Vandal

Cómo funciona el Barco en Pillars of Eternity 2: Deadfire

Descubre cómo convertirte en el mejor capitán de todo Deadfire.
Cómo funciona el Barco en Pillars of Eternity 2: Deadfire
·

Una de las grandes novedades de esta secuela la tenemos en la posibilidad de tener nuestro propio barco, el cual se convertirá en nuestro principal medio de transporte para movernos por el archipiélago Deadfire y viajar de una isla a otra.

Más allá de ser un simple vehículo, nuestro navío también hace las veces de base de operaciones móvil y nos permitirá enfrentarnos a otras naves en diversas batallas navales, por lo que gestionar a nuestra tripulación, nuestros recursos y mejorar el barco será una de nuestras principales prioridades a lo largo de toda la aventura.

PUBLICIDAD

La tripulación

Nuestra tripulación es uno de los elementos más importantes de nuestro navío, ya que sin ella no podremos operar debidamente y seremos una presa fácil para los piratas que surcan las aguas de Deadfire.

Para reclutar nuevos miembros encontraremos diferentes métodos, como completar misiones específicas, asaltar otros barcos o simplemente contratarlos en una posada. Como es lógico, nuestros tripulantes son seres vivos y necesitarán comida y bebida para subsistir, por lo que tendremos que asegurarnos de tener siempre raciones para así evitar que baje la moral. De hecho, un buen método para aumentar la moral de nuestros marineros es rascarnos el bolsillo para suministrarles alimentos de gran calidad.

Otro detalle que tenemos que tener en cuenta es que cada persona que contratemos tendrá un oficio u otro, por lo que nos tocará buscar de todas las profesiones posibles para tener todas las necesidades de nuestro barco bien cubiertas con grandes cocineros, médicos, navegantes, etcétera. Aquí conviene destacar que mientras más tiempo se pasen trabajando como miembros de nuestra tripulación, más mejorarán sus habilidades y más eficientes se volverán, por lo que a la larga todos ellos pueden acabar por convertirse en grandes profesionales de su especialidad.

Personalización del barco

Antes de nada, tenemos que destacar que no tendremos que limitarnos a nuestro barco inicial, ya que a lo largo de la aventura podremos comprar nuevos y mejores barcos en los diferentes puertos de las ciudades. De hecho, incluso existen navíos secretos que están aguardando a que los encontréis en vuestras aventuras.

Por lo demás, podremos comprar (o saquear de otros barcos a los que venzamos en batalla naval) multitud de piezas distintas en los puertos de las ciudades, como cañones o velas, que mejorarán considerablemente el rendimiento y la resistencia de nuestro navío. Además, también existen multitud de piezas para modificar la apariencia de nuestra nave para así darles un toque único y personal.

Batallas navales

A diferencia de los combates a pie, las batallas navales usan un sistema de combate completamente distinto. Cuando otro barco nos ataque, el juego cambiará a una pantalla al más puro estilo aventura conversacional donde la interfaz nos mostrará en todo momento la posición de nuestro barco respecto al enemigo, así como la distancia que nos separa.

Nuestra labor durante estos enfrentamientos será dar órdenes a nuestra tripulación para que muevan el barco de la forma que queramos y realicen las acciones que consideremos pertinentes.

Estas órdenes las daremos por rondas de tres turnos. De este modo, al comienzo de una ronda se decide aleatoriamente cuál de los dos barcos actúa primero. Después de que este haga su movimiento, le tocará al otro, y así hasta completar los tres turnos.

Entre nuestras posibles acciones tenemos la posibilidad de avanzar a toda velocidad o a media vela, mantener la posición, girar a babor o a estribor, dar la vuelta por completo, preparar a la tripulación para que resista un gran impacto, informar a alguien para que cambie de posición, disparar con los cañones, abordar si estamos lo suficientemente cerca y, finalmente, rendirnos si vemos que no tenemos nada que hacer.

Dependiendo de nuestro enemigo y del potencial de nuestro barco y tripulación nos interesará tomar una estrategia u otra. Por ejemplo, si conseguís embestir por un lateral al enemigo avanzando a toda velocidad, causaréis muchísimo daño a su navío y podréis abordarlo, aunque esto es algo muy complicado de realizar y no siempre tendréis la oportunidad, ya que suele depender mucho de si tenemos el viento a favor o no.

En cambio, disparar con los cañones es algo más fácil, ya que solo tendréis que seleccionar la munición y colocar vuestro barco de forma que los cañones puedan apuntar al contrario, aunque su efectividad dependerá de la destreza de vuestros cañoneros, por lo que una mala tripulación en estas lides hará que estas armas no sean muy recomendables. También os avisamos que entre disparo y disparo necesitaremos un turno para recargar.

En cuanto a los abordajes, cuando estos se producen pasaremos a librar una batalla a pie sobre las cubiertas de ambos barcos, la cual se juega exactamente como el resto de combates a pie del juego, pudiendo usar a nuestros personajes y sus diferentes habilidades. Eso sí, aquí el espacio es muy reducido y en el enfrentamiento participan todos los miembros de ambas tripulaciones, por lo que son muy caóticas y masivas. Eso sí, si salís victoriosos, la recompensa será mayor que si hubieseis hundido el barco.

Finalmente conviene señalar que nuestra tripulación puede sufrir heridas y que estas no se curan de forma automática al salir de una batalla, por lo que tendremos que procurar tratarlas con buenos médicos para que puedan mantener la moral alta y seguir trabajando eficientemente.

Buscar en la guía

Flecha subir