción, el remake Resident Evil 2 que, dice, "me da mucho miedo, desde niño. Mis hermanos me hicieron jugar uno de chico y me han traumado. Empecé a jugarlo y no pasaba de la comisaría porque me salía Mister X y me ponía muy nervioso y la reseña va de que no me paso Resident Evil 2 porque no quiero sufrir".

Además de las reseñas cortas, últimamente ha subido algunos vídeos un poco más largos. Reconoce que ha sido un poco para oxigenarse y no encasillarse "porque, aunque no lo parezca, soy analista de videojuegos. Como reduzco todo al absurdo muchas veces soy absurdo para la gente. Me acuerdo que cuando salí en GTM decían que había entrado un tío por gritar, y yo llevo años escribiendo. Fue un poco mi revancha de decir que hago otras cosas con un formato de vídeos más largos. Me dije que a la mínima que llegase a 3000 visitas ya habría tenido más de lo que hubiera tenido en el otro canal en toda la vida. Hice uno sobre si los juegos son arte, uno de cómo Blasphemous plasmaba el arte andaluz, diciendo cómo yo ocultaba mi acento cuando era pequeñito y cómo la cultura transmedia veía lo andaluz y cómo Blasphemous ayudaba a tirar ciertos clichés, y también hice otro sobre God of War. No son los más vistos porque las reseñas cortas tiran mucho, pero funcionan bien. Las Reseñas es lo que me da de comer pero, como eso cansa, voy probando otras cositas".

Casi al final de la entrevista nos confiesa Gil que no sube a internet todas las reseñas cortas que graba, "son unas mierdas, pero son mis mierdas y las tengo que cuidar", dice. La prueba de fuego por la que pasan sus vídeos es su pareja, si le hacen gracia, casi siempre sigue adelante la reseña aunque, si luego no funciona bien es probable que la quite del canal. Sucede sobre todo en el caso de juegos que jugó hace tiempo, como Bioshock, cuya reseña no pasó ese control de calidad, o Inscryption, que Gil sostiene que le gustó el juego, pero la reseña no tenía gracia.

Enrique Gil en 5 preguntas

1- ¿Cuál es tu videojuego o personaje de videojuegos favorito?

Me gusta mucho la Fair Lady de Dark Souls, la araña blanca hermana de Queelag, es un personaje que me da muchísima pena. No es de los megagloriosos de un juego pero cada vez que juego a Dark Souls hago lo que puedo por interaccionar con ella porque me flipa el personaje.

2- ¿Cuáles son tus primeras sensaciones de Elden Ring? ¿Crees que han hecho los cambios necesarios

Que es un Dark Souls 4, ahora con un caballo cabra y un mundo abierto. Me ha transmitido lo que era Dark Souls, eso que se fueron un poco por otro camino con Sekiro y ahora han vuelto a los orígenes.

Me flipa Dark Souls; lo que más, las historias de Dark Souls, porque responden a todo lo que a mí me gustaba de pequeño. Es verdad que como jugador quiero que un creador siempre haga cosas diferentes, pero es que es mi Dark Souls y yo ahí… Estoy muy contento.

Creo que han tomado un poquito elementos, la rapidez de Bloodborne, que los enemigos evolucionen mucho más rápido, cosas de la exploración de Sekiro como la exploración. Han ido aprendiendo, son muy conservadores porque no salen de sota, caballo y rey pero, por al menos han expandido la fórmula. Brevemente, pero la han expandido.

3- En los vídeos se ve tu mano izquierda excepto en uno, Among Us. ¿Por qué?

Porque la gracia de Among Us es hablar del impostor. Pensé que si ponía la mano derecha y no explicaba absolutamente nada habría gente que se daría cuenta pero la gracia es que se den cuenta al final de que el impostor es el que ha hecho la reseña. Hay comentarios de: "¿Qué le has hecho a la mano izquierda?" o "la mano derecha ha hecho su aparición", ja, ja, ja. Tengo unos elementos muy limitados y con esto tengo que ir jugando a hacer mis mierdas, y a veces sale bien y el de Among Us funcionó bien.

4- ¿Cuántos manteles tienes y cuál es tu favorito?

No sabría decirte, creo que tengo unos 10. Mi favorito es el de las piñas. A la gente le gusta más el de los pingüinos. Me hace gracia poner el de las magdalenas con juegos que son muy siniestros porque los reduce al ridículo completamente.

5- ¿A quién te gustaría que entrevistásemos?

No sé si habéis entrevistado a Pazos, es una persona maravillosa y lleva mucho el tema de la comedía con los videojuegos. La postura del analista parece muchas veces muy arriba, muy culta, y creo que el lenguaje informal acerca mucho el videojuego y Pazos es de esas personas que acercan a más gente con su humor y demás ciertas cosas de los videojuegos que por ser técnico echa atrás a la gente. Enoc Guitar, que es músico, ha trabajado en la banda sonora de The Pathless y es no hitter. Se complica la existencia porque lo normal es pasarte el juego tantas veces que lo conoces y después haces el no hit pero él va a hacérselo sin haber jugado el juego, va construyendo el no hit desde el principio, lo cual es horrible pero dice mucho de él.

Y no sé si tenéis a Valeria Castro, que es probablemente d e las personas más excéntricas y maravillosas que he conocido y sabe muchísimo de videojuegos. Todo el mundo se queda con lo externo de Valeria, yo la conocí en la preview de The Witcher y estuvimos en la comida. Cuando la vi regateando una cerveza con un camarero en el Vips. No quería pagar la cantidad que el camarero le pedía y le regateaba una cantidad más baja y pensé que esa era la presidenta de los videojuegos que quería, que eso es a lo que quería aspirar en la vida. Es fascinante, tiene unas ideas megafirmes cuando te habla de videojuegos y luego te cuenta cosas como que hace directos para pagarse un helicóptero que la lleve por la isla. No sé por dónde cogerla pero está en el puesto que está y dirige una empresa, tan loca no puede estar. Y también Clara Doña, que está en Terebi, Nivel Oculto, Anait...

Sara Borondo
Redactora

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir