Análisis de Section 8 (Xbox 360, PC)

Escaso modo historia, interesante multijugador, pero resultados dispares en su conjunto.
Section 8
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6
SONIDO
5
NOTA
6
DIVERSIÓN
6
JUGABILIDAD
7
Análisis de versiones Xbox 360, PC.

El cada vez más saturado (y sin visos de aflojar el ritmo) mercado de juegos de acción en primera persona nos recuerda cada vez más a los plataformas de los 16 bits: todos iguales, basados en marcas, copiándose los unos a los otros, y aportando poco o nada al género. De vez en cuando salen títulos, como entonces, que brillan con luz propia, pero cada vez cuesta más, entre tanta estantería repleta de más de lo mismo.

Section 8 viene con intenciones de reclamar su posición en el mercado y añadir su granito de arena a la cosa, con un acción intensa y algunos elementos jugables originales, y estos se centran sobre todo en cómo empieza la acción: cayendo desde el cielo a toda velocidad para caer en mitad del campo de batalla, pudiendo controlar el punto de aterrizaje y algunos parámetros más para dirigir nuestro aterrizaje y dar rienda suelta al combate, a tiro limpio.

La verdad es que poco más se puede decir claramente a favor del juego, pues lo demás resulta trillado, en el mejor de los casos, o se vuelve parcialmente en su contra. Por ejemplo, los escenarios son bastante grandes, sí, pero pierden ritmo o no igualan en variedad, posibilidades de juego y demás a los de otros títulos. Quizás por el tamaño de los escenarios, o para dar mayor dinamismo a los combates, los personajes cuentan con un propulsor a su espalda con el que impulsarse a gran velocidad por el escenario durante un tiempo limitado (permite atacar cuerpo a cuerpo), o subir varias alturas. Para ofrecer un buen control es recomendable cambiar a la vista en tercera persona, un buen acierto por parte de la desarrolladora.

PUBLICIDAD

Esto permite optar por estrategias ofensivas algo diferentes a las de otros títulos similares, algo importante dado que Section 8 apuesta, en esencia, por el multijugador en todo momento. El objetivo principal pasa por controlar los puntos enemigos: conquistarlos, mantener la posición y conquistar más y más puntos va proporcionando una puntuación cada vez mayor, lo que en última instancia dará la victoria. En ese sentido, lo cierto es que es lo mismo que conocemos desde hace años en Battlefield y sus derivados.

Precisamente por eso se ofrecen diferentes clases de personajes, aunque se basa en una cuestión de rasgos prefijados con diferentes armas y habilidades que también podemos configurar al gusto. Esto hace que sea importante optar por el tipo de armamento necesario para hacer frente a los enemigos en diferentes circunstancias según orografía y armamento enemigo (por ejemplo, armas pesadas para luchar contra vehículos o puestos reforzados; o armas rápidas para tropas de a pie). También hay que tener en cuenta que se pueden realizar tareas secundarias o pasivas, como reparar los puntos capturados, o curar a los aliados, así como orientar el estilo jugable a la acción directa o la tendencia al sigilo.

 1

La ventaja de este sistema es que potencialmente ofrece variedad y la posibilidad de hacer cambios sobre la marcha en algunos puntos concretos del escenario. Sin embargo, luego el desarrollo de las partidas no da lugar a la creación de estrategias elaboradas, ni acaba de ser muy "definitivo" optar por unas habilidades u otras, salvo en contadísimas situaciones. Pero al menos da la opción de ir a lo bruto, de ejercer como francotirador, o de colarse tras las líneas enemigas sin ser detectado... que es algo que se puede hacer prácticamente ya en cualquier juego del género que apueste por este estilo jugable. El punto fuerte radica en sus 32 jugadores como máximo por partida, y en las variaciones de las partidas que se dan a raíz de recogida de objetos y armas adicionales que aparecen durante la partida.

Por su parte, los combates se ven salpicados de misiones secundarias (por ejemplo, proteger un objetivo, o destruir algún otro, aunque otras son más variadas, como desactivar bombas), que resultan al final el elemento más interesante, ya que se obtienen buenas recompensas y aportan variedad al diseño jugable, que buena falta le hace. La distribución de estos objetivos, saber cuáles afrontar y cuáles hay que dejar para no perder elementos esenciales, entre los diferentes miembros de nuestro equipo, será esencial. De hecho, pueden acabar inclinando la balanza, por lo que es bueno contar con un equipo de amigos habituales con los que nos entendamos.

De hecho, lo cierto es que Section 8 está muy orientado a los habituales del juego en línea, tanto por concepción como por su propio diseño: un jugador solitario que entre a una partida en línea no disfrutará mucho, o no al menos tanto como en otros títulos de acción en primera persona donde todo resulta más directo y accesible. Parece que el juego apuesta claramente por los apasionados de este género, y serán ellos, de hecho, quienes sepan sacar el jugo de sus virtudes y obviar sus carencias más evidentes, aunque para eso sea preciso contar, como decíamos, con una camarilla de colegas que vayan a sumarse al juego. Esto no significa que no tenga modo historia, pero la verdad es que resulta escaso y anodino, sin alicientes más allá que ser poco más que un tutorial.

 2

Esto tiene un inconveniente: realmente hay que dedicarle cierto tiempo al juego para hacerse con el control y las diferentes características de las armas, con una curva de aprendizaje bastante marcada al principio por sus diferencias básicas (como los impulsores o la manera de entrar en combate, cayendo desde los cielos). Si le dedicamos algo de tiempo, lo cierto es que luego el juego va dando satisfacciones, sobre todo si apreciamos las posibilidades diferentes que pueden ir abriéndose durante la partida, sobre todo debido al sistema de cambio de habilidades casi dinámico que presenta, y las susodichas misiones secundarias que van salpicando el desarrollo.

