Análisis Demon's Souls Remake, el origen del alma oscura (PS5)

Bluepoint Games vuelve a firmar uno de los mejores remakes de la historia y el primer gran imprescindible de PS5.
Demon's Souls Remake
·
Actualizado: 16:08 24/11/2020
Análisis de versión PS5.

Muy lejos nos queda ya aquel 5 de febrero de 2009, día en el que se puso a la venta en Japón Demon's Souls, un juego de un pequeño y veterano estudio llamado FromSoftware que hasta entonces no demasiada gente conocía. Sin que nadie lo supiera, esa peculiar aventura que muchos no tardaron en catalogar como "de nicho" y "de culto" estaba destinada a revolucionar y a cambiar para siempre el panorama de los videojuegos, dejándonos con una odisea única, desafiante como pocas, exquisitamente diseñada, repleta de momentazos, grandes bestias que derrotar, una críptica y apasionante historia y una forma de entender el multijugador brutalmente original que no tardaría en crear escuela.

Videoanálisis

Gracias al boca a boca y a las buenas críticas que empezó a recibir de todo aquel que lo probaba, lo que en un principio fue un sonado fracaso comercial no tardó en despertar el interés de los jugadores y crear una sana y comprometida comunidad, un giro que le sirvió para cruzar las fronteras niponas y comercializarse de forma oficial en Occidente. Como se suele decir, el resto es historia y a raíz de su éxito FromSoftware pudo desarrollar Dark Souls, uno de los juegos más influyentes e importantes de la historia de este hobby que tanto nos apasiona, convirtiendo la fórmula de Demon's Souls en un fenómeno de masas que no ha parado de crecer hasta el día de hoy y que millones de jugadores disfrutan en todo el mundo.

Por desgracia, con el paso de los años disfrutar de Demon's Souls se volvió algo muy complicado y cada vez menos accesible, pues necesitábamos sí o sí una PlayStation 3 y sus servidores cerraron hace un tiempo, imposibilitando el acceso a su apasionante multijugador y, por consecuencia, dejando coja una maravillosa experiencia que ya no podía disfrutarse en su totalidad.

PUBLICIDAD

Si bien muchos nos habríamos conformado con una simple remasterización sin demasiados retoques para las consolas actuales, en Sony han querido ir bastante más allá para ofrecernos un remake con todas las letras en exclusiva para PlayStation 5 de la aventura que lo empezó todo. Y sí, el trabajo que ha hecho Bluepoint Games con él ha superado, por mucho, nuestros mejores sueños, firmando así el mejor juego de lanzamiento que ha tenido jamás una consola de la familia PlayStation y el primer imprescindible de esta nueva generación que acaba de empezar.

Boletaria, cuánto te echábamos de menos

Así pues, nos encontramos ante un remake extremadamente fiel del original de PS3 que trata con muchísimo mimo, respeto y devoción a la obra de FromSoftware, manteniendo su exquisito diseño de niveles, personajes, historia, objetos y mecánicas, hasta el punto de que ponerse a sus mandos se siente como una nostálgica vuelta a casa en la que todas nuestras builds de antaño siguen funcionando igual de bien y donde cada secreto está justo donde lo recordábamos.

De esta manera, deberemos viajar al reino de Boletaria para salvarla de los demonios que la asolan en una aventura que se estructura en cinco mundos distintos que podremos completar en el orden que queramos, aunque el avance por cada uno de ellos sí que es lineal y no podremos acceder hacia la siguiente parte del "nivel" hasta que derrotemos al jefe de la zona, lo que no quiere decir que encontrar el camino sea fácil ni que haya infinidad de desvíos, secretos y tesoros ocultos esperando a que nos pongamos a explorar para descubrirlos.

Este planteamiento es algo que, de entrada, lo distancia un tanto de la mayoría de soulslike que llegaron tras su lanzamiento, aunque no es lo único que hace que Demon's Souls sea un título tan especial y diferente al resto, como un sistema de objetos que nos permite acumular decenas de hierbas de todo tipo para curarnos siempre que queramos, un sistema de magia algo "roto" que solo usa nuestra barra de maná para limitar el uso de nuestros hechizos o la presencia de las tendencias, una mecánica que no hemos vuelto a ver y que nos permitía provocar todo tipo de cambios en el mundo según nuestras acciones, afectando a la dificultad, los personajes que aparecían, las puertas que nos encontrábamos abiertas e incluso los ítems que podíamos llegar a encontrar.

Una vez superemos el tutorial, aquí será donde comience nuestra aventura por las tierras de Boletaria.
Una vez superemos el tutorial, aquí será donde comience nuestra aventura por las tierras de Boletaria.

Todo esto se sigue manteniendo en este remake, al igual que su multijugador, donde las invocaciones para cooperar con otros jugadores, las invasiones, las manchas de sangre con las que ver las muertes de otros usuarios y los mensajes de ayuda (o "troleo") están a la orden del día. Pero probablemente una de las mayores preguntas que tendréis en este momento sea cómo se siente volver a un juego de 2009 en pleno 2020 tras toda una década en la que la fórmula no ha parado de pulirse y perfeccionarse.

Para nuestra sorpresa, la experiencia difícilmente podría ser más satisfactoria. La aventura original estaba tan exquisitamente diseñada que nos ha vuelto a enamorar como si fuese la primera vez que la jugábamos, deleitándonos con un diseño de niveles espectacular en el que todo está calculado y pensando al milímetro. No hay nada que se sienta aleatorio o dejado al azar, ya que los enemigos, los atajos (escasísimos, por cierto), los secretos, los objetos y las trampas están colocados con muchísima maestría, lo que hace que incluso sus zonas más flojas no bajen nunca del sobresaliente.

Es una auténtica pasada recorrer sus escenarios y volver a comprobar cómo muchas de las ideas que ya estaban aquí presentes se han ido reutilizando en los juegos posteriores de FromSoftware, siendo la Torre de Latria el mejor exponente de ello, uno de los mejores niveles que jamás se han diseñado para un videojuego y que no por nada se ha convertido en objeto de estudio para muchos desarrolladores.

También nos ha resultado muy refrescante regresar a su sistema de combate, infinitas veces más pausado que lo que se suele llevar hoy en día, obligándonos a medir mucho mejor el uso de nuestra barra de energía, así como el tempo de cada una de nuestras acciones, el cual se ha respetado al máximo para que cada golpe, cada lanzamiento de hechizo y cada esquiva dure exactamente los mismos frames que en el original, otra muestra más del enorme mimo y cuidado que se ha puesto a la hora de reconstruir esta obra maestra.

Vais a alucinar con Latria en este remake.
Vais a alucinar con Latria en este remake.

Quizá lo que peor ha aguantado el paso del tiempo sean los jefes. Con esto no queremos decir que no nos gusten, pero sí que es cierto que sus patrones de ataque están limitadísimos y apenas repiten los mismos tres golpes una y otra vez, por lo que no tardaremos demasiado en pillarles el truco. Eso sí, ese toque tan "Zelda" que tienen, con mecánicas propias que tenemos que descubrir para exponer sus debilidades y poder acabar con ellos, es algo que hace que cada uno se sienta diferente y único, consiguiendo que los recordemos por distintos motivos y que no sean batallas únicamente de habilidad, sino también de algo de maña y cabeza, aunque eso les reste dificultad.

Mejorando al infinito un juego sobresaliente

Como veis, Demon's Souls es un juego tan sumamente bien diseñado que todas sus virtudes y todo aquello que hizo que fuese una aventura tan especial en su día siguen muy presentes, pero por muy fiel que sea, esto no deja de ser un remake y en Bluepoint Games han aprovechado la ocasión para incluir infinidad de mejoras y ajustes que hacen que el juego sea enormemente más disfrutable de lo que nunca lo fue en PS3.

Existe un Modo Cinemático que limita la tasa de imágenes por segundo a 30, aunque así creemos que la experiencia se resiente demasiado a cambio de una mejora gráfica apenas perceptible.
Existe un Modo Cinemático que limita la tasa de imágenes por segundo a 30, aunque así creemos que la experiencia se resiente demasiado a cambio de una mejora gráfica apenas perceptible.

Para empezar, tenemos que hablar de su Modo Rendimiento, gracias al cual podremos jugar a 60 imágenes por segundo totalmente estables. Podría no parecerlo, pero esto lo cambia todo a los mandos, convirtiendo las batallas en algo mucho más fluido y enormemente satisfactorio que te hace sentir que tienes control total sobre la situación. Para ello, se han rediseñado todas las animaciones, tanto de nuestro personaje como de los enemigos, siendo todas ellas mucho más espectaculares y legibles, lo que nos ayuda a que tengamos mucho más claro qué es lo que está pasando durante los enfrentamientos y por qué hemos recibido un golpe o por qué nuestro ataque no ha conectado.

Mientras que el original tenía serios problemas para llegar a los 30 fps y nos obligaba a lidiar con unos controles toscos y unas cajas de colisiones que eran una tómbola, aquí todo eso es justo lo contrario, convirtiendo los duelos en una experiencia precisa y satisfactoria como pocas veces hemos visto. Como decimos, respeta el tempo de los enfrentamientos y el timing de todas las acciones, pero la respuesta a los mandos y la representación visual ha mejorado tantísimo que no tiene nada que ver con lo que experimentamos hace una década, convirtiendo cada espadazo y cada bloqueo en un auténtico gustazo. Y ojo, ya que ahora también podemos rodar en ocho direcciones en vez de solo en cuatro.

Entre otras mejoras y cambios llamativos tenemos el editor de personajes, infinitas veces más completo que antes y con una dirección artística mejor llevada, nuevos secretos que están trayendo de cabeza a la comunidad, nuevos anillos y eventos de tendencias, ligeros y coherentes retoques a ciertas misiones secundarias (lo entenderéis cuando intentéis rescatar a Yuria), la posibilidad de adentrarnos en el Mundo Fracturado para jugar en Modo Espejo, algunas restricciones adicionales en el número de hierbas que podemos llevar de cada tipo, ciertas concesiones y facilidades a la hora de "farmear" los ítems más frustrantes (sí, hablamos de ti, Piedra Cuchilla Pura), bugs graves solucionados y un largo etcétera de pequeñas mejoras de calidad de vida que no alteran lo más mínimo la experiencia del original, pero que sí ayudan a que se sienta un producto más completo y redondo que bien merece la pena jugar, tanto si es tu primera vez como si lo "platinaste" en PS3. Hablando de trofeos, os alegrará saber que estos han cambiado bastante y que ahora los retos que nos proponen son mucho más divertidos y entretenidos, animándonos a través de ellos a que veamos todos los secretos y eventos del juego.

El multijugador también ha recibido infinidad de mejoras, teniendo aquí el primer Souls que nos bendice con servidores dedicados, pudiendo comprobar incluso el ping de cada uno. Como podréis suponer, gracias a esto el PvP es ahora muchísimo más divertido y no sufriréis problemas de lag de ningún tipo, haciendo de los duelos contra otros jugadores una experiencia más justa. Eso sí, os avisamos que, por las peculiaridades del juego, las batallas contra otros usuarios se pueden hacer muy, muy largas, y que el título sigue igual de "desequilibrado" que siempre, con builds totalmente "rotas" que suelen ser las que predominan en el online. Además, las restricciones para invadir o ser invocado siguen siendo las mismas: estar muerto, así que tendréis que perder vuestro cuerpo físico cada vez que queráis salir de caza o ayudar a alguien. Por supuesto, también se ha incluido un sistema de contraseñas para así poder jugar con amigos.

