¿Cómo elegir un monitor de PC para jugar?

Repasamos algunas características importantes a la hora de elegir un monitor de PC para jugar, hablándoos de los tipos de panel, la tasa de refresco o el tiempo de respuesta.
·

Contenido patrocinado

Poco a poco el mercado de los monitores para jugar en PC se ha ido disparando a medida que los gamers han ido descubriendo los beneficios de tener una buena pantalla para sus juegos, pudiendo aprovecharse de tiempos de respuesta más rápidos, de frecuencias de actualización más rápidas y, en general, de una mayor calidad visual que repercute directamente en los títulos a nivel jugable. Durante las próximas líneas vamos a repasar algunas características importantes a la hora de elegir monitor además de, al final, comentaros el mejor monitor para jugar disponible en la actualidad.

Los tipos del panel

Un primer indicativo de los monitores es el tipo de panel que usa cada uno. Esto no quiere decir que un monitor sea mejor o peor, sino que, simplemente, cada tipo de panel ofrece características diferentes, mejores colores, un menor tiempo de respuesta… aunque a día de hoy en líneas generales las diferencias en este sentido son mínimas. Por hacer un resumen, digamos que podemos encontrarnos con tres grandes tipos de paneles con características diferentes:

  • TN: Paneles LCD. Tienen bajo coste y suelen tener tiempos de respuesta bajos y altas tasas de refresco. En contra una representación de colores que no es muy fiel y los ángulos de visión.
  • IPS: Paneles LED. Son muy populares en la actualidad y cuentan con mejores ángulos de visión que los anteriores. También cuentan con un buen tiempo de respuesta y altas tasas de refresco , aunque su contraste y brillo son bajos, lo que provoca que los negros no sean demasiado buenos.
  • VA: Paneles LED con alineación de cristales vertical. Buenos contrastes, negros profundos y mejores detalles. Son algo más lentos en tiempo de respuesta que los IPS (aunque las diferencias hoy día son mínimas) y sus ángulos de visión también cojean.

¿Cómo elegir un monitor de PC para jugar? Imagen 2

También queremos mencionar los paneles con tecnologías OLED y AMOLED que en la actualidad no se utilizan demasiado en los monitores de ordenador estando presentes sobre todo en televisores y dispositivos móviles. En el futuro, su popularización entre los monitores es obvia, aunque habrá que esperar para que tengan mucha presencia en este mercado.

La tasa de refresco

Más allá del tipo de panel, uno de los aspectos críticos a la hora de escoger el monitor es la tasa de refresco. De serie, la mayoría de los monitores tienen 60 Hz, aunque cada vez es más común que nos encontremos con monitores diseñados para jugar con tasas más altas de 120, 144, 240 e incluso 360 Hz.

La tasa de refresco es el número de imágenes que una pantalla muestra en cada segundo. Podéis pensarlo, si os ayuda, en "los fps de la pantalla" y, al igual que ocurre con los juegos, a más Hz mejor, ya que vamos a conseguir una imagen más suave, lo que nos da distintas ventajas a nivel jugable. Tenéis un vídeo de ejemplo de las diferencias entre las diferentes tasas de refresco que es muy revelador y que podéis ver a continuación:

Eso sí, para sacar el máximo potencial de los monitores con una alta tasa de refresco necesitamos que nuestra gráfica sea capaz de igualar los fps de un juego con los hz del monitor para lograr una imagen suave.

¿Cómo elegir un monitor de PC para jugar? Imagen 3

El tiempo de respuesta

Otro de los pilares a la hora de elegir el monitor es el tiempo de respuesta del mismo. Al contrario que ocurre con la tasa de refresco, en esta ocasión a menor sea el tiempo de respuesta mejor para el jugador. Como deja intuir el nombre de esta característica, el tiempo de respuesta es el tiempo que tarda un pixel en cambiar de color , lo que afecta a la nitidez de la imagen. La medida del tiempo de respuesta de los monitores suele ser en milisegundos de gris a gris (GtG) y, para jugar, lo recomendable es que tenga 5 milisegundos o menos.

Freesync y G-Sync, indispensables

Algunos de vosotros habréis leído sobre las tecnologías Freesync y G-Sync presentes en los monitores. Por no extendernos demasiado, Freesync es una tecnología que usan las gráficas AMD mientras que G-Sync es para las gráficas NVIDIA, aunque ambas hacen cosas muy parecidas. Su uso principal es sincronizar la tasa de refresco del monitor con los fps del juego que estemos ejecutando para evitar el famoso tearing u otros defectos molestos en los videojuegos a nivel gráfico.

¿Cómo elegir un monitor de PC para jugar? Imagen 4

Estas tecnologías, a día de hoy, nos parecen indispensables y creemos que si queréis un monitor deberíais comprar uno con ellas (Freesync si usáis gráfica AMD o G-Sync si tenéis una NVIDIA). Además, desde el 2019 NVIDIA ha comenzado a dar una certificación G-Sync compatible a monitores Freesync que cumplen con ciertas características y que ahora también podemos utilizar con las gráficas de la marca verde.

OMEN X 27, el monitor que necesitas para jugar

Teniendo en cuenta todos los aspectos que os hemos comentado anteriormente, nosotros creemos que el mejor monitor que podemos utilizar hoy en día para jugar es el OMEN X 27, un monitor que apuesta por una alta resolución de 2560 x 1440 píxeles, cada vez más utilizada por los jugadores de PC para tener un mayor detalle que a 1080p, pero no sacrificar tanto rendimiento como con la resolución 4K para poder exprimir otros aspectos del monitor como la alta tasa de refresco.

Hablando de esta última, el OMEN X 27 nos ofrece una tasa de 240 Hz (cuatro veces más rápida que un monitor normal), un tiempo de respuesta de tan solo 1 milisegundo, compatibilidad tanto con la tecnología NVIDIA G-Sync como con AMD FreeSync, soporte para HDR y, además, como extra este monitor posee una luz ambiental, soporte para auriculares y nos permite regularlo en altura.

De nada vale un gran monitor si no tienes un ordenador a la altura

Como os hemos dicho anteriormente, tener un monitor de altas prestaciones no sirve de nada si no le acompaña un ordenador a la altura que sea capaz de mover los juegos a la resolución de nuestro monitor y a 60 o más imágenes por segundo. Para poder sacarle verdadero provecho necesitamos un ordenador a la altura como el portátil OMEN 15 que nos ofrece toda la potencia para sacarle el máximo provecho al monitor y además nos permite toda la versatilidad que nos ofrece un portátil para jugar en cualquier parte.

¿Cómo elegir un monitor de PC para jugar? Imagen 5

Estos OMEN 15 de HP nos ofrecen un procesador Intel Core de 9ª generación, gráficas NVIDIA GeForce RTX, unidades de almacenamiento SSD y hasta 32 GB de memoria RAM DDR4 para poder disfrutar de nuestros juegos favoritos a una alta tasa de imágenes por segundo para aprovechar los 240 Hz del OMEN X 27. Además, este portátil cuenta con un sistema de disipación de calor con un nuevo diseño de ventilador que hace que el portátil no se sobrecaliente mejorando su rendimiento y su vida útil.

Por último, si nos lo tenemos que llevar a cualquier lugar el OMEN 15 también cuenta con una pantalla propia de 15" con una tasa de refresco de 144 Hz y tecnología NVIDIA G-Sync para poder tener una grata experiencia de juego donde queramos.

Imagen 1

Otras noticias sobre:

Síguenos

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir