Vandal

Análisis de Star Wars Rogue Squadron 3: Rebel Strike (GameCube)

J.L. Roig ·
Los rebeldes regresan a GameCube para hacer temblar al Imperio.
GRÁFICOS
9.5
SONIDO
8
NOTA
9.2
DIVERSIÓN
9.6
JUGABILIDAD
8.5
Análisis de versión GameCube.

Star Wars Rebel Strike es el nombre de la tercera entrega de la archiconocida saga Rogue Squadron, y quien sabe si la última. Lo que sí sabemos es qué nos ofrece este juego y ésa es la razón por lo la cual realizamos este análisis. Pero antes de eso, conviene recordar sus anteriores entregas, porque si en algo destaca este Rogue Squadron es por intentar renovar la saga y para saber si lo ha conseguido o si ha fracasado en el intento qué mejor que refrescar la memoria...

Factor 5, una compañía de origen germano, creó uno de los títulos mas vendidos en Nintendo64: Rogue Squadron. El título gozó de un tremendo éxito por tratarse del primer juego que intentaba recrear de manera fidedigna todas aquellas batallas aéreas que aparecían en la trilogía clásica de Star Wars y que encandilaron a tantos. Si a esto le añadimos uno de los motores gráficos más sorprendentes de la época, capaz de mostrar grandes mapas con unas naves muy bien reproducidas, y uno de los mejores apartados sonoros gracias al uso de las herramientas MusyX que la propia Factor 5 desarrolló, no es difícil de entender la razón por la cual el juego gozó de un éxito abrumador. En el apartado jugable, apostaba claramente por un estilo de juego puramente arcade, en el que la precisión a la hora de apuntar y aniquilar a nuestros enemigos era la clave para conseguir la victoria.

Su segunda parte, Rogue Leader, salió tres años después que su antecesor, concretamente en Noviembre de 2001. Su origen se remontaba a una demo técnica mostrada en el SpaceWorld del 2000 en la que se nos mostraba una recreación de la batalla de Yavin con unos gráficos espectaculares, muy por encima de cualquier cosa vista con anterioridad, y es que nunca un juego de la saga había mostrado una recreación tan absolutamente realista del film original. La posterior demo jugable del E3 2001 confirmó que Rogue Leader se consolidaría como uno de los títulos clave del lanzamiento de Nintendo Game Cube. Y así fue. Gráficos excepcionales, un apartado sonoro soberbio, la misma jugabilidad rápida y alejada de la simulación, pero sobretodo, la recreación de las batallas de Hoth, Endoor, Yavin... todo lo que un fan de Star Wars quiere ver en un juego de su saga favorita. Curiosamente, tras ese juego pocos creyeron que llegaría una secuela en tan corto espacio de tiempo (apenas dos años), alegando que la saga se encontraba muy limitada en lo jugable y que las principales batallas aéreas de la trilogía clásica ya estaban representadas. Aéreas sí, pero no las terrestres. Eso es lo que debió pensar Factor 5 a la hora de plantearse una nueva entrega de la saga en la que, ahora sí, nos vamos a meter de lleno.

PUBLICIDAD

Como siempre, el juego contará con un modo principal, para un solo jugador, en el que deberemos superar todo tipo de misiones –empezando por un tutorial completamente opcional- para ir avanzando en la historia que, como siempre, está basada en la destrucción del Imperio. Pero esta vez no solo deberemos subirnos a nuestro Incom T-65 (X-Wing para los amigos) y repartir nuestras ondanadas de rayos láser a la flota aérea imperial, sino que también deberemos superar todo tipo de misiones terrestres que podremos dividir en zonas a pie, o con vehículos. Así pues la jugabilidad se divide en tres apartados que conviene analizarlos por separado:

- Las misiones aéreas conservan la misma jugabilidad vista en el anterior Rogue Leader. Deberemos alternar entre distintos tipos de naves para ir superando todo tipo de retos: defender transportes, aniquilar al máximo de enemigos posibles o destruir instalaciones del Imperio repartidas por toda la galaxia. Como ya citamos con anterioridad, este tipo de fases están alejadas del realismo propuesto por otros juegos (me viene en mente el magnífico X-Wing Alliance), y apuesta por la agudeza visual y la habilidad con los mandos para conseguir superar con éxito todos los retos que se nos propongan.

- Las misiones con vehículos terrestres las podemos subdividir, a su vez, en misiones con caminantes imperiales y con moto-jets. Las misiones con caminantes, tanto AT-ST como AT-AT, recogen la jugabilidad de las misiones aéreas y la adaptan a la perfección al ámbito terrestre: deberemos utilizar nuestro arsenal para destruir a todos los enemigos que se interpongan en nuestro camino para alcanzar nuestro objetivo. Las misiones con moto-jets, las famosas motos voladoras, proponen un nuevo concepto de jugabilidad en la que nuestros reflejos serán imprescindibles para evitar los obstáculos que se nos aparecen cuando vamos a toda velocidad. En estas misiones usar la vista en primera persona es toda una delicia visual, pero esto ya lo comentaremos más adelante.

- Finalmente tenemos las muy cuestionadas misiones a pie. Es totalmente cierto que estas misiones no tienen la misma calidad que las anteriores, pero no son en absoluto desastrosas. Lógicamente no debemos esperar un Jedi Knight en un juego totalmente arcade, y ése es el camino que toma este juego: deberemos recorrer escenarios machacando el botón de disparo (en este caso el A) para acabar con las docenas de enemigos que aparecen en pantalla. El juego seleccionará a los objetivos automáticamente y orientando a nuestro personaje seleccionaremos a otro. Si una vez elegido un enemigo queremos movernos respecto a su posición, tan solo deberemos fijarlo pulsando el gatillo L: muy simple, pero eficaz. El mayor problema reside en la simplicidad del desarrollo, puesto que tenemos una gran cantidad de movimientos: salto, voltereta, agacharse, que no pasan de lo curioso porque prescindiremos de ellos completamente. Hasta aquí no hayamos demasiadas objeciones, pero desgraciadamente, nos encontraremos dos –sólo dos- misiones que son un claro "quiero y no puedo" y que empañan el apartado jugable de Rebel Strike. En ellas deberemos hacer uso de nuestros "poderes Jedi" y manejar nuestro sable láser contra los enemigos. El control del sable láser es demasiado simple y no tiene fundamento y el doble salto que necesitaremos dominar en ambas misiones es completamente desquiciante y hará que nos caigamos al vacío una y otra vez. Una verdadera lástima.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Análisis
2019-06-19 09:45:00
Elders Scrolls Online está en su mejor momento de forma con este nuevo capítulo ideal para acoger la llegada de nuevos jugadores.
Análisis
2019-06-18 16:09:00
Konami recopila los inicios de la saga Contra en una colección con varias joyas, aunque un poco escasa en contenido.
Análisis
2019-06-18 09:19:00
Regresamos a los inicios de una de las sagas más queridas por los fans de los ARPG en un recopilatorio muy interesante que trae entre sus contenidos una joya inédita en Occidente.
Análisis
2019-06-17 09:09:00
Uno de los títulos indies más esperados de Switch no decepciona y se convierte en uno de los imprescindibles dentro de su categoría.
Análisis
2019-06-08 17:22:00
Sobrevivir a tus pesadillas en esta entretenida aventura compatible con PlayStation VR.
Análisis
2019-06-08 07:50:00
Ingenioso y adictivo shooter procedimental con una ambientación muy divertida.
Género/s: Shoot'em up / Shooter
PEGI +12
Plataformas:
GameCube
Ficha técnica de la versión GameCube
ANÁLISIS
Desarrollo: Factor 5
Producción: LucasArts
Distribución: Proein
Precio: 59.95 €
Jugadores: 1-2
Formato: 1 GOD
Textos: Español
Voces: Español
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA
Star Wars Rogue Squadron 3: Rebel Strike para GameCube

Flecha subir