Las cargas son tan instantáneos que no nos dará tiempo ni a mirar el móvil cuando muramos o cambiemos de zona. A la hora de
Las cargas son tan instantáneos que no nos dará tiempo ni a mirar el móvil cuando muramos o cambiemos de zona. A la hora de "farmear" es un auténtico gustazo.

Ya que hemos hablado de sus posibilidades en línea, cabe destacar que las tendencias de mundo ya no se ven afectadas por lo que hagan otros jugadores, lo que nos parece un completo acierto, pues en el original al final nos veíamos obligados a jugar offline para llegar a Blanco Puro o Negro Puro. Es decir, ahora podréis jugar estando conectados a internet y controlar las tendencias de las diferentes archipiedras sin que nadie interfiera con ellas.

Espectáculo de nueva generación

Hemos querido dejar para el final su apartado gráfico, ya que todo lo que os digamos sobre él probablemente se quede corto a la hora de alabar el trabajo que han hecho en Bluepoint Games a la hora de reinterpretar y realzar el arte de FromSoftware con las posibilidades de PlayStation 5. Los modelados están detalladísimos, las animaciones son una pasada, la iluminación es fantástica, los efectos son brutalmente espectaculares, las texturas tienen una calidad increíble, las cargas son virtualmente inexistentes, el uso que se ha hecho del HDR es impecable y los escenarios son simplemente una maravilla, con cientos de nuevos elementos que les dan muchísima fuerza y sobrecogen con tan solo verlos. De hecho, gracias a esto último la narrativa ambiental es mucho más rica y se nos permite contemplar y entender considerablemente mejor la arquitectura de los sitios por los que pasamos.

Existe un completísimo Modo Foto que nos permitirá pausar la partida y tomar instantáneas de todo tipo. Evidentemente, se puede usar para hacer 'trampas' y mover la cámara para ver lo que hay al otro lado de las paredes.
Existe un completísimo Modo Foto que nos permitirá pausar la partida y tomar instantáneas de todo tipo. Evidentemente, se puede usar para hacer 'trampas' y mover la cámara para ver lo que hay al otro lado de las paredes.

Aquí conviene destacar que muchos diseños han sufrido cambios más o menos profundos, algo que se nota especialmente en ciertos personajes, enemigos, jefes y piezas de equipo, teniendo aquí el punto en el que la desarrolladora más se ha atrevido a "innovar", lo que no nos parece del todo mal, aunque sí que las sensaciones que transmiten en algunos casos son algo distintas. De todos modos, se han incluido diversos filtros de imagen y uno de ellos simula los colores de la versión de PS3, un detalle que nos ha parecido todo un acierto y que hace que la experiencia sea todavía más fiel si cabe.

Finalmente, el sonido nos deja con una banda sonora que remezcla los temas del original para darles un tono bastante más épico con una gran orquesta y muchos coros. El resultado es, como podréis suponer, excepcional y de una calidad altísima, aunque este cambio tan drástico solo nos ha convencido a medias, pues muchas composiciones han perdido parte de su personalidad, otros están tan cambiados que la melodía principal no se llega ni a reconocer y otros tantos abusan de la épica en batallas más íntimas y trágicas que no la necesitan, algo que resulta especialmente llamativo en el tema de Astraea. Repetimos, la música del juego es buenísima y no queremos que nadie se lleve a engaños, pero no habría estado de más la opción de alternar entre la original y la nueva, pues no transmiten exactamente lo mismo.

Donde sí que no se puede poner pega alguna es al sonido ambiental, simplemente espectacular. Se han creado e incluido cientos de efectos nuevos que potencian muchísimo la ambientación, algo que gana enteros gracias al uso que hace de la tecnología de audio 3D de la consola, por lo que os recomendamos encarecidamente que uséis unos buenos auriculares para jugar, ya que vais a alucinar.

El multijugador funciona finísimo, de forma estable y sin nada de lag.
El multijugador funciona finísimo, de forma estable y sin nada de lag.

En lo que respecta al doblaje, os alegrará saber que nos llega con voces en español por primera vez. Lo mejor es que la calidad de los actores contratados y de sus interpretaciones es sobresaliente, con voces fantásticamente escogidas y que se adaptan a la perfección a los personajes, algo a lo que Sony nos tiene ya acostumbrados con sus producciones. De todos modos, existe un selector por si preferís escuchar las voces de siempre en inglés, ya que Bluepoint ha contado con el reparto original para regrabar todas sus líneas de diálogo.

Conclusiones

Demon's Souls es todo un ejemplo a seguir de cómo se debe hacer un gran remake de una obra de culto tan querida y aclamada: respeto absoluto hacia el producto original con mejoras y novedades en todos los frentes que, en vez de alterar la experiencia, la mejoran y realzan más allá de lo que jamás llegamos a imaginar. Sobrecogedor en lo visual y sonoro, un diseño de niveles que sigue sorprendiéndonos una década después, grandes y desafiantes combates, una historia de fantasía oscura que hace gala de un encanto muy especial, un multijugador muy mejorado e infinidad de detalles de calidad de vida hacen de este el primer gran imprescindible de PlayStation 5 y un motivo más que contundente para hacernos dar el salto a la nueva generación. No os lo perdáis por nada del mundo, ¡Umbasa!

Hemos realizado este análisis gracias a un código de descarga que nos ha facilitado PlayStation.

Carlos Leiva
Colaborador

NOTA

9.5
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

A nivel audiovisual es sobrecogedor. La nueva generación empieza aquí.
Respeto absoluto por la obra original: la mejora en todos los sentidos, pero no la altera.
El diseño de niveles sigue siendo de lo mejor que hemos visto en un videojuego.

Puntos negativos

Los jefes, sin estar mal, resultan un tanto básicos y fáciles a estas alturas.
Se echa en falta la opción de jugar con la banda sonora original.

En resumen

Uno de los mejores remakes de la historia y el primer gran motivo para dar el salto a la nueva generación con PS5.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS5

Planet Coaster: Console Edition - Análisis
Planet Coaster: Console Edition - Análisis
Análisis
2020-11-21 16:06:00
Frontier abre en consolas una experiencia con las mismas posibilidades que en PC que, tras una entrada abrupta, revela un juego completo y ágil.
Godfall - Análisis
Godfall - Análisis
Análisis
2020-11-20 16:01:00
Counterplay Games se estrena en PlayStation 5 con un desangelado looter slasher que no consigue brillar.
Observer: System Redux - Análisis
Observer: System Redux - Análisis
Análisis
2020-11-20 11:05:00
Uno de los juegos más destacables de Bloober Team se pone guapo con la llegada de las nuevas consolas para traernos de vuelta este interesantísima aventura de terror ciberpunk, que luce espectacular en esta versión mejorada.
NBA 2K21 - Análisis
NBA 2K21 - Análisis
Análisis
2020-11-19 08:58:00
2K estrena su simulador en las nuevas consolas con un juego muy sólido, increíblemente completo, y que deja sensaciones ‘next-gen’.
The Pathless - Análisis
The Pathless - Análisis
Análisis
2020-11-18 09:07:00
Una aventura única y sencilla recreada de manera increíblemente llamativa.
Call of Duty: Black Ops Cold War - Análisis
Call of Duty: Black Ops Cold War - Análisis
Análisis
2020-11-17 21:15:00
La nueva entrega del shooter de Activision que llega sin demasiadas novedades notables aunque sigue siendo tan divertido como siempre.
PEGI +18
Plataformas:
PS5

Ficha técnica de la versión PS5

ANÁLISIS
9.5
COMUNIDAD
8.82

PUNTÚA
Demon's Souls Remake para PlayStation 5

31 votos
Flecha subir