Vandal

Análisis de Super Monkey Ball (GameCube)

Pablo Grandío ·
GRÁFICOS
6
SONIDO
6
NOTA
8.5
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
9.5
Análisis de versión GameCube.
Otros análisis: Nintendo 3DS
¿El más original?
De los títulos de lanzamiento que tiene GameCube, este Super Monkey Ball puede que sea el más original. Tampoco era difícil, pues la mayoría de ellos son conversiones procedentes de otras plataformas o refritos de otras generaciones, quedando como candidatos al galardón Luigi’s Mansión y este desarrollo de Amusement Vision, uno de los estudios de Sega que más apoyan a la consola GameCube. Precisamente el grupo de Toshihiro Nagoshi también trabaja en Virtua Striker 3 y Planet Harrier para la consola, además de la segunda entrega del juego que ahora mismo analizamos y otros títulos aún por desvelar. Super Monkey Ball no ha sido diseñado sólo para GameCube, sino que a esta versión la precede el juego original de recreativa, que corre bajo la placa Naomi y se controla con un trackball. El juego recuerda muchísimo al clásico Marble Madness, sólo que con monos y en tres dimensiones. Esta versión para GameCube posee más o menos el mismo apartado técnico, y una buena cantidad de mejoras que alargan la vida de la versión doméstica.
Un mono encerrado en una bola
La idea de Super Monkey Ball es la más sencilla posible: Llega del punto A al punto B; pero dentro de una bola de cristal. Esto da mucho más juego de lo que podría pensarse en un principio, ya que como todos sabéis todo lo que es redondo rueda. De esta forma, nuestro mono se desplazará según inclinemos hacia un lado o hacia otro el tablero de juego (que realmente podría pasar por mover al propio mono dentro de la esfera), y esto es lo más importante: también se moverá por la inclinación del terreno, los choques con objetos y otros motivos. Basándose en estas simples premisas los chicos de Amusement Vision han creado una buena cantidad de niveles, todos ellos con su "truquillo", en el que deberemos ingeniárnoslas para llevar a nuestro mono al punto requerido. Ah, y con un límite de tiempo que dependerá del nivel pero que siempre –a partir del nivel 5, claro- estará ajustado de manera que tengamos que hacerlo todo rápido y bien.

Esto no sería demasiado difícil si no tuviésemos siempre presente el peligro de caída al vacío, que suele provocar la muerte a todos los primates. En ocasiones habrá un bordillo que frenará un poco nuestros movimientos, pero si no estamos siempre pendientes de la velocidad de nuestro mono y de qué nos encontraremos en frente, a buen seguro que lloverán monos embolados del cielo. ¿Por qué están esos cuatro monos encerrados en jaulas esféricas? Nadie se ha parado a explicarlo, tal vez porque ni siquiera la historia del villano que quiere dominar el mundo puede justificar el encerrar a unos simios en unas bolas de cristal y hacer que arriesguen su vida en unos niveles de colores llamativos y cruelmente diseñados.

Dominio total del stick
No se pueden decir muchas cosas más de Super Monkey Ball; el concepto de juego es insultantemente sencillo, pero no por ello menos divertido o innovador. Este original juego nos exige dotes de estrategia, de "conducción" y, sobre todo, que controlemos con una maestría increíble el mando analógico de GameCube; si alguién no se había acostumbrado aún a usar el control analógico, este será su entrenamiento definitivo; no se puede avanzar en Super Monkey Ball si no dominamos el joystick.

El modo de juego principal y que ayudará a desbloquear el resto de opciones y los divertidos minijuegos es el llamado modo "Normal", en el que tras elegir a un mono (entre cuatro: Aiai, Meemee, Baby y Gongon. Chico, chica, bebé y gordo pero en monos) y un nivel (principiante, avanzado o experto) comenzaremos a superar una fase tras otra hasta terminar todas las de ese nivel (10 en el principiante, 30 en el avanzado y 50 en el experto). Tendremos tres vidas por crédito, y un total de 5 créditos, o lo que es lo mismo, 15 intentos para completar ese número de niveles. Podremos conseguir una vida extra recolectando 100 plátanos (que suelen estar en sitios difíciles, especialmente en los niveles avanzados).

Niveles llenos de trampas y peligros
Ahora viene lo bueno: los niveles. Comenzaran siendo muy simples pero poco a poco irán complicándose, hasta el punto de que cuando vayamos por el nivel 4 del modo experto empezarán a parecernos "misiones imposibles". Los niveles tienen una salida y una meta, y normalmente sólo un camino por el que llegar a ella. En la mayoría de los niveles este camino va presentándonos dificultades dificultades, comenzando por eventuales hoyos en el suelo que tendremos que esquivar, pasos estrechos, cuestas hacia arriba que tendremos que tomar con suficiente velocidad y cuestas hacia abajo donde precisamente tendremos que controlar la bajada para no salir disparados por encima del bordillo. Digamos que estos son los elementos más sencillos de los niveles.