Pero para estar tan centrado en la experiencia multijugador, lo cierto es que no se ha logrado un equilibrio muy destacable en el arsenal de armas. Precisión, potencia y velocidad descompensan la balanza y hacen que metralletas y rifles sean las únicas armas realmente útiles durante la partida: las otras (lanzacohetes y escopeta) tienen unos nichos de uso tan limitados que apenas resultan productivas. Del mismo modo, es mucho más fácil apuntar y obtener buenos resultados también con esas dos primeras armas... aunque en general la respuesta del mando en Xbox 360 es tosca e imprecisa. Se solventa parcialmente con un sistema de fijado de objetivos, pero no consigue que el jugador se olvide de los problemas de precisión de la palanca analógica. En PC, con el ratón, este problema no existe.

Los gráficos, por su parte, son genéricos y no aportan nada, ni artística ni técnicamente, que sea mínimamente destacable. Monótono y sin personalidad, el título luce igual o peor que los juegos no demasiado pulidos de principios de generación, y el resto de la producción es igual: más vale olvidarse de la música, igualmente insustancial y machacona, de los insípidos y genéricos efectos sonoros, y las muy cuestionables voces. No hay nada bueno que destacar en ninguno de sus aspectos, aunque al menos no podemos hablar de que haya fallos imperdonables o severos problemas en estos aspectos técnicos, pues se trata, simplemente, de un conjunto artístico y técnico mediocre.

En definitiva, lo único que sustenta realmente a Section 8 es su apartado jugable, ya que a nivel técnico no ofrece ningún incentivo para los fascinados por las triquiñuelas visuales. La cuestión es si sus novedades realmente tienen un peso suficiente. Y es que dadas sus características está muy orientado a un público muy específico que no sólo busca acción en primera persona, sino también juego en línea. Ésa es la única apuesta del juego, y, la verdad, en estos años ya han salido varios juegos haciendo lo mismo. Incluso han salido juegos con modo historia y un multijugador igual o más competente, así que poco puede ofrecer el videojuego, ya que es de esperar que un público tan específico ya tenga uno o dos títulos que le satisfagan, y con una comunidad de jugadores ya establecida y abundante.

 3

Conclusiones

El juego en línea es una apuesta firme, pero no siempre segura: si un juego se centra por completo en ella, debe tener una fuerte comunidad respaldándolo, o bien la capacidad para generarla y mantenerla. Section 8 no parece reunir los atractivos necesarios, ni la capacidad de diferenciación suficiente para generarla, pero eso no lo convierte en un mal juego, sino simplemente en uno más. Las partidas resultan divertidas, y siempre se puede optar por cantidades ingentes de bots (personajes controlados por la máquina) para sustituir a los rivales humanos del juego en línea, pero para ello hay que encontrar jugadores humanos, y que estos jueguen bien. El consuelo es que los bots de los que hablábamos antes dan resultados buenos en las partidas, y eso no es algo tan habitual, todo sea dicho. Dará buenas horas de diversión, sí, pero hay que saber muy bien cuáles son las intenciones del juego y contemplar las alternativas que hay en el mercado.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Astronite - Análisis
Astronite - Análisis
Análisis
2022-12-01 09:51:43
El mundo de los metroidvania recibe una nueva propuesta al estilo clásico con el divertido Astronite, desarrollado en España.
Marvel's Midnight Suns - Análisis
Marvel's Midnight Suns - Análisis
Análisis
2022-11-30 15:03:11
Firaxis firma una fantástica y gigantesca aventura de rol y estrategia por turnos que ya puede presumir de estar entre los mejores juegos de superhéroes de la historia.
The Knight Witch - Análisis
The Knight Witch - Análisis
Análisis
2022-11-28 14:00:00
El estudio español Super Mega Team fusiona shoot’em up con metroidvania en una simpática aventura repleta de acción.
Spider-Man: Miles Morales - Análisis
Spider-Man: Miles Morales - Análisis
Análisis
2022-11-23 16:02:00
Analizamos la versión para PC de Spider-Man: Miles Morales, un port que llega más pulido que el de Spider-Man Remastered y que también cuenta con mejor adaptación a tecnologías como DLSS.
Gungrave G.O.R.E. - Análisis
Gungrave G.O.R.E. - Análisis
Análisis
2022-11-22 11:28:00
Grave vuelve para descargar plomo en un juego de acción fiel a sus orígenes que no pierde su personalidad.
Evil West - Análisis
Evil West - Análisis
Análisis
2022-11-21 20:05:20
Analizamos la última obra de Flying Wild Hog, un juego que combina el hack & slash al estilo God of War con la ambientación del Oeste de Red Dead Redemption aderezada con vampiros.
Plataformas:
Xbox 360 PC PS3

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
6
  • Fecha de lanzamiento: 18/9/2009
  • Desarrollo: TimeGate
  • Producción: Gamecock
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 69.95 €
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
5.5

PUNTÚA
Section 8 para Xbox 360

5 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
6
  • Fecha de lanzamiento: 18/9/2009
  • Desarrollo: TimeGate
  • Producción: Gamecock
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 49.95 €
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
9

PUNTÚA
Section 8 para Ordenador

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
  • Fecha de lanzamiento: 15/4/2010
  • Desarrollo: TimeGate
  • Producción: Gamecock
  • Formato: Descargable
COMUNIDAD
7.09

PUNTÚA
Section 8 para PlayStation 3

2 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir