Análisis de Star Wars Rogue Squadron 3: Rebel Strike (GameCube)

Los rebeldes regresan a GameCube para hacer temblar al Imperio.
J.L. Roig ·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.5
SONIDO
8
NOTA
9.2
DIVERSIÓN
9.6
JUGABILIDAD
8.5
Análisis de versión GameCube.

Star Wars Rebel Strike es el nombre de la tercera entrega de la archiconocida saga Rogue Squadron, y quien sabe si la última. Lo que sí sabemos es qué nos ofrece este juego y ésa es la razón por lo la cual realizamos este análisis. Pero antes de eso, conviene recordar sus anteriores entregas, porque si en algo destaca este Rogue Squadron es por intentar renovar la saga y para saber si lo ha conseguido o si ha fracasado en el intento qué mejor que refrescar la memoria...

Factor 5, una compañía de origen germano, creó uno de los títulos mas vendidos en Nintendo64: Rogue Squadron. El título gozó de un tremendo éxito por tratarse del primer juego que intentaba recrear de manera fidedigna todas aquellas batallas aéreas que aparecían en la trilogía clásica de Star Wars y que encandilaron a tantos. Si a esto le añadimos uno de los motores gráficos más sorprendentes de la época, capaz de mostrar grandes mapas con unas naves muy bien reproducidas, y uno de los mejores apartados sonoros gracias al uso de las herramientas MusyX que la propia Factor 5 desarrolló, no es difícil de entender la razón por la cual el juego gozó de un éxito abrumador. En el apartado jugable, apostaba claramente por un estilo de juego puramente arcade, en el que la precisión a la hora de apuntar y aniquilar a nuestros enemigos era la clave para conseguir la victoria.

Su segunda parte, Rogue Leader, salió tres años después que su antecesor, concretamente en Noviembre de 2001. Su origen se remontaba a una demo técnica mostrada en el SpaceWorld del 2000 en la que se nos mostraba una recreación de la batalla de Yavin con unos gráficos espectaculares, muy por encima de cualquier cosa vista con anterioridad, y es que nunca un juego de la saga había mostrado una recreación tan absolutamente realista del film original. La posterior demo jugable del E3 2001 confirmó que Rogue Leader se consolidaría como uno de los títulos clave del lanzamiento de Nintendo Game Cube. Y así fue. Gráficos excepcionales, un apartado sonoro soberbio, la misma jugabilidad rápida y alejada de la simulación, pero sobretodo, la recreación de las batallas de Hoth, Endoor, Yavin... todo lo que un fan de Star Wars quiere ver en un juego de su saga favorita. Curiosamente, tras ese juego pocos creyeron que llegaría una secuela en tan corto espacio de tiempo (apenas dos años), alegando que la saga se encontraba muy limitada en lo jugable y que las principales batallas aéreas de la trilogía clásica ya estaban representadas. Aéreas sí, pero no las terrestres. Eso es lo que debió pensar Factor 5 a la hora de plantearse una nueva entrega de la saga en la que, ahora sí, nos vamos a meter de lleno.

PUBLICIDAD

Como siempre, el juego contará con un modo principal, para un solo jugador, en el que deberemos superar todo tipo de misiones –empezando por un tutorial completamente opcional- para ir avanzando en la historia que, como siempre, está basada en la destrucción del Imperio. Pero esta vez no solo deberemos subirnos a nuestro Incom T-65 (X-Wing para los amigos) y repartir nuestras ondanadas de rayos láser a la flota aérea imperial, sino que también deberemos superar todo tipo de misiones terrestres que podremos dividir en zonas a pie, o con vehículos. Así pues la jugabilidad se divide en tres apartados que conviene analizarlos por separado:

- Las misiones aéreas conservan la misma jugabilidad vista en el anterior Rogue Leader. Deberemos alternar entre distintos tipos de naves para ir superando todo tipo de retos: defender transportes, aniquilar al máximo de enemigos posibles o destruir instalaciones del Imperio repartidas por toda la galaxia. Como ya citamos con anterioridad, este tipo de fases están alejadas del realismo propuesto por otros juegos (me viene en mente el magnífico X-Wing Alliance), y apuesta por la agudeza visual y la habilidad con los mandos para conseguir superar con éxito todos los retos que se nos propongan.

