Análisis de The Elder Scrolls IV: Oblivion (PC, Xbox 360)

Una gran inversión que vale más de lo que cuesta, y probablemente el primer juego de “nueva generación” que lo es también fuera del apartado técnico.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.2
SONIDO
9
NOTA
9.5
DIVERSIÓN
9.7
JUGABILIDAD
9
Análisis de versiones PC y Xbox 360.
Cuando la expectación precede
A mediados del 2002, al analizar la precuela de este Oblivion, ya hicimos notar cuan esperado era el título entre los amantes de los videojuegos de rol. Morrowind prometía acercar a estos jugadores el sueño del género: un mundo vivo, donde la aventura la creara el jugador a su paso. En efecto, aquel juego acercó ese sueño, pero sólo eso, acercarlo. El testigo fue recogido por los videojuegos de rol masivos online, donde resulta mucho más factible al tratarse, al fin y al cabo, de un mundo poblado por personas.

Pero Bethesda Softworks no tiró la toalla. Como dijimos en su momento, querían crear un gran juego de rol para un jugador antes de que todo fuera online. Y lo consiguieron; Morrowind trascendió en un género cuyas figuras estrella pertenecían al juego en red, y se ganó la fama de producto amplio, profundo, diverso y muy longevo. Fue además un juego bastante extensible, alrededor del cual se formó una gran comunidad de creadores de añadidos, amén de las expansiones oficiales. Tanto es así que aún hoy mucha gente juega a Morrowind. ¿Qué impidió a Bethesda por entonces alcanzar el sueño del género? Limitaciones técnicas sobre todo, y detalles que derivaron de estas. Ya en su día fue un título enormemente exigente en ese aspecto.

Casi cuatro años después de aquel análisis, tenemos un hardware capaz de limar esos detalles. ¿Marcan realmente la diferencia?

PUBLICIDAD

Como juego de la saga que se precia, en Oblivion empezamos prisioneros. El propio emperador (con voz del actor Patrick Stewart), nos hace una visita, pues nos ha visto en nuestros sueños. Le seguimos al salir pero atacantes desconocidos acaban con él. Durante el proceso creamos a nuestro personaje de similar forma a como lo hacíamos en Morrowind, con la salvedad de que en Oblivion tenemos mucha más libertad en lo físico, podemos modelar hasta el último de los rasgos faciales, de forma muy similar al Fight Night Round 3 de EA.

Una vez completado el proceso, llega el gran momento: la salida al exterior.

Técnicamente puntero
Morrowind fue en su día un referente en este apartado, y Oblivion también lo es. No en cuatro efectos concretos para hacer las delicias de los fans de las demos de nuevos motores que tanta fama acaparan hoy, sino en todo su conjunto. El clima está excelentemente introducido, con amaneceres neblinosos o lluvias que chapotean en el agua, nubes cambiantes, noches estrelladas con las clásicas dos lunas, etc. Tampoco se ha escatimado en polígonos, todo está excelentemente modelado, desde los personajes hasta las edificaciones (casas, tabernas, catedrales, castillos...) pasando por los más de novecientos objetos que pueblan el juego.

El aspecto paisajístico también cobra protagonismo. Campos increíblemente extensos saturados de vegetación que se mece con el viento, bajo la sombra de frondosos árboles que filtran la luz del sol, sólo son posibles de ver, hoy por hoy, en Oblivion. La distancia de dibujado también es asombrosa, más propia de juegos online enormes como Dark and Light.

Igualmente la física hace acto de presencia con una modificación del motor Havok. Nos daremos cuenta desde que matemos al primer lobo que nos corte el paso y este caiga de forma absolutamente realista por la ladera hasta acabar flotando en el agua. Uno de tantísimos detalles que contribuyen al "mundo vivo" del que tanta gente dice que consta este juego, y que comentaremos luego.



Sonido de lujo

Otro apartado estrella. La ambientación es excelente, aún mejor que en su predecesor, y dado el grado de inmersión que se logra en este título, cobra mucho más protagonismo, y es una de las cosas que hace único a cada lugar. No faltarán voces (en inglés, aunque con subtítulos en castellano) para los innumerables personajes que pueblan Cyrodil. De hecho, al contrario que en Morrowind, absolutamente todas las frases están grabadas.

Pero este apartado despunta sin lugar a dudas en el aspecto musical. Jeremy Soule ya hizo un gran trabajo en el anterior, pero aquí se ha superado, y tal vez hablemos de su mejor trabajo. El cuidado con el que logra que las músicas sean melódicas y a veces tarareables equilibrándose con una sutilidad ambiental que evita que se hagan repetitivas en las largas horas de juego, es exquisito. De hecho, recomiendo subir un poco el volmen que trae por defecto.

Más accesible
Morrowind también se ganó la fama de juego duro de roer. La interfaz era relativamente compleja, los combates con más azar que habilidad, los objetivos con nombres de personas y lugares como única referencia para encontrarlos en su gigantesco mapeado no ayudaban, amén de que los desplazamientos a largas distancias podían hacerse eternos. Además, llegó en inglés.

Todo esto se ha corregido. La interfaz se ha simplificado sin sacrificar posibilidades por una mucho más intuitiva; ahora disponemos de un punto en el mapa que marca el objetivo de la misión en la que estemos involucrados, y una opción para poder viajar gratuita y directamente a cualquiera de los nucleos urbanos más importantes, y aún si queremos hacerlo todo a pie, podemos contar con la ayuda de un caballo. Los combates por su parte son mucho más accesibles y arcade. Todo esto hace que el juego esté mucho más adaptado a su formato consola (en este caso Xbox 360), sin tener que crear una versión distinta en esos aspectos que la del PC, como ocurrió con Morrowind. Y en esta ocasión, para fortuna de los hispanohablantes, los textos están traducidos íntegramente al castellano.

Ambas versiones tienen ahora mismo pros y contras. El punto a favor de la versión PC lo tiene sin duda la comunidad; incluye como es habitual un kit para crear modificaciones y extensiones que tan vivo han mantenido a su predecesor durante años. En Xbox 360, sin embargo, es donde único, en el momento de salida del juego, se puede jugar satisfactoriamente en su máximo de detalle, a una resolución nativa de 1280x768 con el antialias y HDR activados. Y es ciertamente un juego que merece verse en su máximo esplendor. En PC se necesitaría para algo parecido al menos un giga de memoria RAM y una tarjeta gráfica Nvidia o ATI de última generación.

Pero, ¿es un mundo realmente vivo?
Evidentemente, en un juego para un jugador no podemos hablar de un mundo vivo como tal. Es una expresión tan sobreutilizada como inteligencia artificial, de ambiguo significado. Cualquiera habituado a estos términos sabe que hablar de IA normalmente significa que al principio la máquina puede sorprenderte de cuando en cuando. Hablar de un juego cuyo mundo "está vivo" a quien está acostumbrado al marketing del sector viene a querer decir que a lo mejor no te encuentras a los personajes en el mismo sitio, ni haciendo la misma cosa. Así que siguiendo esta premisa, podemos decir que Cyrodil, la tierra en la que transcurre Oblivion, no es un mundo vivo sin más, es un mundo muy, muy vivo.

Está vivo cuando te pierdes en un mapeado enorme cuya vista llega hasta el horizonte. Está vivo cuando dicho mapeado rebosa de fauna y flora de comportamiento imprevisible, cuando los personajes sorprenden incluso a los jugadores experimentados, respondiendo a sus propios motivos, llevando a cabo sus propias misiones, cuando al pasear se cuentan los últimos rumores, se pelean u otras cosas, reaccionan a su entorno… Está vivo cuando te mezclas con las costumbres, rumores y situaciones de cada lugar y ves cómo se conectan entre ellos, cuando tu carisma influye muy significativamente en las reacciones de los demás, ganándote amigos y enemigos, cuando ves lo aprovechada que está la zona explorable de más de veinticinco kilómetros de diámetro llena de secretos y de accidentes geológicos de lo más diversos, pueblos cuyas edificaciones tienen más que ver con la arquitectura que con atrezos, viejas ruinas con su propia historia… como en Morrowind, no hay dos lugares iguales en todo el juego. Está vivo cuando la partida cambia al volver a empezar.

Defectos
Nuevamente, el colosal tamaño de este título se ha vuelto en contra de Bethesda Softworks en varios aspectos, la mayoría ya presentes en Morrowind y en menor medida que en este, pero no por ello ignorables. Sobre todo tienen que ver con el aspecto técnico; el tamaño inmenso de los escenarios hace que las texturas lejanas, como suele ocurrir con estas distancias (véase Dark and Light) tengan una resolución visiblemente baja.

El alto número de elementos que se llega a mover y calcular a la vez hace que sea realmente difícil mantener estable la tasa de fotogramas por segundo, requiriendo ajustar el detalle en su versión PC, y haciendo que en ocasiones vaya muy justito en Xbox 360. De la misma manera, las cargas que se producen en pleno escenario son insignificantes al contrario que en su predecesor, pero sí pueden hacerse relativamente largas al entrar en ciudades, particularmente si usamos el viaje rápido a menudo.

La traducción, aunque bienvenida, no se libra de sus puntos negros. Es la clásica traducción de videjuego que se ha hecho sin conocer su contexto, lo que hace que en momentos puntuales notemos discordancia entre lo que vemos y lo que leemos. Rizando el rizo también podríamos añadir que el sistema de combate podría estar aún más depurado, y que la física no siempre se comporta de forma tan realista.

Ninguno de estos defectos llegan a hacer mella en la experiencia de juego, pero sí nos hace pensar cuan cerca estaría de la perfección de no haberlos tenido.

Conclusión
Oblivion abre una puerta muy emocionante en el género por lo que ha logrado. El grado de inmersión que llega a alcanzar en sus lugares e historias hace trizas todos los intentos existentes hasta ahora en este tipo de juegos, incluyendo a Morrowind. Su tamaño, densidad y variedad, también. La gran aceptación que ha tenido en la prensa internacional no es gratuita; se trata sin duda de uno de los mejores videojuegos de rol de todos los tiempos, sino el mejor.

Al jugador acostumbrado al reto de un juego lineal de unas veinte horas de duración, o a una partida rápida para matar el estrés, tal vez le abrume Oblivion. Es imposible, como en otros títulos, tratar de lidiar con todo desde el principio. La clave reside en la libertad y no linealidad del juego, que en ningún momento llega a hacerse aburrida a largo plazo, como le ocurre a otros juegos, en ocasiones grandes juegos, que presumen de ello (véanse productos tan dispares como GTA, Fable, Shenmue u Operation Flashpoint).

Su inmensidad, sin el característico mundo permanentemente cambiante de los juegos masivos online, hacen de The Elder Scrolls IV: Oblivion algo parecido a un gran libro, que podemos degustar sin prisa durante meses o incluso años; y como con los grandes libros, es de esos con los que llegará el momento en que nos gustaría volver a jugarlo por primera vez.

Una gran inversión que vale más de lo que cuesta, y probablemente el primer juego de "nueva generación" que lo es también fuera del apartado técnico.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC y Xbox 360

Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
PEGI +16
Plataformas:
PC Xbox 360

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9.5
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.74

PUNTÚA
The Elder Scrolls IV: Oblivion para Ordenador

105 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
9.5
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.76

PUNTÚA
The Elder Scrolls IV: Oblivion para Xbox 360

283 votos
Flecha subir