Vandal

Análisis de Pikmin (GameCube)

Aleix Ibars y Pablo Grandío ·
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8
NOTA
9
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
10
Análisis de versión GameCube.
Otros análisis: Wii
Una vez más
A veces ocurre. A veces, un género poco explotado, casi inexistente y sin ningún referente claro en el pasado, como ha sido la estrategia en las consolas domésticas durante años, consigue crear un primer mito. Un clásico. Un juego que sienta las bases, que marca el camino a seguir, y al que sin duda todos los futuros juegos copiarán. Ya pasó con Mario 64, cuando apenas nadie podía imaginar un juego en 3D, y Nintendo desarrolló el que sigue siendo el mejor plataformas de la historia. Y lo mismo con The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Y todavía no han podido superar a ninguno de ellos. Son juegos revolucionarios, innovadores a más no poder, y para los que el tiempo no parece pasar. Su premisa: coger elementos del pasado, transformarlos y adaptarlos al presente, amén de introducir remarcables mejoras y novedades. Y si detrás de esta complicada combinación está un genio como es Shigeru Miyamoto, el juego tiene todas las papeletas para convertirse en una obra maestra. Y marcar un hito.

Pues algo así es Pikmin, y es simplemente fantástico.

Añejo sabor a Lemmings…
Pikmin es el último juego de Nintendo para su GameCube. Nacido de la mente de Miyamoto, este es uno de los primeros juegos completamente originales que GameCube recibe, y que realmente mostrarán al usuario lo que es la "Nintendo difference". Seguro que Pikmin lo consigue, pues atesora un diseño extraordinario, y en todos sus apartados raya a cotas excelentes. Pero nada más lejos de la verdad, y para hablar llano, hay tres palabras que definen a Pikmin: Lemmings en 3D. Y es que se limita a eso: manejar a simpáticas criaturas, que restan completamente a tu servicio, y que están dispuestas a cumplir tus órdenes. Y, por muy cruel que suene, utilízalas para cualquier tarea que necesites. Igual que ese juego creado por Psygnosis y DMA Design que muchos ya han olvidado, llamado Lemmings, que supuso toda una revolución para los videojuegos, con sus versiones para PC, Amiga y muchos otros sistemas. En dicho título, debíamos controlar a unas criaturitas llamadas Lemmings para así avanzar a través de los escenarios acertadamente diseñados, escogiendo para cada Lemming su mejor función. Y todo con el objetivo de conseguir hacer salir a los Lemmings de la sala en cuestión.
… pero con argumento
A grandes rasgos esto sería Pikmin. Aunque en el juego que nos ocupa no se trata tan solo de recorrer salas sin motivo alguno, sino que sus desarrolladores se han molestado en crear una trama, sencilla pero efectiva, para enlazar todos los escenarios y objetivos que deberemos cumplir. A grandes rasgos, tomamos el control del Capitán Olimar, una especie de cerdito interespacial de cuyo planeta no sabemos nada. A bordo de su nave, curiosamente llamada Dolphin –esos guiños de Nintendo-, recibe el impacto de un meteorito, que destruye su nave y provoca que se estrelle en un misterioso y desconocido planeta, quedando sus piezas más importantes esparcidas por todo el territorio. Así pues, deberemos encontrar las 30 piezas de nuestra nave desaparecidas con el inconveniente que sólo tendremos treinta días de tiempo, pues el oxígeno en el planeta es tóxico y nuestras reservas no darán para más.

Pero en medio de la confusión general, y al empezar a dar los primeros pasos en el inhóspito lugar topamos con un llamativo descubrimiento. Una especie de cebolla, que al acercarnos nos sorprende lanzando una semilla al suelo, que al crecer un poco y arrancarla nosotros se convertirá en… ¡un Pikmin!

¿Pikmin?
Sí, un Pikmin. Unos estrambóticos seres extraterrestres de diferentes colores –aunque los primeros serán rojos- que constituyen una cuanto menos curiosa mezcla de planta y ser vivo, con su consiguiente razonamiento lógico –a veces actúan por sí solos siguiendo pautas comunes- y su rocambolesco aspecto. Pero bajo ese inocente aspecto se encuentra un poder inimaginable, al menos en lo que se refiere a convertir troncos en puentes y acabar con insectos gigantes que pasaban por allí. Un Pikmin no es gran cosa, y una docena de ellos tampoco; las cosas empiezan a ponerse interesantes cuando manejamos a media centena de ellos, y comienzan a tener una capacidad de acción amplia para hacer tareas como mover objetos, destruir obstáculos o pelear con enemigos. Pero en la variedad está el gusto, y para gustos colores, por lo que hay tres tipos de Pikmin.
  • Los Pikmin rojos son, por llamarlo de alguna manera, los Pikmins "de batalla". Serán, posiblemente, los que más cultivéis, y son los Pikmin más efectivos a la hora de luchar. También son resistentes al fuego. Son los primeros que encontraremos.
  • Los Pikmin amarillos son los más ligeros y los podemos lanzar más alto que las otras dos razas; también tienen la capacidad de coger y lanzar bombas.
  • Por último, los Pikmin azules tienen la habilidad de nadar, y de resistir el agua, lo cual hace que tengamos que echar mano de ellos cuando queramos cruzar cualquier zona encharcada.

Las habilidades de unos no las tienen los otros, y por ello los Pikmin rojos y amarillos perecerán en el agua, y los Pikmin amarillos y azules se encenderán como una vela si se acercan al fuego. Hay una "cebolla" por cada raza de Pikmins.

PUBLICIDAD
Un sistema de juego muy bien pensado
Hemos comenzado a describir una especie entera sin contaros el porqué de su interés. Una vez descrubramos esa cebolla, comenzaremos a utilizar vilmente a esa inocentes especie para nuestros planes de reconstrucción de la nave.

Tendremos que plantar nuevos Pikmin, y para ello necesitamos alimento, que se puede conseguir de dos formas: La primera obteniendo una especie de ficha de color con un numerito, que indica el número de Pikmins que puede engendrar y que son necesarios para cargar con ella. La segunda es con la carne de los enemigos caídos. Todos estos objetos deberán ser llevados a hombros por los Pikmin a su correspondiente cebolla, y tal vez éstos lleven los objetos a la cebolla que no queremos (según sean mayoría de un color). Como es evidente, es preferible que las fichas de un color vayan a la cebolla de ese color.

Para actuar con los Pikmin, tendremos que ponerlos a nuestras órdenes y eso lo haremos con una especie de silbato que crea una onda, bajo la cual todos los Pikmin se ponen a nuestras órdenes. Los Pikmin nos seguirán a donde vayamos, y podremos dirigirlos parcialmente pulsando el mando analógico C. Podremos mandar que se queden quietos, dejando de estar a nuestras órdenes, y podremos lanzarlos por los aires con el botón A. Por último, los Pikmin tienen cierta iniciativa propia que les hace atacar a un enemigo, intentar cargar con un item o buscar esa especie de moco amarillo que hace que les salga una flor en la cabeza.

Este parrafo resume a grandes rasgos la jugabilidad de Pikmin. Utilizando esos poderes y movimientos, tendremos que resolver todo tipo de puzzles en los niveles: solo tendremos dos limitaciones: un máximo de 100 Pikmin en el nivel y/o bajo nuestras órdenes, y la puesta de sol, tras la cual todos los Pikmin deben volver a sus naves, o de lo contrario serán devorados por los coloridos depredadores. Por lo tanto, mientras dure el día tendremos que estar de un lado para otro, supervisando las tareas de nuestros Pikmin o luchando con los depredadores con los que nos encontremos. Será una situación típica el tener a 30 Pikmin trabajando en un puente, mientras otros 20 intentan derribar un muro y luchamos contra un enemigo con los 50 restantes.

Las piezas de nuestra naves están dispersas en varios niveles, y cada nivel es un mundo en sí, con sus criaturas, su entorno y sus pequeños detalles que conforman un gran puzzle. La misión del día no consistirá en obtener una sola pieza, sino que tendremos que ir avanzando paso en paso a cada nivel para poder acceder a donde se encuentra cada pieza, y luego conseguir que nuestros Pikmin la cojan, donde normalmente habrá un puzzle con su propio "intríngulis".

El último de los aspectos importantes, y que no debemos dejarnos en el tintero, es la lucha con los enemigos. Nos enfrentaremos a varios tipos de enemigos, cuya labor principal será intentar comerse (o simplemente matar, como las ranas) a nuestros Pikmin. Cada enemigo tiene su propio punto débil, aunque una táctica que siempre es útil es lanzar a los Pikmin sobre ellos, produciéndoles mucho más daño y haciendo que sea casi imposible que se zafen de nuestros pequeños plantianimales. Una táctica casi infalible es abrumar al enemigo con una gran cantidad de Pikmin, rodeándolo y acabando con el rápidamente, sin darle tiempo a que merme nuestras filas.

Gráficamente bueno
El aspecto gráfico de Pikmin no es lo más espectacular que se puede ver actualmente, pero la baja calidad de algunas texturas se ve soslayada por la cantidad de objetos en movimiento que veremos en la pantalla (100 Pikmin os dicen algo) y la fluidez con la que se mueve el juego. Los niveles son grandes, y tienen algunos toques agradables como los bonitos reflejos en el agua.

Mención aparte merecen los efectos de iluminación, destacando el paso del amanecer al atardecer con los cambios en la luz que ello supone, y también destaca la animación de los Pikmin y de los enemigos con los que nos enfrentaremos durante el juego.

Banda sonora algo repetitiva
El apartado sonoro de Pikmin no es malo en absoluto pero tal vez su mayor punto flaco sea una banda sonora no demasiado extensa, con 5 o 6 temas que oiremos durante toda la aventura y que se irán intercalando en la acción según la situación y el nivel. El sonido FX está a un muy buen nivel, con buenos sonidos ambientales y una generosa cantidad de ellos al mismo tiempo, ayudándonos a sumergirnos en el extraño planeta que visita el capitán Olimar.
Duración, tal vez el único handicap
Lo único que se le puede objetar a la compra de Pikmin es su duración; Pikmin no es un juego corto, pero tampoco extremadamente largo. Tendremos 30 días para completar la aventura del capitán Olimar (unas 10-12 horas de juego), y luego un modo desafío en el que tendremos que demostrar nuestras habilidades con estos extraños seres. No hay más, y eso puede ser un freno para algunos usuarios que busquen un juego algo más longevo.
Conclusiones

Pikmin es una pequeña joya de la creativa que todo el mundo debería probar. Si bien es cierto que su duración es escasa, dicha característica parece una constante en los últimos juegos de Nintendo, y quizás –como en el caso de ICO- se haría algo repetitivo de ser más largo. No es algo que excuse su duración, pero aún así, y siguiendo la pauta trazada por la genialidad de SCEE, Pikmin se convierte en una bocanada de aire fresco para GameCube, especialmente tras un catálogo inicial plagado de conversiones y remakes. Algo original, novedoso, jugablemente maravilloso, y que realmente muestra la "Nintendo Difference" que tanto clamaban los responsables de la compañía. Un experimento de exitoso resultado. Y el inicio de una saga que puede dar mucho de sí si no se estanca y sigue innovando. Como siempre ha hecho Miyamoto. Como casi siempre logra Nintendo. Gráficos preciosistas, animadas melodías, jugabilidad perfecta rebosante de esa magia tan especial, y un concepto antiguo llevado a la actualidad magistralmente. Sí, es Lemmings en 3D, pero… nadie hasta ahora lo había hecho (bien). Y de qué manera lo ha hecho Nintendo. Una obra maestra que muchos copiarán. Seguro.

Aleix Ibars


Nintendo ha logrado sacarse de la manga una nueva maravilla, y sin duda alguna el juego más original desde el lanzamiento de GameCube. Los títulos de lanzamiento de Nintendo han sido buenos, pero salvo Luigi’s Mansion, no han sido más que versiones con un lavado de cara de éxitos anteriores. Sin embargo, Pikmin es diferente; aparte de la nueva idea de juego que supone, aunque inspirada en otros juegos como Lemmings, Pikmin posee un excelente diseño en sus seis niveles, con puzzles muy bien pensados y con el añadido del tiempo que, como pasa en otros juegos, ayuda a que el juego sea mucho más difícil, duradero y adictivo.

Y los que critiquen a Pikmin por ser infantil, esta vez andan totalmente desencaminados. Tras ese alegre y brillante colorido y esas criaturas adorables e inocentes se esconde uno de los juegos más explícitamente violentos que han existido. La aparición del capitán Olimar en ese planeta es un buen ejemplo de la destrucción del ecosistema para uso del ser humano; Olimar esclaviza a toda una raza, que utiliza para encontrar las piezas de su nave, arrasando fauna y flora a su paso. Los combates parecen graciosos, con los Pikmin rodeando a la mariquita gigante o saltando sobre ella; que no os engañen los vivos colores, es un brutal linchamiento en toda regla, ¡y la pobre mariquita estaba durmiendo!. Los Pikmin son criaturas absolutamente letales y genocidas. De la misma manera que 10 moscas pueden vencer a una araña, 100 Pikmin hacen que Atila parezca una monja de clausura. No juguéis antes de dormir.

Pablo Grandío

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Análisis
2019-08-23 15:11:00
Los creadores de I Am Setsuna prueban el RPG de acción en una aventura con historia melancólica.
Análisis
2019-08-19 11:21:00
Switch también se adentra en el fantástico y vasto mundo virtual de Gun Gale Online.
Análisis
2019-08-18 18:12:00
Una gran saga de matamarcianos llega por fin a Occidente con un genial recopilatorio que incluye los dos títulos originales así como una nueva propuesta.
Análisis
2019-08-17 16:08:00
Double Fine nos trae un interesante roguelike que destaca por las habilidades mutantes de su protagonista.
Análisis
2019-08-16 17:15:00
Una aventura de acción y rol con mucho encanto y repleta de sorpresas que nos lleva de regreso a los primeros pasos de los gráficos poligonales.
Análisis
2019-08-16 10:41:00
Triumph Studios lleva Age of Wonders a la ciencia ficción con un genial exponente del género 4X.
Plataformas:
GameCube Wii Wii U
Ficha técnica de la versión GameCube
ANÁLISIS
Desarrollo: Nintendo
Producción: Nintendo
Distribución: Nintendo
Precio: 59.95 €
Jugadores: 1
Formato: 1 GOD
Textos: Español
Voces: N/D
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA
Pikmin para GameCube

Ficha técnica de la versión Wii
ANÁLISIS
Desarrollo: Nintendo
Producción: Nintendo
Distribución: Nintendo
Precio: 29,95 €
Jugadores: 1
Formato: 1 DVD
Textos: Español
Voces: ---
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA
Pikmin para Wii

#88 en el ranking de Wii.
Ficha técnica de la versión Wii U
Desarrollo: Nintendo
Producción: Nintendo
Distribución: eShop
Precio: 19,99 €
Jugadores: 1
Formato: 1 GOD
Textos: Español
Voces: N/D
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA
Pikmin Wii para Wii U

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir