Vandal

Análisis de Virtua Striker 3 version 2002 (GameCube)

Aleix Ibars ·
GRÁFICOS
7.5
SONIDO
3
NOTA
5
DIVERSIÓN
6
JUGABILIDAD
5
Análisis de versión GameCube.
Una absoluta decepción
Servidor creía, iluso de mí, que un arcade premiaba la diversión ante todo. La jugabilidad rápida, directa y frenética. Un control estable, adaptado para que un jugador poco avezado a los videojuegos pudiera divertirse ante una máquina recreativa durante el limitado tiempo que el dinero introducido permitiera. Ahí tenemos el magistral Virtua Tennis, un auténtico juegazo tanto en recreativa como en consola doméstica (con su paso por Dreamcast) que ha hecho las delicias durante tanto tiempo de tanto aficionados asiduos como jugadores nuevos. Y ciertamente quien suscribe esto pensaba que iba a encontrar en Virtua Striker 3 version 2002 un claro ejemplo de ello. Sin haber jugado a la versión arcade del juego (de la cual este VS3 no es más que una conversión con algunas mejoras), lo que se esperaba era el típico juego de fútbol fácil, rápido, espectacular y gráficamente llamativo que le hacía falta a GameCube tras ese híbrido que resultó ser ISS2 y tras esa relativa sorpresa que fue FIFA 2002, pero que no dejaba de ser un FIFA después de todo. Y lo cierto es que el sello de Sega, y en particular de Amusement Vision como desarrolladores de la recreativa y de su conversión, solo podía inducir al más alto grado de optimismo.
Craso error.
El primer contacto con el juego para alguien alejado de la saga de fútbol que ya tuvo un –discreto- paso por Dreamcast no puede ser más desalentador. Es… lento. Lentísimo. Decepcionantemente lento. Esta es la primera impresión que a uno le queda tras el primer partido, en los que por otra parte solo podremos escoger entre 64 selecciones, los jugadores de las cuales serán completamente ficticios y con grotescos y tópicos nombres. La situación no mejora cuando nos hacemos concientes de que es imposible avanzar más de dos segundos sin que algún contrario te robe el balón con una segada –la mayoría de veces provocando falta- o que solo haya dos tipos de pases y un deficiente sistema de chute. Cuando empezamos a coordinar los pases, y a lograr avanzar algunos metros, algo mejora. Es entonces cuando uno deja de lado todo lo que había creído hasta el momento y elabora nuevas teorías. La idea de un arcade frenético y adictivo se desvanece y deja paso a la de un posible juego dedicado a la simulación pura y dura, al fútbol difícil, real. Desconcertante al tratarse de un juego provinente de un arcade, pero no descabellado.
Aunque incierto de nuevo.
Y es que dicha idea es completamente desestimada al marcar el primer gol, de falta, desde más allá de 25 metros de la portería. O de terminarse un partido en el cual han expulsado a cuatro jugadores del equipo contrario –controlados por la consola- por diversas faltas merecedoras de tarjeta roja. O cuando el área se convierte, más que en un campo de fútbol donde compiten jugadores entrenados, en un patio de colegio donde las segadas, faltas, robos de balón, y demás caos se dan cita ante los perplejos ojos del jugador. Decepcionante.
Entonces, ¿qué queda?
Un juego raro, muy raro. Si bien es cierto que Virtua Striker 2002 tiene un notable y trabajado nivel gráfico, en el que los jugadores han sido fielmente representados –aunque de poco sirve si no se cuenta con sus nombres reales- y sus animaciones espectacularmente logradas. Son muy pocas, eso sí, pues el juego no da para más, pero los –reitero, escasos- movimientos de los jugadores parecen sacados de la realidad, con pases de talón, disparos con el exterior o interior dependiendo del ángulo, y poco más. Y con una única y siempre cercana a la acción cámara, la cual se echa de menos no poder manipular y a veces dificulta el desarrollo de la acción. Es en las repeticiones cuando la espectacularidad mejor se aprecia. Aunque aquí también se nota la dejadez del equipo desarrollador, debido a que las susodichas son automáticas y no se puede modificar ni el ángulo ni repetir la jugada desde otro punto de vista si el jugador lo desea. En ocasiones el juego aporta tres repeticiones de una misma jugada desde tres ángulos distintos, y en otras tan solo una, y desde un punto de vista en el cual apenas se aprecia la calidad del gol.
Lo mejor de todo, los gráficos
Ciertamente se trata del mejor apartado del juego, y a una gran distancia de todos los demás, pero debido a la latente falta de animaciones por parte de los jugadores –lo cual está estrechamente relacionado con la jugabilidad del juego- y a unas repeticiones demasiado irregulares –y algo defectuosas gráficamente-, no consigue llegar a las cotas esperadas de una conversión de un juego basado en la placa Naomi 2.
Deficiente sonido
Por no hablar del apartado sonoro, en el cual los niveles de descuido ya rayan lo irrisorio. Ante todo, los comentarios. ¿Los hay? No. ¿Los debería haber? No sé. Y es que de vez en cuando, después de alguna falta o algún lanzamiento, se oye una voz comentando la jugada penosamente. En inglés, claro. Por lo que podríamos decir perfectamente que dichos comentarios no existen, puesto que su aportación al juego es nula. Pues bien, ¿música? En los menús y gracias. Y sonido ambiental… pues el típico, repetitivo y absolutamente falto de gracia (coreando "oé, oé" durante el saque inicial tras un gol encajado) vitoreo del público. Es en parte comprensible esta cojera del juego en cuanto al apartado auditivo, pues proviene de un arcade y conocido es por todos la calidad de música de las máquinas recreativas –lógico teniendo en cuenta que están destinados a ruidosos lugares donde se hace imposible apreciar el sonido de un juego-, pero podrían haber incluido algo de nuevo.
Jugabilidad
Y la jugabilidad. La parte fundamental de un juego, en especial de uno de fútbol como el que nos ocupa, y el apartado que ha salido más maltrecho de este Virtua Striker 2002. Y es que enumerar todas las carencias del juego sería interminable, por lo que solo vamos a hacer hincapié en las ausencias más destacadas, las que provocan que un esperado juego como Virtua Striker 3 v.2002 se lleve esta nota en Vandal.

Por una parte, tenemos un sistema de juego basado en tan solo tres botones (pase, centro y chute). Sistema de juego del que sus desarrolladores se jactan por ser sencillo y permitir a cualquier usuario dominarlo en poco tiempo. No es que un sistema de pase, centro y chute sea difícil de controlar, pero sí resulta absolutamente incompleto. Incompleto en el sentido de que no hay un sistema de pases. Ni bueno ni malo, no lo hay. Nada de paredes, pases al hueco, en profundidad,… Simplemente nos tenemos que limitar a pasar por raso o por alto hacia un compañero, y con la consecuente pérdida del balón la mayoría de las veces. Tampoco hay regates posibles. Si logras avanzar más de un jugador sin perder el balón –cosa harto difícil-… un segundo jugador te robará la pelota, generalmente provocando una falta. Y es que si no lo pasas o disparas a puerta, las expectativas de mantener el esférico más de dos segundos son realmente bajas. Por otro lado no hay un botón de sprint, aquel que decidía una jugada en el último momento, y, aun y ser algo irreal, aportaba mucho dinamismo y competitividad a las jugadas. ¿Y un mísero botón para cambiar de jugador? Esa acción que te permite seleccionar otro jugador, seguramente más acorde con la jugada que se está realizando. Pues tampoco lo hay. Tenemos que limitarnos a controlar el jugador que el juego decide que debemos controlar por cercanía al balón, lo cual dificulta mucho las labores tanto atacantes como defensivas. Para acabar de rematar la faena, el sistema de chutes es poco menos que vergonzoso: débil y muy poco eficaz. Consiste en un contador de potencia el cual debemos mantener pulsado dependiendo de la intensidad con la que queramos disparar. Pues bien, está elaborado con tal esmero, que el contador se llena en apenas un segundo, haciendo de su manipulación una ardua tarea, y provocando situaciones como estar sólo delante de la portería rival y lanzar demasiado alto porque el contador se ha llenado sin haberlo podido evitar.

En definitiva, solo tres botones, sí, pero que propician una jugabilidad ranqueante, incomprensiblemente lenta, y alejada de cualquier concepción de fútbol que tengáis. Más que un juego de fútbol, parece un juego de anti-fútbol, donde las únicas veces que exclamaréis por la calidad de algo será al lograr un gol desde lejos o de falta, porque lo que son regates, fintas, paredes, disparos dignos, o jugadas individuales espectaculares –elementos que encontramos en un buen partido de fútbol real- van a estar completamente ausentes en Virtua Striker 3. Pero no todo puede ser negativo, ¿no?

Ah, pero ¿tiene algo?
En realidad sí. Ofrece un modo de juego para un jugador bastante bueno, y extendido con respecto a la versión arcade. Podemos escoger pues entre Road to Internacional Cup, Variación, Partido único amistoso (en el que incluimos el multijugador), y Entrenamiento. El primero de ellos resulta ser el más original y completo, mezclando razonablemente opciones de un manager –organizar el equipo, preparar partidos- con el jugar los partidos previos durante los cuatro años de camino a un mundial. Así nos permite modificar nuestro equipo, las cualidades y nombres de sus jugadores, así como las decisiones más importantes. El modo Variación nos da a escoger entre tres modos principales de juego. A saber: Copa Internacional, Torneo, y Liga, pudiendo escoger en cada uno de ellos el número de selecciones que queremos que participen en ellos. El partido único, por su parte, se puede jugar tanto como partidos normales como a través de los usuales penaltis, y a su vez se convierte en el único modo multijugador del juego, pues permite la participación de un segundo jugador en tanto los amistosos como los penaltis. Aunque… otra vez el juego vuelve a ofrecer limitaciones, y en este caso no será posible jugar más de dos personas a la vez, ni en el mismo equipo. Una verdadera lástima. Por último, el modo Entrenamiento presenta la opción de practicar tanto defensiva como ofensivamente con nuestra alineación, jugando contra equipos controlados por la máquina que apenas se mueven.
GameCube sigue sin su referente en el género
Y es que este Virtua Striker tampoco se ha confirmado como un buen juego de fútbol, por lo que GameCube aún sigue en su búsqueda por un juego de fútbol baluarte de la consola como son los PES en PS2 o fueron los ISS en Nintendo 64. En cuanto a este VS3 v.2002, un consejo: a no ser que seáis auténticos fanáticos de la saga de Amusement Vision (¿de verdad los hay?), ni os acerquéis a este juego. Optad por los incompletos ISS2 o FIFA 2002, o esperad al fantástico Soccer Slam (ahí has hecho las cosas bien, Sega), pero alejaos de este título. No lo echaréis en falta. Y, sobretodo, dadle mil gracias a Konami por traernos la saga Winning Eleven a GameCube. Éso es fútbol. Esto no.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Análisis
2019-07-21 17:00:00
Es hora de volver a la acción y abrirse paso entre oleadas de enemigos con armas y puñetazos.
Análisis
2019-07-19 01:01:00
Analizamos Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order, un entretenidísimo juego de acción que, a pesar de sus defectos, nos hará pasar un buen rato en compañía de nuestros héroes favoritos.
Análisis
2019-07-18 16:00:00
Un entretenido juego que nos hará pensar, muy atractivo en lo visual y con algunas ideas muy interesantes.
Análisis
2019-07-17 16:30:00
Los productores del aclamado Dusk regresan ahora con Amid Evil, otro FPS de corte retro que, en esta ocasión, rinden homenaje a juegos de disparos de fantasía como Heretic o Witchaven.
Análisis
2019-07-17 10:50:00
Un título muy, muy adictivo, que se ve lastrado por un apartado gráfico algo mejorable, pero que consigue sorprendernos y hacer que nos sintamos unos auténticos ninjas.
Análisis
2019-07-16 10:00:00
Una genial aventura de puzles y exploración que desborda ingenio y frescura y que se convierte en una de las sorpresas más agradables en lo que llevamos de año.
Género/s: Deportes / Fútbol
Plataformas:
GameCube
Ficha técnica de la versión GameCube
ANÁLISIS
Desarrollo: Amusement Vision
Producción: Sega
Distribución: Sega
Precio: 59.95 €
Jugadores: 1-2
Formato: 1 GOD
Textos: Inglés
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA
Virtua Striker 3 version 2002 para GameCube

Flecha subir