- Las misiones con vehículos terrestres las podemos subdividir, a su vez, en misiones con caminantes imperiales y con moto-jets. Las misiones con caminantes, tanto AT-ST como AT-AT, recogen la jugabilidad de las misiones aéreas y la adaptan a la perfección al ámbito terrestre: deberemos utilizar nuestro arsenal para destruir a todos los enemigos que se interpongan en nuestro camino para alcanzar nuestro objetivo. Las misiones con moto-jets, las famosas motos voladoras, proponen un nuevo concepto de jugabilidad en la que nuestros reflejos serán imprescindibles para evitar los obstáculos que se nos aparecen cuando vamos a toda velocidad. En estas misiones usar la vista en primera persona es toda una delicia visual, pero esto ya lo comentaremos más adelante.

- Finalmente tenemos las muy cuestionadas misiones a pie. Es totalmente cierto que estas misiones no tienen la misma calidad que las anteriores, pero no son en absoluto desastrosas. Lógicamente no debemos esperar un Jedi Knight en un juego totalmente arcade, y ése es el camino que toma este juego: deberemos recorrer escenarios machacando el botón de disparo (en este caso el A) para acabar con las docenas de enemigos que aparecen en pantalla. El juego seleccionará a los objetivos automáticamente y orientando a nuestro personaje seleccionaremos a otro. Si una vez elegido un enemigo queremos movernos respecto a su posición, tan solo deberemos fijarlo pulsando el gatillo L: muy simple, pero eficaz. El mayor problema reside en la simplicidad del desarrollo, puesto que tenemos una gran cantidad de movimientos: salto, voltereta, agacharse, que no pasan de lo curioso porque prescindiremos de ellos completamente. Hasta aquí no hayamos demasiadas objeciones, pero desgraciadamente, nos encontraremos dos –sólo dos- misiones que son un claro "quiero y no puedo" y que empañan el apartado jugable de Rebel Strike. En ellas deberemos hacer uso de nuestros "poderes Jedi" y manejar nuestro sable láser contra los enemigos. El control del sable láser es demasiado simple y no tiene fundamento y el doble salto que necesitaremos dominar en ambas misiones es completamente desquiciante y hará que nos caigamos al vacío una y otra vez. Una verdadera lástima.

Aún así, Rebel Strike tiene a su favor la reestructuración de las misiones, en las que alternaremos el control de distintos vehículos –tanto aéreos como terrestres- o bajaremos de ellos para completar una parte de la misión. Esta característica mejora sustancialmente el juego, alejándolo de la monotonía y creando una variedad de situaciones que serán agradecidas indudablemente por el usuario.

Hasta ahora hemos hablado del modo principal, y solo por él el juego ya merece la pena, pero Factor 5 ha incluido lo que quizá sea, por encima de la renovación en el apartado jugable, la mayor mejora de la saga: la inclusión de un modo multijugador. En muchos juegos, este modo es algo secundario y son de dudosa calidad – y diversión-, pero en Rebel Strike se trata de un aliciente lo suficientemente grande como para comprarse el juego solo por él. No solo encontraremos un modo multijugador para realizar enfrentamientos entre amigos, sino que además, podremos rejugar el Rogue Leader original –el mismo que apareció en GameCube en su lanzamiento- junto a otro amigo en modo cooperativo.

En el modo "Contra" encontraremos distintos tipos de juego: los combates de cazas ("dog-fights") en los que nos deberemos enfrentar los dos jugadores para destruirnos con la ayuda o no de nuestros escuadrones; el modo asalto que nos propone todo tipo de retos de destrucción (plataformas de gas, asteroides o simplemente, enemigos); el modo control y defensa en el que debemos ir destruyendo bases –neutras o de nuestro rival- para apoderarnos de ellas; y por último el modo especial que nos propone distintos eventos como carreras de moto-jets en Endor, de X-Wing en la trinchera de la estrella de la muerte, o combates de caminantes imperiales. En todas ellas podremos guardar las estadísticas de nuestro piloto. En cuanto al modo cooperativo, reproduce a la perfección el Rogue Leader original a pantalla partida, incluyendo nuevas submisiones para adaptar la jugabilidad para dos personas y elevar la dificultad del juego.

Pero si aún así, todo esto te parece poco, Factor 5 tuvo la genial idea de incluir dos míticos arcades de principios de los ’80: Star Wars y El Imperio contraataca. Un detallazo que sin duda hará las delicias de todos los aficionados a Star Wars y los videojuegos –y que nos mantendrá pegados al mando recreando las misiones con unos "sorprendentes" gráficos vectoriales-.

En cuanto al apartado gráfico el juego luce aún mejor que Rogue Leader y se sitúa claramente como el mejor juego gráficamente hablando de Gamecube. Los modelos de las naves son perfectos y parecen más reales que los modelos usado hace ya 25 años en "Una nueva esperanza" y los modelos de los personajes, sin ser perfectos, se asemejan y mucho a los actores que protagonizaron los "films" –aunque fallan en las animaciones, sobretodo a la hora de saltar-. Los escenarios exteriores son increibles, desde la vegetación vista en Endoor hasta el modelado del agua que aparece en varias misiones, pasando por el campo de asteroides de Geonosis o el planeta Hoth en el que podremos elevarnos más allá de las nubes. Y los escenarios interiores no se quedan cortos, con todo tipo de estructuras y recreando hasta el último detalle los escenarios que aparecen en las películas. Y no solo eso, ya que además el Rogue Leader en cooperativo se verá incluso mejor que el original. Si a todo lo mencionado hasta ahora le añadimos escenas de video (en DivX) extraidas de las películas con una calidad incrible, texturas en altísima resolución, un uso exquisito del Bump-Mapping y un nuevo motor de iluminación (denominado "light scattering") que provocará el asombro de todo el que lo vea, obtenemos unos gráficos de infarto que se mueven a unas constantes 60 imágenes por segundos (sin encontrar esas bruscas ralentizaciones de las que hacía gala Rogue Leader).

Sin embargo no podemos alabar del mismo modo el apartado sonoro. El juego viene en un revolucionario Dolby Pro Logic IIx que soporta hasta 7 canales de sonido –para los más sibaritas-, y con el que podremos escuchar una extraordinaria banda sonora y unos efectos sonoros de grandísima calidad y muy variados (obeteniendo distintos sonidos para las explosiones, disparos, motores, etc.). Desgraciadamente, las voces del juego están en perfectísimo inglés, cuando había sido confirmado su doblaje al castellano (y que curiosamente también sale especificado en la portada bajo una etiqueta que se encuentra en el precinto del juego). Es una auténtica lástima que tras disfrutar del soberbio doblaje en Rogue Leader, nos tengamos que conformar con una "simple" traducción al castellano en Rebel Strike.

En conclusión, Rebel Strike con sus cerca de 20 misiones para un solo jugador y su completísimo modo multijugador nos mantendrán ocupados durante muchas horas y si a esto le sumamos un soberbio acabado gráfico y un notable apartado sonoro, el título de Factor 5 se convierte sin duda, en un imprescindible para los amantes de los shooters y de Star Wars y una opción muy recomendada para todos los usuarios de GameCube en general. No lo olvides, el Imperio sigue allí fuera, ¡hazlo temblar!.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Halo Infinite - Análisis
Halo Infinite - Análisis
Análisis
2021-12-06 09:01:00
343 Industries firma su mejor trabajo hasta la fecha con una fantástica campaña y un multijugador con un brillante futuro por delante.
Chorus - Análisis
Chorus - Análisis
Análisis
2021-12-03 16:07:00
Acción y libertad de movimientos en un arcade de naves que destaca por la narrativa y el uso de habilidades especiales.
Solar Ash - Análisis
Solar Ash - Análisis
Análisis
2021-12-02 17:13:00
Los creadores de Hyper Light Drifter estrenan una absorbente aventura de plataformas y exploración con un estilo único y mucho buen hacer.
Rocket League Sideswipe - Análisis
Rocket League Sideswipe - Análisis
Análisis
2021-12-02 13:06:00
El éxito de Psyonix llega a móviles con una adaptación que mantiene intacta la experiencia de la saga, ofreciendo ese equilibrio entre accesibilidad y profundidad ahora en 2D.
Big Brain Academy: Batalla de ingenio - Análisis
Big Brain Academy: Batalla de ingenio - Análisis
Análisis
2021-12-01 15:27:00
Lustros después de aquella moda de los juegos que 'medían' el potencial del cerebro vuelve la saga de Nintendo con un renovado énfasis en el multijugador.
Asterix & Obelix: Slap Them All - Análisis
Asterix & Obelix: Slap Them All - Análisis
Análisis
2021-12-01 14:00:00
Los galos más queridos y famosos de los cómics regresan con un nuevo y bonito videojuego que fracasa en su propuesta jugable.
Género/s: Shoot'em up / Shooter
PEGI +12
Plataformas:
GameCube

Ficha técnica de la versión GameCube

ANÁLISIS
9.2
  • Fecha de lanzamiento: 10/11/2003
  • Desarrollo: Factor 5
  • Producción: LucasArts
  • Distribución: Proein
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: 1 GOD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: No
COMUNIDAD
7.94

PUNTÚA
Star Wars Rogue Squadron 3: Rebel Strike para GameCube

213 votos
Flecha subir