Análisis de Star Wars: The Old Republic (PC)

BioWare lo ha conseguido. Preparaos para disfrutar de unos de los mejores MMOs que hemos visto hasta la fecha y con un prometedor futuro por delante.
Star Wars: The Old Republic
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
10
NOTA
9
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión PC.

Tras un larguísimo periodo de desarrollo que a más de uno se le habrá hecho eterno, Star Wars: The Old Republic por fin está entre nosotros. Electronic Arts y BioWare arriesgan mucho con este proyecto, con el cual aspiran a desbancar a World of Warcraft de su inexpugnable trono, o al menos, hacerle temblar. No en vano, según los rumores podría tratarse del vídeojuego más caro de la historia, ya que apuntan que podría haber costado más de 135 millones de dólares (unos 105 millones de euros).

No son pocas las dudas que se han generado a lo largo de su desarrollo. Junto a la gran expectación que ha levantado, también se han pronunciado muchas voces en su contra, acusándolo de ser una simple copia del MMO de Blizzard y pronosticando un estrepitoso fracaso. A pesar de todo esto, su lanzamiento no se ha podido producir en mejor momento, con World of Warcraft pasando por sus horas más bajas tras siete años de reinado, algo que ni su última actualización ha conseguido remediar.

Pero estamos aquí para hablar de Star Wars: The Old Republic, y podemos decir desde ya que se trata de un grandísimo juego con un futuro muy prometedor por delante, que si bien no revoluciona el género, consigue dar un paso adelante en cuanto a narrativa se refiere, ofreciéndonos mucho más que un juego en el que simplemente subir niveles, como por desgracia suele ocurrir.

PUBLICIDAD

La interminable batalla entre la República y el Imperio

Nos encontramos 300 años después de los acontecimientos ocurridos en Star Wars: Knights of the Old Republic, uno de los títulos más queridos de BioWare y donde ya demostró el estudio su dominio de este popular universo. Aquel juego tuvo una secuela desarrollada por Obsidian, por lo que este que nos ocupa se puede considerar como esa tercera entrega tan esperada y deseada que nunca llegó. De hecho, no serán pocos los guiños que nos encontremos, algo que los fans disfrutarán muchísimo y les ayudará a entender bastante mejor el desarrollo argumental. Eso sí, esto no quiere decir que en caso contrario no lo vayamos a disfrutar plenamente. Esto es posible gracias al Codex, una especie de enciclopedia virtual que irá recopilando todo tipo de datos sobre los personajes que nos encontremos, monstruos, planetas, etc.

La historia que da pie al juego, dicho de forma muy resumida, es que tras un largo periodo de paz y tregua, los Sith regresan y vuelven al ataque, por lo que los conflictos entre el Imperio y la República vuelven a sucederse. Sin embargo, esto simplemente nos sirve como escenario para contextualizar la situación en la que nos moveremos, ya que dependiendo de la clase que escojamos, viviremos una historia completamente diferente a la del resto.

Por lo que hemos podido ver, el desarrollo argumental de todas ellas es sensacional, tal y como nos tienen habituados en BioWare. En nuestro caso, hemos profundizado especialmente en la del Jedi Knight y hemos podido disfrutar de inesperados giros argumentales con momentos realmente memorables que se creían impensables a día de hoy en un juego de estas características y de una historia apasionante que va de menos a más y que nos ha metido de lleno en la piel de nuestro personaje, con un tramo final realmente épico.

Aunque esto no es más que la punta del Iceberg, ya que cada planeta tiene su propia trama principal, que resultan ser unos pequeños arcos argumentales que darán mucho más sentido a nuestro periplo por los distintos mundos y que consiguen dotar de muchísima coherencia al conjunto global. Se ha puesto mucho mimo y empeño en recrear fielmente este periodo temporal de la historia de Star Wars, por lo que os recordamos que nos encontramos en la Antigua República, así que no esperéis ver planetas como Endor y a los famosos ewoks que lo habitan, ya que todavía no se habían descubierto.

 1

Para desarrollar todas estas historias, el título cuenta con un sistema de conversaciones muy similar a lo visto en Mass Effect 2, con una rueda con las distintas respuestas que podemos dar, lo que cambiará levemente lo que nos respondan los personajes (o a veces ni eso). Eso sí, las respuestas realmente importantes serán las que nos hagan tomar decisiones que sí que afectarán a lo que ocurra a continuación y que nos darán o bien puntos del lado luminoso o del lado oscuro.

A pesar de que este sistema nos ha gustado, lo encontramos muy poco explotado y que todavía necesita de serios retoques. Esto se debe principalmente, a que el juego nos incita a tomar siempre uno de los dos polos, ya que mientras más avancemos en uno de los dos, más recompensas podremos conseguir, por lo que en ningún momento se premia mantener una postura neutral o ir forjando nuestra propia moralidad e ir actuando conforme a lo que nos parece bien y a lo que nos parece mal. Incluso podemos encontrar activada por defecto, una opción que nos permite ver qué tipo de puntos nos dará cada opción. Para facilitar más las cosas todavía, la primera opción suele ser la buena, la segunda una neutral y la tercera la mala. Aunque a veces no se mantiene este orden, sí que por norma siempre acabaremos pulsando el mismo botón porque por su posición ya sabremos cuál es cual.

Todo esto arruina muchos momentos que de haberse planteado todo esto de otra forma, nos habrían puesto en situaciones bastante complicadas, ya que hay ciertas decisiones que nos pondrán ante auténticos dilemas morales que no nos harán tener demasiado claro cuál deberíamos tomar. Por ejemplo, hubo un momento en el cual teníamos que acabar con la amenaza de unos misiles y teníamos dos opciones. Por un lado podíamos enviarlos a una flota imperial, o por el contrario mandarlos a un asteroide deshabitado. Puede que para nosotros que éramos Jedi la decisión estuviera clara, ya que nuestro código nos hace respetar la vida e intentar evitar muertes innecesarias, pero para un Trooper que lucha por defender la República y acabar con el Imperio la decisión no se le muestra tan clara, ya que acabando con esa flota puede estar evitando un mal mucho mayor al mismo tiempo que asesta un duro golpe al enemigo.

 2

También existen momentos muy contados en los que se pierde algo de coherencia, como el que nos envíen a una cueva a detener a un Sith, tengamos que matar a muchas personas para llegar hasta él y una vez que nos lo encontremos, nuestro personaje diga "he venido para hablar, no hace falta que luchemos, podemos resolver esto de forma pacífica y no quiero tener que matar a nadie". Pero como ya decimos, este tipo de situaciones son muy concretas y no son nada habituales. Por pedir, otra cosa que nos habría gustado es que según nuestras acciones pudiéramos acabar pasando al otro bando de alguna manera, convirtiéndonos por ejemplo en Sith si somos un Jedi que cae constantemente en el lado oscuro, ya que no tiene mucho sentido que sigamos perteneciendo a la Orden si nos dedicamos a ser crueles y a matar gratuitamente a todo lo que se nos ponga por delante.

Una jugabilidad muy familiar

Entrando ya en lo que viene a ser su jugabilidad, el juego sigue a pies juntillas el esquema marcado por World of Warcraft y otros exponentes del género. Sabemos que las comparaciones son odiosas, pero no serán pocas las veces que tengamos que recurrir al gigante de Blizzard dado los fuertes paralelismos entre ambos en más de un sentido. Por tanto, lo primero que haremos será escoger un servidor y crearnos un personaje. El editor puede que no sea el más completo que hayamos visto hasta la fecha, aunque al menos nos permitirá distinguir a nuestro avatar virtual lo suficiente para que no sea igual al de otros jugadores. Tendremos numerosas razas entre las que escoger según la clase y la facción, y aunque se podrían haber incluido muchas más, su número inicial es más que satisfactorio.

 3

Entre las clases disponibles nos encontramos cuatro en cada facción, y que posteriormente se subdividen en otras dos cada una según la clase avanzada que escojamos. Por un lado, en la República tenemos a los Jedi Knight, que posteriormente pueden convertirse en Guardian o en Sentinel. El primero nos vendrá de perlas si lo que buscamos es cumplir el rol de tanque, es decir, el encargado de atraer la atención de los enemigos para que le peguen a él y de resistir sus ataques, mientras que con la segunda opción haremos uso de dos sables láser para hacer mucho daño. Sus clases equivalentes en el Imperio son las que pertenecen al Sith Warrior: Juggernaut y Marauder respectivamente.

Por otro lado tenemos a los Jedi Consular, los cuales tienen la opción de hacerse Shadow o Sage. El Shadow usa un doble sable de luz como el de Darth Maul en el Episodio I, puede hacerse invisible y podremos escoger entre especializarnos en hacer daño o en tanquear gracias a su esquiva, a pesar de usar armadura ligera. El Sage por su parte, puede hacer uso de los poderes de la fuerza para realizar devastadores ataques mágicos a distancia, o por contra puede encargarse de curar a sus aliados para mantener vivo al grupo. Las clases pertenecientes al Sith Inquisitor (Assassin y Sorcerer) serían las equivalentes a estas en el Imperio.

Continuando con las clases, nos encontramos con los Trooper, cuyas opciones pasan por convertirse en Vanguard o Commando. Los Vanguard son especialmente útiles para hacer de tanque. A pesar de usar rifles, se trata de una clase principalmente cuerpo a cuerpo. Por otro lado, el Commando puede realizar funciones de daño a distancia o de curación. La contrapartida de estas clases en el Imperio la encontramos en los Bounty Hunter, que pueden escoger como especialización entre Powertech y Mercenary respectivamente.

 4

Finalmente tenemos a los Smuggler (Imperial Agent como equivalente imperial), la clase ideal para todo aquel que desee emular al mítico Han Solo. Pueden hacerse Gunslinger para realizar mucho daño o por contra un Scoundrel, con el cual adaptarse a todo tipo de situaciones gracias a la posibilidad de volverse invisible, al mismo tiempo que pueden hacer mucho daño y curar. Las clases respectivas en el Imperio serían el Sniper y el Operative.

Para conseguir poder especializarnos en alguna de estas clases avanzadas, necesitaremos subir primero al nivel 10, momento en el que nos darán una misión en la cual nos explicarán en qué consiste cada una de las dos especializaciones y donde podremos echar un vistazo en profundidad a cada una de ellas. Este momento es bastante importante, pues decidirá el rol de nuestro personaje en los grupos y nuestro estilo de juego. Una vez hayamos escogido no podremos cambiar en ningún momento, así que os recomendamos que os lo toméis con calma para aseguraros de qué especialización es la que realmente queréis.

 5

Una vez hayamos terminado con este primer paso y estemos en situación, deberemos ir avanzando entre vídeos y conversaciones para conseguir misiones que tendremos que cumplir para ganar experiencia y así ir subiendo de nivel. Estas se dividen en varios tipos. Por un lado tenemos las misiones de clase, que son misiones individuales que nos irán narrando la historia de nuestro personaje y que nos permitirán ir avanzando en el juego, por lo que se convierten en obligatorias y tendremos que hacerlas sí o sí.

Por otra parte, tenemos las misiones secundarias, que bien pueden tratarse de encargos menores sin mucha relevancia, como de complejas líneas argumentales relacionadas con la trama principal del planeta en el que nos encontremos. Lo interesante de ellas, es que casi todas, por muy secundarias que parezcan, nos harán tomar diversas decisiones morales, lo que variará el desenlace de las mismas en una u otra dirección.

 6

Pero aquí no acaba la cosa, ya que también tendremos misiones heroicas que nos requerirán generalmente estar en grupo para completarlas debido a su dificultad y que podremos repetir una vez al día. Una novedad bastante interesante la encontramos en que en casi todas las misiones que hagamos, nos encontraremos objetivos adicionales, lo que nos dará experiencia extra si los completamos y que harán que matar enemigos sea menos pesado, ya que muchas de ellas están relacionadas con acabar con los monstruos de la zona. Un buen añadido totalmente opcional y que consigue amenizar las cosas al convertir en objetivos de provecho a esos obstáculos que generalmente suelen ser vistos como una pérdida de tiempo para retrasarnos en nuestras tareas.

El desarrollo de las misiones suele ser algo genérico y los objetivos con los que nos encontraremos no van mucho más allá de matar cierta cantidad de enemigos, recolectar cierto número de objetos o ir del punto A al punto B. Eso sí, también nos ha sorprendido con algunas misiones eventuales muy brillantes y de las que esperamos ver más en el futuro.

Por ejemplo, en una de ellas teníamos que activar un cañón gigante y para ello teníamos que devolverle la energía. Para realizar esta tarea, en la zona nos encontramos con nueve pilares conectados unos con otros. Si tocábamos uno, los que estuvieran conectados directamente con ese se apagaban o encendían, según cual fuera su estado anterior, por lo que nuestro objetivo era conseguir que los nueve estuvieran encendidos a la vez. Fue toda una sorpresa muy gratificante el encontrarnos con un puzle en un juego de este género y que además nos obligara a pensar bajo presión para resolverlo, ya que la zona estaba llena de enemigos que no paraban de reaparecer.

 7

Como nota discordante en este sentido, también encontramos el minijuego de las naves espaciales, un añadido novedoso y que supone un soplo de aire fresco ante la rutina habitual en la que nos veremos envueltos. Básicamente se trata de un minijuego en el que tendremos que superar misiones al más puro estilo Star Fox. La pantalla irá avanzando sola y tendremos que acabar con los objetivos que nos marquen, al mismo tiempo que esquivamos todo tipo de obstáculos. Podremos disparar con nuestros blasters o por contra usar misiles (de capacidad limitada). Para facilitar las cosas, podremos personalizar nuestra nave equipándola con diversas piezas para hacerla más resistente, más poderosa, etc. Además, podremos también equiparla con objetos usables para que nos den ciertos beneficios cuando los activamos.

Estas misiones son completamente opcionales, aunque nos recompensarán con una enorme cantidad de experiencia y son diarias, por lo que nos bastará con invertir en ellas unos 20 minutos al día. No son difíciles, aunque sí que nos requerirán de ciertas mejoras para la nave y de algo de práctica para terminar de pillarles el truco.

 8

Hablando de misiones, tenemos que detenernos un momento para hablar de los datacrones. Estos son unos cubos que se encuentran ocultos por los diversos planetas, y que nos mejorarán las estadísticas permanentemente y añadirán nuevas líneas a nuestro codex. Emiten un brillo y un sonido muy característico, por lo que tendremos que hacer uso de todos nuestros sentidos para encontrarlos. En ocasiones los veremos a simple vista en lugares aparentemente inaccesibles, por lo que tendremos que rompernos la cabeza e ingeniárnoslas para llegar hasta ellos, y otras veces se encuentran en zonas secretas que nos costará muchísimo descubrir. Hacerse con todos puede convertirse en una tarea realmente titánica si decidimos prescindir de una guía y nos llevará una gran cantidad de horas de búsqueda y exploración.

Entrando ya en lo que es el sistema de combate, este nos resultará muy familiar. Dispondremos de varias barras con casillas donde colocar nuestras habilidades. A cada casilla podremos asignarle una tecla o combinación de ellas para activarlas sin necesidad de tener que usar el ratón para ello. Aquí no hay ataque automático, así que estaremos constantemente pulsando botones en los combates. Nos encontramos con habilidades de todo tipo: de control, de curación, de daño, para generar amenaza (o lo que es lo mismo, para llamar la atención de los enemigos hacia nosotros), de área, de canalización, de tiempo de carga, etc.

Estas por lo general suelen tener un tiempo de reutilización una vez que las usamos y según la que seamos pueden pedirnos una u otra cosa. Por ejemplo, algunas habilidades del Jedi Knight no nos costarán nada y nos darán focus, que será lo que posteriormente usemos para realizar otras habilidades más poderosas, mientras que por otro lado las habilidades del Trooper gastan munición, algo que nos obligará a ir controlándola cuidadosamente ya que mientras más rápido la gastemos más lentamente se regenerará. Esta velocidad de regeneración de munición se nos indicará con unas flechas al lado de la barra de la misma. Mientras menos flechas, más lento regeneraremos.

 9

El combate a pesar de ser muy similar al de otros juegos (de hecho, muchas de las habilidades son exactamente iguales), resulta muy divertido, dinámico y rápido, algo que hace que funcione. Además, por norma general tendremos que usar muchos más botones de lo habitual para realizar las rotaciones completas de nuestras habilidades y así maximizar el rendimiento de nuestro personaje, lo que hace que las clases sean fáciles de jugar, pero difíciles de dominar.

Respecto a cómo nos moveremos por el juego, tendremos varias opciones. En un principio comenzaremos a pie y podremos usar taxis para movernos entre distintos puntos de un mismo planeta, aunque primero deberemos descubrirlos. Posteriormente, a nivel 14 adquiriremos una habilidad que nos permitirá movernos más rápido cuando estamos fuera de combate, lo que aligera bastante los enormes paseos que tendremos que dar. En cierto punto de la historia conseguiremos nuestra nave espacial, la cual nos servirá de base de operaciones y mediante la cual podremos viajar por la galaxia de planeta en planeta. Finalmente, a nivel 25 y tras pagar una cuantiosa suma de dinero podremos adquirir un vehículo de tierra con el que movernos bastante más rápido. Eso sí, si nos golpean cuando estamos montados en él sufrimos el riesgo de que pueda explotar y nos deje aturdidos durante unos breves instantes. A nivel 40 y 50 adquiriremos mejores vehículos, más rápidos y resistentes.

 10

En cuanto a la personalización y desarrollo de nuestro personaje, una vez que adquiramos la clase avanzada, desbloquearemos tres árboles de habilidades distintos. Por cada nivel que subamos a partir del 10 nos darán un punto para invertir en este árbol. Esto nos permitirá especializarnos en un rol u otro, o en un estilo de juego diferente. Como se puede ver, no hay nada nuevo bajo el sol en este apartado, manteniendo un sistema muy conservador y mil veces visto. Todavía tiene que pasar un tiempo para comprobar si BioWare ha conseguido su objetivo de que estos árboles sean muy flexibles, aunque por lo que hemos visto, ya hay configuraciones que son claramente superiores a otras, por lo que probablemente todo el mundo acabe con las mismas builds según el parche correspondiente.

Por otro lado, en el tema del equipamiento, nos encontramos con un sistema muy simplificado y que da poco margen a equívocos. Las armaduras están divididas en ligera, media y pesada. Cada clase usa un tipo de armadura concreta y un arma específica. Además, cada clase tiene una estadística prioritaria (strength, endurance, cunning y aim), lo cual nos permitirá identificar perfectamente a quién corresponde cada pieza una vez las veamos.

 11

La complicación y lo interesante en este sentido llega con las estadísticas secundarias y las modificaciones. Las piezas de equipo están formadas por diversos modificadores, que podremos ir cambiando para ajustarlas a nuestras necesidades y así personalizarlas. Este sistema da mucho juego, ya que por ejemplo si somos un Jedi Sentinel y nos salen unas botas de gran calidad de armadura media, pero que dan defensa, podremos cogerlas y modificarlas para que en vez de defensa nos dé crítico. Esto hará que conseguir buenas y raras modificaciones acabe siendo tan importante casi como conseguir el equipo en sí.

En cuanto a los grupos, podremos juntarnos hasta cuatro jugadores como norma, aunque también podremos crear un grupo de operaciones en el que agrupar hasta 16 personas. Un aspecto muy llamativo de jugar en grupo, es que en las conversaciones participaremos todos y quien saque la tirada más alta será el que intervenga en el diálogo. Los diálogos multijugador además nos darán Social Points, que nos servirán para poder equiparnos determinados objetos.

 12

En cuanto a las guilds o clanes, se comportan de forma muy similar a otros juegos, con el añadido de que aquí podremos hacer alianzas con otros clanes e incluso mantener rivalidades. Sin embargo, el aspecto más esperado en este sentido y que todavía no está implementado, es la posibilidad de que cada clan tenga su propia nave espacial donde poder reunir a todos sus miembros a modo de zona común.

Compañeros de aventuras

Un aspecto que no puede faltar en todo buen juego de BioWare que se precie, es la presencia de carismáticos compañeros que nos acompañen en nuestra aventura. Por diversos motivos, se nos irán uniendo a nuestra tripulación diversos personajes, con su propia personalidad y su propio pasado, tan elaborados como ya nos tiene acostumbrados la compañía. En los diálogos intervendrán, darán su opinión, nos recriminarán si tomamos una decisión que no les guste, etc.

 13

Todo esto irá influyendo en su nivel de afecto hacia nosotros. Mientras más tengan, más efectivos serán en el campo de batalla, y viceversa. Un añadido de lujo y que nos hará querer indagar en la vida de todos ellos, ya que la gran mayoría de ellos tienen mucho que contar y tramas muy elaboradas en las que podremos ir avanzando. Cada clase tiene sus propios personajes, así que si queremos conocerlos a todos tendremos que jugarnos todas las historias, ya que cada compañero es único y está muy diferenciado del resto en cuanto a su forma de ser. Otro aspecto a destacar es que se ha vuelto a incluir la opción de tener romances con ellos.

Sólo podremos invocar un compañero por vez, por lo que no podremos tener a más de uno ayudándonos. Si estamos en un grupo, estos ocupan uno de los cuatro espacios disponibles, por lo que si nos acercamos al resto de nuestro equipo y en la suma superamos los cuatro, no podremos sacar a nuestros compañeros a menos que nos alejemos mucho del resto o nos salgamos del grupo.

 14

Un aspecto muy interesante, es que estos personajes nos complementarán en combate. Es decir, si por ejemplo somos curanderos, podemos tener invocar a un compañero que haya mucho daño y mate los enemigos por nosotros mientras lo mantenemos vivo, o al revés, que peguemos mucho pero que aguantemos poco, por lo que un compañero que nos cure o atraiga la atención de los enemigos hacia él nos vendrá de perlas. Esto hace que podamos subir perfectamente de nivel con la clase y rol que queramos. Además, si estamos muy lejos de alguna tienda, podremos enviarlos a la ciudad a vender la basura que tengamos en el inventario, de forma que podamos hacer hueco sin desperdiciarla.

Tampoco podemos olvidarnos, es que los compañeros son la clave del sistema de profesiones del juego, ya que las subiremos a través de ellos. Nos encontramos con tres tipos distintos de profesiones: artesanía, recolección y misiones. Las primeras nos permitirán crear objetos con diversos materiales, la segunda nos permitirá recolectar esos materiales, y la tercera nos permitirá mandar a diversos tipos de misiones a nuestros personajes para que cumplan algún tipo de objetivo. En el tiempo que los mandemos de misión, ese personaje no estará disponible, y tendremos que esperar a que vuelva para poderlo invocar de nuevo. Esto acaba haciendo que subir las profesiones no sea tan pesado como suele pasar en otros juegos, aunque la base sea parecida, ya que mientras más cosas hagamos y recolectemos, más nivel de profesión conseguiremos.

 15

Warzones y Flashpoints

Star Wars: The Old Republic apuesta por una división entre el contenido PvE (Player versus Enviroment o Jugador contra el Entorno) y PvP (Player versus Player o Jugador contra Jugador). Por un lado, para los amantes de los retos y de las mazmorras, nos encontramos con las Flashpoints. Se tratan de unas misiones que nos llevan a un lugar instanciado donde sólo podrán estar los miembros de nuestro grupo, y donde deberemos avanzar derrotando enemigos y a los jefes finales que vayan saliendo a nuestro paso.

Realmente encontramos destacable lo medida que está la progresión de estas Flashpoints. Cada una está pensada para afrontarlas con un nivel determinado, ya que los enemigos y las recompensas que obtendremos se ajustan a ese margen de nivel. Las primeras a las que haremos frente las superaremos prácticamente sin ninguna dificultad, y las mecánicas de los jefes no difieren mucho de simplemente pegarles hasta que se mueran. Sin embargo, a medida que vamos subiendo de nivel y enfrentándonos a los nuevos retos que nos plantean, notaremos como las Flashpoints se van complicando poco a poco, exigiéndonos grupos equilibrados, realizar controles organizados sobre los enemigos para ir despachándolos uno a uno sin que recibamos daño extra, las mecánicas de los jefes se complican, etc.

 16

Lo bueno, es que esta progresión de la dificultad se adapta perfectamente a nuestra propia habilidad como jugadores. Mientras más tiempo pasemos jugando una clase, más nivel tendremos y mejor la dominaremos, por lo tanto, los retos van subiendo su dificultad de una manera progresiva y equivalente. Siguiendo la tónica de todo el juego, estas suelen tener un fuerte componente narrativo, toma de decisiones y algunas de ellas tienen una importancia enorme y una repercusión grandísima en la trama principal, a pesar de ser opcionales. También nos ha gustado, que el hecho de que sigan una historia lógica, hará que haya algunas a las que no podamos acceder sin haber completado la anterior, ya que le hace ganar en coherencia y nos obliga a ver más contenido.

Existen unas versiones para nivel máximo (50) llamadas Operations. Se tratan de unas Flashpoints mucho más difíciles de lo habitual y que están pensadas para grupo de entre 8 y 16 jugadores, según la versión de la misma que escojamos. Derrotar a los temibles jefes que habitan en ellas promete ser todo un reto, aunque por desgracia todavía no las hemos podido experimentar para valorarlas como se merecen y saber si realmente están a la altura.

 17

Entrando ya en la otra vertiente del juego, la de PvP, nos encontramos con dos formas distintas de afrontarlo. Por un lado, tenemos el jugador contra jugador en mundo abierto. Esto nos permitirá atacar a aquellos que nos encontremos y que sean de la facción opuesta a la nuestra y viceversa. En un principio, haremos misiones en planetas pertenecientes a nuestra facción, por lo que no veremos a ningún jugador enemigo en los primeros compases de nuestra aventura. Posteriormente llegaremos a planetas en disputa, pero los encuentros serán más o menos fortuitos, ya que por norma ambas facciones realizan misiones en zonas distintas, y sólo nos los toparemos por los caminos.

Eso sí, a niveles realmente altos, llegaremos a planetas donde sí que haremos misiones en las mismas zonas y que incluso tendremos que aceptarlas en campamentos neutrales donde no hay ningún guardia que nos proteja, algo que acaba resolviéndose en auténticas batallas campales. Si este tipo de juego no os gusta y os resulta molesto, quizás disfrutéis más en un servidor PvE donde no podrán atacaros y podréis realizar misiones con toda tranquilidad.

 18

Por otra parte, también tenemos las Warzones, que vienen a ser el equivalente a las Battlegrounds de World of Warcraft. Son zonas instanciadas destinadas a que los jugadores se enfrenten y compitan por cumplir diversos objetivos. De momento existen tres. En Huttball nos encontraremos en una rara competición, en el que nuestro objetivo será llevar una pelota a la línea de meta del equipo contrario para puntuar, aunque la cosa no es tan sencilla como puede parecer, ya que el terreno está lleno de ventiladores, incineradores y piscinas de ácido que convierten al terreno en un enemigo más. Lo interesante es que podremos pasarnos la pelota de un jugador a otro, lo que provoca que esta Warzone requiera de mucho juego en equipo, por lo que recomendamos que la juguéis con conocidos con los que organizaros o lo pasaréis realmente mal.

La siguiente de Warzone es Alderaan, cuyo objetivo consiste en conquistar bases para quitarle puntos al rival. Mientras más bases tengamos en nuestro poder, más rápidamente le quitaremos puntos al equipo contrario. El primero en llegar a 0 puntos pierde. Por último tenemos Voidstar, la cual se divide en dos rondas, una de ataque y otra de defensa. El objetivo de los atacantes es el de colocar cargas explosivas en unas puertas para avanzar hasta el final, mientras que los que defienden han de impedir que rompan esas puertas.

 19

Como podemos ver, no es que aportan nada nuevo, pero resultan muy divertidas de jugar, especialmente si vamos con amigos y tenemos un mínimo de orden. Además, suelen darnos mucha experiencia y dinero, por lo que jugar una de vez en cuando no será una pérdida de tiempo en nuestro camino hacia el nivel 50. Eso sí, encontramos dos cosillas en este aspecto que no nos han parecido del todo adecuadas. Por un lado, no hay rango de nivel para entrar. Una vez seamos nivel 10 podremos apuntarnos a ellas y nos aumentarán nuestras estadísticas para equipararnos al que tenga mayor nivel de la Warzone. El problema es que no tendremos un equipo equiparable ni unas habilidades del mismo rango, lo que provoca grandes desajustes y muchos desequilibrios, que hacen injustos algunos enfrentamientos. En este sentido habría sido más apropiada una división por rangos de niveles que equiparara las cosas algo más.

Por otro lado, nos encontramos con una decisión de diseño incomprensible, que nos impide escoger qué Warzone es la que queremos jugar, por lo que siempre nos saldrá una aleatoria. Esto como ventaja tiene que aligera mucho las colas para entrar, pero por contra no nos parece bien que no podamos jugar la que más nos guste cuando queramos.

 20

En cuanto al equilibrio de las clases, todavía es pronto para juzgar, aunque ya estamos apreciando que clases como el Sorcerer/Sage y el Commando/Scoundrel están algo más subidas que el resto, pero con la de parches para corregir y equilibrar que están por venir, poco se puede juzgar en este sentido. Aun así, hemos notado un cierto esfuerzo en que haya clases que funcionen mejor contra unas y peor contra otras, de forma que siempre haya una contra la que partamos con ventaja y otra con desventaja.

Un detalle que sí que nos ha gustado, es que existe una barra sobre la foto de nuestro personaje y que nos servirá para hacernos inmunes a los controles. Mientras más nos aturdan y menos nos permitan movernos, más irá subiendo. Si llega al máximo, durante un tiempo limitado seremos inmunes a cualquier tipo de control, de forma que no se pueda abusar demasiado de este tipo de recursos.

 21

Estos dos tipos de contenidos se pueden considerar los más importantes que hay actualmente una vez llegamos al nivel 50, que en nuestro caso nos ha llevado unos cinco días en tiempo de juego, es decir, alrededor de unas 125 horas y sin saltarnos ninguna conversación y parándonos a leerlo todo y a saborear su argumento. Aunque al principio subiremos fácilmente y rápidamente, poco a poco notaremos como cada vez nos cuesta más, experimentando un aumento bastante significativo de la experiencia necesaria para subir a partir del nivel 35 aproximadamente.

Eso sí, a pesar de que sean los más importantes, no son los únicos, ya que gracias a sus elaboradas tramas, querremos crearnos otras clases no sólo para cambiar de aires, sino para disfrutar de sus historias, ya que viviremos una aventura completamente nueva donde sólo se repetirán las misiones secundarias y el paso por los mismos planetas. Un incentivo que nos hará disfrutar varias veces del largo camino al 50 casi como si fuera la primera vez. Además, no sólo eso, sino que cosas como conseguir todos los datacrones o el nivel de afecto máximo con nuestros compañeros, nos llevará mucho tiempo.

 22

Eso sí, tenemos que destacar el hecho de que el título nos ha llegado completamente en inglés, tanto voces como subtítulos, por lo que si no domináis la lengua de Shakespeare, se nos hace difícil recomendároslo, ya que os perderéis gran parte de su encanto, es decir, su genial narrativa. Jugar a The Old Republic saltándonos sus conversaciones no tiene mucho sentido, puesto que si le quitamos su trama, se nos queda en un MMO muy bien hecho pero que no nos dirá nada más allá de estar ambientado en este fantástico universo galáctico creado por George Lucas.

Belleza galáctica

Gráficamente, Star Wars: The Old Republic no es el título más puntero que hayamos visto. Técnicamente tiene ciertos aspectos que no nos han terminado de convencer y que os comentaremos a continuación, pero una cosa sí os podemos decir: artísticamente está a un nivel difícilmente alcanzable.

Las texturas no están muy allá, sufre de ciertos problemas de clipping que afean el resultado final, y la distancia de visionado es mejorable, ya que muchos elementos se cargarán a nuestro paso de forma muy brusca como la hierba. Además, nos parece incomprensible la ausencia de una opción de antialiasing para suavizar los notorios bordes de sierra que acusan a todos los elementos del juego. Algo similar pasa con las sombras, que cuando se proyectan sobre los personajes vemos unos horribles bloques negros sin mucha forma que quedan terriblemente mal, mientras que cuando se proyectan sobre el escenario resultan preciosas y de mucha calidad.

 23

Pero nos olvidamos de todo esto cuando llegamos a cualquier zona del juego. El nivel de mimo y detalle con el que está recreado cada planeta es extraordinario y consiguen hacernos sentir que de verdad estamos en uno de estos mundos de ciencia ficción. Recorrer Hoth nos hará sentir como que de verdad estamos en ese planeta en el que comienza el Imperio Contraataca y nos transmite esa sensación de estar en un lugar realmente frío. Las extensiones de terreno suelen ser enormes, cada planeta es completamente distinto del anterior, y cada uno de ellos suele tener muchas zonas distintas, por lo que visualmente es muy variado y llamativo, toda una delicia.

El diseño de personajes también está muy conseguido, apostando por un acercamiento más cartoon que por uno más realista y todos están perfectamente animados y mantienen unos diseños ejemplares y fácilmente reconocibles. Además, tiene detalles muy buenos como el de la corrupción. Si vamos cayendo en el lado oscuro, veremos cómo nuestro personaje va reflejando físicamente su corrupción, con ojos amarillentos por ejemplo, aunque esta es una opción que podemos desactivar en cualquier momento si no nos gusta ver a nuestro personaje así de demacrado. Por otra parte, las animaciones son fluidas y muy suaves y bastante naturales, aunque hay mucho margen de mejora en cuanto a las animaciones faciales.

 24

En cuanto a efectos gráficos no tenemos ninguna queja, con muchos efectos de luz, magias, rayos, partículas, efectos ambientales como tormentas de nieve, etc. En todo caso lo que sí que echamos de menos es una transición del día a la noche, ya que siempre que visitemos un planeta tendrá la misma iluminación, por lo que podemos olvidarnos de ver cosas como Tatooine de noche.

En cuanto al rendimiento, BioWare ha optimizado bastante bien el motor gráfico, por lo que con un equipo de gama media podremos hacerlo funcionar sin problemas. Además, a pesar de la incertidumbre que se generó durante los primeros días ante las largas colas de esperas, nos encontramos probablemente ante el mejor lanzamiento que jamás hayamos visto en un MMO. Las colas ya están prácticamente solucionadas, el juego funciona como la seda, no hay lag, apenas hemos sufrido bugs y ninguno de ellos afectaban a la jugabilidad, etc. Todo un logro ante el cual no podemos más que felicitar y aplaudir a BioWare ante lo que ha conseguido en este aspecto.

 25

En cuanto a la interfaz, esta funciona a las mil maravillas, es clara y efectiva, pero no deja de resultar molesto que no sea configurable. En un juego de este tipo es muy importante que el jugador se sienta a gusto con la información que ve pantalla, y el que no se nos permita retocarla ni personalizarla para colocar las barras donde mejor nos convenga es algo que esperemos que se cambie en un futuro.

Donde sí que no podemos hacer otra cosa que dar nuestras alabanzas, es en el apartado sonoro. Sencillamente impecable y de 10. La labor que se ha realizado en este aspecto no tiene precedentes. Absolutamente todos los diálogos del juego están doblados a un nivel sobresaliente. En inglés, pero sobresaliente igualmente. Con todos los dialectos propios de cada raza y un nivel de interpretación por parte de los actores de doblaje soberbio. Sin duda una tarea titánica digna de admiración ante la ingente cantidad de líneas de diálogos de las que consta el juego. En cuanto a efectos de sonido, encontramos todo lo que se puede esperar de un juego de Star Wars: sables de luz, blasters al disparar, explosiones, etc.

 26

Y si el doblaje y los efectos de sonido están a tan alto nivel, no nos podemos olvidar de su maravillosa banda sonora. En ella escucharemos melodías procedentes de la banda sonora de las películas, remixes, canciones nuevas e incluso alguna que otra de Knights of the Old Republic que sonarán en ciertos momentos y que nos pondrán los pelos de punta. Difícilmente querremos apagar la música del juego, y eso es mucho decir en un título de este género.

Conclusiones

Star Wars: The Old Republic ha venido para quedarse durante mucho tiempo y hacernos vivir épicas aventuras galácticas en este maravilloso universo de ciencia ficción. No revoluciona el género en prácticamente ningún aspecto. Eso sí, a pesar de mantener una jugabilidad muy conservadora, da un paso de gigante en cuanto a narrativa se refiere en este género y casi todo lo que hace lo hace bien y con mucho acierto. Sin embargo, se notan leves defectos, comprensibles por otra parte dado que no lleva ni un mes de vida, y aún le quedan muchas cosas por incluir para seguir mejorando. Aunque sólo apto para quienes sepan inglés de momento.

 27

Ya no hay marcha atrás, las cartas están puestas sobre la mesa, y serán los usuarios quienes decidan si finalmente este título consigue el éxito al que aspira o si por contra se convierte en uno de los fracasos más sonados de la historia de los videojuegos. Sólo queda esperar, ver cómo evoluciona, el rumbo que le da BioWare al proyecto, coger nuestros blasters y sables de luz, y mientras tanto, disfrutar en una galaxia muy, muy lejana.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Análisis
2021-11-24 15:47:00
Final Fantasy V regresa con una cuidada remasterización que se convierte automáticamente en la opción ideal para descubrir o revivir este clásico de la veterana saga de Square Enix.
Lamentum - Análisis
Lamentum - Análisis
Análisis
2021-11-23 11:42:00
Si echáis de menos el survival horror clásico y os gusta la estética pixel art, no os perdáis este interesante juego español.
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Análisis
2021-11-22 09:28:00
Los creadores de Battle Chasers: Nightwar adaptan personajes e historias de League of Legends a un divertido juego de RPG que busca expandir la licencia.
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
Análisis
2021-11-17 11:20:00
Volvemos a Skyrim diez años después con una Anniversary Edition que se presenta como la mejor versión de la magnífica obra de rol de Bethesda, destacando por su nuevo contenido y mejoras gráficas.
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-11-16 12:03:00
Rockstar nos trae de vuelta la revolucionaria trilogía de 128 bits de GTA con una remasterización repleta de problemas e indigna de su importante legado.
Moncage - Análisis
Moncage - Análisis
Análisis
2021-11-16 10:12:00
Cada una de las cinco caras del cubo de Moncage es una ventana a una escena diferente. Nuestro objetivo es usar la perspectiva rotando el cubo para hacer encajar piezas y resolver los rompecabezas.
Género/s: MMORPG
PEGI +12
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.67

PUNTÚA
Star Wars: The Old Republic para Ordenador

45 votos
Flecha subir