Luego tenemos las plataformas móviles que, ojo, tendremos que movernos con ellas; obstáculos típicos de un pinball que nos harán rebotar al menor toque; pasos tan estrechos que dejan de ser caminos y se convierten en barras de equilibrio (mención especial a la fase de la guitarra, donde podremos elegir la dificultad mediante la anchura de la barra, recibiendo más o menos plátanos por nuestra osadía); superficies que van cambiando su inclinación y que nos harán caer hacia un lado u otro al mínimo fallo; plataformas que rotan sobre si mismas y en las que tendremos actuar rápido para no vernos boca abajo y contra la gravedad; pequeñas barreras contra las que tendremos que chocar para dar un saltito y pasar al otro lado, pero controlando la velocidad para que el salto no nos provoque ningún disgusto; superficies cóncavas de las que será casi imposible caer y superficies convexas donde será una odisea mantenerse en equilibrio; dispositivos que reaccionan ante nuestra cercanía y se mueven, moviéndonos también a nosotros si no los esquivamos; saltos tras una cuesta abajo, con obstáculos incluidos, donde también habrá que controlar con maestría la trayectoria de nuestro mono para no acabar cayendo a 400 km/h sobre la dura y siempre cruel superficie terrestre.

PUBLICIDAD

Aparte de estos niveles "lineales", por decirlo de alguna manera, existen también niveles con un aguzado toque de ingenio donde el resultado dependerá apenas de dos movimientos, que no tendremos demasiado tiempo para pensar, pues el tiempo siempre corre más rápido de lo que desearíamos. Aparte de los niveles normales existen las fases de bonus, con 50 plátanos (por su tamaño y delicioso aspecto parecen ser de Canarias, aunque la marca parezca japonesa), donde como habréis adivinado habrá que recogerlos todos en el menor tiempo posible.

Tremendamente adictivo
Lo que hace a Super Monkey Ball realmente divertido no sólo es la dificultad de los obstáculos y niveles, y el reto de habilidad que el juego conlleva, sino también los continúes limitados y la inclusión del tiempo; si lo hacemos muy cuidadosamente tal vez se nos acabe el tiempo antes de llegar a la meta, mientras que si vamos demasiado rápido los resultados pueden ser catastróficos. Todo esto y la angustia de ver cómo se terminan las oportunidades –y habría que comenzar de nuevo, desde el nivel 1- hacen de SMB un juego tremendamente adictivo, frustrante en algunos momentos y muy satisfactorio en otros, y que nos mantendrá pegados al mando de GameCube durante muchas horas (la mayoría de las cuales estaremos gruñendo entre dientes, manteniendo el pulso firme para que el mono no se caiga).
Modos extras por un tubo
Aparte del modo Normal existen, para un solo jugador, los modos Practica y Minijuegos. El modo práctica nos permite repetir un nivel ya visitado –que nos permitirá perfeccionar nuestras habilidades para luego avanzar más-, mientras que los minijuegos, tres en total, tendrán que ser desbloqueados gracias a nuestros esfuerzos en el modo Normal (2.500 puntos de juego por cada uno, cosa que requerirá unas 70-80 pantallas pasadas). Los minijuegos le añaden más variedad aún y más duración al título, y son un total de tres: Monkey Billiard, Monkey Bowling y Monkey Golf. Billar, bolos y golf respectivamente. Como habréis adivinado, nuestro mono y su bola de cristal tomarán el papel de la bola en los respectivos juegos. Estos minijuegos no son meras comparsas para el modo principal sino que cada uno de ellos tiene bastante profundidad de juego. El de Golf tiene 18 hoyos diferentes y cada uno con su truco, mientras que los bolos y el billar también dan para muchas horas de juego. En todos hay opciones multijugador.

Los modos multijugador están por todas partes, ya que tanto en los minijuegos como en el modo principal pueden jugar varios jugadores turnándose. Sin embargo el modo multijugador propiamente dicho incluye tres minijuegos muy divertidos. El primero es el llamado Monkey Race, que como su nombre indica reta a los jugadores a una carrera al estilo Mario Kart, con items de ataque incluidos. Habrá tanto carreras simples como un modo Grand Prix. El segundo modo es el Monkey Fight, que reune a cuatro monos en un campo de batalla, con un guante de boxeo pegado a cada uno. La misión será echar a los otros monos del escenario. Por último está el más original de todos, el modo Monkey Target, en el que los monos saltan, vuelan y planean y tienen como misión aterrizar (a salvo) en unas islas. Los modos multijugador merecerían muchas más palabras de las que hemos dedicado, ya que como habréis visto nos hemos centrado en el modo principal de resolución de puzzles. Realmente Amusement Vision se ha esforzado en incluir unos buenos extras al ya de por sí magnífico modo arcade, y estos modos multijugador darán horas y horas de diversión.

Gráficamente simple
A nivel gráfico Monkey Ball no llama la atención en absoluto. Tal vez esa sea una de las razones por las que el juego ha sido calificado por algunos como el hermano pobre del lanzamiento de GCN, ya que por donde primero entran las cosas es por los ojos. Los escenarios están bien sin más, con unas texturas muy coloridas que se repiten por el suelo de todo el nivel, un fondo 3D a los lados y un bitmap en el suelo, que se supone lejano. En cuanto a la bola, como podéis comprender se dedicará a rotar mientras el mono de dentro, que está muy bien animado, se vuelve completamente loco y hace lo imposible por no marearse.

Poco más hay en el apartado gráfico, y no se pueden reseñar muchas cosas que demuestren la potencia de GameCube. Sólo mencionar un bonito efecto de ondulación que se ve en el suelo de algunos niveles y el framerate constante de 60 (50 si jugamos a 50 Hz).

Sonido muy repetitivo
El sonido tampoco es algo donde se hayan lucido los chicos de Amusement Vision. Las músicas son mitad pegadizas y mitad repetitivas, de corte electrónico y no demasiado buenas. En cuanto al sonido FX, no abunda y el que hay no está mal. Finalmente, Sega no es una compañía demasiado acostumbrada a doblar los juegos al castellano y Super Monkey Ball es una buena prueba de ello. El comentarista, o como lo queráis llamar, habla con un acento bastante raro, parecido a las voces en castellano de los primeros títulos de PSX. También llaman la atención algunas traducciones literales al castellano, como "preparado, ir" en vez de "ready, go"; el preparados-listos-ya está de capa caída.
Un control sencillo que deja paso a una enorme profundidad de juego
En el modo normal de Monkey Ball sólo se utilizará el stick analógico para mover al mono y el botón A para cambiar el Zoom del mapa. Como veis, el control es terriblemente sencillo, pero no por ello el juego es fácil, como ya hemos explicado. El jugador deberá tener un increíble dominio del stick analógico para lograr superar algunos obstáculos, además de pensar bien sus movimientos, lo que deja paso a una jugabilidad mucho más compleja, en contraste con el control sencillo que muestra.

Cada uno de los puzzles parece haber sido cuidadosamente diseñado y no habrá ninguno que decepcione, mientras que habrá muchos que nos asombrarán por su dificultad y por lo bien pensados que están. Amusement Vision ha conseguido algo muy poco habitual en los últimos tiempos: aunar un control simple con una profundidad de juego asombrosa.

Un muy buen juego
Es una lástima que por una estética y una temática no demasiado atractiva este Super Monkey Ball vaya a pasar bastante desapercibido por las estanterías de las tiendas, puesto que Amusement Vision ha creado uno de los juegos más divertidos que he podido probar en los últimos meses. Combinando un control sencillo con una jugabilidad terriblemente adictiva (tenemos que hacerlo todo en poco tiempo, sin cometer fallos y tenemos pocos intentos para conseguirlo), el equipo ha creado un juego al que se puede jugar una y otra vez, sin llegar a cansarse. Los modos multijugador y los minijuegos completan la oferta del juego y le añaden horas de juego tanto sólo como acompañado. los amantes de los puzzles y de los arcades tienen en Monkey Ball una compra casi obligada, y pocos juegos pueden presumir de las capacidades multijugador que tiene éste, muy variadas y muy divertidas. A finales de año podremos disfrutar de una secuela, pero mientras tanto tendremos monos para rato con este original juego de Sega.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Análisis
2019-06-08 17:22:00
Sobrevivir a tus pesadillas en esta entretenida aventura compatible con PlayStation VR.
Análisis
2019-06-08 07:50:00
Ingenioso y adictivo shooter procedimental con una ambientación muy divertida.
Análisis
2019-06-07 16:36:00
Los ocho héroes de Square Enix se estrenan en PC con una buena conversión sin novedades destacables.
Análisis
2019-06-07 10:41:00
Snail Games adapta el universo de supervivencia y dinosaurios a una estética más cúbica y parecida a la de Minecraft con muchos aciertos jugables y otros tantos errores técnicos.
Análisis
2019-06-06 11:00:00
La nueva entrega de la saga MotoGP ofrece el acercamiento más realista y emocionante de la máxima competición.
Análisis
2019-06-05 09:33:00
Aventuras roleras tipo dungeon crawling multijugador en un título dotado de bastante frescura.
Plataformas:
GameCube N-Gage iPhone Nintendo 3DS
Ficha técnica de la versión GameCube
ANÁLISIS
Desarrollo: Amusement Vision
Producción: Sega
Distribución: Sega
Precio: 60 €
Jugadores: 1-4
Formato: 1 GOD
Textos: Español
Voces: Español
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA
Super Monkey Ball para GameCube

Ficha técnica de la versión N-Gage
Desarrollo: Nokia
Producción: Nokia
Distribución: Nokia
Precio: 19.99 €
Jugadores: 1-2
COMUNIDAD

PUNTÚA
Super Monkey Ball para N-Gage

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Ficha técnica de la versión iPhone
Desarrollo: Sega
Producción: Sega
Distribución: AppStore
Precio: 2,39 €
COMUNIDAD

PUNTÚA
Super Monkey Ball para iPhone

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Ficha técnica de la versión Nintendo 3DS
ANÁLISIS
Desarrollo: Sega
Producción: Sega
Distribución: Sega
Precio: 49,95 €
Jugadores: 1 a 4 (ad hoc)
Textos: Español
COMUNIDAD

PUNTÚA
Super Monkey Ball para Nintendo 3DS

Flecha subir