Nueve países europeos se unen para investigar los problemas de los Joy-Con de Switch

Asociaciones de protección al consumidor de Bélgica, Francia, Grecia, Italia, Noruega, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia comienzan una investigación conjunta sobre el 'drift' de los mandos de Switch.
·
Actualizado: 23:55 8/12/2020

Las organizaciones de protección a los consumidores de nueve países europeos se han unido en una investigación conjunta en torno al drift de los Joy-Con, el problema que afecta a algunos jugadores de Nintendo Switch consistente en que las palancas de estos mandos reconocen movimiento aunque no se estén tocando, provocando que los personajes de los videojuegos se muevan solo o que navegar por un menú sea una tarea dificultosa.

La Asociación del Consumidor holandesa (vía VGC) abrió un formulario web donde pedía a jugadores de Nintendo Switch que contaran cualquier problema que hubieran tenido con los mandos de la consola. La petición, según la mencionada organización, se hace en conjunto con organizaciones de protección al consumidor de Bélgica, Francia, Grecia, Italia, Noruega, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia.

A ellas hay que sumar la organización europea BEUC ("Bureau Européen des Unions de Consommateurs", por sus siglas en francés); en ella tienen representación los grupos españoles CECU (Confederación de consumidores y usuarios) y OCU (Organización de consumidores y usuarios), además de las organizaciones de otros 32 países de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo.

Nintendo Switch Joy-Con problemas drifting

Las organizaciones de defensa del consumidor francesas y belgas aseguran hacer recibido más de 1000 quejas sobre los mandos de la consola híbrida de Nintendo. "Estamos haciendo esta llamada [a los usuarios] porque estamos recibiendo señales de que la Switch no durará tanto como los consumidores podrían esperar", dice Sandra Molenaar, directora de la organización danesa de defensa del consumidor.

Acudirán a los tribunales en conjunto si no llegan a un acuerdo con Nintendo

"Además, las opciones para reparar la consola son limitadas, forzando a los consumidores a comprar recambios caros. Usamos estas respuestas para determinar las próximas acciones a tomar", añade Molenaar. Un representante de la misma organización ha explicado al medio NOS que el objetivo es presionar a Nintendo para que haga cambios en el proceso de producción: "Si no podemos alcanzar una solución en las discusiones, iremos unidos a los tribunales".

Nintendo tiene abiertos varios frentes en este caso. Una organización francesa los acusó de obsolescencia programada en el diseño de los mandos, que se venden en pares a un precio de 80 euros y cuya reparación gratuita no se formalizó hasta hace unos meses, y dependiendo del país en el que viva el consumidor. En Estados Unidos acumula varias demandas, entre ellas una demanda colectiva que se encuentra hasta finales de este año en periodo de arbitraje extrajudicial; si no se llega a un acuerdo antes de 2021, se acudirá a los tribunales. En esas negociaciones, Nintendo supuestamente argumentó que el problema de los Joy-Con no es real. Meses antes, Shuntaro Furukawa, presidente de Nintendo, pidió perdón en una reunión con accionistas por este problema.

Fran G. Matas
Colaborador

Enlaces Relacionados:

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir