Análisis de Halo 3 (Xbox 360)

El Jefe Maestro se prepara para llevar la guerra a la Tierra. Y no estará solo.
Halo 3
Daniel Escandell y Alberto Pastor ·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9.7
NOTA
9.6
DIVERSIÓN
9.8
JUGABILIDAD
9.8
Análisis de versión Xbox 360.

Cuando Microsoft introdujo su primera consola en el mercado, Xbox, lo hizo acompañándola del que sería uno de sus iconos: Halo, un juego de acción en primera persona que aportó un soplo de aire fresco en el género, sobre todo en el terreno de las consolas. Avanzado ya el ciclo de vida de la consola, Halo 2 hizo del sistema Xbox Live su máximo exponente, ofreciendo un cuidado y completo multijugador, además de aportar un modo de campaña para un jugador con un giro en su argumento que sorprendió y apasionó o no convenció a partes iguales, presentando al Inquisidor de manera similar a como se introdujo a Raiden en Metal Gear Solid 2: un nuevo personaje jugable, a priori némesis absoluta del Jefe Maestro.

En realidad, el juego planteó una campaña quizás algo más corta que el primer título, pero con un sistema narrativo interesante en el que los hechos se bifurcaban en dos sendas, la del Jefe Maestro y la del Inquisidor, un personaje que fue no sólo la gran sorpresa del título, sino que, además iba adquiriendo carisma y protagonismo poco a poco. El juego, finalmente, concluía con la aproximación del Jefe Maestro a la Tierra a punto de estrellarse sobre el planeta, dejando al jugador con la miel en los labios y un extraño diálogo entre Cortana y un extraño ser Flood, Gravemind.



La historia continúa...

Halo 3 empieza exactamente donde lo dejó su antecesor, y no hace ningún esfuerzo para situar al jugador, con una acción completamente in media res que hará que esos primeros momentos de juego sean caóticos e incomprensibles para quien no sea conocedor de la historia de la saga. Eso sí, el libro de instrucciones cumple su función de ponernos al día, pero todos sabemos que hubiese sido quizás mucho más apropiado componer una secuencia introductoria para poner al día a los jugadores. Es cierto que Halo 3 es un juego destinado muy especialmente a sus aficionados, pero por mucho que sus ventas hasta ahora hayan sido sorprendentes la verdad es que Xbox 360 está superando en mucho las ventas de la Xbox original y, por tanto, es previsible que este título llegue a un nuevo público. Luego el jugador se va metiendo poco a poco en faena y la narración mejora, según avanzamos, aunque esos primeros momentos puedan resultar en exceso confusos. Desde luego, si alguien se siente perdido, le aconsejamos avanzar un poco más para ir descubriendo la cuidada jugabilidad de la que siempre ha hecho gala la serie. Y no tenemos intención de hablar sobre más elementos de la historia: creemos que las sorpresas que alberga el título son suficientes, el guión se va hilando de manera más que acertada, y se aportan los clímax de acción esperables, con memorables combates de los que sí hablaremos un poco en momentos concretos, eludiendo siempre dar detalles que os puedan estropear las sorpresas del juego.

Bungie y Microsoft han puesto claramente mucho mimo en este título, algo que se nota en el mismo momento en que nos enfrentamos ante las diferentes opciones de compra. Algo cada vez más habitual se da también con un título como éste: hay diferentes ediciones disponibles. Por un lado, la edición normal del juego, la más asequible, y, por otro, la edición especial de dos discos. Se presenta en caja metálica con un pequeño librito que aporta información sobre especies del juego, vehículos, y demás. El segundo disco incluye, por su parte, múltiples extras, con entrevistas de miembros de Bungie y Microsoft, vídeos documentales, y demás. Eso sí, en inglés, pero con opción de subtítulos.



Entre lo más curioso se puede destacar una colección de temas y fotos de jugador, una galería de imágenes, y un juego llamado Warthog Launch, lleno de humor y simple diversión. Eso sí, hay que tener en cuenta que los diferentes documentales y entrevistas desgranan la creación del juego, y eso incluye momentos clave de la historia, por lo que quizás sea mejor verlos una vez ya hayamos finalizado con el título. Por último, hay que destacar la presencia de una edición especial llamada ‘Legendaria’ que incluye una reproducción a buen tamaño del casco de un Spartan, en un plástico de buena calidad, y que en realidad sirve gracias a su base para guardar las cajas de la trilogía de juegos. Su precio es un poco elevado, y se trata de una edición limitada y numerada, por lo que está destinada a un público muy específico, pero desde luego el conjunto es impresionante y hará las delicias de los más apasionados.



El conjunto de elementos vinculados a Halo 3 se completa con unos mandos en edición especial, decorados con elementos Spartan o del Covenant (los maléficos alienígenas), y, claro, la consola en edición especial de Halo 3, con los colores del Jefe Maestro (verde y dorado), aunque, eso sí, os recordamos que no incluye el juego. Está claro que el lanzamiento de este título no sólo es uno de los más grandes de la consola, ni uno de los más importantes del año: Halo 3 es uno de los juegos más esperados en cualquier sistema.

El juego se controla de manera muy similar a los anteriores, manteniendo muchos de sus rasgos característicos. Desde luego nos movemos, como es habitual en las configuraciones de doble stick analógico para los juegos de acción en primera persona, con el stick analógico izquierdo, y movemos la cabeza con el derecho. Disparamos con el gatillo derecho, mientras que la recargamos con el botón lateral derecho; las granadas las lanzamos con el gatillo izquierdo y elegimos el tipo de granada con el botón lateral izquierda. Eso sí, si optamos por llevar una pistola en cada mano, ese gatillo y botón lateral asumirá el control independiente del arma que llevemos en la mano izquierda, neutralizando, así, el uso de granadas, que nos exigirá, primero, liberar esa mano. Los botones frontales del mando de Xbox 360 se usan para cambiar de arma (Y), el golpe de cuerpo a cuerpo (B), saltar (A) y usar equipo (X). También hay que tener en cuenta que si pulsamos arriba en la cruceta digital activamos la linterna, pero que si la pulsamos en el modo multijugador (cualquier dirección), hablaremos. El botón Back, de hecho, se centra en la obtención de información en el modo multijugador. Sobra decir, claro, que esta es la configuración por defecto, y que el jugador tiene campo para hacer modificaciones si lo considera necesario. Evidentemente, quien haya jugado a los anteriores títulos no tendrá problemas para hacerse con el control del juego en instantes, y quienes no lo hayan probado descubrirán que la configuración es buena, accesible, y más que apta para el estilo de acción que presenta el juego.



Herramientas para un Spartan


El arsenal del juego es variado, combinando armas humanas (de la UNSC), como la pistola MSG, la escopeta M90A CAWS, el rifle de precisión SRS 99D AM, etc., hasta ocho fusiles que incluyen lanzacohetes, rifles de asalto y un magnífico láser Spartan WAV M6 GGNR que hará las delicias de los que ansíen repartir caña. Desde luego, es una de las armas más satisfactorias de todo el título, pero hay que tener en cuenta que a su inmenso poder se contrapone el que sea lenta destinada principalmente a ser antivehículos, requiriendo una carga de tres segundos antes de disparar.. Por su parte, el Covenant aporta otras ocho armas, como el cañón Brute, el spiker Brute, o la espada de energía. Todas ellas son siempre accesibles, en la medida en que se las arranquemos a nuestros rivales de sus manos muertas, o se las cambiemos amablemente a los soldados que nos acompañen, y puesto que sólo podemos llevar dos armas al mismo tiempo, como es habitual en la saga, será importante evaluar la disponibilidad de munición, tipo de terreno y clase de enemigos que nos van a atacar para potenciar nuestras opciones de victoria. Todo esto se hace más importante cuanto mayor es la dificultad del juego, incluyendo un amplio rango de niveles de dificultad que servirá para que nadie se frustre o se aburra con la acción.



Por supuesto, el armamento alberga todavía algunas sorpresas, como los tres tipos de granada (fragmentación, plasma y la pinchuda, que tiene un radio efectivo de 11 metros y letal de 3), y las armas de apoyo en forma de torreta que habrá en algunas zonas del juego. Unas son de fuego rápido, como las ametralladoras (munición o rayos), y otras son lentas pero de gran potencia, como el afuste de misiles. Todas estas armas, correctamente empleadas, nos darán las claves para arrasar a las amenazas que se esbozan a lo largo del juego, lo que incluye el enfrentamiento ante auténticos engendros gigantes de inspiración en el mundo de los coleópteros, y oleadas brutales de enemigos. Todo ello a pie, pero también movilizados en los diferentes vehículos del juego.



Desde que se crea la saga, los vehículos son parte esencial de su jugabilidad, tanto como amenaza como arma a nuestra disposición, siendo uno de los rasgos diferenciales de la creación de Bungie. La gran novedad en el juego es la aparición del Mongoose, un vehículo basado vagamente en un quad, para dos tripulantes y de gran velocidad y agilidad, pero no cuenta con armamento, en oposición a, por ejemplo, el versátil todoterreno Warthog o el tanque Scorpion. El sector del transporte aéreo está capitalizado por el Covenant con naves como el Banshee o el Ghost, aunque no son los únicos, claro. Y, qué diablos, tampoco podemos olvidar la suerte de moto que emplean. Usar los refuerzos de nuestro bando, o sustraer a los enemigos sus naves será importante en muchas secciones del juego, dándonos una fuerza adicional de fuego imprescindible y, en algún momento, absolutamente vital.

Y es que Halo 3 va presentando situaciones y entornos variados a lo largo de su desarrollo, con un buen uso de las acciones ya escritas (scripts), que desencadenan así otras acciones haciendo que el guión avance de manera mucho más interactiva ante el jugador, creando una atmósfera de juego intensa en la que cuando la acción se relaja lo hace para componer un atmósfera de tensión continua al tiempo que vamos conociendo qué ha pasado con algunos personajes y, también, las motivaciones de otros, resultando en un guión interesante que va a llevar al desarrollo de las fases de la mano con una soltura y naturalidad muy destacables. Esto se puede realizar con mayor eficacia en situaciones como ésta, y es que Halo 3 tiene un modo campaña que, si bien no es corto, desde luego no es extenso. Deja en la boca la sensación de que podría haberse alargado la experiencia unas horas más, pero en cambio la conclusión del título está mejor construida que en Halo 2, al no resultar abrupta. Nos hubiese gustado, claro, que la campaña hubiese sido más extensa, pero no es menos cierto que se hace corta porque en ningún momento se puede decir que baje el ritmo. No es, en definitiva, tan extenso como el primero, pero es quizás un poco más largo que el segundo.



Conquista la campaña con amigos

PUBLICIDAD


La gran incorporación es la posibilidad de jugar el modo campaña en modo cooperativo, a través del punto de encuentro de la campaña, pudiendo empezar una o continuarla desde un punto de salvado. Por supuesto, esto se puede hacer mediante el sistema de juego en línea Xbox Live, o en red local, o pantalla partida y es necesario llevar a cabo un trabajo de coordinación entre los jugadores para no molestarse, dividirse el trabajo y, también, los beneficios como la munición, armas y vehículos. Si optamos por jugar a pantalla partida, este modo cooperativo se limita a dos jugadores, aunque es muy divertido y accesible; en cambio, el resto de opciones (red local, y Xbox Live) nos permite que sean hasa cuatro los jugadores metidos en la batalla. Hay que tener en cuenta que cada jugador usará a un personaje diferente. El primer jugador será el Jefe Maestro, claro, y el segundo tomará el papel del Inquisidor. Los jugadores tercero y cuarto controlarán a nuevos personajes, todos ellos Elites del Covenant, como el Inquisidor.

Estos dos nuevos personajes son N'tho 'Srom, un sangheili, y el miembro más joven de la unidad de Operaciones Especiales, y simpatizante de los humanos, y Usze 'Taham, un sangheili de familia mercante, pero se graduó con honores en la escuela bélica de Iruiru. Cada uno de estos dos personajes tiene su propia historia y contexto en el universo de Halo, y sus propias motivaciones, por lo que puede ser muy interesante disfrutar de este modo cooperativo aunque esa por la simple curiosidad de descubrir a estos nuevos Elites. Por supuesto, cada personaje tendrá las mismas habilidades, aunque con apariencia y armas iniciales diferentes.



Cine en casa


Halo 3 presenta una interesante novedad a nivel global que a buen seguro se irá extendido cada vez más en otros títulos y géneros. Y es que cada vez que jugamos con el título, podemos guardar una copia de nuestra partida para verla, después, en la sección Cine del menú. Esto se aplica tanto al modo Campaña, como al Multijugador y al Forge, de los que hablaremos más adelante.

Cuando empecemos a ver uno de estos vídeos guardados, manejaremos la cámara con una amplia libertad, al poder situarla, de hecho, en cualquier lugar para buscar planos espectaculares de las diferentes secuencias y entornos. Además, por ejemplo, se puede seguir a la persona que guardó el vídeo para ver qué hizo en la partida, todo ello en primera persona, a través de sus ojos, o, también, seguir a otro jugador en tercera persona, o, como hemos dicho, mover la cámara libremente para situarla en una posición del escenario. El control de la cámara es absoluto, y parece mentira cómo esto puede convertirse en algo tan divertido, aunque la verdad es que cuando hace años el juego de conducción y persecuciones Driver apostó por algo similar, muchos jugadores ya dedicaron buena parte de su tiempo a componer las cinemáticas de sus actuaciones.



Al factor lúdico y espectacular, lo cierto es que no podemos evitar comentar también un factor de aprendizaje esencial: ver qué hacen otros jugadores, cómo actúan, y cómo nos matan, servirá para aprender sus estrategias, localizar zonas ventajosas en los escenarios, ver nuestros errores, y, en definitiva, mejorar nuestro propio estilo de juego. Pero dependerá de cada jugador decidir qué tipo de uso le da a esta opción del juego que, sin duda, abre muchas posibilidades.

El rey del juego online


Desde el nacimiento de la serie, la vertiente multijugador en Halo siempre ha sido una de sus principales virtudes, sobre todo con el lanzamiento de Halo 2 y Xbox Live. Tanto es así que aún a día de hoy esta secuela del original continúa siendo uno de los títulos más jugados a través de este sistema online. Sin embargo, en Bungie no han querido dejar intacto esta vertiente y han apostado por introducir una serie de novedades y modificaciones que sin duda agradarán a los seguidores del juego, y también a todos aquellos que hasta el momento se habían mantenido ajenos a esta modalidad online.



En principio, la base jugable se mantiene intacta, volviendo a presentarnos las clásicas partidas a muerte todos contra todos o por equipos, capturar la bandera, asalto, etc., que enfrentarán a 16 jugadores a la vez en una gran variedad de entornos de batalla que de nuevo destacarán por su diseño y variedad, disfrutando de escenarios de grandes dimensiones al aire libre combinados con otros más reducidos donde los combates serán mucho más personales. Por supuesto, el variado arsenal de armas de fuego, con las nuevas incorporaciones procedentes de la vertiente monojugador, y los vehículos seguirán siendo también sus principales virtudes, sobre todo porque seguimos encontrándonos con un multijugador tan accesible y variado que podemos estar disputando una partida prácticamente valiéndonos únicamente de nuestra destreza con las armas, y pasar luego a enfrentarnos a otras escaramuzas en las que la colaboración con nuestros aliados será primordial a la hora de lograr la victoria. Además, en ninguna de estas situaciones se abandonará nunca el componente estratégico que implica la selección de un arma determinada, ya que aunque todos los jugadores son idénticos entre sí (no existen las clases o categorías ya vistas en otros títulos del género), el hecho de llevar un equipo u otro ya modifica de forma considerable la forma de afrontar cada conflicto. Esto sin contar, por supuesto, el hecho de poder pilotar también el variado repertorio de vehículos con el que nos encontraremos, y que de nuevo modificará nuestra forma de jugar, amén de potenciar todavía más la colaboración entre usuarios.

En cuanto a las modalidades de juego, de nuevo nos encontramos ante un título realmente variado. Como decíamos, podemos disfrutar de los clásicos duelos a muerte, o enfrentarnos al equipo contrario por hacernos con su bandera. Del mismo modo, podemos convertirnos en el centro de todos los ataques en la modalidad Juggernaut, o tratar de hacernos con una serie de territorios repartidos por el escenario mientras mantenemos intensos combates contra los contrarios. Dependiendo del estilo de juego que queramos afrontar, la selección de unas u otras de estas modalidades será más o menos acertada, por lo que todo aquel que quiera disfrutar de la acción de forma directa y sin complicaciones, buscando además resaltar por encima del resto, podrá optar por el clásico Asesino (todos contra todos), o disfrutar del divertido Bola Loca entre otros, que consistirá en retener el máximo tiempo posible una bola mientras se esquivan los ataques rivales. También, por supuesto, todo el que desee disfrutar de partidas en equipo en las que de verdad sea necesario colaborar con sus compañeros, sin duda deberá optar por modalidades como Capturar la bandera, ya que en estos casos una acertada coordinación entre los integrantes del equipo hará que la victoria sea más fácil de lograr. Pero aún con todo esto, siempre queda la opción de personalizar las partidas como los usuarios deseen, lo que de nuevo viene a resaltar la enorme libertad con la que se encontrarán los jugadores a la hora de afrontar esta vertiente, ya que en Bungie han cubierto todas las formas posibles de disfrutar de un buen título multijugador manteniendo en todas ellas un sorprendente equilibrio entre todos los jugadores.



Por supuesto, en Bungie tampoco se han olvidado de la competencia entre jugadores, ya que conforme los usuarios vayan disputando más y más partidas obtendrán un mayor rango (por ejemplo recluta, sargento, teniente, etc.) que después quedará reflejado en el clásico sistema de clasificación. Con esta modalidad, Matchmaking, se garantizan horas y horas de intensas batallas entre jugadores que se combinarán a la perfección con la sorprendente modalidad Forge, que dentro de todo lo que ofrece el juego nivel multijugador, se trata de uno de los añadidos más divertidos y novedosos de Halo 3.



Y esto es así porque por primera vez se le da la oportunidad al jugador de crear su partida perfecta modificando una gran cantidad de parámetros y objetos en tiempo real durante el transcurso de las contiendas. De este modo, ya sea en solitario o junto a otros tres jugadores más a través de Xbox Live, podremos participar de forma activa en las partidas que creemos no solo combatiendo como uno más, sino también influyendo en el desarrollo de las mismas mediante una sencilla y directa interfaz de usuario similar a la vista en los clásicos títulos de gestión en PC.

En este caso, el jugador o equipo encargados de dirigir estas partidas tendrán un presupuesto base que les permitirá, como decimos, realizar todo tipo de acciones que modificarán de forma sutil o notable el transcurso de las partidas. De este modo, podemos modificar las características de la salud y armas del líder o el resto de jugadores, gastar gran parte de estos créditos distribuyendo por el entorno de batalla los vehículos más potentes del juego, invertir estos ahorros en otro tipo de cambios más sutiles como el redistribuir la ubicación de los puntos de reaparición, o directamente colocar obstáculos donde antes no los había (podemos consultar las características de cada objeto con el botón X).



Lo verdaderamente genial de este sistema es que todas estas acciones las llevaremos a cabo con una facilidad pasmosa, viviendo en nuestras propias carnes algunos de estos cambios, como el ver nuevas torretas en posiciones que antes no las había, o tener que buscar un camino alternativo por haber sido bloqueado el que con tanta asiduidad tomábamos. Del mismo modo, un buen director de estas partidas puede intentar favorecer al bando contrario para que las contiendas sean más intensas y equilibradas, como el otorgar al bando más débil más sistemas defensivos para que protejan su posición; o pasar directamente a torpedear al otro equipo con una gran variedad de objetos. Todo esto con el citado límite monetario, y también ciertas restricciones derivadas de la imposibilidad de usar determinados objetos o parámetros en algunos mapas. En lo referente a los créditos, si vemos que nos falta dinero, podemos vender algunos de los objetos distribuidos por el entorno, e invertir luego esas ganancias en otras modificaciones.

Como vemos las posibilidades son infinitas y aunque para muchos este hecho puede significar el desvirtuar las clásicas partidas a muertes por equipos, el contar con un anfitrión que vele por el buen desarrollo de las contiendas, que modifique de repente el entorno, el arsenal a usar, o los propios vehículos que podremos pilotar (incluso eliminarlos de la partida), al final logra sumergirnos en unas partidas asombrosamente divertidas, batallas que nunca serán iguales, situaciones que pueden dar un giro inesperado… y siempre con los jugadores como ejes centrales de las partidas. Por lo tanto, nadie debe caer en el error de pensar que al entrar en esta modalidad todo va a depender del encargado de modificar los parámetros de la misma, sino que los usuarios deberán afrontar estos encuentros como algo nuevo, como una experiencia jugable distinta en la que siempre se premiará su eficacia en el campo de batalla, pero también su forma de reaccionar a sucesos inesperados. Podemos estar perfectamente especializados en el empleo de armas de precisión, pero el anfitrión puede decidir quitarlas de la partida para obligar a los jugadores más pasivos a salir de sus escondites, o indicarles al resto de jugadores su posición con todo tipo de señales. Así, el pobre francotirador que se vea en esta situación deberá adoptar una actitud completamente distinta a la seguida hasta el momento, lo que como decimos resulta maravillosamente divertido.



Por otro lado, también existe la opción de comprar el Bungie Pro, que a grandes rasgos es la opción que nos permitirá compartir archivos más grandes con otros usuarios. Y es que en Halo 3, todos los jugadores comparten archivos en seis ranuras de 25 MB, pudiendo ampliar esta cifra a 24 ranuras de 250 MB pagando 750 Puntos de Microsoft. Con esto, los jugadores podrán compartir con el resto de usuarios vídeos de sus partidas a través de Xbox Live, o mostrar lo buenos que son encarnando a los líderes en la modalidad Forge. Y aunque a nivel gráfico el juego en la vertiente multijugador no resulta tan detallado y espectacular como el que los jugadores disfrutarán en el juego en solitario, como veremos a continuación, el hecho de poder revivir y compartir con otros jugadores algunas de las partidas más intensas en esta vertiente, se convierte en otro fantástico añadido que en conjunto, como vemos, logra crear una de las modalidades multijugador más completas y fascinantes del momento, con infinidad de posibilidades de acción y un sistema de juego impecable.



Apartado técnico


Aunque las primeras demostraciones públicas de Halo 3 en su fase beta para probar el multijugador nos mostraron un juego que no sorprendía dentro del catálogo de Xbox 360, que cuenta con grandes apartados audiovisuales en juegos como Gears of War o el más reciente BioShock, la verdad es que el mundo que nos muestra Halo 3 resulta sólido, consistente, de una coherencia inusitada y una gran espectacularidad. No resulta tan impresionante como otros títulos del catálogo de la consola en momentos concretos, pero en su conjunto sorprende cómo se mantiene un cuidado nivel artístico y técnico en todo su juego que, además, va a más cuanto más avanzamos en la historia. El diseño de personajes, escenarios y demás muestra un salto notable con respecto al anterior juego, pero no tanto en pequeños elementos gráficos, sino más bien en la cantidad de enemigos, su inteligencia artificial, y la construcción de los entornos, mucho más complejos.



Y es que el juego resulta, innegablemente, espectacular en su apartado visual, y tener un Brute en primer plano mientras nos machaca es ahora mucho más impresionante, pero por diversas razones el salto generacional no es tan evidente a simple vista como en otros títulos. Sus texturas son sobresalientes, la geometría está logradísima, con modelados de mucha mayor calidad, y, en definitiva, todo conforma una atmósfera logradísima. ¿Por qué, entonces, no da una sensación tan impresionante? Como hemos dicho, Bungie parece haber destinado sus esfuerzos a aprovechar el potencial más a beneficios globales, como poner más enemigos y depurar su comportamiento, al tiempo que los escenarios se hacen todavía ma´s abiertos y amplios, que a beneficios concretos como mejorar texturas cercanas de manera obsesiva o añadir muchísmos más polígonos a los personajes. Ambos caminos son respetables, pero dado que la gente no espera de Halo pasillos y entornos estrechos y cerrados llenos de detalles, sino entornos amplios bien configurados, mantenerse fieles a sus plantamientos ha sido la mejor elección posible, a nuestro entender, por mucho que se pierda ese factor de sorpresa e impresión del primer minuto. A cambio, el uso del motor físico Havok (de gran aplicación en el juego, y para ello basta con ver cómo se interactúa con elementos en el entorno selvático que abre la aventura), y el número de enemigos (queremos insistir especialmente en ello), van a dar otro tipo de satisfacciones al jugador.

Con todo, eso no significa que no haya detalles de calidad intachable. La primera vez que salimos de un tunel mientras vamos en Warthog con unos soldados, después de una refriega, atravesando las desoladas autopistas de una zona arrasada por la guerra, el cambio de la oscuridad del túnel a la luz produce un efecto de deslumbre que va apaciguándose poco a poco para recuperar la visión, tal y como sucede en la realidad. O cuando llegamos al primer asentamiento militar, la atmósfera que se consigue con los heridos por el suelo retorciéndose de dolor, y los equipos médicos corriendo por los pasillos. Eso sí, los artistas gráficos de Bungie siguen luciéndose especialmente cuando estamos en zonas abiertas, y de ésas hay muchas en el juego.



No menos importante es el comportamiento de los enemigos, marca de la casa. Gracias a cuidadas rutinas y una bien estudiada inteligencia artifical se consigue un proceder belicoso coherente y bien construido tanto en enemigos como aliados. Además, el comportamiento del Covenant es, cuando menos, curioso. Si vemos tropas de grunts lo más posible es que estén bajo el paraguas protector de un brute, el nuevo gran enemigo general del título tras los hechos del anterior juego, en el que su raza se impone como grandes soldados por encima de los elites. Los grunts no son peligrosos, pero sí molestos. Su potencia de fuego es limitada, como su inteligencia y valor. Si eliminamos al brute, veremos cómo se mueren de miedo y empiezan a actuar de manera caótica, despavoridos, buscando otro brute si lo hay. Y los brutes, desde luego, siempre que pueden, nos atacan en grupo y cuanto mayor es el nivel de dificultad, más elaborada es su ofensiva, buscando flancos débiles y parapetándose sobre los diferentes elementos del escenario para defenderse.



La banda sonora retoma buena parte de las composiciones que ya son marca de la casa, con percusiones y elementos de inspiración electrónica que ayudan a conformar una atmósfera de juego sólida. La ambientación que aporta la música, que acompaña sin imponerse, para acelerar su ritmo y potenciar su tono en los momentos de acción frenética, se convierte en uno de los elementos más destacables del juego, gracias también a unos impactantes efectos sonoros para todas las armas, explosiones y motores de los vehículos. El doblaje está realizado en castellano, descartando así toda posibilidad de polémica en nuestro país por el uso de una vertiente neutra del español en la línea de las películas clásicas Disney.



Por un lado, esa polémica suscitada con Halo 2 nos parece en muchos sentidos incomprensible, pero, por otro, no podemos sino agradecer el cuidado y mimo dedicados al público español a la hora de localizar el juego a los usos lingüísticos del estándar de nuestro país. Esperamos que la comunidad de jugadores hispanohablantes del continente americano tenga también un trato preferencial. En el lado técnico de las voces, como en el artístico, no hay queja posible, aunque siempre se hubiese agradecido contar con más líneas para los enemigos y algunos comentarios de la tropa. Como era de esperar, la experiencia de juego se convierte en mucho más intensa si aprovechamos la imagen en alta definición (hasta 1080p) y el sonido envolvente, pero desde luego dada su cuidada jugabilidad, eso no va a ser lo que nos haga disfrutar realmente del juego. Halo 3 es bonito, y está bien construido, siendo agradable de ver y escuchar, pero, por encima de todo, se deja jugar y, más que eso, se desea jugar más.

Debemos finalizar con un último apunte: el juego precisa un televisor compatible con modo 60 Hz (la inmensa mayoría de los actuales), no funcionando a modo 50 Hz (estándar PAL). Eso sí, si lo jugamos en alta resolución, como ya hemos dicho, funciona a 720p, 1080i y 1080p, y, además, el juego está optimizado para el disco duro, de manera que instala una serie de archivos para reducir los tiempos de carga en los usuarios que disponen de una Xbox 360 con disco duro (Premium, Elite, o adquirido posteriormente por separado en el caso de las Core).



Conclusiones


El regreso del Jefe Maestro se ha hecho esperar, pero ha valido la pena. La tercera entrega de la saga da un paso adelante en todos y cada uno de los diferentes aspectos que han hecho de Halo toda una referencia en el género, ofreciendo mucho más en el modo para un jugador, en el multijugador y llevando al cooperativo a nuevas cotas de jugabilidad y diversión. A partir de aquí, todo lo que se pueda decir carece de importancia.
Halo 3 tiene todas las virtudes necesarias para convertirse, otra vez, en el mayor estandarte de la consola (y eso que Xbox 360 cuenta con juegos de intachable calidad en su catálogo), y sus pequeñas carencias aquí y allá se suplen de manera más holgada con su extensísima lista de virtudes. Hay pocos juegos que deban ser jugados (una categoría que va más allá de hablar de las cualidades de un producto de ocio) en la vida de una consola, o incluso en toda una generación de consolas; pocos juegos que sean clásicos instantáneos dignos de sus raíces y que pongan el listón tan alto a sus sucesores. Halo 3 es uno de ellos.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Análisis
2021-11-24 15:47:00
Final Fantasy V regresa con una cuidada remasterización que se convierte automáticamente en la opción ideal para descubrir o revivir este clásico de la veterana saga de Square Enix.
Lamentum - Análisis
Lamentum - Análisis
Análisis
2021-11-23 11:42:00
Si echáis de menos el survival horror clásico y os gusta la estética pixel art, no os perdáis este interesante juego español.
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Análisis
2021-11-22 09:28:00
Los creadores de Battle Chasers: Nightwar adaptan personajes e historias de League of Legends a un divertido juego de RPG que busca expandir la licencia.
Pokémon Diamante Brillante / Perla Reluciente - Análisis
Pokémon Diamante Brillante / Perla Reluciente - Análisis
Análisis
2021-11-17 15:00:00
Los remakes de las entregas de cuarta generación que llegan a Switch replican los juegos de Nintendo DS ofreciendo un JRPG accesible y cargado de contenido.
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
Análisis
2021-11-17 11:20:00
Volvemos a Skyrim diez años después con una Anniversary Edition que se presenta como la mejor versión de la magnífica obra de rol de Bethesda, destacando por su nuevo contenido y mejoras gráficas.
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-11-16 12:03:00
Rockstar nos trae de vuelta la revolucionaria trilogía de 128 bits de GTA con una remasterización repleta de problemas e indigna de su importante legado.
PEGI +16
Plataformas:
Xbox 360

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
9.6
  • Fecha de lanzamiento: 26/9/2007
  • Desarrollo: Bungie
  • Producción: Microsoft
  • Distribución: Microsoft
  • Precio: 65.95 €
  • Jugadores: 1-4 / 2-16
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: 16 jugadores
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.72

PUNTÚA
Halo 3 para Xbox 360

661 votos
Flecha subir