Vandal

Sesión de Curiosidades: Volumen 3

Seguimos desenterrando poco a poco todos los detalles que forman parte de los videojuegos, pero que por distintas razones se escaparon a la vista o a la memoria.
Sesión de Curiosidades: Volumen 3
·

Bautizando a un héroe

El protagonista, sin duda, de la saga Monkey Island es Guybrush Threepwood. Este personaje se caracteriza por dos peculiaridades que pocos han conseguido igualar: aguantar la respiración durante 10 minutos, y tener un nombre ridículo como tarjeta de presentación. Mientras que aguantar la respiración puede salvarte la vida, llamarte Guybrush Threepwood te sirve para llevarte caricias verbales de la índole de "¿Qué clase de nombre es 'Guybrush'?", o "Vaya nombre más estúpido", como le recuerdan a menudo a este aspirante a pirata a lo largo de sus aventuras. Como podéis suponer, el bautizo del respetable Threepwood tiene su historia.

Mientras The Secret of Monkey Island, la aventura creada por Ron Gilbert, estaba dando sus primeros pasos artísticos, el equipo de desarrollo utilizaba el programa Deluxe Paint para diseñar los sprites del protagonista. A falta de un nombre mejor, el archivo fue guardado como "guy", es decir, un tipo, un tío cualquiera, en inglés. A éste se le añadió "brush" para saber qué clase de archivo era, lo que poco a poco popularizó la nomenclatura hasta quedar bautizado como tal oficialmente. Threepwood por su parte, aparentemente fue sacado de los personajes de una historia de P. G. Wodehouse, aunque también podría haber sido el nombre rolero de uno de los programadores.

Sesión de Curiosidades: Volumen 3

PUBLICIDAD

¡Vaya pedazo de demo!

Todos, en algún momento de nuestra vida jugona, hemos deseado que ese juego etiquetado como ‘demo’ esté realmente entero. Esas cargas interminables hasta que llegas al menú, deseando que no haya unas gigantescas letras que digan DEMO, que no haya ninguna opción desactivada que nos impida jugar todo el contenido del título final. Reconozcámoslo. Una pequeña parte de nosotros siempre espera que las versiones de prueba que descargamos de los juegos digitales, ya sea en PC o en consola, no vengan bloqueados. Sabemos que estamos bajando el juego entero en realidad, así que perder, sólo perdemos la esperanza.

Personalmente, puedo contar con los dedos de una mano –y me sobran cuatro– las veces que en los muchos años que llevo jugando me ha sucedido esto, pero aunque las demos completas parezcan una leyenda urbana, existen. Si no que se lo pregunten a los poseedores del disco de demostración Xbox Exhibition DVD. Entre otras demos, éste incluye la versión completa japonesa de Capcom vs. SNK 2 EO, únicamente sin soporte para Xbox Live. Por lo demás, el juego es el mismo que la versión comercializada. La propia Capcom reconoció que fueron razones económicas las que la empujaron a publicar esta "demo", ya que realmente no era rentable reprogramar este título con fines publicitarios y decidieron únicamente desactivar el juego online.

Sesión de Curiosidades: Volumen 3 1

PUBLICIDAD

God of War es la bomba

Para muchos, God of War es una de las sagas más poderosas de los últimos años. La fuerza que transmite Kratos es algo que pocos personajes han conseguido y las aventuras que hemos vivido en las distintas plataformas han alcanzado unos niveles de espectacularidad que parecen no tener límites. La lista de bondades de la saga es excepcional, y tras los cinco episodios repartidos entre PlayStation 2, PlayStation Portable y PlayStation 3, el sexto, God of War: Ascension se perfila como uno de los mayores lanzamientos para la consola de sobremesa de Sony. Pero sin duda alguna, God of War II es la bomba. Y no por que nos parezca mejor o peor, sino por un pequeño secreto que oculta.

Para evitar extendernos en exceso, al final de esta curiosidad podéis encontrar un vídeo ilustrativo de cómo encontrarlo. Básicamente, en una ubicación determinada, si pulsamos R1 aparecerá un mensaje en el cielo formado como con nubes, que indica "Now I am become Death, the destroyer of worlds", que traducido a nuestro idioma significa "Ahora me he convertido en La Muerte, la destructora de mundos". Probablemente, algunos de vosotros sabréis qué significa esta frase. Fue la cita de la escritura Hindú, el Bhagavad-Gita, que Julius Robert Oppenheimer, comúnmente conocido como el padre de la bomba nuclear, recordó cuando contemplaba la explosión de la primera prueba con éxito de ésta.

Juan Rubio
Colaborador
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir